Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

          1999

          1998

          1997

          1996

          1995

          1994

          1993

          1992

          1991

          1990

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1990-1999 > 1991

Discurso de Luis Donaldo Colosio. Ceremonia del LXII Aniversario del PRI.
Marzo 4, 1991

Presidente del CEN del PRI

México, D.F., 4 de marzo de 1991.
Auditorio "Plutarco Elías Calles".
"El Consejo Político Nacional que hoy se instala vertebra la reforma, es un espacio de dirección colegiada que acerca y vincula a organizaciones, ciudadanos, territorio y militantes; que revitaliza la representación de las bases y permite tomar las decisiones que por encima de particulismos e intereses de grupo otorgan unidad a la acción del partido. Es el instrumento que nos ha de permitir elaborar y asumir nuestros nuevos lineamientos nacionales ".

Señor Presidente de la República:
Amigas y amigos compañeros de Partido.

Hace un año, en la unidad y en la reflexión colectiva, el priísmo se dio cita para inscribir como primer punto de nuestra agenda política, la reforma del Partido.

Hoy, un año después, con la participación de todos, tenemos avanzada la tarea. La Asamblea Nacional fue un paso decisivo hacia delante; emprendimos la más amplia y seria revisión de nuestra organización política en los últimos tiempos.

Lo hicimos en la discusión y lo hicimos en el acuerdo, consientes de que la reforma es una responsabilidad de la política, esfuerzo para la concertación de voluntades, la conciliación de posiciones y la convergencia de objetivos.

La reforma puesta en marcha abarca todos los órdenes de la vida del partido. Ratificamos y actualizamos los valores y principios de la Revolución Mexicana. Elaboramos un nuevo programa político de largo aliento, pero integrado por compromisos específicos y acciones inmediatas.

Pusimos en pie una organización que crea nuevos vínculos entre nuestras fuerzas, superando burocratismo y verticalismo, a la vez que propicia un modo diferente, nuevo, de hacer política al interior del Partido.

La reforma nos pone a tiempo con el momento democrático del país. Entendamos que es una transformación que no se agota en los documentos.

Constituye un proceso que en la práctica dará eficacia y viabilidad a la norma. Hoy, con la reforma, tenemos nuevos medios de acción política, que habrán de fortalecer nuestra presencia social y nuestra credibilidad.

Hoy, la democracia territorial es el centro de nuestra acción política. El municipio constituye el lugar estratégico donde se articulan organización, prácticas y visión del quehacer partidista.

Ahí la política es concreta: convergen fuerzas, intereses, demandas, proyectos, iniciativas y aspiraciones ciudadanas. El Partido habrá de representarlos e integrarlos con responsabilidad. Ese es el frente inmediato de nuestros compromisos.

El Consejo Político Nacional que hoy se instala, vertebra la reforma: es un espacio de dirección colegiada que acerca y vincula a organizaciones, ciudadanos, territorio y militantes; que revitaliza la representación de las bases y permite tomar las decisiones que, por encima de particulismos e intereses de grupo, otorgan unidad a la acción del partido.

Es el instrumento que nos ha de permitir elaborar y asumir nuestros nuevos lineamientos nacionales. La tarea del Consejo Político Nacional, de los Consejos Políticos Estatales y Municipales, será lograr que el Partido sea de todos.

Hoy, como en 1929, como en 1938, y 1946, se reagrupan las fuerzas del Partido de la Revolución. Ustedes, los hombres y mujeres que integran este Consejo Político Nacional tienen grandes responsabilidades con nuestro Partido y con la sociedad mexicana.

Vienen con la representación del priísmo de toda la nación y de distintos grupos sociales, su presencia habrá de hacer valer y multiplicar nuestra presencia de Partido en la suma de las fuerzas.

En los próximos meses nuestras tareas prioritarias son de carácter político electoral. Por ello, el sentido de nuestra democracia interesa a todos los priístas; es también sana preocupación de la opinión pública; lo que nos obliga a ser claros y enfáticos en nuestra posición.

La democracia interna del Partido Revolucionario Institucional está consagrada en sus estatutos; es fundamento de su programa político, y constituye el principio que orienta las acciones partidistas.

Para elegir candidatos, a representaciones en las cámaras federales; para elegir candidatos a diputados, senadores, presidentes municipales y gobernadores, los priístas tenemos el derecho de optar por los procedimientos y mecanismos, todos igualmente válidos, que nos garanticen cohesión y fortaleza, pero ante todo, triunfo electoral.

Haremos en este proceso ejercicio pleno de la política. Con responsabilidad y madurez, tomando en cuenta las condiciones particulares de cada demarcación electoral y el nivel y avance de nuestra organización en cada una de ellas. Los priístas alentaremos participación, convergencia y consenso en función de los intereses del Partido.

Nuestra democracia no será para debilitarnos, sino para fortalecernos. Es proceso de convergencia, no de dispersión de fuerzas.

