1952
Sexto Informe de Gobierno del presidente Miguel Alemán Valdés.
1 de septiembre de 1952.


Discurso del Lic. Miguel Alemán Valdés, al abrir el Congreso sus sesiones ordinarias, el 1 de septiembre de 1952.

Honorable Congreso de la Unión:

En cumplimiento del mandato de la constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos vengo a informar al pueblo, por conducto de vuestra soberanía, sobre el estado general que guarda la administración Pública del país, a partir del primero de septiembre de mil novecientos cincuenta y uno.

Capítulo I.

Política Interior.

Inspiradas en el respeto mutuo y en el cumplimiento estricto de la Constitución Federal y leyes que de ella emanan, las relaciones del ejecutivo con los demás Poderes de la Unión y con los gobiernos de las entidades federativas fueron cordiales y las garantías individuales respetadas para todos los habitantes del territorio nacional.

El seis de julio último se efectuaron las elecciones ordinarias para la renovación de los poderes Legislativo y ejecutivo de la Federación, dentro de un ambiente de libertad, tranquilidad y orden.

La Comisión Federal Electoral, las comisiones locales electorales y los comités distritales electorales, funcionaron normalmente.

Previamente a la elección se efectuaron las labores de empadronamiento de la ciudadanía, y fueron registrados y recibieron su credencial cuatro millones novecientos veinticuatro mil doscientos noventa y tres electores.

En los Estados de Morelos, Nayarit, Yucatán, Chiapas, y Tabasco, se efectuaron elecciones de gobernadores; habiendo tomado posesión de sus cargos los ciudadanos electos en las tres entidades primeramente mencionadas, en tanto que los de las dos últimas los harán el primero de diciembre y el primero de enero próximo, respectivamente.

Se realizaron elecciones para diputados locales en ocho Estados de la República y en once entidades tuvieron lugar elecciones de autoridades municipales.

Fueron enviadas al honorable congreso de la Unión, por conducto de la Secretaría de Gobernación, durante el periodo ordinario de sesiones, distintas iniciativas de leyes y decretos.

La Secretaría de Gobernación concluyó el edificio para los Tribunales de Menores y sus dependencias, adaptado científicamente para su uso, con un costo de dos y medio millones de pesos y con cupo para doscientos varones y ciento cincuenta mujeres en sendos departamentos para ambos sexos.

Se incrementa el turismo interior y exterior.

Funciona una comisión especial que se encargará de fijar nuevas bases para el desarrollo de la industria cinematográfica nacional.

Con fecha dieciséis de enero del corriente año se publicó el decreto correspondiente a la creación de un Estado más entre los integrantes de la Federación que abarca los límites del Territorio Norte de Baja California.

Próximamente tendré la satisfacción de presentar a este honorable congreso la iniciativa de ley necesaria para proveer a la organización política y judicial de la nueva entidad.

Durante el periodo de este Informe los ingresos en el Estado de Baja California ascendieron a treinta y nueve millones, trescientos mil pesos.

Se término la construcción de catorce edificios escolares y se encuentran en proceso de edificación tres más.

Un noventa y siete por ciento de niños en edad escolar recibió instrucción primaria.

Se cultiva mil doscientos setenta y cinco parcelas escolares.

En total invertido en obra y servicios públicos ascendió a la cantidad de veintitrés millones seiscientos mil pesos.

Se ha continuado promoviendo la apertura y construcción de caminos vecinales.

Se termino la construcción del sistema de aguas potables en Pueblo Nuevo-Mexicali y el de Colonia Industria, en Ensenada.

Se pavimentaron en la ciudad de Tijuana ciento cinco mil metros cuadrados de calles.

Se cultivaron en el periodo, doscientas veintitrés mil ochocientas hectáreas.

Aumentaron principalmente los cultivos de almendro, cebada, chile, olivo, trigo, y algodón. el valor de las siembras fue de ciento cincuenta y un millones quinientos mil pesos.

En el Territorio de Baja California sur se continuaron las obras públicas. Son de mencionarse la de la planta de luz eléctrica y ampliación del alumbrado público en Mulegé, construcción del camino de Loreto al Valle de Santo Domingo, Veintiséis casas para indigentes en la Paz, cuatro edificios escolares en diversas poblaciones unidades hospitalarias en Mulegé y todos Santos; veinte mil metros cuadrados de pavimento en las calles de la Paz y siembras de cien mil árboles de olivo, en cooperación con la Comisión del Olivo; instalación de tres equipos de bombeo en Mulegé y otros trabajos de riego para abrir al cultivo nuevas tierras.

En el territorio de Quintana Roo se ejecutaron obras materiales consistentes en la pavimentación de veinticinco mil metros cuadrados de calles en Chetumal, conservación del camino de Chetumal a Calderitas, construcción de parques deportivos en Chetumal, Calderitas y Bacalar y diversas obras de interés general.

La Procuraduría General de la República cumplió su misión de consejera jurídica del gobierno.

Preparó el proyecto de reformas a la ley de pesca que mereció la aprobación del honorable Congreso.

En defensa de los grandes intereses de la República y mediante resolución judicial favorable se ocuparon por la Secretaría de Agricultura, en veintiséis de agosto último noventa y ocho mil seiscientos doce hectáreas de la hacienda de San José de Cloete que venía siendo poseída por extranjeros en la zona prohibida por el artículo veintisiete constitucional.

A propósito de los contratos celebrados por Petróleos Nacionales con diversas empresas, se emitió estudio en el sentido de que se ajustan a los términos de la Constitución y sus leyes reglamentarias.

El Ministro Público del fuero común realizó sus labores de acuerdo con los ordenamientos que lo rigen y ha logrado acabar con el rezago formado a través del tiempo, que entrañaba grave causa de impunidad de numerosos delincuentes.

Se transformó la Oficina de Peritos en Laboratorio Científico a efecto de contar con colaboración técnica necesaria en la investigación y persecución de los delitos.

El Presupuesto de Egresos del Departamento del Distrito Federal para el presente ejercicio fiscal fue de trescientos setenta millones de pesos.

Se amplió y mejoró la red de distribución de agua potable, con la construcción de los acueductos de Xotepingo o villa Obregón y de Aragón a la Villa de Guadalupe y el tendido de ciento cinco kilómetros de tubería de diferentes diámetros.

Flotillas de comisiones tanques dieron servicio a cincuenta y siete colonias que están fuera de la red de distribución.

El hundimiento de subsuelo de lagunas puntos de la ciudad, la insuficiencia y las rutas de la vieja red de colectores y atarjeas y la disminución de la pendiente del Gran Canal del desagüe han venido ocasionado una obstrucción para la salida de las aguas durante las lluvias con gran perjuicio de los moradores de las zonas inundadas.

La Comisión Hidrológica del valle de México en coordinación con el Departamento del Distrito Federal está llevando a cabo el estudio para una solución integral a largo plazo de este problema.

El Departamento del Distrito Federal ha ordenado como medidas inmediatas, la instalación de siete estaciones con noventa y una bombas que descargarán todos los colectores hacia el Gran Canal del Desagüe, lo que ha requerido hacer estructuras propias para la desviación de los colectores, fosos y cárcavas del almacenamiento y bombeo casetas, de operación y subestaciones de energía eléctrica con una planta generadora de emergencias de dos mil kilovatios.

Estos trabajos están en plena ejecución y con lo terminado puede estimarse que se invitarán nuevas inundaciones en las partes afectadas, Las obras planeadas quedarán concluidas antes de finalizar el año.

Para evitar inundaciones locales producidas por los columpios de drenaje en algunas zonas de la ciudad, se instalaron ocho plantas con cuarenta bombas fijas; y para aliviar las inundaciones momentáneas de calles y edificios funcionaron cincuenta y cuatro unidades móviles.

Con la finalidad de evitar el resecamiento del subsuelo, se retiraron del servicio, mil doscientos pozos particulares y sólo se perforaron seis nuevos para la atención de colonias proletarias.

Continuó la construcción de ramal sur del gran Canal, y de la de colector veinticuatro ; y se rectifico el colector cinco y se amplió en cuarenta y dos kilómetros la red de atarjeas.

Prosiguió la entubación de los ríos del Consulado, La Piedad, Becerra, Tacubaya y San Joaquín; el desazolve de colectores una longitud de veinticinco kilómetros de limpieza de atarjeas en ciento setenta y dos kilómetros y de veintisiete mil laderas pluviales, ocho mil albañiles y dieciocho mil pozos de visita; removiendo veinticuatro mil metros cúbicos de azolve y doce mil quinientos tapones que obstruían el sistema.

Se construyeron y equiparon diecinueve escuelas de diversos lugares de la ciudad, con capacidad para veinte mil quinientos alumnos; veintitrés casas para formar el patrimonio familiar de personas humildes; trescientas casas en la colonia Ramos Millán para alojar a los damnificados por las inundaciones de la colonia Guerrero; se concluyeron la Cárcel de Mujeres y la ampliación de la Clínica de la primavera y se sigue activamente la construcción del Auditorio Municipal.

Se iniciaron y quedarán terminados en el presente año los edificios destinados: al Instituto de Virología en Huipulco, al Hospital de recuperación para Paliomielíticos en el Centro médico; a la Casa del Estudiante en la Ciudad Universitaria al primer batallón en la Ciudad Infantil de Tlalpan y a tres campos deportivos.

Se procedió a la pavimentación, reconstrucción iluminación, reforestación y ornato de diversas avenidas y calles.

Continuaron las obras de planificación y urbanización de las siguientes colonias; segunda del Periodista, de los Electricistas, Victoria de la Democracia de la Tolteca, de la sociedad Civil Avante, de la Sección treinta y cinco de Petróleos y de la colonia para militares en las lomas de San Isidro.

 En las obras ejecutadas por el departamento del Distrito Federal durante el periodo que abarca este informe, para abastecimiento de agua saneamiento, pavimento y construcciones según se dejan descritas se invirtieron en total ciento ochenta y cinco millones de pesos.

En coordinación con las Secretarias de Economía de Salubridad y Asistencia y de Agricultura y Ganadería y de la CEIMSA, dichas dependencias vigiló el abasto, distribución y cumplimiento de los precios fijados a los artículos considerados como de primera necesidad.

En cuando al abastecimiento de carne, la época de la escasez casi no se dejó sentir pues se sacrificaron cerca de treinta y un mil reses más que el año anterior.

El Servicio de Limpia se mejoró mediante la adquisición de veinte comisiones colectores y cuatro barredoras, por lo que se cuenta un total de trescientas cuarenta y cinco unidades diversas.

Se reorganizo el servicio de Policía dividiéndose la ciudad en cuatro sectores y se continuó la labor de moralización y selección del personal, se procedió a la jubilación de los que tenían más de veinte años de servicio.

Se expidieron más de cinco mil seiscientos títulos de propiedad que ampara igual número de familias de las clases proletariadas en trece colonias. se dio reacomodo en Tlacotal y Bramaderos a los colonos de la ciudad perdida de General Anaya y se regularizó la situación entre colonias y propietarios en siete colonias.

Capítulo II.

Política Exterior.

La participación internacional de México ha sido en este periodo tan activa y continua como nuestra política de colaboración con las demás naciones lo aconseja y reclama la presente situación.

Esta política se ha visto correspondida en los parlamentos internacionales por el creciente y ostensible reconocimiento de su significación, derivada de la absoluta buena fe que la inspira y de la experiencia que nuestro pueblo ha alcanzado en la solución de los problemas que suscita la convivencia social.

Durante la sexta reunión de la Asamblea General de las naciones Unidas la representación de México intervino con éxito a fin de que toda recomendación que haya dicho organismo no tan sólo la autonomía legislativa de los estados miembros, sino en particular sus derechos soberanos por lo que se refiere a la preparación y al empleo de las fuerza armada.

Nos empeñamos por otra parte en precisar que la organización mundial y las organizaciones regionales no deberán sobrepasar sus respectivas órbitas de Acción.

Al tratarse en la Asamblea sobre las recomendaciones que deben dirigirse a los diferentes Estados, cuyos régimen de propiedad agraria requiere nuevas y mejores modalidades, México tuvo la oportunidad de concurrir con valiosos elementos derivados de su experiencia, al estudio de este problema fundamental, aún insoluto para muchos otros países.

En el seno del Consejo Económico y social de la Naciones Unidas nuestra actuación reflejó los principios de justicia social de que se nutre nuestro ideario político.

Así al discutirse el tema de la elaboración de un Convenio Internacional sobre los Derechos Humanos, nos pronunciamos en favor de que en él se incluyan los derechos sociales, culturales y económicos juntamente con los de carácter civil y político.

Nuestro país completa, en este año, un ciclo de activa y no interrumpida participación con los principales órganos de las Naciones Unidas; hemos ocupado, sucesivamente cargos de elección en el Consejo de Seguridad, en el Consejo de Administración Fiduciaria, en el Consejo Económico-social y en la Asamblea General presidida por el representante de México.

Mediante la cooperación de nuestro Gobierno y de la UNESCO se estableció en esta capital un Centro de Documentación Científica.

La Organización de los Estados americanos bien puede considerarse como modelo de asociación de pueblos soberanos deseosos de practicar entre sí los principios de igualdad de libertad y de justicia que inspira su vida interior.

Por este motivo hemos venido sosteniendo del derecho de nuestra asociación continental, a ventilar por sí misma todos aquellos problemas que son susceptibles de acción regional que nuestros países encuentran en la marcha de su acelerado desenvolvimiento.

En septiembre del año anterior celebró en México su primera reunión el Consejo Interamericano Cultural, el único de los órganos de nuestra asociación que aún estaba por constituirse; y aquí quedó instalado el Comité de Acción Cultural como Comisión Permanente de ese Consejo.

Nuestras relaciones diplomáticas con los demás países se desarrollan dentro de la mejor armonía.

Tenemos acreditadas cuarenta y una misiones diplomáticas, y en el período a que este informe se refiere se han establecido por primera vez, embajadas permanentes en Yugoslavia y en la India; y también hemos acreditado un Ministro Plenipotenciario ante el Gobierno de Etiopía e iniciado relaciones diplomáticas con el Estado de Israel.

Suscrito en San Francisco, un Tratado de Paz con Japón, hemos restablecido relaciones diplomáticas con dicho país.

Del mismo modo, designamos ante el Gobierno de la República Federal de Alemania un embajador y lo propio a hecho dicha nación.

Con las Repúblicas hermanas de la América latina nuestras relaciones son especialmente cordiales, y ellos se ha puesto de manifiesto en numerosas ocasiones.

Para asistir a la celebración del quincuagésimo aniversario de la Independencia de Cuba, enviamos una embajada especial.

Cuando en octubre pasado se reunieron en San Salvador los Ministros de Relaciones Exteriores de las Repúblicas de Centroamérica, para suscribir el documento que se denomina la  Carta de San Salvador en virtud de la cual se crea la Organización de Estados Centroamericanos, tuvimos oportunidad de expresar a aquella Conferencia el cordial interés con que México acompañaba sus deliberaciones y la seguridad que abrigamos de que en ella se daría forma a los justos ideales de los pueblos de aquellas Repúblicas.

Durante el lapso a que se refiere este Informe recibimos las visitas de prominentes hombres de Estado y de misiones científicas y culturales de diversos países en los cuales mencionaremos al presidente de la Asamblea Legislativa del El Salvador al secretario de Relaciones Exteriores de aquella República, al ministro de la Marina Mercante del Gobierno francés, al subsecretario de Relaciones Exteriores del Canadá y al subsecretario de los Estados Unidos de América.

También se han reunido en México numerosos congresos y conferencias de carácter profesional que abarcaron muy diversas especialidades científicas, educativas y técnicas.

En agosto del año anterior fue suscrito con el Gobierno norteamericano un acuerdo sobre contratación voluntaria de trabajadores agrícolas mexicanos que mejoró en mucho el concertado en mil novecientos cuarenta y nueve.

En el nuevo instrumento se otorga a nuestros trabajadores nuevas y sustanciales garantías.

A partir de la vigencia de ese acuerdo la contratación de nuestros trabajadores se han venido realizando con mejores resultados sin menoscabo de la economía nacional.

En febrero último y a iniciativa del Gobierno de los Estados Unidos, se verificaron en esta capital, entre representantes de los dos gobiernos, conversaciones informales tendientes a examinar la posibilidad de que fuera suscrito un convenio recíproco de ayuda militar.

En dichas pláticas que se realizaron en un ambiente de mutua compresión, se examinaron todos los aspectos del problema y fueron suspendidas de común acuerdo.

El convenio sobre Ayuda Técnica vigente entre México y Estados Unidos ha seguido produciendo buenos resultados.

Entre los Técnicos del país vecino que han venido a México figuran especialistas en fomento minero, en cuestiones agrícolas, en pesca, en salubridad pública y en otros ramos importantes.

Capítulo III.

Política Social.

El presupuesto para el año de mil novecientos cincuenta y dos, destinado a la educación nacional asciende a la suma de cuatrocientos cincuenta millones de pesos; es el más alto que en el ramo ha tenido la nación y se eleva a más del doble del que rigió el año de mil novecientos cuarenta y siete, en que se inició el actual período presidencial.

Los aumentos se han realizado principalmente en beneficio del magisterio nacional y de los demás encargados del servicio público educativo.

El número de maestros de primaria en la República se adicionó en el último ejercicio anual con tres mil plazas y alcanzó un aumento en el sexenio, de diez mil maestros.

Ningún maestro titulado por la Federación carece en la actualidad de oportunidad de trabajo.

El problema de los niños, que en edad escolar quedaban sin inscripción en la ciudad de México, ha sido resuelto actualmente funcionan mil noventa y siete planteles a los que asisten quinientos mil alumnos.

La atención educativo asistencial ha merecido particular interés.

En el presente año se cuida a veintidós mil internos , con un costo de cuarenta y un millones de pesos.

La partida de raciones ha subido a dieciséis millones setecientos mil pesos; las becas se elevan a tres millones de pesos, y los gastos menores de los estudiantes a un millón cien mil pesos.

