Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

          1999

          1998

          1997

          1996

          1995

          1994

          1993

          1992

          1991

          1990

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1990-1999 > 1994

Discurso de Luis Donaldo Colosio. Reunión "Mujeres de Colosio".
Marzo 8, 1994

Candidato del PRI a la Presidencia de la República

México, D.F., 8 de marzo de 1994.

"Hoy con ustedes vengo a refrendar mi convicción de que no seremos un país de libertades plenas, de democracia plena y de justicia plena, si no somos capaces de abrir los espacios que demanda la energía de la mujer".

"Es la hora de pasar de las buenas finanzas nacionales a las buenas finanzas familiares, y en eso la mujer tiene mucho que contribuir".

Me da mucho gusto reunirme con ustedes en la fecha que se conmemora el Día de las Madres en todo el mundo.

Pero si bien ésta es una excelente ocasión para hablar del tema de la mujer, debemos reconocer que no sólo debe ser un tema para este día, o tema de campaña para la búsqueda de los votos.

Acostumbramos hablar de la mujer con esmero, con reconocimiento a su sensibilidad y con cariño. Qué bueno que sea así; pero también nos tenemos que referir a ustedes como ciudadanas, como gente que comparte intereses e inquietudes en toda la sociedad.

No debemos admitir que por asociar a la mujer con sentimientos nobles, dejemos de luchar por sus derechos y aspiraciones fundamentales.

Es esta ocasión para que revisemos la participación de la mujer en la vida política del país, y especialmente en nuestro Partido, con honestidad, hablando de frente y reconociendo los problemas de todas ustedes.

Un hecho que no podemos evadir, y al cual tenemos que hacer referencia con toda puntualidad, es el de la pérdida de espacios de la participación de la mujer en la política del país.

Baste mencionar la circunstancia de que, en la LIV Legislatura de la Cámara de Diputados, por nuestro Partido tuvimos 39 mujeres como representantes populares; en la LV Legislatura, que actualmente está en funciones, esa participación disminuyó, para alcanzar un total de 23 Diputadas.

Esto quiere decir que hemos descuidado la participación de la mujer. Debemos admitirlo, enfrentar esta realidad es un primer paso para garantizar mayores espacios para ustedes.

Tenemos que revisar en nuestro Partido qué es lo que está pasando con la participación de la mujer, y tomar las medidas necesarias para garantizar mayores espacios para ustedes.

Tenemos que romper el círculo vicioso al que aquí se han referido cuando manifestaron que no pueden tener la experiencia; y no tienen experiencia porque no cuentan con oportunidades.

Tienen ustedes razón en sus quejas, en sus reproches, en sus exigencias. La razón más convincente y el más enfático derecho.

En las tareas políticas del país, salvo por excepción, no hemos contado cabalmente con la mujer, las hemos excluido la mayor parte del tiempo; tal vez por eso no hemos hecho las cosas como debieran ser.

Yo veo el rumbo de México como un espacio nacional donde las mujeres tengan los mismos derechos y las mismas oportunidades políticas, educativas, sociales, económicas y culturales que los hombres. Esto en el más riguroso plano de igualdad.

A mí me preocupa mucho este problema. Nada más ajeno a una auténtica voluntad democrática que obstaculizar la participación política de la mujer, o, peor aún, no alentarla.

El domingo pasado celebramos el aniversario de nuestro Partido, y ahí señalé que, durante mi campaña, he visto un México de mujeres que aún no cuentan con las oportunidades que les pertenecen; mujeres con gran capacidad para enriquecer nuestra vida económica, social y política; mujeres, en suma, que hoy en México reclaman participación más plena y justa.

Hoy, con ustedes, vengo a refrendar mi convicción de que no seremos un país de libertades plenas, de democracia plena y de justicia plena, si no somos capaces de abrir los espacios que demanda la energía de la mujer.

Es la hora del reconocimiento a la dignidad de todos los seres humanos, y en eso la mujer tiene mucho que decir.

Es la hora de entrarle duro a la política social, y en eso, la mujer tiene mucho que hacer.

Es la hora de las regiones, de las comunidades, y en eso la mujer tiene mucho que aportar.

Es la hora de pasar de las buenas finanzas nacionales a las buenas finanzas familiares, y en eso la mujer tiene mucho que contribuir.

En nuestra plataforma reconocemos que las mujeres son factor fundamental con cohesión social, elemento integrador de la familia y transmisoras de los valores y de la cultura de nuestro pueblo.

Al mismo tiempo, se reconoce que las mujeres padecen condiciones de desigualdad laboral, social y política; que reproducen una cultura inequitativa. En la plataforma hacemos nuestra lucha de las mujeres y nos solidarizamos con sus causas, combatiendo toda forma de discriminación y apoyándolas en sus demandas.

Amigas priístas:

Tenemos que pasar de las palabras a los hechos; tenemos que colocar nuestras acciones a la altura de nuestras convicciones.

Por eso quiero decirles que asumo el compromiso de promover decididamente que en la propuesta de candidatos al Congreso de la Unión, que nuestro Partido habrá de formular, se aumente, al doble, la participación de la mujer.

Y afirmo que no estoy anunciando beneficios para ganar votos; digamos que lo más importante para México es hacer que cada mujer mexicana halle el camino seguro para ser soberana de sí, libre, y respetada en un plano de estricta igualdad.

En este aspecto, no podemos tener descuidos; mucho ha costado incrementar la participación de la mujer; cualquier disminución significa años de retroceso. Y no estamos haciendo una campaña para volver atrás; estamos haciendo una campaña para el cambio, para el progreso.

Es la hora de la igualdad de la mujer. Es la hora de la mayor participación de la mujer en nuestro Partido. Yo me comprometo a que así sea. Yo me comprometo a que esta aspiración esté reflejada en nuestra realidad política. Quiero decirles que la mujer en nuestro Partido, y en mi campaña, tiene un gran espacio de participación.

Desde ahora mismo, llevaremos a cabo la lucha porque la mujer tenga las oportunidades que le pertenecen.

Trabajaremos incansablemente para que la mitad de nuestra sociedad, compuesta por las mujeres, tengan la expresión que se merece en nuestra vida política, social y económica.

Yo creo en el talento de nuestras mujeres; y creo en la necesidad de aprovechar su capacidad; creo en la necesidad de ampliar sus espacios de participación; creo en la necesidad de hacerlo ya.

No podemos olvidar aquí un hecho que tiene un gran significado. Me refiero a las mujeres que son cabeza de familia, a las mujeres solas. Ellas cumplen un doble papel, encabezan la familia y asumen la responsabilidad de formar a sus hijos.

Amigas priístas.

Quiero decirles que en esta campaña nos pondremos al frente de sus demandas. Quiero decirles que estimo en alto su capacidad de organización, su capacitación para el trabajo político. Lo he podido constatar en estos meses de recorridos por todo el país.

Considero que la mujer es una de las grandes promotoras del cambio que demanda todo México.

Estoy convencido, es la hora de las mujeres.

Muchas gracias.