Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

          1999

          1998

          1997

          1996

          1995

          1994

          1993

          1992

          1991

          1990

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1990-1999 > 1994

Discurso de Luis Donaldo Colosio. Reunión con grupos de discapacitados en el Salón "San Marcos".
Enero 27, 1994

Candidato del PRI a la Presidencia de la República

Aguascalientes, Aguascalientes, 27 de enero de 1994.
Hotel Quinta Real.

"Quiero que cada individuo, independientemente de su condición social, cultural, ideológica o de su capacidad física, alcance su condición de hombre o mujer libre; su condición de ciudadano para ejercer sus derechos y participar cabalmente en la vida social, económica y política del país".

Quiero decirles que para mí es un privilegio reunirme nuevamente con ustedes. se los agradezco profundamente, de corazón, en nombre mío y de mi esposa Diana Laura.

Quiero decirles que como todos los encuentros que hemos tenido, y como todos los reencuentros que hay entre los amigos que somos, esta es una oportunidad para reavivar afectos, para avanzar en los propósitos que nos hemos fijado de tiempo atrás.

Hoy me encuentro en Campaña por la Presidencia de la República. Pero seguimos siendo los mismos, con nuestros afectos, con nuestros propósitos, con nuestros anhelos y con nuestras esperanzas.

Quiero reiterarles lo que en repetidas ocasiones he comentado en relación a la necesidad que tenemos juntos de avanzar; hoy más que nunca lo reafirmo, hoy más que nunca vengo a comprometerme con ustedes.

De una cosa sí estoy seguro y convencido: hoy en día la ampliación de las libertades y la plena valoración de la vida ciudadana, pasa necesariamente por el reconocimiento de los derechos humanos, por el reconocimiento a los derechos a los discapacitados.

En algunas ocasiones ustedes habrán escuchado que, como Candidato a la Presidencia de la República, me he pronunciado por construir - junto con los mexicanos - un nuevo equilibrio en la vida de la República, que reconozca el poder del ciudadano; un nuevo equilibrio en la vida de la República que reforme al gobierno para ponerlo al servicio de la ciudadanía, para acercarlo a la gente; un nuevo equilibrio que nos haga perfectamente conscientes - a todos - los de la necesidad de unir esfuerzos, independientemente de dónde y cómo nos encontremos, para engrandecer a México.

Ustedes también saben de mi convicción por una política que tenga una amplia gama de oportunidades para cada ser humano. Lo hemos discutido con muchos de ustedes, en múltiples ocasiones; y esto es y seguirá siendo fundamental en mi actuación política: el que cada ser humano tenga las oportunidades para desarrollar a cabalidad sus potencialidades.

Quiero decirles hoy nuevamente, aquí en Aguascalientes, que mi compromiso es por combatir la desigualdad, por combatir la exclusión, por combatir - desde todos los frentes, en todos los grupos, en el país entero - la exclusión.

Ante ustedes quiero afirmar nuevamente mis compromisos. Pero sobre todo, uno muy concreto: si yo llego a la Presidencia de la República impulsaré una política social profunda que tome muy en cuenta a los discapacitados; que tome muy en cuenta a las mujeres y a los hombres que - como ustedes - están deseosos de incorporarse de lleno a la vida productiva, a ustedes y a sus organizaciones que tienen especial capacidad para la propuesta y para la participación.

Con ustedes habremos de avanzar por más progreso social para los que menos tienen y por los que, hasta ahora, han estado excluidos del beneficio del desarrollo.

En este sentido, amigas y amigos - ustedes lo saben muy bien - tenemos mucho por hacer. Tenemos que poner un gran empeño en las tareas de rehabilitación - como aquí se dijo -, y tenemos que atender las propuestas que ustedes mismos nos han hecho; tenemos que prepararnos y tenemos que trabajar, para restituir en lo posible a cada uno de ustedes el pleno disfrute de las potencialidades del ser humano.

Además, creo - estoy convencido de ello - que debemos de esforzarnos para llevar a la práctica el derecho de los discapacitados al trabajo.

Ustedes han desarrollado cualidades y talentos especiales, y por ello los vuelve más útiles, ello les abre las puertas al trabajo productivo - como muy bien ustedes dijeron, en una de las intervenciones.