La campaña de construcción de escuelas se continúa, coordinando los esfuerzos de la Federación, de los gobiernos locales y de la iniciativa privada.

Se han constituido quinientas treinta y una escuelas con dos mil setecientas cincuenta y ocho aulas.

El costo de estos edificios es de cincuenta y seis millones de pesos.

La inversión de estas escuelas construidas, en proceso de construcción y reparadas dentro de la campaña, se eleva a doscientos setenta y un millones de pesos.

Se prosiguió la construcción de la Ciudad Universitaria en la que están terminados los servicios generales y de urbanización y concluidas las edificaciones de las Escuelas Nacionales de Comercio y Administración y Nacional de ingeniería, de la facultad de Ciencias de Instituciones de la Rectoría.

Continúa la construcción de las Escuelas Nacional de Ciencias Químicas, Nacional de Ingeniería, Nacional de Medicina y Nacional de Odontología.

Se terminó el poblado ejidal; se inició el fraccionamiento para profesores y empleados y se construyen cuatro edificios residenciales para estudiantes y un edificio multifamiliar.

Durante el presente año quedarán terminadas las siguientes obras: la Biblioteca Central; la Crujía de Aulas del conjunto de Humanidades y los anexos a la Facultad de Leyes; Los Talleres de Arquitectura; El Instituto de Física Nuclear equipado con un aparato desintegrador de átomos, y el Instituto de Rayos Cósmicos; y en la Zona Deportiva de Espectáculos y de Prácticas: Estadio Olímpico con capacidad de ciento diez mil espectadores; Club Central de estudiantes con diversas instalaciones y gradería para mil quinientas personas; lago de natación con capacidad para cuatrocientos bañistas, tanque para clavados y alberca olímpica; edificio de baños y vestidores para mujeres y para hombres; estadio de prácticas con graderías para tres mil quinientos espectadores; tres campos de fútbol; dos campos de softbol; un diamante de béisbol con gradería para tres mil espectadores; doce canchas de basket-ball y volibol; dieciocho frontones por juego a mano y de raqueta y una explana para ejercicios calisténicos con pavimento de concreto y superficie de sesenta mil metros cuadrados.

En el subsidio de la Universidad Nacional en este año es de catorce millones de pesos y los correspondientes a otras instituciones de amplia cultura asciende a cinco millones quinientos mil pesos.

Con el propósito del desenvolvimiento industrial del país, el Gobierno Federal prestó particular interés en la enseñanza técnica.

El presupuesto del Instituto Politécnico ascendió a dieciocho millones seiscientos cincuenta mil pesos.

La Ciudad Politécnica en el Distrito Federal es el desarrollo natural del Instituto Politécnico que en la actualidad da instrucciones a catorce mil ochocientos cuarenta y ocho alumnos.

El edificio de sus internados -concluido el año pasado con cupo para mil alumnos y costo de quince millones de pesos- fue equipado y puesto en servicio este año y es modelo en su género.

En breve estarán concluidos los edificios de las escuelas de Ingeniería y Arquitectura y de Comercio.

En la Ciudad Politécnica se está llevando a cabo, además de la construcción de las escuelas de Ingeniería y Mecánica Eléctrica, de Ingeniería Textil y de Medicina Rural, así como obras de organización.

Con objeto de diversificar las enseñanzas técnicas de acuerdo con las necesidades regionales y a ser accesible a los estudiantes de todas partes del país estas disciplinas, fueron terminados con la cooperación de los Gobiernos de los Estados, el año pasado, los Institutos Tecnológicos que se encuentran en servicio en Durango, Guadalajara y Saltillo y, sólo en parte, en Chihuahua ; cuatro más están en construcción en el puerto de Veracruz, ciudad Madero, Celaya y Orizaba.

También están por terminarse el edificio destinado al Sanatorio del Magisterio de esta ciudad.

La casa de México en la ciudad Universitaria, de París, se encuentra muy avanzada en su construcción.

La campaña de alfabetización cuenta con catorce mil novecientos ochenta y cinco centros.

En ellos se enseño a leer y a escribir a doscientas sesenta y nueve mil setecientas cuarenta y seis personas.

Se fundaron en el presente ejercicio sesenta y nueve escuelas de segunda enseñanza.

En este año terminaron sus estudios 1,956 profesores en las Escuelas Normales Federales y Federalizadas.

En las doce Escuelas Prácticas de Agricultura se inscribieron dos mil doscientos alumnos; se graduaron en el presente año quinientos y se impartieron cursos por correspondencia.

La Secretaría de Educación Pública en el año de este informe con la acción conjunta de los organismos específicos, ha desarrollado trabajos de mejoramiento indígenas, especialmente en las regiones del Yaqui, de Chiapas, Oaxaca, Chihuahua y Del Valle del Mezquital.

Además se han mejorado las vías de comunicación y aprovisionamiento de agua potable en estos lugares.

Funcionan brigadas de mejoramiento indígenas en doscientas comunidades y treinta procuradurías y operan en las zonas indígenas dieciocho estaciones de radiotelefonía.

La práctica del ahorro escolar funciona en más de catorce mil escuelas.

En el presente año se celebró un convenio con el Patronato del Ahorro Nacional para que esta institución maneje los depósitos del ahorro escolar y se organizaron doscientas noventa y cinco nuevas cooperativas escolares.

Las actividades de educación médico-higiénica han elevado el nivel de la población escolar, lográndose buen éxito en la campaña preventiva contra la poliomielitis.

En las escuelas controladas por la Secretaría de Educación no han ocurrido casos de contagio.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia ha llevado a cabo trabajos de reparación, reconstrucción y exploración en las zonas arqueológicas del país.

En palenque se debe señalar como notable el descubrimiento realizado de una enorme caja de mampostería debajo del edifico arqueológico llamado Templo de las Leyes o de las inscripciones  con valiosos objetos y con relieves de gran mérito artístico.

El Instituto Nacional de las Bellas Artes atiende ciento treinta y cuatro escuelas.

Se ofrecieron a las escuelas primarias, secundaría y normales mil setenta y ocho conciertos en ciclo de tres y cuatro actuaciones .

Se presentaron más de ciento ochenta exposiciones de arte, y merece especial mención por haber constituido una positiva revelación de México, la magnífica Exposición de Arte Mexicano en París, que posteriormente pasará a Estocolmo, Suecia.

La Asamblea de Especialistas de Cinematografía, auspiciada en París, por la UNESCO, resolvió establecer en México el Instituto Cinematografía Educativa.

La comisión nacional de libros de texto ha adoptado, junto con los principios de nuestra Constitución Política, los de las Naciones Unidas y de la UNESCO, como base para la elaboración de textos escolares.

México aceptó organizar y realizar los Séptimos Juegos Deportivos Centroamericanos que habrán de verificarse en esta capital el año de 1954.

El Instituto Nacional de la Juventud Mexicana ha establecido treinta y ocho centros deportivo-culturales en los poblados campesinos y en los barrios populosos del Distrito Federal.

Puso en servicio un gimnasio y está acondicionando un campo deportivo. Proporciona material, equipos y trofeos a los deportistas.

Ha otorgado ochenta becas y diversas ayudas económicas a sus afiliados y realiza toda clase de actos cívicos y culturales con regularidad, participando activamente en la campaña de reforestación.

En colaboración con la Secretaría de la Defensa Nacional, ha organizado el grupo de montañistas del Servicio Militar Nacional.

Actualmente cuenta con catorce mil afiliados.

La Secretaría del Trabajo y Prevención Social logró conjurar la casi totalidad de emplazamientos de huelga que llegaron a presentarse como fórmula legal para la revisión de los contratos colectivos:

Las huelgas que estallaron en la Compañía Mexicana de Luz y Fuerza Motriz, así como en la Compañía de Teléfonos de México, fueron resueltas con estricto apego a lo establecido por las leyes laborales y en ambos casos se obtuvo la firma de convenios a satisfacción de las partes.

Estas soluciones fueron posibles debido al elevado concepto que de su función social han mantenido las organizaciones obreras y por la compresión de los patronos.

La Junta Federal de Conciliación y Arbitraje resolvió las mayorías de las demanda que le fueron presentadas en términos legales.

Se revisaron los contratos colectivos de trabajo, de carácter obligatorio en la industria textil en las ramas de la fibra duras y géneros de punto.

La secretaría de ramo participó en la trigésima quinta reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra.

Se ha proseguido por la Secretaría de Salubridad y Asistencia la lucha contra las enfermedades, desarrollando una labor sanitaria y asistencial intensa.

La mortalidad causada por el paludismo ha bajado en un veinticinco por ciento en el último año.

Se celebró en Morelia la Segunda Reunión Mexicana de Lepra.

Se dotó a los Dispensarios y Centros Dermatólogos de con siete millones de sulfona.

La endemia de tifo ha decrecido, el control del mal de pinto está próximo a lograse mediante el tratamiento con antibióticos; se ha proseguido la lucha contra el bocio, con la aplicación de yoduros.

Se continuó la lucha contra la onconsercosis, empleándose un millón setecientas cincuenta mil comprimidos de Hetrazan.

Se practicaron catorce mil intervenciones quirúrgicas para extirpación de nódulo y se intensificó la lucha contra el simúlido transmisor de la enfermedad.

Como han sido tratados médica y quirúrgicamente todos los enfermos, se espera que no se tardará mucho tiempo erradicado el padecimiento.

Se inauguraron tres unidades antituberculosas.

Están en construcción seis dispensarios más un hospital para este padecimiento en Tampico.

Se ha procedido con elementos nacionales a la vacunación con B. C. G.

Los trabajos de nuestro Instituto han merecido reconocimiento en el extranjero y la Organización Mundial de la Salud lo ha declarado laboratorio oficial, encomendándole elaborar vacunas para varios países del Continente.

Para la lucha contra la poliomielitis se construyó un hospital con ochenta camas en Zacahuizco y se establecieron consultas para niños lisiados en cinco zonas de la capital.

En Puebla y Guadalajara se fundaron centros de rehabilitación para inválidos.

Para la construcción del Instituto de Rehabilitación de Ciegos y para el de Sordomudos en esta capital, se han destinado tres millones de pesos.

Se suministran desayunos a veinticuatro mil niños en el Distrito Federal y en los Estados y se inauguraron tres nuevas guarderías infantiles.

Están por terminarse dos centros de salud más en esta capital y los Estados se han fundado un centro de salud y siete centros auxiliares de salubridad y Asistencia

Fueron terminados y puestos en servicio en los Estados diez hospitales y centros materno-infantiles, y quedarán terminados en el presente año seis hospitales más, así como un centro Materno Infantil.

Se ha cooperado económicamente en la construcción de varios hospitales y unidades hospitalarias en los Estados.

Fueron aumentadas veinticinco unidades médicas en las zonas cañeras.

En el Distrito Federal se terminó la obra gruesa de una nueva unidad hospitalaria para ochocientos cincuenta camas en el Centro Médico; se invirtieron cantidades importantes en el Manicomio General, Hospital Juárez y el Hospital para Tuberculosos avanzados, en el albergue temporal para hijos de tuberculosos y el Hospital General, al que se le ha dado autonomía administrativa.

México mereció felicitación de la Organización Sanitaria Panamericana por sus conquistas en favor de la salud de nuestro pueblo.

El Instituto Mexicano del Seguro Social creó la Caja Regional de Oaxaca y se amplió el radio de acción de la Caja Regional de Monterrey a la ciudad de Nuevo Laredo.

Los ingresos ascendieron durante el último año a la cantidad de doscientos sesenta y nueve millones quinientos mil pesos y las reservas técnicas del Instituto aumentaron a trescientos veintinueve millones de pesos.

Los egresos llegaron a doscientos cuarenta y siete millones de pesos, de los cuales ciento setenta se aplicaron a prestaciones médicas y veinte millones de pesos fueron pagados por concepto de subsidios, pensiones y dotes matrimoniales.

Actualmente se dispone de un equipo médico-social que consta de : veintiún sanitarios, cuarenta y cuatro clínicas, doscientos un puestos médicos de fábrica, veinticuatro puestos médicos periféricos, diecisiete laboratorios clínicos, veinticuatro laboratorios radiólogos, siete maternidades y cincuenta y nueve farmacias.

Se construyeron y pusieron al servicio tres nuevas clínicas, una en el estado de Jalisco y dos en el de Nuevo León.

Se terminaron las siguientes construcciones: el hospital de la Raza en el Distrito Federal, que será puesto en servicio durante el presente año, con novecientas camas y una clínica de consulta externa; el Hospital Regional de Monterrey, con servicio de trescientos setenta y cinco camas y servicios de consulta externa; la ampliación para cien camas y cien cunas, de la Maternidad número uno, del Distrito Federal; una clínica de consulta externa en San Bartolo Naucalpan, con servicios de Hospitalización de emergencia y otra más en San Nicolás de los Garza, del Estado de Nuevo León.

Se concluyeron las obras de urbanización de la Colonia para Trabajadores en las Lomas de Becerra en el Distrito Federal, en la cual se ha terminado el primer lote de casas.

En la cuarta reunión de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social que se celebró en esta ciudad, la delegación mexicana tomó parte activa sobre los diversos problemas de trascendencia social que se abordaron; habiéndose distinguido a nuestro país, al designarse a la ciudad de México como sede del Comité Permanente Interamericano de Seguridad Social y al Director del Instituto Mexicano como Presidente de dicho organismo.

En la materia Agraria se efectuaron doce traslados de campesinos, se crearon cuatro nuevos centros de población agrícolas y se llevaron a cabo acomodo de campesinos en parcelas vacantes; beneficiándose en total a tres mil cuarenta y nueve jefes de familia con treinta y seis mil seiscientas cincuenta y siete hectáreas.

Fueron dadas trescientas cinco posesiones provisionales de tierras y cincuenta y dos de aguas dictándose doce mil quinientas noventa y siete resoluciones definitivas sobre tierras, con las que se beneficiaron dieciocho mil noventa y cuatro campesinos, con una superficie de un millón sesenta y tres mil seiscientas cincuenta y tres hectáreas y treinta y cuatro resoluciones sobre confirmación de terrenos comunales, con una superficie de cuatrocientas trece mil seiscientas treinta y siete hectáreas.

Fueron ejecutadas setecientas veintidós resoluciones sobre tierras, para trece mil doscientas sesenta y dos beneficiarios, con una superficie de ochocientas veintidós mil noventa y nueve hectáreas y veintidós resoluciones presidenciales sobre confirmación de terrenos comunales, con una superficie de ciento noventa mil quinientas treinta y ocho hectáreas.

Se dictaron, concediendo aguas, sesenta y una resoluciones presidenciales y ciento diez acuerdos de accesión para regar diecinueve mil ochenta y ocho hectáreas con un volumen de ciento noventa y tres millones, ciento cincuenta y nueve mil metros cúbicos y se ejecutaron ciento treinta resoluciones sobre aguas, con un volumen de ciento catorce millones ochocientos mil metros cúbicos, para regar dieciséis mil cuatrocientas noventa y dos hectáreas.

Se hicieron cuatrocientas ochenta y cinco deslindes ejidales, con una superficie de un millón ochenta y cinco mil cuatrocientas cuarenta y una hectáreas; ochenta y tres deslindes de terrenos comunales con una superficie de un millón ciento setenta mil novecientas y nueve hectáreas.

Fueron realizadas ochocientas catorce depuraciones censales ejidales y se hizo entrega de treinta y ocho mil seiscientas veintiséis hectáreas, y en catorce de ellos se asignaron solares a los ejidatarios en los poblados, para sus habitaciones, con superficie de ocho millones quinientos once mil metros cuadrados.

Fueron expendidos noventa y nueve Acuerdos de la Inafectabilidad Ganadera Permanente que amparan la superficie de trescientas dos mil ciento cuarenta hectáreas, y veinticuatro decretos de Concesión con superficie de cuatrocientas ochenta y un mil quinientas setenta y cinco hectáreas.

Sobre la Inafectabilidad Agrícola se expidieron veintitrés mil cuatrocientas ochenta y dos certificados para ciento setenta y siete mil ciento noventa hectáreas.

Se revisaron y aprobaron mil cuatrocientas ocho expedientes de ejecución, renovándose dos mil novecientos noventa y un comisariados ejidales y expidiéndose dieciocho mil doscientas setenta y una credenciales.

La erogación total de la Dirección de pensiones Civiles, por concepto de pensiones y jubilaciones en el período que abarca este informe alcanza a diecinueve millones, trescientos cincuenta mil pesos, para seis mil seiscientos treinta y dos beneficiarios incluyendo setecientas cuarenta nueve pensiones y jubilaciones nuevas.

Se aumentó a seis pesos diarios mínima para mil ochocientos setenta y ocho pensiones que disfrutaban de menor cantidad y se creó en favor de ellos el servicio gratuito médico y medicinas.

En la construcción de habitaciones para empleados federales se invirtió en el presente período la cantidad de cuarenta y nueve millones cuatrocientos mil pesos.

Se construyeron seiscientas cincuenta y nueve casas totalmente terminadas en colonias del Distrito Federal y foráneas; novecientas ochenta y cuatro habitaciones del Centro Urbano  Presidente Juárez y cuarenta y dos del Multifamiliar de la Ciudad Universitaria.

La Junta Directiva aprobó la constitución de fondo de garantía para la cancelación, en caso de fallecimiento. de crédito hipotecario de los trabajadores al servicio del Estado; habiéndose acogido ya a dicho beneficio tres mil sesenta y nueve empleados.

Se incorporan al régimen de Pensiones Civiles los empleados de la Universidad Autónoma de México y los del Instituto Nacional Indigenista y se tiene en estudio al de los empleados del instituto de Cardiología.

El activo de la Dirección de Pensiones, al treinta y uno de diciembre de mil novecientos cincuenta y uno, el siguiente: Fondo de Pensiones trescientos cincuenta y un millones, trescientos mil pesos; préstamos Quirógrafarios, ochenta y dos millones setecientos mil pesos; préstamos Hipotecarios, ciento un millones, novecientos mil pesos; inversiones en valores del Estado, once millones, doscientos mil pesos; edificios y terrenos propiedad de la dirección, ciento catorce millones.

