Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

          1979

          1978

          1977

          1976

          1975

          1974

          1973

          1972

          1971

          1970

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1970-1979 > 1977

Mis memorias de la Revolución. Isidro Fabela. 42. Don José María Maytorena.
Octubre de 1977.

 

 

 

DON JOSÉ MARÍA MAYTORENA

ERA HOMBRE DE prosapia y buenas maneras, vestir atildado con elegancia sencilla. En el trato, afectuoso, atento con la gente de su clase y paternal con los humildes.

En Guaymas, donde vivió los más de sus días, gozaba de efectiva popularidad, en parte heredada de su señor padre, el cual fue hombre de leyendas atractivas por sus riquezas y amoríos que habían brillado en la picaresca provinciana, particularmente por aquel espíritu y conducta independiente en la política del Estado.

Don Pepe, su hijo, conservó la misma actitud gallarda del progenitor, respecto al porfiriato; por eso, al iniciarse la campaña maderista, José María Maytorena fue de los más fervorosos partidarios de Don Francisco Ignacio Madero, de quien llegó a ser amigo íntimo, políticamente hablando.

De aquella amistad provino su liderato al iniciarse la revolución de 1910; y de esa misma fuente resultó la candidatura de Don Pepe -como todos le llamaban- para Ejecutivo del Estado, aspiración triunfante en clara y democrática lid que lo llevó a la primera magistratura sonorense.

Los Gobernadores de Coahuila y Sonora, Venustiano Carranza y José María Maytorena, llevaban nexos amistosos, ya que en ambos existían los mismos anhelos de transformación política, no sólo de sus provincias, sino de la República entera.

Con tales antecedentes, se comprenderá que los dos hombres estrecharon sus vínculos personales cuando tornaron a verse en Hermosillo; el primero, ya como jefe de la gesta revolucionaria y el segundo, como Gobernador de su provincia natal.

Ya digo en otras páginas de estas Memorias, cuáles fueron las altas y bajas de mis relaciones con Don Pepe, las que en un principio hiciéronse óptimas, para aflojarse y romperse después, por sus serias inconsecuencias para conmigo, y reanudarse cuando lo vi cercano a la muerte, perdonándole sus errores al encontrarlo caído y enfermo. Esto fue después de su largo exilio, cuando volvió a la patria perdidoso en política y arrepentido en cuanto a su proceder hacia mi persona.

 

Fuente:

MIS MEMORIAS DE LA REVOLUCIÓN.
Editados por la Comisión de Investigaciones Históricas de la Revolución Mexicana bajo la dirección de JOSEFINA E. DE FABELA
Coordinador: ROBERTO RAMOS V. Investigadores: LUIS G. CEBALLOS, MIGUEL SALDAÑA, BALDOMERO SEGURA GARCÍA.
EDITORIAL JUS, S. A. MÉXICO, 1977. pp.134-135.