Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

          1979

          1978

          1977

          1976

          1975

          1974

          1973

          1972

          1971

          1970

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1970-1979 > 1971

Iniciativa del C. Presidente de la República, licenciado Luis Echeverría Álvarez, para que se declare "Año de Juárez" a 1972.
México, D. F., a 14 de octubre de 1971.

CC. secretario de la Cámara de Diputados
del H. Congreso de la Unión
Presente

El 18 de julio del año próximo se cumple el centenario del fallecimiento de don Benito Juárez, aniversario que representa la expiración de una vida ejemplar dedicada al servicio de México y la conclusión de un esfuerzo ininterrumpido llevado a cabo por un hombre en beneficio de su pueblo.

Esa fecha simboliza también la voluntad de servicio sostenida hasta el último aliento; la tenacidad sin límites, para hacer triunfar los principios; la fortaleza durante toda una existencia, frente a las más grandes adversidades; la sobriedad ante la gloria de los éxitos; la profunda identidad entre la doctrina y la práctica, en las más distintas situaciones; en suma, las virtudes invariables de un hombre público singular.

La vida de Juárez es ejemplo de las cualidades de nuestro pueblo.

En la rígida sociedad de principios del siglo XIX superó los abismos de la inequidad al ascender de la más humilde condición social al liderazgo nacional, sin perder en ningún momento su profundo carácter democrático y la identidad con su origen popular.

Su muerte paraliza los esfuerzos del hombre, pero no alcanza a detener el dinamismo de su obra, ni la vigencia de su ideario.

Cien años después de la desaparición del patricio, el Estado mexicano continúa apoyándose firmemente en normas que él llevara al triunfo.

Juárez venció a las fuerzas internas de la desintegración.

Hizo prevalecer al gobierno representativo por encima de los estamentos que buscaban supremacía. Investido del cargo de Presidente de la República, mantuvo viva la flama de la ideología liberal y reformista y con energía defendió a la constitución de 1857, de los embates de reaccionarios y conservadores.

Juárez consolidó la soberanía nacional frente a poderes internos y externos.

Fincado en los valores del humanismo liberal, defendió la libertad de los individuos y de los pueblos, y bajo su dirección, nuestro país mantuvo incólume su independencia e integridad territorial.

Después de medio siglo de constantes amenazas de quienes veían a México como tierra de conquista, demostró la fortaleza de la voluntad de independencia de un pueblo y que los mejores ejércitos del mundo son a la larga impotentes frente a la decisión de una comunidad de definir por sí misma su camino.

Derrotó y expulsó al invasor y, después del triunfo de la República, dio una lección de valor universal que se resume en su afirmación rotunda: "Entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la Paz".

Juárez representa la confirmación del carácter y el vigor del nacionalismo de México. Al luchar por la unificación nacional en torno al gobierno republicano, puso las bases para la pacificación y la edificación del México moderno.

Él y su generación fueron ejemplo para hacer frente a posteriores pretensiones intervencionistas y lo seguirán siendo, ante cualquier amenaza de menoscabo de nuestra libertad y nuestra soberanía.

Conmemorar el centenario de su muerte es ocasión propicio para evocar los valores que defendió en vida, reflexionar colectivamente sobre nuestras luchas históricas y extraer de nuestro pasado heroico vigor para continuar el perfeccionamiento de nuestro sistema social.

Por lo tanto, interpretando el sentir popular que se ha expresado por distintos medios, en el sentido de que el año de 1972 debe dedicarse, en su aspecto cívico, a exaltar la figura del presidente Benito Juárez, organizándose un programa integral de difusión de su obra política, de sus proyecciones nacionales e internacionales y de su vida pública y familiar, y considerando que para ello es menester conjugar los esfuerzos de pueblo y gobierno, con fundamento en la facultad que al ejecutivo federal confiere la fracción I del artículo 71 de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, me permito someter a la consideración del H. Congreso de la unión, por conducto de esa Cámara de Diputados, la siguiente iniciativa de decreto:

Artículo 1o.- Se declara "Año de Juárez" el de 1972.

Artículo 2o.- Se crea la "Comisión Nacional para la Conmemoración del Centenario del fallecimiento de Don Benito Juárez".

Artículo 3o.- La comisión a la que se refiere este decreto estará integrada por el secretario de Gobernación, en representación del Poder Ejecutivo, quien fungirá como presidente de la misma; por un ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en representación del Poder Judicial; por Senador y un diputado representantes del Poder Legislativo, y por un secretario que será designado por la propia comisión.

Artículo 4º.- Para el desempeño de las labores correspondientes, el secretario de Gobernación podrá ser substituido por el subsecretario de esa dependencia que corresponda. El pleno de la Suprema de Justicia de la Nación designará a su representante y a un suplente. Las Cámaras del H. Congreso de la unión nombrarán sus representantes y suplentes respectivos.

Artículo 5o.- La comisión elaborará el programa y calendario de los actos y ceremonias en los que la nación celebrará el citado aniversario.

Artículo 6o.- Corresponderá, asimismo, a la comisión nacional, la organización y dirección del desarrollo de todas las actividades que comprenda el programa y difusión de la vida y obra del ilustre presidente Juárez, y coordinará sus trabajos con los gobiernos de los estados y territorios, y de los ayuntamientos, así como con instituciones culturales, sociales y cívicas.

Transitorio:

Artículo Único.- Este decreto empezará a regir al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Reitero a ustedes en esta oportunidad las seguridades de mi consideración distinguida.

Sufragio Efectivo. No reelección.

México, D. F., a 14 de octubre de 1971.

El Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Luis Echeverría Álvarez

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.