Los créditos autorizados por el Banco Nacional Hipotecario y Urbano de Obras Públicas, para agua y alcantarillado, caminos, casas habitación, mercados, rastros y diversas construcciones, ascendieron durante el período sujeto a este informe, a ciento veinticuatro millones de pesos.

El monto de los créditos documentados llegó a ciento noventa y cinco millones trescientos mil pesos.

Se han comprendido préstamos a corto plazo a los contratistas de obras federales emprendidas por diversas dependencias gubernativas, el monto de estas operaciones ascendió a ciento nueve millones, trescientos mil pesos.

Las habitaciones populares terminadas por el Banco en el Distrito Federal fueron las siguientes: en la Unidad Modelo seiscientas sesenta y cuatro casas en la segunda Colonia del Periodista novecientas ocho casas, en la colonia petrolera ciento cincuenta y cuatro casas, en la Unidad Insurgentes cincuenta casas, en la primera colonia del Periodista cuatro casas y en la colonia Nueva Santa María, tres casas.

Fuera del Distrito Federal; para trabajadores de la Compañía Fundidora de fierro y acero en Monterrey, cien casas y en el Ingenio de Zacatepec, noventa casas.

El total de unidades terminadas en el Distrito Federal este último año es de novecientas setenta y tres casas y en el resto de la República llega a ciento noventa.

Capítulo IV.

Obras Nacionales.

Continuó el mejoramiento del servicio postal mexicano, asignándole para el presente año fiscal un presupuesto de ochenta y ocho millones de pesos.

Se inauguraron ciento doce oficinas postales y treinta y nueve rutas.

El movimiento de valores fue de novecientos ochenta millones, doscientos mil pesos y el de correspondencia de seiscientos treinta millones de piezas.

El Departamento de Aeronáutica Civil fue elevado a la categoría de Dirección, su equipo se mantuvo en operación la red de aeropuertos federales; se creó la policía Aeronáutica y fueron adquiridos nuevos aviones para la Escuela Civil de Aviación Cinco de Mayo.

Se terminó la reglamentación del libro cuarto de la Ley de vías Generales de comunicación.

Actualmente se operan ciento cincuenta y nueve mil, setecientos kilómetros de líneas aéreas.

Se suscribieron acuerdos bilaterales con los gobiernos de Francia y Holanda autorizando el establecimiento de servicios de transporte aéreos.

Mejoran los servicios de telecomunicaciones, transmitiéndose, treinta y cuatro millones, quinientos mil telegramas.

Para extender las comunicaciones eléctricas hasta los puntos más apartados del país, se está siguiendo un plan de trabajo, con costo de veinticuatro millones, trescientos treinta y cinco mil pesos.

Los gobiernos de México y de los Estados Unidos de América establecieron sus respectivos derechos, sobre canales de televisión.

En el ferrocarril del Suroeste se terminaron diecinueve puentes definitivos; se puso balasto en ciento treinta y nueve kilómetros, se construyeron dos escuelas apara hijos de los trabajadores y tres edificios para estaciones; habitaciones para empleados Coatzacoalcos; talleres provisionales en Tenosique; talleres y bodegas en Campeche.

Se construye una planta creosotadora en Escárcega, con capacidad para mil quinientos durmientes diarios.

En esta línea el tráfico aumentó en un sesenta y tres por ciento.

En el Ferrocarril de Sonora-Baja California se ejecutaron las siguientes obras: tendido de diecisiete mil ciento sesenta y cinco metros de vías auxiliares; balasto en sesenta y seis kilómetros; substitución de quince puentes provisionales por definitivos; estación en Mexicali; construcción de veinte kilómetros de bordos de defensa y se edifican las casas de sección para trabajadores en Benjamín Hill.

Se adquirieron seis locomotoras diesel eléctricas de mil seiscientos caballos de fuerza catorce carros, correos-exprés y tres trenes rápidos ligeros compuesto cada uno de dos coches con motor propio, trece carros para pasaje de primera y diecisiete de segunda.

El tráfico registró un aumento de veintisiete por ciento.

En el Ferrocarril México-Tuxpán se tendieron cincuenta y cuatro kilómetros de línea telefónica; se trasmitieron los talleres en Tuxpán y siete casas de sección en la Guadalupe.

Se finalizó la localización entre este último lugar y Honey y se construyeron cuatro puentes.

En la línea Durango-Mazatlán se efectuaron los siguientes trabajos: localización definitiva de cincuenta kilómetros desmonte de ciento cincuenta hectáreas terminación de terracerías en veinte kilómetros y avance de setenta por ciento en veintitrés más; comenzó el tendido de vía y se abrieron ciento cincuenta Kilómetros de acceso.

El Ferrocarril Sud-Pacífico fue adquirido por el Gobierno federal en la suma de ciento tres millones ochocientos mil pesos.

Se ha reforzado el servicio con veintinueve locomotoras de vapor y noventa carro-caja.

Se compararon una planta crosetadora para mil quinientos durmientes diarios y dos equipos mecánicos completos para tender vía.

Se está poniendo en práctica el programa de rehabilitación con una erogación de setenta millones de pesos.

El Banco de Exportación e Importaciones aprobó un crédito al Ferrocarril, de cinco millones de dólares.

El Gobierno Federal adquirió las acciones del Ferrocarril Noroeste de México, en veinticinco millones de pesos.

La reivindicación del Ferrocarril Sud-Pacífico y del Ferrocarril Noroeste de México por el Gobierno Federal ha contribuido a integrar la gran red ferroviaria del país como patrimonio exclusivamente nacional.

Para elevar el índice de seguridad del transporte en las carreteras federales se expidieron reglamentos de inspección de vehículos otorgamiento de licencias; se dotó a la policía Federal de Caminos con motocicletas y coche-patrullas y se crearon nuevas plazas.

Se realizaron los siguientes trabajos; en el camino México-Acapulco se inició la pavimentación entre Amacuzac e Iguala, tramo que quedará terminado este año; se pusieron terracerías y revestimientos en el tramo Zumpango- Tierra colorada y Papagayo-La Garita, este último con ocho kilómetros pavimentados.

La autopista tipo boulevard México-Cuernavaca, de sesenta y un kilómetro de longitud y veintidós de ancho se terminará íntegramente y se inaugurará en el curso de este año.

Se pavimentó él tramo Acapulco-San Luis en el camino de Zihuatanejo. Se revistió el camino La Tijera-Nuevo Zuchiate.

Se terminó el revestido del camino San Luis-Río Colorado-Sonoita, de doscientos dos kilómetros de longitud en los cuales se pavimentaron ochenta.

Fue concluido el camino Tijuana-Mexicali. Se terminaron hasta revestimiento, con sesenta y tres por ciento de pavimentación el camino costanero del Golfo, Veracruz, Los Tuxtlas Acayucan, de doscientos cincuenta y un kilómetros de largo; y con treinta y tres por ciento de pavimentación, la autopista transístmica Coatzacoalcos Salinas Cruz, de trescientos tres kilómetros de longitud y doce metros de ancho.

El camino puerto Ceiba-Estación Huimanguillo, quedó revestido en sus ciento cincuenta kilómetros de longitud.

Se termino hasta el revestimiento un nuevo camino entre San Cristóbal y Comitán y se pavimento el tramo Comitán-Ciudad Cuauhtémoc, así como las ramales y cuatro kilómetros y medio respectivamente de Tapachula a Puerto Madero y al aeropuerto.

Se pavimentó hasta el cuarenta y cinco por ciento de su longitud, el camino Jiquilpan-Colima-Manzanillo de trescientos dieciocho kilómetros.

Se termina el camino México-Guadalajara-Nogales de dos mil cuatrocientos kilómetros que incluyen los bulevares de Guaymas y Hermosillo.

Esta gran carretera internacional se abrirá totalmente en el tránsito de este año, pavimentada en el noventa por ciento de su longitud.

Con la cooperación de ciento cincuenta por ciento la Federación y los Gobiernos locales con subsidios especiales y también bajo el programa de caminos vecinales, se abrirán las siguientes obras revestimiento entre treinta y nueve caminos mayores de cincuenta kilómetros y catorce de menor importancia y pavimentación de veintitrés caminos más, así como la red de caminos de la Laguna.

La pavimentación continúa en otros seis caminos el de Mérida-Chichén Itzá-Valladolid-Mar Caribe y tiene terminado el pavimento en ciento diez kilómetros el revestimiento en el tramo Mérida-Valladolid y casi concluido el revestimiento de un tramo de ochenta kilómetros entre Valladolid y Mar Caribe.

También se continúa la construcción de otros sesenta y cinco caminos y se construyen siete más, todos ellos localizados en la mayoría de las entidades federativas.

Se construyeron sesenta y dos puentes y se prosiguen sesenta y cuatro más.

El avance obtenido en la construcción de caminos en toda la red de la República, es como sigue: tres mil kilómetros de localización; dos mil seiscientos de terracerías; alcantarillado en dos mil seiscientos kilómetros; tres mil doscientos de revestimiento y mil ochocientos de pavimentación.

Los trabajos de conservación se realizaron en veintiún mil doscientos kilómetros.

Para la realización de estas obras se dedicó la suma de seiscientos veintisiete millones seiscientos cuarenta y ocho mil pesos distribuida como sigue: trescientos veintinueve millones ochocientos treinta mil pesos en construcción de caminos de cargo directo de la Federación; ciento treinta millones quinientos noventa y cinco mil pesos en cooperación y por subsidio a los estados; treinta y seis millones ciento sesenta y tres mil pesos en puentes; sesenta millones, novecientos cuarenta mil pesos, en conservación; cinco millones, cincuenta y dos mil pesos, en proyectos y estudios técnicos y cincuenta y ocho millones, sesenta y ocho mil pesos en caminos vecinales.

Se terminó la nueva estación de pasajeros del Aeropuerto Central de México.

Asimismo se construyó una pista transversal de dos mil trescientos metros de longitud y cuarenta de ancho para operación de aviones tetramotores y se prolongó una pista de maniobras de mil ciento metros de longitud y dieciséis de ancho.

Con dichas obras queda terminado el primer aeropuerto de la República.

Se construyen además los aeropuertos de Nogales Hermosillo, La Paz y la estación de pasajeros y una pista en el de San Luis Potosí.

Se otorgó la junta de mejoras Materiales de Acapulco un subsidio de cuatro millones cuatrocientos mil pesos para la construcción del Aeródromo del Puerto Marqués, se terminaron los edificios de correos y telégrafos en Tlalnepantla, Gómez Palacio y Nogales; el Hospital para trabajadores en Tepa, Tabasco y una guardería y jardín de niños en esta capital con capacidad para doscientos infantes.

La Secretaría de Recursos Hidráulicos dispuso de un presupuesto fiscal de cuatrocientos treinta y dos millones de pesos más doscientos ochenta y seis millones obtenidos de financiamientos, a pagar la mayor parte por los beneficios de las obras así como cooperación de Estados, Municipios y particulares.

En total, setecientos dieciocho millones cifra que representa una inversión anual de veintiséis pesos por habitante, superior a la de cualquier otro país; ocupando México, en proporción a su presupuesto, el primer lugar de inversiones para obras de riego.
Se terminaron: la gran presa Álvaro Obregón, sobre el río Yaqui.

Dicha presa servirá para regar doscientas veinte mil hectáreas.

La presa de Endó, que beneficiaría al Valle del Mezquital.

Una nueva obra de perforación para toma de agua en la presa de Boquilla, beneficiará el Distrito de Riego de Delicias, Chihuahua.

La red de canales de distribución, camino drenaje del Distrito de Valsequillo. Pue.

Los canales del río Santiago de la presa Cuauhtémoc, en Altar, Sonora, de la presa cuarenta, Jalisco, de Jolotepec, México y del Río verde, San Luis Potosí y los drenes del Río Frío, Tamaulipas.

Además se continuó trabajando en Baja California en la red de canales y estructuras del Río Colorado y en la perforación de pozos en el Distrito Sur en Chihuahua, en la terminación de canales de Delicias en la red de drenaje del Valle de Juárez; en Durango en la construcción de la presa de peña del Águila; en Guanajuato, en el canal Coria; en Jalisco, en la presa de Tecotán y en los canales y drenes de la Ciénaga de Chapala; en Sinaloa en la red de distribución de Culiacán; en Sonora, en el canal del alto del Yaqui y en la red de drenaje; en Tamaulipas; en la red de distribución del canal Anzaldúas; en Veracruz en la red de distribución del canal de la Antigua y, en Zacatecas en los canales de las presas Gobernador Reynoso y Excamé.

Se realizaron trabajos de construcción de canales de la región lagunera para dar ocupación a un promedio diario de quince mil ejidatarios que por la sequía no podían dedicarse a sus labores agrícola.

Se prosigue la contribución de la presa internacional de Falcón, para el riego de doscientas veinte mil hectáreas y generación de treinta y un mil quinientos kilovatios; la iniciación de la presa Mocuzari, para aprovechar las aguas del río Mayo en riegos y generaciones de energía eléctrica y la de los canales de riego del río de San Fernando, en Tamaulipas.

Se trabajó en doscientos cuarenta y tres obras de pequeño riego, repartidas entre los Estados de las cuales se terminaron ciento ochenta y una para treinta mil seiscientas hectáreas.

La superficie beneficiará con las obras de riego realizadas en el año, tanto grandes como pequeñas, es de trescientas veinticinco mil cuatrocientas cincuenta y ocho hectáreas.

Debemos hacer notar que el setenta por ciento de la superficie anterior está en manos de ejidatarios y pequeños propietarios que poseen menos de veinte hectáreas.

A pesar de la sequía que ha azotado el norte del país se regaron cerca de un millón de hectáreas del millón y medio de que constan los distritos de riego.

Se terminaron o están en ejecución obras de aprovisionamiento de agua potable en ciento noventa y dos estaciones para beneficio de tres millones de habitantes entre las que debemos mencionar su importancia las siguientes: Aguascalientes, Saltillo, Salvatierra, Guadalajara, Monterrey, Morelia, Cuernavaca, Puerto de Veracruz, Córdoba, Río Blanco, Nogales, Minatitlán, Coatzacoalcos, Zacatecas, Tampico, Ciudad Madero, Tijuana, Acapulco, Valle del Mezquital, Mazatlán, Villa Hermosa y Ciudad Victoria.

Esta obras se ejecutan fundamentalmente con fondos del gobierno Federal, de los Estados y Municipios y con aportación de particulares; y con préstamos proporcionados por el Banco Nacional Hipotecario Urbano y de Obras Públicas.

En materia de alcantarillado, los trabajos terminados beneficiaron a nueve poblaciones con trescientos setenta mil habitantes y están en construcción los correspondientes a ocho poblaciones con cuarenta y siete mil habitantes.

Se destinaron diecisiete millones de pesos a la conservación de los ríos del valle de México, al acondicionamiento del nuevo túnel de Tequixquiac; a la bonificación de los terrenos del lago de Texcoco y a ejecutar los trabajos recomendados por la Comisión hidrológica del valle de México.

La Comisión del Papaloapan invirtió en el último ejercicio la cantidad de noventa y ocho millones de pesos, en el desarrollo de los siguientes trabajos: establecimiento de agua potable a numerosos poblados ribereños.

Se prosigue la construcción de la gran presa de almacenamiento sobre el río Tinto que además de controlar avenidas, generará ciento veinte mil kilovatios y regará ciento cincuenta mil hectáreas.

Esta presa debió haberse terminado en el presente ejercicio, debido a la creciente extemporánea de junio sufrió un considerable retraso.

Es satisfactorio que aun cuando la presa no pudo operar, las cortes de rectificación del cauce del río y el bordo-carretera que la inundación alcanzara proporciones graves; la carretera de la margen izquierda trabajando como bordo de defensa protegió a un setenta por ciento de los habitantes y tierra de la región.

Se terminó la pavimentación y construcción de puentes en la carretera Tinajas-tierra Blanca-Ciudad General Alemán y está a punto de terminarse la pavimentación de la que va de esta última ciudad por Cosamaloapan hasta Tlacotalpan.

Se están abriendo al cultivo veintiocho mil hectáreas que regará la gran presa y de las cuales el setenta por ciento se está entregando a campesinos.

La Comisión del Tepalcatepec invirtió treinta millones de pesos, cantidad con la que se terminaron las obras del río Capatitzio - Cajones, para regar doce mil hectáreas, así como las obras de captación y conducción de las aguas del río Grande de Tepalcatepec para riego de veinticuatro mil hectáreas; además de seis obras de pequeño riego para ocho mil hectáreas.

Con la cooperación de la Comisión Federal de Electricidad se continuaron las obras de la planta hidroeléctrica del Cóbano, para cincuenta kilovatios.

Se terminaron prácticamente la pavimentación y obras de arte de la carretera Uruapan - Apatzingán, igualmente la red de caminos vecinales que incluye trescientos kilómetros de caminos revestidos y cuatrocientos de brechas transitables; se construyeron veinte nuevas escuelas; se continuaron importantes trabajos de urbanismo que incluyen nuevo trazo de las poblaciones, obras de agua potable y drenaje y nuevos edificios públicos en las diversas poblaciones de la cuenca.

La Comisión del Río Fuerte terminó las presas de derivación para alimentar los canales SICAE y Cahuinahua y la red de distribución de estos canales, para el riego de setenta mil hectáreas; inició la construcción de la gran presa de almacenamiento Miguel Hidalgo y Costilla, sobre el río mencionado, para el riego de doscientas setenta mil hectáreas y la generación de setenta mil kilovatios.

La Comisión de Grijalva, de reciente creación, ha iniciado ya los estudios necesarios para el desarrollo integral de la cuenca de este importante río.

