Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

      2010-2019

      2000-2009

          2009

          2008

          2007

          2006

          2005

          2004

          2003

          2002

          2001

          2000

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XXI > 2000-2009 > 2004

Palabras de Luis Colosio Fernández. Décimo Aniversario del Asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta.
Marzo 23, 2004


Magdalena de Kino, Sonora
Martes 23 de marzo del 2004.

Nosotros y el tiempo contra quien sea, se dijeron los asesinos y el olvido; y se sentaron a contemplar su obra.

A diez años de distancia, la respuesta del pueblo de México es contundente; de pie y con la frente en alto, reafirma su compromiso de preservar los ideales de Luis Donaldo Colosio; la sangre derramada de mi hijo fertiliza el árbol de la unidad y la esperanza por un México de libertades, por un México de progreso, por un México de paz y de justicia.

Por eso, mis amigas y amigos, muchas gracias por estar aquí; por eso agradezco con el corazón y a nombre de toda mi familia, su presencia.

Muchas gracias porque en estos diez años, su presencia en este lugar en que descansan mis hijos Diana Laura y Luis Donaldo, ha sido bálsamo para nuestro dolor y ha hecho soportable la indignación, la frustración y el coraje.

Muchas gracias a todos aquellos mexicanos, que en cualquier lugar del país, recuerdan con cariño a mis hijos.

Muchas gracias a las mujeres y los hombres de los medios de comunicación, que con valentía y profesionalismo, han hecho conciencia del reclamo social en el caso de mi hijo: por honrar la verdad y la ética profesional, mi gratitud y mi reconocimiento.

Una década ya, de dolor y ausencia para mi familia, diez años de condolencia social por el asesinato de mi hijo; una década ya, desde que muchos mexicanos sintieron perder a un miembro de su propia familia, diez años hace, que muchas mujeres y hombres bien nacidos, morimos un poco.

Pero también, diez años para evidenciar que los hombres que vivieron entregados a causas legítimas y generosas, nunca mueren; una década en que la sociedad mexicana le ha dedicado pedazos de existencia individual; diez años en que su pueblo ha sabido cumplirle honrando su memoria; una década en que su familia, sus amigos y muchos mexicanos, no escatimamos en nuestro reclamo de justicia.

A diez años de distancia, debemos reconocer que un elemento de la apuesta de los asesinos, el olvido, les ha dado resultados.

Mucha gente, de todas las edades y en muchos lugares del país, piensa que ya debemos callar, que ya dejemos las cosas en paz, que es imposible saber la verdad, que es un caso más de injusticia.

Para algunos mi reclamo de justicia parece grotesco, hay quienes podrán pensar que soy un viejo necio en busca de lo imposible. Que ya no tiene sentido señalar negligencias y omisiones; rechazar remedos de investigación, pantomimas y teorías ridículas; condenar intereses mezquinos, traiciones y deslealtades.

Que es suficiente ya el veredicto del pueblo que condenó a los poderosos, que ayer se hicieron un traje a la medida, con la teoría del asesino solitario, y que hoy sus inconsistencias y contradicciones inundan el ambiente con el fétido olor de la sospecha.

Que a este gobierno, ya no le toca llamar a cuentas a los que nos mintieron, a los que nos engañaron; que su falta de voluntad política obedece a que no quiere reabrir un caso espinoso, que intranquiliza a las buenas conciencias y enoja a los grandes intereses que lo asesinaron.

Frente a estos mexicanos que cansados piensan así, con toda humildad les digo; que no me mueve el deseo de venganza, que no busco notoriedad, que no aspiro al poder, que no es la ambición la que me ciega; que sólo me mueve el amor de padre, que sólo me inspira el anhelo de mi hijo adorado, de un México mejor para todos.

Recordar a Donaldo es un grito y es un clamor por la justicia incumplida, es un reclamo por la congruencia, es comprometer todo, por las ideas y propuestas de grandes exigencias, es rechazar la comodidad y el privilegio.