Y eso es muy importante. Qué importante que cada uno de ustedes esté capacitado para el trabajo, y qué importante que cada uno de ustedes esté en condiciones de obtener, de conseguir y de conservar un empleo digno.

Creo que este es uno de los puntos fundamentales a los que todos debemos de comprometernos.

Por mi parte, como Candidato a la Presidencia de la República, hago este compromiso serio frente a ustedes, porque el trabajo es precisamente la mejor forma de combatir la pobreza, de combatir la marginación y, también, es la mejor forma de combatir la exclusión.

El trabajo productivo - al que ustedes tienen derecho - es fundamental dentro de los compromisos de mi campaña.

¡Para los discapacitados de México, no más discriminación en los centros de trabajo!¡ Ese es mi compromiso!

Pero otro frente de trabajo que tenemos que realizar también, es el que tiene que ver con la conciencia social sobre la discapacidad; y hay que hacer trascender la calidez y la generosidad del ámbito familiar a los espacios de la vida comunitaria. Y este es otro de los grandes retos que tenemos por delante. Ustedes cuentan con mi solidaridad, cuentan con nuestra solidaridad, pero no como una concesión, sino como una actitud originada en el hecho compartido de nuestra condición humana.

Quiero decirles que, definitivamente el día de hoy quiero hacer un compromiso muy concreto en materia legislativa. Pienso que hay que poner en marcha una amplia reforma legislativa a nivel federal, para que se consagren en nuestras leyes los derechos de los discapacitados.

Definitivamente, si a nivel federal ponemos el ejemplo, iniciamos la acción, estoy seguro que a nivel estatal nuestro Partido, a través de la representación popular en los Congresos locales, habrá de iniciar progresiva pero firmemente las reformas legislativas que a nivel local ustedes demandan y a las que ustedes tienen derecho. Este también es mi compromiso.

Y comparto también la demanda que aquí se ha formulado, de que se constituya en el ámbito del Gobierno Federal una institución especializada en el tratamiento de los asuntos de los discapacitados. Recojo con mucho interés esta propuesta, habré de analizarla junto con ustedes, de que la enriquezcamos y de que la llevemos a efecto, cuando con el voto mayoritario lleguemos a la Presidencia de la República.

Quiero decirles que en la atención a los discapacitados hay que sumar voluntades, hay que sumar compromisos, compartirlos entre todos, Gobierno, sociedad, para que le demos curso a las acciones necesarias, que los incorporen plenamente a la vida social y a la vida productiva de sus comunidades.

Lo que importa a muchos discapacitados - y eso lo he aprendido de todos ustedes -, es que la recuperación de su autoestima es lo más importante; es mucho más importante sentir que la sociedad los incorpora y ustedes se incorporan a ella, y que son de utilidad en el ámbito de la comunidad donde ustedes se desarrollan.

Y, en general, también esto lo he aprendido de ustedes. Ustedes prefieren respeto y oportunidades acordes a su circunstancia que la mera caridad.

Y este es el compromiso que quiero hacer con ustedes: quiero decirles que, de llegar a la Presidencia de la República, mi compromiso es porque se amplíen y se multipliquen los fondos de inversión que juntos hemos iniciado - apenas el año pasado -, pero que habremos de fortalecer estos fondos, para que lleguen a los discapacitados de México y que podamos contar con mujeres y hombres productivos, mujeres y hombres plenamente incorporados a la vida social y productiva de sus comunidades.

Reconozco y admiro, amigas y amigos, su voluntad de superación, su creatividad y su capacidad para instrumentar formas de autogestión.

Ustedes nos han dado muestras fehacientes de que éste es el camino de la solidaridad por el que tenemos que transitar; tenemos un proyecto común y estén seguros de que sostendremos compromisos; estén seguros de que no les fallaré.

Me comprometo a ser persistente en el propósito de superar todo tipo de exclusión, marginación y trato desigual, a los hombres y a las mujeres discapacitados de México.

Quiero que cada individuo, independientemente de su condición social, cultural, ideológica o de su capacidad física, alcance su condición de hombre o mujer libre; su condición de ciudadano para ejercer sus derechos y participar cabalmente en la vida social, económica y política del país.

Comparto con ustedes sus ideales y sus propósitos; juntos los vamos hacer realidad.

Y hoy lo reafirmo, como en otras ocasiones:

¡Solos, Nunca más!

Gracias.