La Comisión Federal de Electricidad terminó las siguientes plantas generadoras nuevas o unidades adicionales, con capacidad en conjunto de ochenta y cinco mil doscientos setenta y dos kilovatios; hidroeléctrica El Encanto, en el Estado de Veracruz, con dos unidades de cinco mil cada una; termoeléctrica, en Chihuahua, con dos unidades cada una de quince mil; diesel eléctrica, en Ciudad del Carmen, Campeche, con dos unidades cada una de novecientos; diesel eléctrica, instalación temporal de la planta de La Boquilla, en Chihuahua, con cinco unidades de mil kilovatios cada una; hidroeléctrica Tepazolco, Puebla, con dos unidades de cinco mil cuatrocientos cuarenta cada una; hidroeléctrica, en las minas, en Veracruz, tercera unidad con cuatro mil ochocientos; Termoeléctrica, en Monterrey, Nuevo León, con una unidad de quince mil; más diversas adiciones a plantas existentes y otras unidades menores de mil kilovatios que en conjunto representan una capacidad de siete mil setecientos noventa y dos kilovatios.

Por otra parte, durante el período indicado las empresas particulares pusieron en operación plantas para el servicio privado con capacidad de once mil cuatrocientos cuarenta y cinco kilovatios y fue terminada una de las unidades de treinta y tres mil kilovatios, de la planta de Lechería destinada al servicio público de la Compañía de Luz y Fuerza Motriz.

La Secretaría de Bienes Nacionales publicó el Directorio del Gobierno Federal y un volumen en que contiene las normas jurídicas que rigen su funcionamiento.

Se catalogaron doscientos treinta y seis predios, incorporándolos al patrimonio de la nación.

Mediante la supervisión de tres mil proyectos y contratos de obras que representan un valor total de mil ochenta y tres millones, ochocientos mil pesos, se logró un ahorro de treinta millones, seiscientos mil pesos.

Se registraron y controlaron subsidios por valor de trescientos veintitrés millones, cien mil pesos.

Se autorizaron cuarenta y seis mil pedidos para adquisiciones con monto total de seiscientos cuarenta millones de pesos; obteniéndose un ahorro de dos millones, cien mil pesos.

Las cuarenta y seis Juntas Federales de Mejoras Materiales que existen dispusieron de un presupuesto de noventa y un millones trescientos mil pesos, y se destacan como sus más importantes obras, las siguientes: la carretera panorámica en el Puerto de Acapulco; la Escuela Naval Antón Lizardo; la construcción de la Facultad de Medicina y las escuelas Ignacio Allende y Francisco J. Clavijero, en Veracruz; el edificio de la Aduana en Ciudad Juárez, las escuelas Mártires de Chicago, Maniobras Marítimas y Filemón Villafaña en Progreso. Yucatán, y el edificio de la Aduana en Torreón; el drenaje y la electrificación de Nuevo Laredo; la carretera al mar y el parque deportivo Ingeniero Eduardo Chávez, en Matamoros, y la Escuela Secundaria y de Bachilleres en Coatzacoalcos, Veracruz.

Puestos Libres realiza en Coatzacoalcos la construcción de la bodega número seis con el muelle respectivo, con valor de cuatro millones de pesos.

El muelle número dos, que era de madera, se construyó de cemento armado.

Se hizo una estación para suministrar combustible a los barcos mientras hacen operaciones de carga.

En Salinas Cruz se han construido las bodegas cinco y seis, así como el piso de los muelles al occidente del puente levadizo y se ha construido una estación para suministrar combustible a los busques.

Capítulo V.

Defensa Nacional.

La Secretaría de la Defensa Nacional buscando una mejor organización militar creó la décima Región Militar; tres divisiones del Servicio Militar Nacional, dos batallones de infantería del Servicio Militar Voluntarios, la tercera compañía de tropas de Aeronáutica y dos cuerpos de Defensa Rurales.

Se registraron doscientos diez mil jóvenes de la clase mil novecientos treinta y tres del Servicio Militar Nacional, encuadrándose en las unidades ciento sesenta mil para cubrir las plazas de igual número de liberados de la clase mil novecientos treinta y dos.

Las unidades del Servicio Militar Voluntario y del Servicio Militar Nacional, consumieron treinta y seis millones de cartuchos de diversos calibres, en la realización de ejercicios tácticos, prácticas y competencias de tiro.

En el campo militar número uno de esta capital, se terminó la construcción de los cuarteles destinados al regimiento de caballería y al batallón

de ingenieros de la primera división, así como la del casino, cine y estadio de la brigada mecanizada.

Se inició la construcción del campo militar de Toluca, México, y van adelantándose las nuevas edificaciones destinadas al Heroico Colegio Militar en Cuernavaca, Morelos.

La base aérea militar de Santa Lucía, México, dispone ya de los edificios destinados a talleres y Comandancia del cuarto Escalón; quedando lista para el servicio la pista principal y en proceso de construcción la de acceso número uno con sus respectivas plataformas y pistas de maniobras.

En la base de Zapopan se construyó la línea de energía eléctrica desde Los Colomos, Jalisco; se iluminó la pista número uno y se terminaron el gimnasio, la alberca y el casino.

En veintitrés diferentes obras terminadas y entregadas en los Estados, se invirtieron dieciséis millones de pesos; se adquirieron con destino a la Fuerza Aérea trece aviones AT - SEIS North American, un hangar tipo B - 17, refacciones y paracaídas.

Muy importante ha sido la participación del instituto armado en las campañas sostenidas por el régimen contra el tráfico de enervantes, la mosca prieta, la langosta, la oncocercosis y la deforestación; pero, indudablemente, su cooperación en la irradiación de la fiebre aftosa, constituye su más brillante esfuerzo.

Contingentes del Ejército y de la Fuerza Aérea se distinguen en el auxilio de los damnificados durante la inundación de la región de Tampico, Tamaulipas.

La Comisión Cartográfica Militar publicó diez hojas de la Carta General de la República.

En la promoción general correspondiente a mil novecientos cincuenta y uno, ascendieron mil seiscientos jefes oficiales.

Se sortearon un mil cuatrocientos diecinueve lotes en los terrenos urbanizados en las Lomas de San Isidro, en los que se construirán casas cuyo importe cubrirán los beneficiados, mediante el pago de rentas módicas.

El Gobierno concedió un crédito especial para la adquisición de terrenos y construcción de casas en la colonia urbana Ejército Nacional, de esta capital, en beneficio también de los integrantes del Ejército y la Armada.

Se aumentó un diez por ciento de los haberes de todos los miembros del Ejército y la Armada del sobra haber regional, en cierta zonas del país, y del subsidio acordado por concepto de raciones.

Se autorizó partido presupuestal para proporcionar alimentación al personal encamado en las enfermerías y se amplió la cadena de tiendas instaladas por la CEIMSA, comprendiendo las zonas militares foráneas.

Las adquisiciones de material de guerra destinado al Ejército y la Fuerza Aérea Mexicana durante este período, importaron la cantidad de nueve millones cien mil pesos.

El Banco del Ejército y la Armada hizo préstamos a corto plazo por valor de treinta y cinco millones, trescientos sesenta mil pesos.

Al aumentar en un diez por ciento el Seguro de Vida Militar, el importe de las pólizas en vigor para militares en servicio activo y retirados asciende a ciento cuatro millones, doscientos noventa mil pesos.

Se han erogado por el departamento de la Industria Militar dos millones seiscientos mil pesos, en la construcción del Laboratorio Central de Pruebas, y ha adquirido maquinaria y equipo para su funcionamiento con valor de once millones de pesos.

Se continúa la fabricación en serie de la pistola Obregón calibre 45 y del fusil mosquetón modelo mexicano calibre siete sesenta y dos.

Se han terminado las primeras partidas de proyectiles para bazooka; para morteros de sesenta y ochenta y un milímetros; para cañones de treinta y siete milímetros y bombas de aviación de doce y setenta kilogramos.

Se ha resuelto el problema de fabricación de la pólvora de doble base para material de artillería.

La Planta Piloto de Sosa Cloro y Derivados ya inició la elaboración de diversos productos a fin de año podrá ponerlos en venta.

Se ha intensificado la fabricación de productos medicinales con destino al Ejército Nacional.

La Secretaría de Marina adquirió nueve unidades de guerra y una unidad auxiliar con un desplazamiento total de siete mil trescientos diecisiete toneladas.

En la actualidad la Armada Mexicana cuenta con treinta y dos unidades de guerra y siete unidades auxiliares con un desplazamiento total de treinta mil ochocientas nueve toneladas.

La vigilancia de nuestras costas encomendada actualmente a las unidades de guerra de la Armada, se ha redoblado considerablemente.

Para ejercer esta vigilancia, se navegaron ciento quince mil millas náuticas.

Se organizó el primer batallón de Infantería de Marina.

En diques y astilleros de la Secretaría de Marina se construyeron embarcaciones cuyo desplazamiento suma ochocientas sesenta toneladas y se hicieron reparaciones a buques con desplazamiento total de doce mil toneladas.

Las trece dragas con que cuenta México tienen una capacidad de dragado de cinco mil novecientos catorce metros cúbicos por hora.

Se realizaron trabajos de dragado en diversos puertos, ríos y lagos con un volumen de tres millones, sesenta y nueve mil, ochocientos dieciocho metros cúbicos.

Se matricularon quinientas sesenta y dos embarcaciones con un desplazamiento total de treinta y un mil setecientas treinta y seis toneladas, lo que representa un aumento de once y medio por ciento en el año.

Actualmente están matriculadas mil seiscientas cuatro embarcaciones con un desplazamiento total de trescientas tres mil, setecientas sesenta y seis toneladas.

La Secretaría de Marina concedió autorización de pesca a mil ocho embarcaciones; habiéndose obtenido productos con un peso de ciento treinta y siete mil seiscientas treinta y tres toneladas.

Con una inversión de setenta millones, ochocientos cincuenta mil pesos, se han ejecutado en diversos puertos importantes obras, de las cuales se mencionan las siguientes:

En Tampico:

Reparación y conservación de la escollera norte. Construcción total del muelle de dragas y del fluvial y ampliación del astillero.

En Tuxpan:

La escollera norte de este puerto tendrá en diciembre próximo una realización de ochocientos cuarenta metros y la del sur setecientos treinta y cinco metros, que significan un avance de cincuenta y cinco por ciento del proyecto total.

En el mes de octubre del presente año quedará terminado un canal de navegación de cuatro y medio kilómetros de largo con un ancho de sesenta metros y profundidad de once metros.

Puerto de Veracruz:

Construcción de muelles marginales en Calafates - Punta del Saldado - Ulúa e iniciación del astillero de Petróleos Mexicanos, en el que se podrán hacer reparaciones de barcos tanto de Petróleos Mexicanos como de la Marina nacional y posteriormente se adaptará para la construcción de embarcaciones.

Además, un tercer muelle de altura con sus bodegas, que se pondrán en servicio este año.

Se ha tenido el sistema de vías de los muelles nuevos y se construye un bulevar que comunicará a San Juan de Ulúa.

Puerto de Frontera: quedaron terminadas las obras de construcción del muelle fiscal y sus bodegas y se comenzaron las de las escolleras.

Ensenada, Baja California: se hace la construcción de las escolleras.

En Mazatlán: se sigue trabajando en las obras portuarias complementarias.

En Acapulco: se construyeron casas para jefes y oficiales de la Armada Nacional.

En Manzanillo: está por terminarse el Malecón del Paseo.

Capítulo VI.

Política Económica.

El crecimiento que se ha venido registrando en el país desde hace varios años ha proseguido.

El periodo que abarca este Informe señala un incremento en el volumen de la producción industrial, una tendencia menos acentuada en la elevación de los precios en los últimos meses y un mejor abastecimiento de productos nacionales o de importación en favor de los consumidores.

La industria minera, en los primeros meses del período a que este Informe se refiere, obtuvo el beneficio de los altos precios, en que se mantuvieron las cotizaciones, principalmente de los metales industriales; pero a partir del primer trimestre del año en curso, debido a una reducción de la demanda exterior, se observaron disminuciones en los precios del plomo y del cinc y se registró, en cambio, un importante aumento en la cotización del cobre.

El valor de los productos mineros - no obstante el descenso de los volúmenes - fue superior en conjunto, al importe que alcanzaron en el período pasado.

La Secretaría de Economía sigue estudiando la potencialidad minera del país, para efectuar explotaciones que no se lleven a cabo por la iniciativa privada o cuando lo exijan los intereses generales.

Presentan buenas perspectivas las investigaciones mineras sobre yacimientos de substancias indispensables para nuestra economía, como las rocas fosforíticas y el azufre; los depósitos de fierro y los de carbón, uranio y otros metales y minerales estratégicos.

Las industrias de transformación señalan un volumen de producción que según el índice relativo es doce por ciento más alto que el correspondiente al año de mil novecientos cincuenta; y el valor de los artículos producidos tuvo en el último año un aumento de veinticinco por ciento.

Con excepción de los tejidos de lana, en los que se advierte un descenso en el volumen producido, el sector textil obtuvo aumentos tanto en volumen como en valor de la producción.

En los últimos meses, como reflejo de una situación de carácter mundial, esta industria se enfrenta a problemas de almacenamiento que han sido objeto de consideración por el Gobierno.

También tuvieron aumento en el volumen y en valor las industrias alimenticias, entre las que se encuentran las que producen harina, conservas, aceites vegetales, azúcar y cerveza, así como las empresas productoras de hule, papel y alcohol, y señaladamente la industria de la Construcción.

Entre las industrias que recibieron protección especial pueden mencionarse las productoras de resinas sintéticas, la fabricación de refractarios, las de artículos de hierro y acero, la textil, la manufactura del vestido, la de muebles, la de aparatos eléctricos, la de útiles y herramientas de mano, la que fabrica bombas para pozo profundo, la de productos químicos y medicamentos.

Se redujeron los aranceles de importación de los antibióticos, los insecticidas, los aceites esenciales, los objetos para las ciencias, las artes y la culturas y las materias primas para la fabricación de medicinas.

También se ha buscado la protección a la industria y a los recursos naturales mediante subsidios y exenciones de impuestos.

Se observa una iniciación de descenso, aunque leve, en el precio de las telas para vestido de la gran población del país, como manta, mezclilla, cambaya y otras similares.

El índice de precios al mayoreo registra de septiembre de mil novecientos cincuenta y uno al mes de mayo del presente año un incremento menos acelerado.

El abastecimiento anterior de artículos de consumo necesario mejoró con determinadas excepciones.

Con objeto de mantener los precios de artículos alimenticios al alcance del pueblo, la CEIMSA otorgó subsidios para maíz, harina, frijol, huevo y trigo, con valor total de ciento noventa y nueve millones de pesos.

Para resolver el problema de almacenamiento de granos y evitar pérdidas, la CEIMSA llevó a cabo en México la construcción de silos con capacidad de cincuenta mil toneladas, susceptibles de ampliarse al doble y en los muelles del Puerto de Veracruz se pusieron al servicio silos de acero con capacidad de cinco mil toneladas.

Asimismo, adquirió doscientos carros - tolva para el fácil manejo y transporte de granos.

El Gobierno está construyendo en Tlalnepantla, para que queden terminadas en octubre próximo, dos plantas, una de ellas productora de harina de maíz que tendrá una capacidad de trescientas toneladas diarias; y la otra, rehidratadora de leche para veinticinco mil litros diarios de producción en su primera unidad.

Se han intensificado los esfuerzos para dotar al país de nuevas industrias básicas.

Entre las promociones más importantes deben mencionarse, además de las expresadas en Informes anteriores, varias fábricas de celulosa y de papel.

Han prestado también su apoyo a la industria químico-farmacéutica, a la industria empacadora del camarón, a la empacadora de piña y conservas alimenticias, y ha otorgado decidida ayuda a la importación de maquinaria y de autotransportes.

La política financiera se enderezó hacia el mantenimiento del valor del peso sin dejar de estimular al mismo tiempo, el progreso del país, la integración de la industria y el aumento de la producción.

Durante los primeros seis meses del año actual hubo que confrontar varios factores adversos al sostenimiento del valor exterior de nuestra moneda.

Ante el peligro de trastornos mundiales -y con saludable excepción- el Gobierno estimuló la importación de materias primas y maquinaria por la que se hicieron importaciones extraordinarias desde mil novecientos cincuenta y uno, para cubrir necesidades del presente año y también para el próximo.

En la época inmediata a las elecciones del seis de julio próximo pasado, algunos capitalistas, temerosos acaso de desordenes políticos o movidos por propósitos de especulación, provocaron una demanda extraordinaria de divisas extranjeras.

En consecuencia, disminuyeron las reservas en nuestra institución bancaria central, aunque sin llegar a poner en ningún momento en peligro la estabilidad del tipo de cambio, ya que las reservas estuvieron siempre por encima de las fijadas por la ley y no hubo, por tanto, necesidad de que el Gobierno acudiera a las reservas adicionales que para sostener la paridad establecida tiene a su disposición en el Fondo Monetario Internacional y -por convenio entre los dos Gobiernos- en la Tesorería norteamericana.

Para evitar un aumento repentino del medio circulante, la Secretaría de Hacienda dio instrucciones al Banco de México para que permitiera que el margen entre el precio de compra y el de venta de dólares se ampliara en tal forma que sosteniendo invariable la paridad de ocho sesenta y cinco para la venta de esa divisa, dejara sin embargo que la oferta y la demanda determinará el precio de compra de esta moneda.

Tal forma de operar ha dado al mercado de cambios mayor agilidad e incidentalmente ha ocasionado que quienes temieron por porvenir de nuestra moneda o especularon con ella, hayan sufrido quebranto, en vez de obtener utilidades con las compras innecesarias de dólares que realizaron.

Nuestra moneda ha salido así, airosa de esta prueba y una vez desaparecidas las causas de carácter transitorio y especulativo, el Banco de México ha venido recuperando sus reservas que en la actualidad están prácticamente al mismo nivel que tenían el año pasado en esta misma fecha; el peso ha mostrado su firmeza constante.

Además, para cuidar nuestra reservas y al mismo tiempo teniendo en consideración que no parecía inmediato el peligro de que se impusieran nuevas restricciones al comercio internacional, las autoridades monetarias restringieron las facilidades de crédito que se habían concedido a la importación.