Organización, unidad y lealtad regirán la democracia interna del Partido Revolucionario Institucional.

Al postular candidatos nos sujetaremos a una política de reglas. Serán elegidos sobre la base de la conciliación de intereses.

Surgirán de una política de más calidad, responsable y deliberativa, de acuerdos que orienten razonadamente las discrepancias y conviertan en fuerza la necesaria pluralidad de las posiciones.

La democracia interna hará que se complementen la ponderación de las capacidades, con la identificación ante la comunidad que se aspira a representar, con el trabajo, con la honestidad y con el respaldo de la ciudadanía.

Así es como garantizaremos la unidad del Partido, la eficacia electoral, y calidad en el desempeño de la función pública.

Hemos vivido tiempos de fuerte competencia política. Los procesos electorales y sus resultados nos han dejado importantes lecciones. Hemos aprendido de nuestros errores. Trabajamos con empeño en corregirlos.

Hoy estamos ante una clara y evidente recuperación política y electoral del Partido Revolucionario Institucional.

La hemos logrado porque nos esforzamos por estar más cerca de la sociedad, identificando mejor sus problemas y con sus mejores propuestas para resolver sus necesidades.

Pero, ante todo, nuestra recuperación se debe a que el gobierno que el Partido llevó está cumpliendo: pasa de las palabras a los hechos; ha ampliado la vida democrática de México; moderniza la economía; reforma el Estado, y encabeza, a través de solidaridad, la gran movilización social por la justicia.

Nuestra recuperación se sustenta en la acción comprometida, solidaria y convicción del futuro del gobierno del presidente Salinas de Gortari.

Sobre las bases de esta nueva política, con una plataforma electoral de compromisos exactos y concretos y con los mejores candidatos, nuestra aspiración de este año es alcanzar la victoria en las entidades que eligen gobernador y lograr que nuestra representación política en el poder legislativo, corresponda a la amplitud de la presencia del Partido en la sociedad mexicana.

Las condiciones actuales del país, y un ejercicio más exigente de la política, han configurado una renovada base social del Partido. Lejos de los extremos ideológicos, representamos la posición prudente y equilibrada de la sabiduría política de los mexicanos.

Orgullosos de nuestra tradición histórica, estamos abiertos al cambio, lo estamos con vocación por el orden social, por la libertad y la estabilidad; representamos el interés de la mayoría, nuestra agenda política es la de la reforma social en la libertad.

En el espectro político nacional, somos el Partido del centro - progresista.

Señor Presidente de la República;
amigas y amigos:

El proyecto del Partido es uno solo. Nuestra oferta política y la acción de nuestro gobierno se desprenden de los mismos principios y pretenden alcanzar idénticos propósitos.

El electorado vota por nuestras propuestas porque las juzga, porque nuestras propuestas han sido sometidas a la prueba de los hechos.

Juzga el electorado la calidad manteniendo nuestra identidad; renovamos la política para construir el país y la sociedad que queremos ver.

Estamos en el tiempo de la democracia. De una democracia competitiva, que rechaza improvisaciones e intolerancia, que frente al tamaño y complejidad de la sociedad tiene que ampliar los canales de expresión de los intereses diversos y plurales.

Hemos ocupado, a lo largo de poco más de seis décadas, un lugar central en la historia política de México. Junto a nuestro pueblo hemos ido construyendo, paso a paso, las bases de la estabilidad política y el desarrollo social, que son orgullo de los mexicanos.

Frente a las nuevas realidades nacionales e internacionales, queremos seguir siendo el eje que articule los consensos necesarios para enfrentar las grandes transformaciones y los nuevos desafíos.

Buscamos este objetivo con mesura, pero con energía. En la actual sociedad mexicana, ni pretendemos ni detentamos la representación total, pero sí luchamos y lo hacemos abiertamente, en la legalidad y en la pluralidad, para seguir siendo el Partido mayoritario de México.

Por eso, hoy, entre todos, estamos forjando las nuevas bases sociales del Partido. Queremos un gran Partido para el gran país que los mexicanos estamos construyendo.

Por ello, lo importante es mantener la cohesión y fortalecer nuestra voluntad para seguir respaldando, en los hechos, la política de modernización nacional del gobierno de la República.

Para seguir siendo el Partido que oriente los cambios y transformaciones de la sociedad mexicana, para mantener las libertades políticas y fortalecer la soberanía, para continuar representando los anhelos, aspiraciones, sentimientos y esperanzas de los hombres y mujeres que en México están con nuestro proyecto; para fincar colectivamente un proyecto de futuro que recoja las tradiciones libertarias del pueblo de México, para impulsar una sociedad más justa y solidaria, hoy en este acto del LXII Aniversario del Partido Revolucionario Institucional, ratificamos ante el pueblo de México que el Partido Revolucionario Institucional habrá de estar a la altura de su compromiso histórico.

¡Viva el Partido Revolucionario Institucional!