No sólo no callaré, déjenme comentarles que previendo que las fuerzas me abandonen, desde hace un año he venido trabajando con la ayuda de mis amigos, para que en este décimo aniversario pudiera publicarse un libro, en que mi memoria dejara testimonio de la presencia de mi hijo, de su formación, los antecedentes y la herencia que asimiló, la cultura que lo impulsó, y, desde luego, el balance, el recuento a diez años de distancia de aquel artero crimen del 23 de marzo de 1994.

En este esfuerzo editorial, recuerdo al hijo responsable y esforzado, al hijo amoroso y sensible, al hijo que confiaba en sus padres, al hijo que amaba entrañablemente a sus hermanos.
Recuerdo al esposo de mi hija Diana Laura, al padre de Donaldo y Marianita; al padre que sabía que este mundo no se lo habíamos heredado nosotros, al padre que reconocía que se lo habían prestado sus hijos.

Recuerdo al hermano a quien amaba, al hermano que lejos me hacía y hoy me hace tanta falta, al amigo con quien platicaba, con quien compartía inquietudes, al amigo a quien recurría aún con necedades.

Pero también recordé al hombre que recogió en su corazón y en su palabra la voz de los necesitados; al hombre que tuvo la sensibilidad de ver el sufrimiento de nuestros hermanos indígenas, al hombre que jamás confundió el interés de su pueblo con su deseo personal; al hombre que se atrevió a vivir como hombre.

Lo hice porque tenía que hacerlo, lo hice porque tenía que cumplirle a mi hijo, a mi amigo, a mi hermano; lo hice para rechazar la perversidad de los que lo asesinaron, lo hice porque me niego a aceptar la victoria del olvido.

Amigos y amigas:

Difícilmente encontraremos una etapa donde la política se haya alejado mas de los grandes objetivos, metas, estrategias y prioridades nacionales. Lamentablemente hoy, solo basta con encender la radio, abrir los periódicos o prender la televisión para enterarnos de un nuevo caso de corrupción, de traiciones, de calumnias, de trampas o descalificaciones.

Por eso, a riesgo de que el cariño por mi hijo y mi admiración por el hombre, me lleven a un ejercicio con fallas en la objetividad, es necesario hablar de una visión diferente de país, de considerar los valores que deben prevalecer en nuestra sociedad, de aceptar el desafío de un México mejor.

Creo que la memoria de Luis Donaldo es un reclamo por el rescate de la buena política, de la que se finca en el esfuerzo permanente por abrir vías de acuerdo para resolver nuestra convivencia y alcanzar mejores estados de desarrollo.

A Luis Donaldo no le podemos devolver la vida, pero si es posible retomar su ejemplo, enaltecer la palabra, el esfuerzo, la lealtad en los fines, innovación en los métodos, congruencia, liderazgo sustentado en el quehacer cotidiano.

Ante los liberales de méxico, tres días antes de su muerte, Luis Donaldo señalaba:

"La ley es la expresión más alta de la vida civilizada; es la mejor respuesta que ha encontrado la humanidad para resolver la convivencia; vivir en un estado de leyes es vivir con certidumbre, con seguridad; es tener confianza y es también, tener la mejor garantía para la paz".

Esos conceptos corresponden a los que años antes me escribiera en una carta mientras estudiaba lejos de casa ... " todo sistema que haga uso de la fuerza y métodos represivos para subsistir, no merece mi respeto; estoy y estaré siempre, en contra de todo sistema donde las ideas, por equivocadas que sean, no encuentren medio de difusión. Estaré en contra de la idea misma y trataré de refutarla pero con argumentos razonados, no con un fusil; en eso soy quizá muy volteriano "estoy en contra de lo que dices, pero lucharé hasta el día de mi muerte, por el derecho que tienes de decirlo". "

Desde entonces, Donaldo marcaba su convencimiento por las libertades, por llevar al ser humano a la soberanía de su destino; de ahí su cita de Voltaire a favor de las libertades que permiten expresar pensamientos y opinión, aún a aquellos con quienes se difiere, o quizá, especialmente a aquellos con quienes se disiente.