Asimismo, se han elevado moderadamente y previo estudio cuidadoso de cada caso, las tarifas arancelarias para varios artículos que no son indispensables, dejando, en cambio, vivas las facilidades existentes para la importación de la maquinaria y el equipo que requieran la agricultura y la industria, así como de materias primas y semi-elaboradas que utiliza la manufactura nacional.

Para el mismo fin se disminuyeron los impuestos que gravan la salida de mercancías, buscando siempre ponerlas dentro de los precios reales del mercado internacional.

Es así como actualmente disfrutan de tratamientos excepcionales cuatrocientos cincuenta y ocho artículos de exportación, lo que representa un sacrificio fiscal de ochenta y ocho millones de pesos al año.

No obstante las medidas tomadas, la balanza comercial en el periodo comprendido de septiembre de mil novecientos cincuenta y uno al treinta y uno de mayo de mil novecientos cincuenta y dos dejó un saldo desfavorable para nuestro país, ya que las importaciones llegaron a la cifra de cuatro mil novecientos sesenta y nueve millones de pesos, mientras las exportaciones ascendieron a tres mil seiscientos setenta y un millones de pesos.

Este saldo quedó compensado con los gastos hechos por turistas extranjeros y por otros renglones de nuestra balanza de pagos, con los cuales ésta sólo tuvo un déficit calculado en treinta y tres millones de dólares.

Hay que hacer notar que las importaciones mencionadas fueron principalmente de bienes de capital que contribuyeron a la industrialización del país y a la mecanización de la agricultura.

En efecto, la maquinaria y equipo importados fueron el cuarenta por ciento del total y las materias primas ascienden al treinta y ocho por ciento; mientras que los artículos no indispensables llegaron sólo al diez y medio por ciento, los combustibles y energía eléctrica al tres por ciento, los alimentos al dos y medio por ciento y otros renglones al seis por ciento.

También se ha mantenido la regulación cuantitativa y cualitativa del crédito que fue puesta en vigor por el Banco de México de común acuerdo con la Asociación Nacional de Banqueros y de la cual di cuenta a vuestra soberanía en mi Informe anterior.

Se han obtenido los resultados que se buscaban y se ha manejado el crédito con suficiente flexibilidad para atender las condiciones variables del mercado, impidiendo que se disminuyera el medio circulante en forma rígida en el sistema crediticio.

La disminución de las reservas y la alimentación del crédito ocasionaron una saludable contracción del medio circulante cuya repercusión sobre los precios se hizo sentir desde luego.

Tal contracción fue de seiscientos ocho millones de pesos que aparecen de la comparación de las cifras correspondientes al treinta y uno de diciembre de mil novecientos cincuenta y uno, con las del diecinueve de julio de mil novecientos cincuenta y dos.

Todos los gastos realizados por el Gobierno fueron cubiertos por ingresos normales del Fisco, de suerte que aun en aquellos casos en que se ha hecho gastos extraordinarios para conservar el ritmo adecuado de las obras públicas o para atender situaciones imprevistas, no se ha tenido que recurrir a emisiones de dinero de carácter inflacionista.

Dentro del Presupuesto de este año se han venido pagando los doscientos veintinueve millones de pesos, que como se explicó en el Informe anterior, el Gobierno permitió que fuera financiados por algunos contratistas, haciendo obras por una cantidad mayor de los que se había autorizado en el Presupuesto de mil novecientos cincuenta y uno.

Por otra parte, se continuaron los esfuerzos para intensificar el ahorro y para encauzar los recursos del crédito privado hacia la producción, aplicando las reglas expedidas por el Banco de México para el manejo de los depósitos de los bancos particulares.

Por su parte, el Patronato del Ahorro Nacional y la Nacional Financiera pudieron recoger nuevos recursos del público para su inversión productiva orientada por el Estado.

A pesar de la urgencia creciente de recursos, el Ejecutivo a mi cargo mantuvo firme su resolución de no incrementar sensiblemente los impuestos, aunque éstos siguen siendo más bajos en México que en la mayoría de los países del mundo.

Consecuentemente, las modificaciones propuestas a vuestra soberanía en las varias leyes de carácter fiscal, fueron fundamentalmente para dar nuevas facilidades al causante, hacer más sencillo el pago de los impuestos o corregir deficiencias que la práctica había demostrado.

Para sostener el crédito de México en el alto nivel a que ha podido colocarse, se han mantenido al corriente los servicios de amortización e intereses de la Deuda Pública tanto interior como exterior.

Dicha deuda ha tenido durante los últimos doce meses las siguientes causas de incremento: nueve millones de dólares para la emisión de bonos al tres y medio anual para pagar el saldo insoluto en la adquisición del antiguo Ferrocarril Sud - Pacífico de México; cincuenta millones de pesos de aumento a la Deuda Interior de cuarenta años sin intereses, destinados al pago de reclamaciones por expropiaciones agraria de pequeña propiedad y, finalmente, veinte millones de pesos, como saldo del importe de las acciones del Ferrocarril del Noroeste de México que fue adquirido por el Gobierno en la suma de veinticinco millones de pesos.

El total de la Deuda Pública Directa del Gobierno Federal al treinta de junio de este año llegaba a la cifra de tres mil trescientos cincuenta y cuatro millones, incluyendo algunas deudas de los Estados que fueron asumidas por el Gobierno Federal.

Esta cifra es menor en doscientos sesenta y un millones de pesos a la que existía en la misma fecha del año de mil novecientos cincuenta y uno.

Dentro de las líneas de crédito otorgadas desde años anteriores - y sin llegar a disponer de ellas en su totalidad - el Gobierno obtuvo en el período de este Informe, por conducto de la Nacional Financiera y para la industrialización del país y algunas obras públicas de carácter estrictamente productivo, las siguientes cantidades: del Banco de Exportaciones e Importaciones de Washington, sesenta y siete millones y medio de dólares, y del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento veintinueve millones setecientos mil dólares.

Por otra parte, conforme se han ido venciendo los plazos se han pagado puntualmente las amortizaciones vencidas de años anteriores, por la suma de trece millones setecientos mil dólares.

La Secretaría de Agricultura y Ganadería, con equipo adquirido durante el período de que se informa, realizó estudios geográficos y geodésicos y levantó las cartas acotadas de los Estados de Coahuila, Jalisco, Tamaulipas, Puebla y Chihuahua.

Se instalaron nuevas estaciones meteorológicas, modernizando los equipos en los Estados de Veracruz y Tamaulipas, y se establecieron estaciones de cooperación internacional para la previsión del tiempo.

Se dio orientación técnica a los agricultores, organizándose veinticuatro exposiciones agrícolas y de fruticultura.

Se continuó la campaña contra la mosca prieta de los cítricos dentro de la que se han podido adaptar y producir en gran escala, cinco parásitos de la mosca, traídos desde la India y Panamá, así como varios predatores obtenidos en México.

Se estableció la vigilancia cuarentenaria tanto nacional como internacional, para evitar la introducción y propagación de nuevas calamidades.

Se ataca la langosta migratoria en nuevos brotes que aparecieron en diversas zonas y se sigue colaborando en esta campaña con las países de Centroamérica.

En la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, México, se terminó el Laboratorio de Biología; se construyeron: la unidad deportiva, dos dormitorios y un auditorio, con una inversión de siete millones trescientos veinte mil pesos, con lo que se dará cabida a doscientos cincuenta alumnos más.

En la Escuela de Agricultura Antonio Narro, de Saltillo Coahuila, y en la Escuela de Agricultura de Ciudad Juárez, Chihuahua, se construyeron edificios fundamentales para dichas instituciones.

A través del Instituto de Investigaciones Agrícolas, de la Oficina de Estudios Especiales, de la Fundación Rockefeller y de la Comisión del Maíz, se continuaron los trabajos para modernizar nuestra agricultura; se atendió la formación de nuevas semillas de maíz, frijol, trigo y arroz, así como de algunos cultivos de exportación en treinta y siete campos experimentales.

De las variedades maiceras de polinización libre Briseñas, Celaya y Llera Tercera, así como de los híbridos derivados de ellas, se sembraron este año más de cuatrocientas mil hectáreas.

Se seleccionaron dos variedades de caña y se determinaron fórmulas de abono que aumentarán la producción; se están produciendo gran cantidad de árboles de cacao de alto rendimiento y se ha logrado perfeccionar el injerto de los árboles de caucho para inmunizarlos contra la enfermedad de la hoja causada por el hongo.

La Comisión Nacional del Café distribuyó quinientas cuarenta mil plantas a los caficultores y se terminó el edificio de la propia Comisión, incluyendo el laboratorio equipado.

Se han importado doce millones de raíces aéreas y sarmientos de olivo. Tres y medio millones por la Comisión Nacional del Olivo, y el resto por la iniciativa privada.

En el Estado de Sonora se localizaron y se declararon colonizables, cuatro millones de hectáreas de terrenos nacionales y particulares.

Se acomodaron colonos en trescientas mil hectáreas, en donde se construyeron pozos profundos, convirtiendo en prósperas las zonas desérticas.

Del ex latifundio de Palomas, Chihuahua, se formaron diversos ranchos ganaderos, en poder de mexicanos, en una extensión de seiscientas sesenta y ocho mil hectáreas que ya están en explotación, y se destinaron a la colonización agrícola noventa mil hectáreas que se estiman propias para la agricultura.

El Banco Nacional de Crédito Ejidal otorgó préstamos por trescientos noventa y siete millones, quinientos mil pesos; siendo para cultivos, trescientos cuarenta y dos millones de pesos, de los cuales ochenta y nueve millones fueron para maíz y para desmontes un millón, quinientos mil pesos; para perforar ochenta y siete pozos, dotados de sus equipos de bombeo, quince millones de pesos; para adquirir ciento noventa tractores equipados y otra maquinaria agrícola y animales de trabajo, diez millones de pesos; para industrias agrícolas, la inversión fue de diez millones de pesos y diecinueve millones para gastos de administración.

En cooperación con la Secretaría de Salubridad, se invirtieron tres millones, cien mil pesos, en servicios médicos ejidales, para tender doscientos noventa mil ejidatarios.

El Banco Nacional de Crédito Agrícola y Ganadero operó con un total de trescientos once millones de pesos, siendo para crédito de avío doscientos ocho millones de pesos y para crédito refaccionario ciento tres millones de pesos, distribuidos así: diez millones de pesos para desmontes; veintisiete millones de pesos para perforar quinientos diez pozos con setecientos treinta y tres equipos de bombeo; cincuenta y seis millones de pesos para adquirir setecientos quince tractores equipados; cinco millones de pesos para crédito ganaderos y cinco millones de pesos para fertilizantes.

Se aumentó el presupuesto para el servicio forestal y de caza hasta veinte millones de pesos, con objeto de asegurar la conservación de nuestras reservas.

Se redujo el número de explotaciones forestales hasta en un treinta y tres por ciento.

Se dictaron decretos de veda que abarcan el Territorio Norte de Baja California, el Estado de Oaxaca y las cuencas de los ríos Papaloapan y Florido.

Se están reforestando las cuencas de los ríos Nexapa, Necaxa, Lerma, Los Remedios y Hondo.

Se inició la aerosiembra de semillas de diversas especies y en los viveros oficiales se obtiene una producción de ciento veinte millones de arbolitos.

Se suprimió la exportación de madera en rollo y se restringió en treinta por ciento la exportación de maderas de pino.

Se promulgó nueva Ley de Caza que sólo permite la que se lleva a cabo con fines deportivos.

Se construyó un criadero en San Cayetano, México, para la propagación de las especies próximas a extinguirse.

Nuestra producción ganadera sigue aumentando como consecuencia del uso de sementales de alto registro, de la inseminación artificial y de los constantes estímulos técnicos y crediticios para los productores, a pesar de las enfermedades del ganado y de las sequías sufridas en algunas regiones.

La producción agrícola, por su parte, también aumentó considerablemente no obstante los accidentes climáticos adversos.

Durante el presente ciclo se sembrarán nueve millones, quinientas mil hectáreas, lo que significa un incremento de cuatrocientas setenta mil hectáreas.

Maíz.

La cosecha de mil novecientos cincuenta y uno alcanzó una producción de tres millones cuatrocientas mil toneladas y para nivelar el mercado sólo hubo necesidad de importar veintidós mil toneladas; menos del uno por ciento de lo que se produce.

Se espera que la cosecha del presente año será de tres millones, setecientos cincuenta mil toneladas, lo que permitirá satisfacer las necesidades del consumo y tener un sobrante de consideración.

Trigo.

La cosecha del presente año llegó a quinientas ochenta y cinco mil toneladas, sensiblemente mayor que la del año pasado.

Frijol.

La cosecha de mil novecientos cincuenta y uno fue de doscientas setenta y cuatro mil toneladas.

Se perdió más del catorce por ciento y se importaron veintisiete mil toneladas.

Se estima que la próxima cosecha será de trescientos dieciséis mil toneladas.

Arroz.

La cosecha se estima en ciento veintiocho mil, setecientas toneladas de arroz limpio, que representan un incremento de nueve mil setecientas toneladas del presente año sobre el pasado.

Algodón.

Las siembras del presente año nos permiten esperar una cosecha mayor de un millón de pacas.

Grasas.

La producción se espera alcance doscientas cincuenta mil toneladas, con un incremento de treinta y un mil toneladas sobre el año pasado.

Azúcar.

Para el presente año la zafra rindió más de seiscientas noventa mil toneladas, o sea un incremento superior a treinta y ocho mil toneladas.

Frutas.

Se calcula un volumen de un millón setecientas mil toneladas, que representan un incremento de cincuenta mil toneladas sobre la producción inmediata anterior.

Ganadería.

La exportación de carnes en conserva y congeladas, alcanzó un valor de más de ciento nueve millones de pesos.

Comercio exterior.

Nuestra balanza comercial de productos agropecuarios en mil novecientos cincuenta y uno ascendió a ochocientos treinta millones de pesos.

El valor de los principales productos agrícolas de consumo y de exportación durante el período a que se contrae este Informe fue de siete mil treinta y cinco millones de pesos, cantidad que representa un incremento de mil trescientos cuarenta millones de pesos sobre el valor de la misma producción del ciclo anterior.

En el ensanchamiento y modernización de vías de los Ferrocarriles Nacionales de México se erogaron durante el presente ejercicio gubernamental ciento setenta y dos millones quinientos mil pesos;

colocándose riel de ciento doce libras en ochenta y tres kilómetros de la vía México - Laredo, en los que se había puesto de ciento diez libras.

Para el ensanchamiento de la línea México - Puebla - Oaxaca y sus ramales se colocó riel de ciento doce libras en ciento treinta kilómetros y de ochenta y cinco libras en el resto de la troncal.

En las líneas San Luis Potosí - Tampico y Tampico - Monterrey, se realizó el reforzamiento de terraplenes y cambio de durmientes, colocándose riel de ciento doce libras en novecientos veintidós kilómetros.

Actualmente se realiza su balastamiento y nivelación.

Continúa la rehabilitación de la línea de Ixtepec - Suchiate, en donde se reforzaron terracerías, se cambiaron durmientes, se colocó riel de setenta y ochenta y cinco libras en cuatrocientos diecisiete kilómetros.

Se terminó la planta de impregnación de Juchitán, que tendrá una producción de dos mil durmientes diarios y que substituye a la de Acámbaro.

Se efectuaron obras de reforzamiento terracerías, cortes y cunetas, tajos y túneles, desvíos y ampliación de laderos en diversos lugares del sistema y la construcción de la Presa de Cárdenas, San Luis Potosí con una inversión de seis millones de pesos.

En la adquisición de balasto se invirtieron cinco millones, trescientos mil pesos.

En el renglón de básculas se invirtieron un millón, quinientos mil pesos, instalándose una báscula de vía automática y transformándose seis en automáticas.

En la construcción de las principales terminales del sistema se invirtieron sesenta y cuatro millones de pesos; encontrándose concluida la de Jalapa.

Muestra sensible adelanto la terminal del Valle de México; en esta obra encuéntrase concluido el taller de coches y carros y adelantadas las demás edificaciones, así como los andenes de carga, patios y terracerías.

Se espera poner en servicio este mismo año la terminal de Laredo.

Se ha acelerado la construcción de la terminales de Guadalajara, Puebla y Monterrey.

Las terminales de Irapuato y San Luis Potosí fueron objeto de mejoras.

La terminal de pasajeros de la ciudad de México, que representa una exigencia urbana de primer orden y una necesidad ferroviaria inaplazable, encuéntrase en plena realización.

Se prosiguió la construcción del hospital de Matías Romero, Oaxaca, y se puso en servicio el nuevo Puesto de Socorro de Aguascalientes.

Se construyó la aceitera de Aguascalientes y las estaciones de Quiotepec y Telixtlahuaca, así como nuevas casas de máquinas, bodegas y cuartos de equipo en Oaxaca, Tomellín y Tehuacán.

Se transportaron veinticinco millones, setecientos mil personas.

Se movilizaron dieciséis millones, trescientas mil toneladas de flete; registrándose un aumento de un millón doscientas mil toneladas.

El índice general de eficiencia de los trenes de carga aumentó en dos mil toneladas de kilómetros brutos por tres - hora durante el primer semestre del año actual.

El uso de locomotoras diesel se extendió a los trenes de pasajeros entre México y Ciudad Juárez y a los servicios de carga rápidos a Laredo y Veracruz.

Se adquirieron once coches nuevos y en este año se pondrán en servicio las modernas unidades -carros pulman, observatorios, comedores y coches de primera- , fabricados en Suiza y Francia.

Los servicios médicos se mejoraron mediante la adquisición de materiales médicos y medicinas por seis millones de pesos.

El ferrocarril Mexicano rehabilitó las vías y líneas eléctricas, substituyendo cables, colocando durmientes, balastando y tendiendo riel, mediante la utilización de parte del crédito exterior obtenido y con recursos propios, con una inversión de siete millones de pesos.

Con la cooperación del Sindicato se construye en Orizaba un hospital.

La terminal de Veracruz aumentó su equipo; construyó la planta diesel y los talleres de pailería, cobrería y el edificio de guarda - equipo; cambió durmientes; adquirió equipo eléctrico, y mejoró sus instalaciones de abastecimiento de agua.

Las relaciones con el organismo obrero se mantuvieron dentro de la cordialidad y respeto mutuos.

Los trabajos de exploración realizados por Petróleos Mexicanos han aumentado a más de doscientos el número de las estructuras por probarse y que representan condiciones favorables para la acumulación de petróleo.

Se ha logrado el descubrimiento de campos productores denominados Tamiahua, Poza de Cuero, Concepción, Mexicano, Tulillo, Monte Solís, Coatzintla, Arroyo Blanco y Tenixtepec.

El segundo pozo perforado en este último campo y que se terminó el diecisiete de agosto último, por la riqueza en gas y las características del aceite que produce, así como por la alta potencialidad de su rendimiento, ha confirmado los datos en el sentido de haberse encontrado una continuación de la Faja de Oro.

Asimismo, el Poza de Cuero número uno, ha confirmado las expectativas que se tienen en la formación de Chicontepec, cuya amplitud permite esperar un campo de vasto desarrollo y una productividad tan satisfactoria como la del primer pozo de este campo que se estima en casi mil barriles diarios.

Se localizó asimismo el campo de Horcón, cuyo primer pozo rinde alrededor de quinientos barriles diarios.

Se perforaron sesenta y nueve pozos de exploración y doscientos sesenta y ocho pozos de explotación, o sea un total de trescientos treinta y siete.

El rendimiento potencial diario de estos nuevos pozos es de cincuenta y cuatro mil novecientos doce barriles de aceite y cincuenta y seis millones de pies cúbicos de gas.

La producción petrolera durante el período de este Informe ha sido de setenta y nueve millones de barriles de petróleo.

Las reservas de aceite montan a mil trescientos noventa y cinco millones de barriles, y las de gas montan a dos billones doscientos veintisiete mil, doscientos diecinueve millones de pies cúbicos.

Dentro de las anteriores reservas no se han considerado las que habrán de determinarse en los pozos que se perforan en los nuevos campos.

Se construyeron los gaseoductos de Monterrey a Cementos Hidalgo y de Xicalango a Ciudad del Carmen.

Se continúa la construcción del gaseoducto Monterrey - Torreón.

El oleoducto que transportará el aceite del campo José Colomo al Campo de El Plan, tendrá una longitud de doscientos kilómetros y se tiene terminado un cincuenta por ciento.

Se ha construido un sistema de tubería entre la refinería de Salamanca y las ciudades de Irapuato, Silao, León y Lagos, con longitud de ciento treinta y dos Kilómetros.

La longitud de líneas de tubería construidas entre los años de mil novecientos cuarenta y siete y mil novecientos cincuenta y dos para el transporte de aceite y gas ha sido de dos mil ciento sesenta y dos kilómetros.

Se procesaron sesenta y cuatro millones, ochocientos treinta y ocho mil barriles de petróleo, y de los productos obtenidos se entregaron al consumo nacional cincuenta millones, cuatrocientos cuarenta y seis mil barriles se exportaron y el resto fue utilizado para el consumo propio de la industria petrolera.

Dentro de este mismo período se instalaron e iniciaron su operación las plantas desulfurizadoras de gasolina de las refinerías Dieciocho de Marzo y Madero que permitirán convertir en supermexolina el treinta y ocho por ciento de la producción de gasolina y reducir el consumo de tetraetilo de plomo.

La construcción de una planta moderna de lubricantes en la refinería Ingeniero Antonio M. Amor, de Salamanca, capaz de producir dos mil doscientos barriles diarios de lubricantes terminados y de noventa tipos diferentes, está en proceso de construcción haciéndose notar que su costo, que se elevará a ciento sesenta millones de pesos, está siendo financiado por el pueblo mexicano a través de Bonos del Ahorro Nacional.

En el mercado doméstico se distribuyeron ocho millones, ochocientos ochenta y tres mil metros cúbicos de los diferentes productos, lo que representa un aumento de diez por ciento.

Se exportaron veinte millones, ochocientos cincuenta mil barriles de diferentes productos.

El funcionamiento del oleoducto del Istmo ha permitido substituir por productos nacionales una parte de los que antes se importaban para el consumo del país.

El desplazamiento actual de la flota petrolera es muy cercano a ciento cincuenta mil toneladas.

Los ingresos de la institución ascienden a mil novecientos ochenta y nueve millones, quinientos mil pesos.

Los impuestos y gravámenes pagados al Gobierno Federal ascendieron a quinientos treinta y nueve millones, ciento setenta mil pesos.

Se erogó cerca de millón y medio de pesos en campañas sanitarias en los campos petroleros.

Se cuenta con ocho hospitales, once clínicas y ciento veintitrés consultorios o dispensarios.

El costo total del servicio médico montó a veinticinco millones de pesos.

Se adquirió ropa especial de trabajo y equipos de seguridad por valor de siete millones, quinientos mil pesos.

Se terminó la construcción de ocho escuelas primarias y la ampliación de cuatro escuelas más, así como los edificios sociales de las secciones sindicales de México, Atzcapotzalco, Ébano, Cerro Azul y Naranjos.

Se construyó un centro deportivo para los trabajadores de la refinería de Atzcapotzalco.

Se contribuyó para el centro escolar en Salamanca; para el Instituto Tecnológico en Ciudad Madero y para la construcción del camino Tuxpan - Potrero.

Funcionan cuarenta y seis escuelas, en las cuales se imparte educación primaria y secundaria.

Se favoreció a cuatrocientas cuarenta y cinco personas con becas y ayudas a estudiantes y aprendices, todo lo anterior con una erogación de veinticuatro millones, cien mil pesos.

Durante el presente período se otorgaron avales por valores de cuatro millones, quinientos cuarenta mil ciento treinta y tres pesos para las cooperativas de consumo, de construcción y de transporte formadas por los trabajadores de la institución.

Continuando la política de nacionalizar la riqueza petrolera y mediante contratos de compraventa y otros convenios, Petróleos Mexicanos adquirió concesiones de subsuelo, regalías y bienes con un valor estimativo de noventa y cuatro millones de pesos.

Petróleos Mexicanos llevó a feliz término con el Gobierno de Italia las negociaciones para el arreglo de las cuestiones pendientes entre la empresa y aquel gobierno, como consecuencia de la última guerra mundial.

Ciudadanos diputados y senadores:

Es ésta la última ocasión en que, como encargado del Poder Ejecutivo de la República, me dirijo al honorable Congreso de la Unión para informar al pueblo; por eso deseo hacer algunas afirmaciones y consideraciones de carácter general que complementan lo ya expresado sobre el estado de la Administración Pública y la situación que guarda nuestra Patria en sus relaciones internacionales y en su vida interior.

Ninguna consideración ajena a los intereses nacionales ha sido admitida ni ha prevalecido en la formulación clara e inequívoca de nuestra política internacional.

Nuestro país es respetuoso de la personalidad de los demás pueblos, de sus legítimas aspiraciones y ha podido, por eso mismo, conducirse con la independencia de criterio, propia de su soberanía, en todas las reuniones internacionales en las que ha participado.

Abrigamos, por eso, la más profunda convicción de que en todo tiempo y bajo cualesquiera circunstancia México dará fiel cumplimiento a los compromisos formales que, de manera abierta y de acuerdo con su voluntad soberana y su sentido propio de responsabilidad internacional, ha adquirido a través de la Carta de las Naciones Unidas y del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca.

Estas obligaciones han sido ratificadas de conformidad con nuestros preceptos constitucionales, y ellas reflejan nuestra posición de solidaridad en la democracia y nuestra libre y firme determinación de defender al Continente contra cualquiera agresión extraña.

Fuera de estos instrumentos internacionales no hemos contraído ni formal ni informalmente, y menos con carácter secreto, compromisos de ninguna especie.

El pueblo mexicano y sus Gobiernos han sentido siempre y en forma profunda la dignidad humana como atributos con derecho propio de todos los individuos, de todas las razas y de todas las creencias y orígenes nacionales, sea cual fuere el grado de adelanto material que hayan logrado.

Nos interesa, por eso, todo esfuerzo para que el ansia de las naciones por ser políticamente libres tenga -como efectivo estímulo que haga fructuosa su libertad-, la ayuda que voluntariamente se den unas a otras para el parejo logro de su liberación económica y para el común esfuerzo contra las desventajas de la ignorancia, de la miseria y de las inclemencias de la naturaleza.

Si las guerras que vienen librándose son aciagas y ya pesan abrumadoramente sobre algunos pueblos, y si los amagos de venideras guerras mantienen intranquilos a los hombres de todo el mundo, debemos también considerar que es asimismo fuerte el movimiento universal de reconocimiento del deber de ayudarse todos los pueblos entre sí a combatir lo que cada uno de ellos hace a la vida dura y al progreso difícil.

Las ciencias ofrecen tales perspectivas de abundancia para toda la Humanidad y de bienestar para todos los pueblos, que no debemos desesperar imponentemente a la altura que ha alcanzado y sigue superando el saber humano.

Ninguna de las razones que hace apenas un siglo explicaban y para muchos justificaban los fenómenos de la esclavitud, del imperialismo y de las demás formas de servidumbre de unos individuos y de unos pueblos respecto de otros, queda ahora en pie.

En su lugar viene alzándose la conciencia cada vez más firme de que la salud, la felicidad y la libertad de cada quien -individuos o pueblos- dependen de la libertad, de la felicidad y de la salud de los demás.

Esa ha sido la doctrina de América desde que el anhelo de ser independientes surgió en nuestros pueblos y ellos hablaron por boca de Morelos y Juárez, de Jefferson y Lincoln, de Bolívar y San Martín.

Pese a las diferencias del idioma y del lugar de nacimiento, hay en los forjadores de los ideales del nuevo mundo una identificación de propósitos que nos unifica.

La fidelidad con que mantengamos esos propósitos -válidos para todos los hombres de la tierra- será el mejor baluarte de nuestras libertades.

Dejemos grata constancia de que en nuestro pueblo tiene hondas raíces el sentido de corresponsabilidad humana.

Y como no pensamos que podemos nosotros abrigar un sentimiento noble que no puedan los demás pueblos de la tierra tener en común con nosotros, el porvenir de la Humanidad no nos parece irremediablemente de desastre y de caos, sino que hay esperanza en la cordura de las naciones -poderosas o débiles- y de sus dirigentes responsables.

Esta confianza es la guía indefectible de nuestras relaciones internacionales para el logro de la concordia universal.

Examinemos ahora el panorama nacional y pondremos nuestra situación interior con verdad y sin prejuicios, oponiendo al pesimismo que debilita, la certeza fortalecedora de nuestra realidad que es, sobre todo, impulso por superarnos, fe en nosotros mismos, confianza en el trabajo y amor a la patria.

Culturalmente nuestras realizaciones han merecido parabienes de propios y extraños.

En mil novecientos diez, las tres cuartas partes de nuestra población eran analfabetas.

Había no más de doce mil escuelas primarias en todo el país.

Durante los seis últimos años, en virtud del ritmo del Gobierno en esta actividad -a la que ha sumado sus esfuerzos la iniciativa privada- aparte de reparar dos mil trescientas ochenta y tres escuelas primarias sostenidas por la Federación y de las novecientas cuarenta y ocho escuelas más que están construyéndose de este tipo, hemos construido cinco mil sesenta y nueve escuelas primarias nuevas.

La instrucción escolar abarca a tres millones trescientos diez y siete mil trescientos ochenta y dos escolares en veintiséis mil ochocientas seis escuelas, sin contar lo que han logrado también superándose los Estados y los Municipios y sin incluir tampoco el crecido número de escuelas particulares.

Se ha proseguido la noble campaña de alfabetización iniciada en mil novecientos cuarenta y cuatro por el Presidente Ávila Camacho.

Durante el sexenio que se examina se erogaron en esta campaña veintiún millones, ciento cuarenta y siete mil doscientos ochenta y cinco pesos; funcionaron catorce mil novecientos sesenta y cinco centros y fueron alfabetizados dos millones, ciento cincuenta y tres mil quinientas dieciséis personas.

Las escuelas secundarias y preparatorias que forman la base de la educación universitaria merecieron especial atención de parte del Gobierno.

En la actualidad la Secretaría de Educación sostiene cuatrocientas setenta y cuatro escuelas secundarias, quince preparatorias de las cuales se fundaron doscientas ocho secundarias y nueve preparatorias durante el actual régimen.

Los Institutos Tecnológicos así como las Escuelas de la Ciudad Politécnica Nacional, obedecen al esfuerzo del Gobierno Federal y de los Estados para preparar técnicos, cada vez en mayor número, para la industrialización del país.

Para responder al incremento agrícola se ampliaron y mejoraron las escuelas nacionales de agricultura y las de los Estados, erogándose en ello la suma de cerca de quince millones de pesos.

En cuanto a la Ciudad Universitaria -cuyo proceso de construcción ya describimos- no llenaría el propósito del Gobierno si a este esfuerzo no correspondiese, superándolo, el espíritu universitario.

Este espíritu es la ruta moral que marca nuestro pueblo.

Toca a la juventud estudiosa de las Secundarias y Preparatorias y muy particularmente a la que recibe los beneficios de la enseñanza agronómica, responder con patriótico tesón a los esfuerzos del Gobierno.

Por su parte, a los maestros y estudiantes de los Politécnicos y de la Universidad corresponde justificar la confianza de que son objeto.

Los Politécnicos con dedicación constante y profunda en sus disciplinas propias; los universitarios con las renovaciones académicas inherentes a su nueva situación; y uno y otros, acumulando hasta la plenitud -en los ámbitos de las ciudades en que van a vivir- el acervo de los conocimientos especializados y de alta cultura que exige para su grandeza la nación.

También son de interés nacional los edificios en construcción para el heroico Colegio Militar y los terminados para la heroica Escuela Naval de Veracruz y la Escuela de Aviación Militar en Zapopan, a las que ya nos hemos referido y que mencionamos ahora para acentuar que nuestra preocupación ha sido que también los elementos encuadrados en las filas armadas, compartan con los demás sectores de la ciudadanía el esfuerzo del país y reciban los beneficios de una más elevada enseñanza.

Toda la juventud encontrará en el Instituto Nacional de la Juventud Mexicana la acogida generosa para sus anhelos más vivos, sus más encarecidas aspiraciones y sus necesidades más apremiantes.

Al esfuerzo cultural que aquí hemos resumido, ha correspondido el creciente estímulo científico, humanista y artístico que ha hecho de nuestro país un centro de desarrollo intelectual considerado con respeto en el mundo.

Las Ciencias, las Bellas Artes, la Filosofía, las Humanidades y la Literatura creadora, han hallado en México hogar propio.

El Instituto Nacional de la Investigación Científica ha llevado a cabo trabajos, estudios, experimentos e investigaciones de importancia, sobre física nuclear.

El Gobierno Federal incrementó el mejoramiento de la población autóctona del país, mediante la educación escolar y extraescolar, así como la salvaguarda jurídica de sus derechos e intereses en una población constituida por diecisiete grupos étnicos, actuando la Secretaría de Educación en colaboración con el Instituto Nacional Indigenista, la Comisión Intersecretarial del Yaqui, el Patrimonio del Valle del Mezquital, la Acción Económica - cultural en la Tarahumara, Chihuahua, y otras instituciones indigenistas.

Se crearon veintiún centros indígenas de adiestramiento técnico y de complementación primaria y técnica.

En solo este último año se han editado treinta cartillas bilingües en cooperación con el Instituto Lingüístico de Verano.

El Instituto de Alfabetización para Indígenas monolingües ha puesto en práctica tres proyectos: el maya, el tarasco y el otomí.

Con base en la Constitución Política Federal en Derecho Obrero ha venido perfeccionándose a través de la experiencia.

Ha bastado con que el Estado y sus instituciones garantizaran las conquistas de los trabajadores para que el pueblo las haya ejercido con decoro, en un clima de tranquilidad social.

Ninguno de los conflictos obrero-patronales que se han suscitado en los últimos seis años ha dejado de resolverse con equidad.

Estos conflictos fueron numerosos y los trabajadores concurrentes han visto, sin excepción, mejorados considerablemente sus salarios y las demás prestaciones y condiciones de su trabajo.

Lo propio ha sucedido con los empleados federales.

Los emolumentos y haberes a los miembros de nuestras fuerzas armadas han sido aumentados en forma importante.

Además, se han mejorado grandemente las condiciones en que prestan sus servicios, en consonancia con su elevación al rango de Ejército Nacional digno de país cuyas instituciones defiende.

El dieciocho de enero de mil novecientos cincuenta y uno se reformó en su favor la Ley de Retiros y Pensiones.

Y a través del Banco del Ejército y la Armada, creado durante este sexenio, se ha brindado facilidades de crédito a los miembros de nuestras fuerzas armadas, en condiciones favorables y por otra parte se les ha facilitado la adquisición de hogares decorosos en las colonias para militares que se están construyendo.

La confianza de trabajadores y empresarios hacia el Instituto Mexicano del Seguro Social ha permitido a este organismo mejorar sus servicios y extender su acción a nuevos territorios.

A la fecha el Instituto ampara a una población de un millón ciento seis mil personas. de las cuales cuatrocientas veinte mil son trabajadores y seiscientas ochenta y seis mil familiares de ellos, habiéndose obtenido un incremento de doscientos sesenta y cuatro mil beneficios -trabajadores y familiares- en el sexenio.

El Gobierno consideró indispensable dar atención al fomento de la habitación barata. La Dirección de Pensiones, el Banco Nacional Hipotecario Urbano y de Obras Públicas y otras dependencias oficiales, dieron oportunidad a trabajadores del Estado, a obreros y clase media para disfrutar de ese beneficio durante los seis años y quedaron construidas catorce mil quinientas cuarenta y ocho casas y departamentos -éstos en edificios multifamiliares - y para los trabajadores al servicio del Estado, hoteles de descanso ubicados en el Puerto de Veracruz, en Acapulco y en Amecameca, Estado de México.

En mil novecientos diez la población del país era de quince millones, ciento sesenta mil trescientos sesenta y nueve habitantes.