La idea de una Nación que se hace fuerte desde las capacidades, desde la libertad y el desarrollo de cada mexicano, era la aspiración de Donaldo; él creía en una Nación que se fortaleciera de la diversidad y la pluralidad que tenemos; en una Nación democrática que abriera el futuro y que generara alternativas de progreso en cada rincón de su geografía.

Por eso su insistencia en el desarrollo regional, pues deberían encontrarse mecanismos y fórmulas que ofrecieran respuestas distintas a problemas distintos.

Por eso su rechazo a la injusta distribución de la riqueza; por eso proponía: pasemos de las buenas finanzas nacionales a las buenas finanzas familiares.

A Donaldo le preocupaba la enorme brecha que, desde entonces, se abría entre ricos y pobres; por eso su insistencia en el desarrollo social, en la generación de empleos; "sin desarrollo social, sin una vida digna para los que menos tienen, no hay democracia que se consolide, no hay prosperidad económica que se justifique".

Por eso su pasión por el desarrollo regional y un nuevo federalismo; una política federalista que dotara a las regiones de mayores facultades, de mayores recursos; que permitiera a los estados mexicanos tener capacidad para responder en tiempo real, con soluciones de fondo, en donde se generan las demandas.

Por eso quería reformar el poder; quería llevar el gobierno a las comunidades, quería nuevos métodos de administración, para que cada ciudadano obtuviera respuestas eficientes y oportunas cuando requiere servicios, cuando plantea problemas o cuando sueña con horizontes más cercanos a las manos de sus hijos.

Donaldo pensaba que ser funcionario público, era una oportunidad para servir a la gente; creía en la calidad, en la mejora continua, en la honradez; repudiaba el abuso de las autoridades y la arrogancia de las oficinas gubernamentales.

Amigas y amigos:

Muchas gracias por apoyarme, muchas gracias por el cariño para mi esposa, mis hijos y mis nietos, muchas gracias por cobijar durante todo este tiempo, mi sueño de verdad y de justicia.

Puedo ahora afirmar con razón, que la amistad como la sombra vespertina, se ensancha en el ocaso de mi vida; se que estoy en el último tramo de mi existencia, de hecho, no sé si el próximo aniversario podré estar físicamente con ustedes.

De ahí mi decisión de plasmar mis pensamientos, mis reflexiones y juicios sobre lo que hice y sobre lo que fue la vida de mi hijo; por eso decidí que se vertiera en un libro mis sentimientos, mis satisfacciones y también mis frustraciones.

Pero aquí, en este momento en que nos reúne el afecto y admiración por mi hijo, no quiero faltar a la convocatoria de lucha que Luis Donaldo Colosio representó; deseo que este encuentro, sea también por una demanda de justicia.

Sí, justicia que se le ha negado a un hombre que se brindó con generosidad.

Justicia que es el elemento que cohesiona a las sociedades, porque en torno de ella se forja la cultura, se escribe la historia, se repudian los actos que nos avergüenzan y se reconocen los hechos que nos engrandecen.

Amigas y amigos:

A Donaldo no lo podemos revivir, pero sí le podemos hacer justicia; ése es el medio que tenemos para evitar que actos como éste se repitan, pues en la medida que impere la impunidad, se alientan las conductas que nos lastiman como Nación.

Animados por el pensamiento de Donaldo; dignifiquemos la política, ajustemos nuestra conducta personal a la edificación de una cultura política a la altura de los desafíos que enfrentamos.

Abandonemos la frivolidad que envanece, evitemos las disputas animadas por conflictos personales, dejemos de lado la mezquindad de propósitos; rechacemos el culto a la popularidad a costa de lo que sea; vayamos al debate de las ideas, de proyectos, de soluciones de fondo para darle viabilidad a la Nación.

Ideas que cobren vida en los hechos, palabras respaldadas en el ejemplo, ejemplos que honren las palabras; queremos hombres con ideas, sí, pero también que las ideas tengan hombres.

A diez años de distancia, Donaldo espera justicia; es tiempo ya de respuestas, es tiempo ya de cerrar esta herida de la Patria; es tiempo, ya, de cumplirle a Luis Donaldo Colosio.