A pesar de los largos años de Revolución nuestra población creció, de una manera que al iniciarse el actual período presidencial era de veintitrés millones, trescientos ochenta y un mil seiscientos cincuenta y tres habitantes.

De entonces a la fecha la población ha subido a veintisiete millones, veinte mil quinientos setenta y seis habitantes, marcando un ritmo de aumento superior al de cualquiera otra época de nuestra historia.

En mil novecientos diez la mortalidad general era de treinta y tres por cada mil habitantes.

Para mil novecientos cuarenta y siete ese índice se había reducido a diecinueve por mil, durante el año de este Informe ha llegado a sólo dieciséis por mil, lo que nos coloca entre las poblaciones del mundo más aventajadas en este sentido.

La viruela ha sido dominada en su aspecto epidémico, como lo comprueba el hecho de que hace dieciséis meses no se presenta ningún caso en nuestro país.

La oncocercosis está siendo controlada y combatidos la malaria y otros males endémicos.

A la tuberculosis si se le combate con tesón, y los estragos de la poliomielitis han sido en nuestro país llevaderos en comprobación con su incontenible desarrollo en otras latitudes.

La construcción de hospitales ha sido una de la características más notables de los Gobiernos revolucionarios.

En los últimos seis años nos hemos superado en esta actividad de manera que en los hospitales oficiales contamos ya con una cama, con los servicios que representa para cada ochocientos cuarenta y dos habitantes.

El día primero de septiembre de mil novecientos cuarenta y siete informé a esta Representación Nacional de la aparición en nuestro país de la fiebre aftosa.

Esta epizootia en su desarrollo invadió dieciséis Estados, lesionó gravemente los intereses nacionales y llegó a constituir, por el impacto social que causó, uno de los más serios y graves problemas que ha afrontado la nación.

Sin embargo, el avance de la infección fue detenido y no llegó nunca a rebasar las líneas cuarentenarias.

Hoy, primero de septiembre de mil novecientos cincuenta y dos, nos complace anunciar a la Representación Nacional que la campaña contra la fiebre aftosa ha terminado, y que este día, México se declara, oficialmente, libre de esta epizootia.

Los intereses nacionales prevalecerán para regir la exportación de nuestros ganados al quedar, desde hoy terminada la cuarentena y embargo para su exportación a los Estados Unidos.

Deseo hacer patente a vuestra soberanía que el buen éxito de esta campaña fue posible por la cooperación que el pueblo de México prestó a mi Gobierno y por ejemplar concurso y confianza mutua de dos naciones amigas: los Estados Unidos y México, en un esfuerzo común.

Es justo recordar, como tributo de reconocimiento, a los sesenta y seis militares y a los treinta y cuatro civiles -de éstos, siete norteamericanos-, que en esta campaña ofrendaron sus vidas en el cumplimiento de su deber.

En esta etapa en que hemos gobernado al país, podemos vislumbrar el México que anhelamos, cuyo incremento agrícola produzca lo suficiente para su mantenimiento.

El país cuenta en la actualidad con cerca de quince millones de hectáreas de tierras cultivables, de las cuales se han abierto en este sexenio, de tierras nuevas, un millón y medio de hectáreas.

Durante el mismo lapso fueron beneficiadas, con regadío suficiente, quinientas mil hectáreas en los sistemas de riego, que además mejoraron la provisión de agua a doscientas cincuenta mil hectáreas que no recibían en cantidad adecuada; y por la acción de los bancos oficiales también se beneficiaron trescientas cincuenta mil hectáreas mediante norias y pozos, equipados con bombas.

La inversión en obras de riego durante el sexenio ascendió a dos mil ciento tres millones de pesos.

Las grandes obras del Papaloapan y del Tepaltepec -de desarrollo integral de grandes regiones- se encuentran en plena realización y con su desenvolvimiento se vienen creando importantes centros de producción agrícola e industrial que cada día serán más vigorosos para el fortalecimiento de la economía nacional.

Se terminaron en el sexenio obras de agua potable en trescientas diez poblaciones con dos millones ciento cuarenta y cuatro mil habitantes y se encuentran en proceso de construcción las correspondientes a setenta y nueve poblaciones más, con un millón novecientos mil habitantes.

Los dos sistemas constitucionales que rigen a la propiedad territorial - el ejidal y el de la pequeña propiedad - han armonizado, cuentan con créditos cada vez más amplios, con recursos técnicos y mejores medios de comunicación para su desarrollo de producción y de comercio.

Los créditos concedidos para fines agrícolas por los bancos oficiales han sido durante los últimos seis años, de dos mil ciento noventa millones de pesos.

Durante el sexenio que se examina por la Comisión Nacional de Colonización de la Secretaría de Agricultura, se establecieron seis mil cuarenta y nueve colonos, en una superficie de seiscientas cuarenta y cinco mil sesenta hectáreas, entre los cuales se favoreció a campesinos que tenían a salvo sus derechos agrarios.

No obstante que las posibilidades de tierras han disminuido por las afectaciones que han realizado los Gobiernos revolucionarios -circunstancia que redobla las actividades del Departamento Agrario- durante el actual período presidencial se dictaron seis mil ochocientas y ocho resoluciones presidenciales de dotaciones de tierra a ejidatarios con superficie de cinco millones, trescientas sesenta mil hectáreas para favorecer a noventa y tres mil doscientos quince campesinos; y se ejecutaron resoluciones presidenciales en número de tres mil novecientas ochenta y siete, con una superficie de cuatro millones novecientas mil hectáreas, para favorecer a ochenta y cuatro mil doscientos catorce campesinos.

Pero no es el destino de nuestro país dedicarse sólo a la agricultura, porque la voluntad, la capacidad y el genio de nuestro pueblo, y la existencia en nuestro territorio de materias primas para la industrialización, nos indican nuestras posibilidades para el desarrollo industrial que la experiencia de estos últimos años confirma.

Nuestra riqueza de gas y petróleo, la utilización de nuestras caídas de agua para la producción de energía eléctrica, la diversidad de minerales en nuestros suelos, no sólo los bien conocidos y explotados como la plata, el oro, el cobre, el plomo y muchos más, sino también el hierro, el carbón y el azufre aseguran que podemos alentar una industria que proporcionará cada vez mejores y más numerosas fuentes de trabajo para nuestra creciente población.

El conocimiento de los recursos carboníferos de México se ha llevado hasta el punto de que se puede afirmar lo siguiente:

México cuenta con un número cierto de regiones productoras de carbón coquizable.

En el Estado de Coahuila se han llevado a cabo estimaciones de las cuales la más conservadora señala una existencia de más de mil doscientas cincuenta millones de toneladas y la más optimista llega cerca de dos mil millones de toneladas de carbón.

Recientes exploraciones en Oaxaca muestran volúmenes que pasan de los varios cientos de millones de toneladas.

La calidad del carbón de la región del norte ha sido probada y sirve para producir un coque de setenta y nueve a ochenta y tres por ciento de carbón fijo, que resulta particularmente adecuado a la clase de mineral de hierro con que cuenta nuestro país.

La industria mexicana del acero inició durante el último quinquenio un movimiento de integración paulatina de expansión de sus principales plantas de producción, la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, La Consolidada, y Altos Hornos de México.

Al mismo tiempo se organizaron numerosas empresas de tipo mediano para dedicarse al negocio de la laminación del acero en sus formas más solicitadas por la creciente industria nacional.

En este año de mil novecientos cincuenta y dos nuestro país ha producido más de seiscientas mil toneladas de productos de fierro y acero para la industria y la construcción y las plantas principales iniciaron obras de expansión que llevarán la producción anual a más de ochocientas mil toneladas para mil novecientos cincuenta y cuatro.

No obstante esto, la demanda potencial es todavía muy superior a la capacidad de producción y, por lo tanto, se puede prever un incremento que de acuerdo con los planes trazados habrá de llevar a la producción siderúrgica de México a un Volumen de un millón, quinientas mil toneladas anuales, en breves años.

Una de las mejores características que presenta esta rápida expansión, es el bajo costo que se ha logrado para las instalaciones.

Altos Hornos de México, Sociedad Anónima, inició el movimiento de ampliación, invirtiendo poco más de ciento cinco millones de pesos para producir anualmente ciento cuarenta y cinco mil toneladas de lingotes de acero, a un costo aproximado de ochenta y cinco dólares por tonelada anual de producción, que se compara favorablemente con los costos obtenidos en las plantas siderúrgicas extranjeras de reciente construcción.

La propia empresa en mil novecientos cincuenta y uno realizó una nueva inversión, de poco más de sesenta y cinco millones de pesos para elevar la producción a doscientas sesenta mil toneladas de lingotes de acero anual que reducirán el costo por tonelada a ochenta dólares solamente.

La Nacional Financiera, con la organización Mexicana de Coque y Derivados, Sociedad Anónima, ha iniciado la construcción de una gran planta de coquización de retorta cuya producción mensual será de cincuenta mil toneladas.

El costo de la planta de coquización con el diseño más moderno llegará a noventa millones de pesos.

A mayor abundamiento, en el Estado de Durango los organismos oficiales están desarrollando un proyecto de bajos hornos con objeto de utilizar un método de reducción de los minerales de fierro que no requiere coque y que puede aprovechar, en cambio, carbones pobres.

La industria siderúrgica mexicana -por todos los datos expuestos- estará en condiciones de poder abatir sus costos en forma muy importante y, por lo tanto, de integrarse gradualmente no sólo como un punto de apoyo para la industria manufacturera del país, sino para formar el núcleo de la Industria Pesada Nacional, en tal forma que se puede asegurar el desarrollo de México como país industrial.

La capacidad de la Comisión Federal de Electricidad en el año de mil novecientos cuarenta y siete, en sus veintitrés plantas generadoras, era de cuarenta y cuatro mil kilovatios, y actualmente cuenta con doscientas quince plantas que generan trescientos noventa mil kilovatios.

Hasta mil novecientos cuarenta y siete se contaba con seiscientos veinte kilómetros de líneas de transmisión, y para el mes de diciembre del presente año se habrá obtenido una longitud de mil quinientos veintisiete kilómetros.

Las inversiones de la Comisión Federal de Electricidad en los seis años, ascendieron a mil novecientos doce millones de pesos, de los cuales mil trescientos noventa y seis constituyeron sus presupuestos autorizados y quinientos dieciséis provinieron de créditos exteriores.

Son de trascendencia los últimos descubrimientos realizados por Petróleos Mexicanos en yacimientos de petróleos y gas durante estos últimos años, por lo que podemos asegurar que no solamente estamos en posibilidad de atender las necesidades de nuestra industria, conservando las reservas necesarias sino también la de exportar convenientemente estos productos y sus derivados.

Consideramos que al terminar el actual período de Gobierno se habrá duplicado la producción de petróleo y aumentado en gran proporción la de gas.

Se ha encontrado no solamente los nuevos campos mencionados, sino en particular se ha llevado a cabo el gran descubrimiento del pozo número dos de Tenixtepec, en la Faja de Oro, al que también ya nos hemos referido, y que se considera un acontecimiento no solamente de importancia nacional sino de consideración mundial, pues dicho pozo en el momento de dar estos informes y con un estrangulador de veinte milímetros, produce seis mil quinientos barriles en veinticuatro horas. Se espera perforar diez más en el curso de este año y dejar para el próximo mes de octubre tendido un oleoducto que se una con el campo de Poza Rica.

Grandes industrias exigen grandes mercados.

Hemos ensanchado el mercado nacional mediante notable aumento de nuestras carreteras troncales y secundarias el mejoramiento y la extensión de nuestras vías férreas, el desarrollo de la aviación y el de telecomunicaciones.

En efecto, la construcción de caminos nacionales y vecinales, durante los seis últimos años arroja los siguientes totales: de once mil ciento setenta y ocho kilómetros de terracerías quedaron pavimentados ocho mil cuarenta y dos kilómetros nuevos.

Las inversiones por construcción de caminos durante el período presidencial, ascienden a dos mil doscientos ochenta y nueve millones de pesos, en los que se incluye la cooperación y subsidios a los Estados que fue de ciento quince millones de pesos.

Se invirtieron un mil trece millones de pesos en la rehabilitación de los Ferrocarriles Nacionales de México, durante el período que se examina; siendo sus principales realizaciones de ensanchamiento de un mil quinientos cuarenta kilómetros de vía, el cambio de riel de menor peso por el de ciento doce libras en tres mil trescientos cuarenta y nueve kilómetros, la reposición de siete y medio millones de durmientes, la adquisición de locomotoras diesel y materia rodante, así como la construcción y el mejoramiento de sus talleres y estaciones terminales de carga y pasajeros.

En construcciones y reconstrucciones de aeropuertos, edificios y pistas en las principales ciudades del país la erogación durante el actual Gobierno fue de setenta y dos millones, cuatrocientos cuarenta y nueve mil doscientos nueve pesos.

Correspondiendo a la exigencia creada para nuestro país en sus nueve mil kilómetros de su litoral en ambos mares -que cuentan con riquezas marítimas y numerosos puertos para el comercio nacional e internacional- se prestó atención a las obras portuarias, como se deja escrito con anterioridad, y se erogó en ellos la suma de trescientos sesenta y ocho millones de pesos.

Las telecomunicaciones con que cuenta el país han sido considerablemente incrementadas y se han invertido en ellas la cantidad de cincuenta y cuatro millones de peso.

La red de telecomunicaciones quedó totalmente nacionalizada al pasar al Gobierno la Compañía Telegráfica Mexicana.

Durante el período presidencial a que se viene aludiendo, se han importado diez mil millones de pesos aproximadamente, en bienes de capital que comprenden maquinaria y equipo para agricultura, industria y comunicaciones.

Debe hacerse notar, para estimar debidamente el progreso alcanzado, que a los equipos y maquinaria importados deben agregarse los que produce México, en sus instalaciones industriales, lo que hace reducir las importaciones en la misma medida que aumentan nuestra capacidad para abastecernos a nosotros mismos.

El impacto de la postguerra, primero y luego de la guerra fría con las continuas preparaciones bélicas de las principales potencias, que ha sido resentido en una forma u otra por todas las naciones del mundo, puso a prueba la economía mexicana, induciéndonos a renovar sistemas y a tomar medidas -que iban variándose cada vez- para encausar al país por la vía del progreso económico, sin imponer a nuestra población los sacrificios que han sido regla universal en esta época.

Para incrementar los ingresos del Estado, que eran indispensables si habían de realizarse las obras públicas necesarias para alcanzar aquella meta, no se recurrió a un aumento en general ni exagerado de los impuestos, sino más bien se buscó obtener el incremento en los recursos del Fisco mediante una mejor administración de las contribuciones y mayores facilidades a los causantes y evitar así evasiones cuantiosas.

Con tal fin se abolió la anticuada Ley del Timbre y la de Contribución Federal; se creó el Impuesto sobre ingresos mercantiles y se reformó el Impuesto sobre la renta.

El aumento considerable en las recaudaciones permitió mantener nivelados los presupuestos, ajustando los egresos a las sumas efectivamente ingresadas.

Para el propósito de promover la prosperidad nacional era necesario consolidar el crédito exterior e interior del Gobierno, lo cual se obtuvo mediante el cumplimiento estricto y puntual de sus obligaciones.

Esto ha permitido a México contar con préstamos importantes de instituciones financieras internacionales que ha utilizado con escrúpulo perenne de no sobrepasarse de lo que ventajosamente puede utilizar. Los financiamientos así recibidos han aplicado a la creación o al desarrollo de empresas que tienen en sí mismas la fuente de su recuperación y por ello los préstamos no constituyen una carga ni para el Presupuesto de la nación ni para los Gobiernos futuros.

La solidez del crédito interior está demostrada por el éxito notable de las emisiones del Estado, que se encuentran en manos del público ahorrador o inversionista.

Así los abonos de Ahorro Nacional actualmente en circulación ascienden a la suma de trescientos setenta y ocho millones de pesos y los certificados de la Nacional Financiera llegan en esta fecha a mil ciento ochenta millones de pesos.

Debe hacerse notar que no obstante la ayuda recibida a través de créditos internacionales, la Nacional Financiera ha pedido para realizar su política de ayuda a la industrialización, principalmente de los recursos de origen nacional, ya que los medios con que ha contado han sido tres cuartas partes de origen mexicano y sólo en una cuarta parte de procedencia extranjera.

Para mantener el crédito nacional a la altura en que se encuentra, ha contribuido, además de la nivelación de los presupuestos, la solidez y firmeza de nuestra moneda, cuya paridad respecto del dólar modificamos prudentemente, anticipándonos en esa medida a los demás países del mundo que por iguales razones que nosotros se vieron obligados a tomarla.

Tal ajuste en el valor exterior del peso vino a equilibrar la economía nacional que por algún tiempo había venido resintiendo el desajuste ocasionado por una moneda que no representaba ya en la realidad el valor que se le atribuía.

Mediante el impuesto del quince por ciento sobre el valor de las exportaciones, se evitó que la devaluación de nuestro peso redundase en daño para el Fisco y en ventajas indebidas para un reducido número de particulares.

Gracias a la política fiscal el Gobierno pudo cubrir con sus propios recursos, el costo de sus servicios y estuvo, además, capacitado para hacer inversiones productivas dentro de sus presupuestos normales; inversiones que ascendieron en el sexenio a más de cinco mil millones de pesos, sin contar con las hechas por los organismos descentralizados ni las realizadas por medio de financiamiento.

Entre estos últimos se destacan por su cuantía los llevados a cabo por la Nacional Financiera, que suman en el sexenio tres mil quinientos sesenta y siete millones de pesos.

Tales esfuerzos para incrementar la producción nacional y contar así con mayor abundancia de artículos de consumo, al mismo tiempo que aumentar las fuentes de trabajo, tuvieron resultados satisfactorios como lo demuestra el incremento en el volumen de la producción industrial que llegó en el sexenio a un cuarenta y dos y medio por ciento más alto que los niveles que tenía al iniciarse el período; así como el aumento en el valor de esa misma producción que fue de un ochenta y ocho y medio por ciento en el mismo tiempo.

Las cifras y consideraciones anteriores ponen de relieve que fueron fructuosos los esfuerzos oficiales para combatir la miseria y para dar al pueblo mexicano una vida mejor.

En otro orden de conceptos deseamos manifestar que siempre alentó en nuestro pensamiento el propósito de mejorar la Administración de Justicia, como alto postulado que garantiza la convivencia social de nuestro pueblo.

Por eso sometimos oportunamente a la consideración del Poder Constituyente de la Nación, las iniciativas de leyes que se conocen ya con el nombre de reformas al Poder Judicial.

La reforma judicial del Amparo ha correspondido mejor a la alta función de impartir la justicia.

El Presupuesto del Poder Judicial de la Federación alcanzó la cifra más alta que registra en toda su historia.

Todos los ciudadanos han gozado de sus derechos cívicos fundamentales, y con motivo de la celebración de los recientes comicios y en acatamiento a los preceptos de la nueva Ley Electoral formulada por el Congreso de la Unión y promulgada el tres de diciembre de mil novecientos cincuenta y uno, se adoptaron un conjunto de medidas para garantizar la libre emisión del voto y la vida y la libertad de la ciudadanía, con los resultados de que la función democrática se realizó tranquilamente y de que nuestro pueblo ejerció sus derechos políticos con serenidad y decisión dentro de un clima de libertad y de respeto a sus actividades y a su voluntad cívicas.

Durante la preparación de esos actos electorales imperó la más absoluta tolerancia y comprensión de parte del Gobierno, seguros como estábamos de que la responsabilidad política alcanzada por la ciudadanía del país daría su decisión democrática por los principios de orden, de derecho y de apego a la Ley.

De las libertades democráticas nace el derecho de cada quien para crecer, para pensar y para actuar de conformidad con su conciencia.

Pero es el concepto de la patria que a todos nos abarca por igual lo que funde como en un crisol y purifica, la diversidad de criterios conciudadanos y de la fisonomía única a la República.

Conciudadanos:

Muy poco valdrían los adelantos culturales y materiales y la prosperidad más grande que pudiéramos alcanzar si no gozáramos de libertad.

Pero la propia libertad se desvirtuaría si no es guiada por el sentido de la patria, que radica en la certeza de la unificación nacional para forjar nuestro país y amarlo, de acuerdo con nuestro carácter y según nuestra capacidad, nuestra fe, nuestra voluntad y nuestro pensamiento.

Contestación del Dip. Jesús Robles Martínez, Presidente del Congreso.

Señor Presidente de la República:

La Representación Nacional como el país entero, se han dado cuenta a lo largo de su gestión presidencial del patriótico afán con que en incansable empeño ha venido usted consagrándose, ya no sólo a desarrollar el programa de Gobierno que durante su campaña electoral formuló con lo que parecía demasiado entusiasmado, sino a superar ese programa como usted lo ha superado.

Ha sido proverbial, desde que la política es política, hacer cínica burla de las esperanzas que siembran los aspirantes a los puestos públicos, diciendo que nunca son cumplidos con lo cual desde inmemoriales tiempos, se ha creado en la subconsciencia de los pueblos una amarga incredulidad respecto de los hombres de gobierno.

A vencer esta falta de fe se encamina periódicamente la propaganda política, no logrando más que renovarla cuando no la agrava.

El daño de esta situación ha sido incalculable en las democracias.

Pareciera que las personas juiciosas hubieran considerado como una derogación de su decoro participar en las contiendas cívicas, dejando así el campo de esa actividad a los que en ella tienen intereses qué servir que no son siempre los altos intereses de la patria.

Por eso, señor Presidente, al cumplir con el elevado honor que la Representación Nacional me ha convertido -quizá en mérito de ser yo el más modesto de sus miembros- de contestar conforme con nuestro rito democrático al Informe que en acatamiento del precepto constitucional se ha servido usted rendir ante el Congreso de la Unión el día de hoy, séame permitido señalar en la persona de usted al prototipo o paradigma del varón político que habiendo meditado su programa se atreve a proponerlo sin temor de que parezca exagerado, y, habiendo obtenido el entusiasta voto de sus conciudadanos, se desvela infatigablemente por la realización y superación de lo prometido al pueblo, con lo que usted encarna lo que todo gobernante de México debe ser.

En virtud de la ejemplaridad que usted ha establecido, el pueblo puede depurar el concepto que había tenido de la política, y toda democracia debe abrigar la seguridad de que con tal de que escoja para gobernantes hombres capaces como usted y que amen a la patria como usted la ama, no tendrá por qué sufrir desilusión.

He querido hacer hincapié en esto, porque, amenazado como está el mundo entero de caer en engaños de política y con la experiencia que tenemos todos los pueblos de la tierra de cuán grave y pernicioso es que la democracia, sus instituciones y normas caigan en menosprecio y desprestigio, nada es tan imperiosamente necesario como acendrar en todos los países democráticos la fe en sus actuaciones propias y en sus gobernantes.

Este Congreso de la Unión señor Presidente, que ha tenido la honra provechosa de escucharle en la última ocasión en que se dirige al Poder Legislativo para informar al pueblo paladinamente hace votos ante la nación de tener siempre presente su alto ejemplo, con la conciencia de que el paso de usted por el Gobierno del país ha dignificado la vida pública del pueblo mexicano, elevándola a un nivel del que nunca jamás puede ya descender.

Dado el respeto mutuo que ha reinado entre el Poder Ejecutivo y los demás Poderes de la Unión -respeto que ha sido norma indefectible de su Gobierno, señor Presidente- y dado el cumplimiento estricto de la Constitución Federal y de sus leyes, en que el Gobierno de usted ha sido empeñoso, las relaciones del Ejecutivo con el Legislativo y el Judicial y con los gobiernos de las entidades federativas, no podían ser sino cordiales; y si consideramos que las garantías individuales han sido respetadas para todos los habitantes de la República, es natural que se haya creado este clima de tranquilidad pública, basada en la seguridad que todos tienen de sus creencias, de sus personas y de sus bienes, en que usted ha laborado y que ha hecho en gran medida posible su labor.

No sólo ha sabido usted cumplir, en función de gobernante, la palabra empeñada cuando aspiraba a la Presidencia de la República sino que ha sabido usted ejercer el Poder con firme suavidad por el respeto de las libertades humanas que nuestras leyes garantizan; y con ello, señor Presidente, las energías de la nación, en vez de despilfarrarse en desconfianzas y temores, se han encauzado bajo la guía de usted hacia la consecución de la gran obra emprendida.

Así ha sido posible lanzar, contra el pesimismo enervante, el optimismo fortalecedor que ha despertado en todos los ámbitos de la nación, fundándolo en nuestra realidad que es, sobre todo, como usted lapidariamente lo ha expresado, impulso por superarnos, fe en nosotros mismos, confianza en el trabajo y amor a la patria.

Ha sido proverbial la creencia de que todo gobierno por razón de las fuerzas coercitivas de que dispone, es naturalmente contrariado por los gobernados.

Esta creencia la ha rectificado usted también, porque -pese a que se haya flaqueado alguna vez en comprenderlo a usted plenamente y en secundarlo con el vigor de que invariablemente ha dado muestra- no es exagerado decir, como la Representación Nacional lo reconoce, que pocos gobernantes, no sólo en la Historia de México sino en la del apoyo general de su pueblo tan constante y tan merecidamente como usted.

El pueblo mexicano ha sido cabalmente digno del gran Presidente que tiene. Y fue por la confianza puesta en usted, que un ambiente de tranquilidad, de libertad y de orden, se efectuaron el seis de julio último las elecciones ordinarias para la renovación de los Poderes Legislativo y Ejecutivo de la Federación, habiendo dado el pueblo y el Gobierno de México la más hermosa prueba de su capacidad democrática llena de limpieza.

La majestuosa voluntad del pueblo tuvo amplitud de acción, y aquellos ciudadanos fueron escogidos de entre el pueblo mismo, por el propio pueblo, para servir a la República, todo con tal naturalidad que la Representación Nacional abriga la certidumbre más firme de que la unificación nacional que esplendió cuando usted fue electo hace seis años y que ha vuelto a esplender en las recién pasadas elecciones, es ya la norma estable en la República mexicana.

En el ambiente resultante de la compenetración entre gobernante y gobernador, la obra realizada por usted, señor Presidente, deberá ser proseguida sobre los mismos cauces que la ha trazado.

Continuidad, que es cordura, no continuismo que infama.

Así, por ejemplo, el engrandecimiento del que era Territorio Norte de Baja California y que por memorable iniciativa de usted que el Congreso de la Unión aprobó como Poder constituyente, ha sido ya elevado en categoría de Estado libre y soberano de la Federación; y con entrañar un singular desarrollo notable, no es, sin embargo sino una demostración de cómo ha venido desenvolviéndose la República entera, y hace pensar que manteniéndose como debe mantenerse este impulso nacional, no está lejano el día cuando el enorme progreso logrado en esa región de nuestro apartado noroeste, hará también Estado libre y soberano a lo que solíamos llamar remoto Territorio de Baja California Sur, que ya sentíamos cada vez más cercano.

Con ser tan grandiosa la obra que usted ha realizado, es más grande todavía el campo de futuras realizaciones que ha abierto para los venideros Gobiernos mexicanos.

Por una parte, el ritmo de aumento de nuestra población debido a que ha disminuido en forma más que satisfactoria la mortalidad, lo que a su vez se debe a que nuestro pueblo come más y come mejor y a que el Estado ha combatido la miseria y las enfermedades endémicas; por otra parte, el gran desarrollo de nuestras vías de transporte y de comunicación, así los ferrocarriles cuyas vías se han ensanchado y extendido y las carreteras troncales y vecinales que hacen a nuestro país uno de los más esforzados del mundo en este sentido, como el auge siempre en aumento de las vías aéreas; y por otra parte aun el ímpetu dado a la industrialización, vienen estrechando los vínculos económicos de todas las regiones del país, ensanchando el gran mercado que como usted sentenciosamente advierte, requiere toda gran industria, y creando una mayor población de capacidad adquisitiva también cada vez más alta, todo lo cual una vez emprendido va adquiriendo cimiento y podrá acelerarse, pero no detenerse.

Forzosamente necesitaremos más vías férreas, más caminos de todas categoría; forzosamente nuestra población aumentará y con ello no sólo aumentará nuestro consumo interno sino también nuestra producción; para lo cual, señor Presidente, en el impulso de desarrollo que ha dado usted al país, lo básico es lo que significa el desarrollo integral de grandes regiones del país, ideado por usted y la terminación de cuyas obras ya está a la mano.

La Representación Nacional no puede acallar su asombro jubiloso ante las perspectivas fundamentales que usted ha revelado al informar, no sólo del incremento que ha tenido la exploración y explotación de nuestro petróleo, sino también la industria siderúrgica, con materias primas y elementos de manufactura abundantes en tantas regiones del país.

Una de las razones por las cuales, en un mundo dominado por la llamada revolución industrial, nuestro país quedó en atraso, fue precisamente la escasez muy grande de carbón y de fierro para la producción de acero que es el alma y el cuerpo de toda industrialización importante, al mismo tiempo que las demás riquezas naturales que poseíamos, y felizmente seguimos poseyendo en abundancia, habían caído en posesión y explotación de extraños y eran exportadas.

El cúmulo de lo que significa la recuperación de esos recursos para la nación y el descubrimiento de los recursos de que carecíamos -así como la disposición en que usted ha puesto al país de emplearlo todo con mensurada actividad-, nos coloca en los comienzos de una era que si sigue por los derroteros que usted le ha trazado -y no hay razón alguna por lo cual ello no sea así- brindará a la nación y casi diría que la obligará a superar lo que en este último sexenio de grandiosas realizaciones se ha logrado; tanto, como en estos últimos seis años, se ha superado inconmensurablemente lo que ha venido logrando el régimen revolucionario desde que consolidó el Poder y asumió la rectoría de los destinos de la patria.

Para que lo realizado por usted, señor Presidente, sea superado en el futuro inmediato hay otras condiciones que usted ha atendido con una dedicación que merece la perdurable gratitud de su pueblo.

La principal de estas condiciones es sin duda el impulso que usted ha dado a la educación en todas sus múltiples ramas, desde los jardines de niños que ya se han aclimatado en nuestro medio y desde la educación primaria que ya es enteramente popular, hasta el futuro de los altos estudios en las Humanidades, en las Ciencias Económicas y en las políticas, y en las Artes; pero sobre todo en las Ciencias físicas para forjar la llave que ha de abrirnos el arcano de las nuevas fuentes de energía que los núcleos atómicos encierran.

La construcción escolar que va desde la edificación de 5,069 escuelas primarias nuevas, con 948 en construcción, los institutos tecnológicos y hasta las grandes ciudades Universitaria y Politécnica, ya muy adelantadas, con la continuada fructuosa campaña de desanalfabetización y la obra cada vez más intensa para integrar en la vida cultural del país a las poblaciones autóctonas que todavía han quedado al margen de la vida nacional significa, junto con la obra económica desarrollada, una elevación del nivel de la vida general del país al mismo tiempo que la seguridad de que lo que la ciencia brinda al hombre para el logro de una vida mejor, será comprendido y aprovechado por nuestro propio pueblo.

El Gobierno nacional sabiamente ha sabido poner a salvo las materias primas que se emplean en desarrollo de la física nuclear y que poseemos en diversas regiones de nuestro suelo.

Esto ha sido extensión de la labor de usted para redimir las áreas del territorio nacional que todavía estaban indebidamente en posesión de extranjeros, de lo cual ya había dado usted augurio cuando en su discurso de toma de posesión del Gobierno constitucional del Estado de Veracruz, hace hoy justamente dieciséis años, dijo que: pues amenaza ninguna se cernía contra la integridad de nuestra patria y el ambiente de paz con el exterior que ese hecho nos brindaba, hacía más recia la obligación en que estábamos de laborar de manera efectiva por la abolición real de cuanto en nuestro medio significaba sujeción al imperialismo y era llegado el momento de que sin violencias, porque no precisaba la violencia, con la ley justa en manos de funcionarios rectos, se rescatasen en toda su extensión el suelo patrio, en toda su profundidad de riqueza nuestro subsuelo y en toda longitud las corrientes y las caídas de agua que son fuerza hidráulica: energía en los dínamos para las fábricas y calor y luz en los hogares y en los talleres.

La obra presidencial de usted no ha sido ni podía ser cosa improvisada; ha obedecido y seguido un programa gestando minuciosamente desde su más temprana experiencia ejecutiva.

En ese discurso pronunciado en Xalapa en mil novecientos treinta y seis, usted le trazó a la patria el sendero que indefectiblemente ha venido siguiendo.

Muchos habrán olvidado lo que usted dijo en esa ocasión y otros lo habrán ignorado siempre; pero lo importante es que usted ha venido no sólo manteniendo sino que ensanchando y acendrando el programa que entonces señalaba, y con la Ley en la mano y con rectitud de funcionario probo, usted ha venido recuperando -especialmente en su esfera de acción presidencial- todo lo mexicano para los mexicanos, mejorándolo todo y haciéndolo más abundante en lo material y en lo espiritual, lo que es energía creadora para las fábricas y los talleres y calor y luz en los hogares.

Me apartaré, señor Presidente, de la pauta frecuentemente seguida en discursos como éste, de repetir con acento de aprobación lo que el Informe presidencial pormenoriza, porque en el caso actual ello sería abrumador, tan preñado de datos en su Informe y porque la Representación Nacional quiere esta vez que al contestar a usted, se encuadre lo que su Informe significa, en el marco grande de nuestra historia nacional.

Trataré de ser conciso.

Después de la ruda Conquista que no pudo abolir nuestras esencias aborígenes se creó en nuestro territorio la Colonia que, como tal, fue incomparablemente magnífica.

Las pruebas de esto se levantan todavía en maravillosas construcciones de piedra tallada y en perdurables instituciones de que nos enorgullecemos.

Pero nos enamoramos de la libertad con pasión incomparable.

Entonces como ahora, en las palabras conmovedoras de usted, pensamos que muy poco valdrían los adelantos culturales y materiales y la prosperidad más grande que pudiéramos alcanzar si no gozábamos de libertad.

Quisimos ser libres y lo fuimos por la fuerza, guiados por excelsos varones cuyo ideal, nutrido del sacrifico de sus vidas, jamás han sucumbidos en nuestros ámbitos.

Pero ya libres de extraño poderío político nos encontramos en el terrible aislamiento de un pueblo que carecía de elementos para producir lo que pudiera satisfacer sus necesidades propias, sin experiencia de relaciones internacionales, sin mercado interior ni mercado exterior, náufragos en una isla de libertad; acechados por fuertes potencias que codiciaban nuestras riquezas naturales para cuya explotación carecíamos de medios.

Hubo entonces y aún ahora, quienes añoraban la Colonia; y hoy podemos reconocerlo: no fueron malos mexicanos sino mexicanos angustiados, así como ahora no son malos sino ineptos para comprender, que ya, por fin, en todo lo que tenía de magnificencia y de grandes instituciones la Colonia, lo hemos superado.

En su angustia de inexperto pueblo independiente, México buscó en las formas y fórmulas de gobierno la solución de sus problemas, y el país se desangró en aquella tremenda lucha de centralistas y federalistas que dio por fin el triunfo a éstos, pero que en sí no podía resolver el problema medular del país, que era de pobreza de medios de producción, problema, por lo demás, intensificado con aquellas guerras.

Se nos presentó entonces mundialmente y, hasta hace poco, como un mendigo echado sobre un montón de oro que, ¡ay! no podíamos comer ni podía darnos calor y abrigo.

Pensamos entonces que debíamos rescatar esa riqueza y darla al pueblo.

Siempre fieles nosotros al principio de libertad sobre todas las cosas, extendimos nuestro liberalismo no solamente al derecho de creer cada quien conforme con su conciencia sino también a la recuperación de la riqueza acumulada en bienes de manos muertas.

Y no hubo maldad tampoco en esto; fue excelso patriotismo, exasperado por la pobreza del país, lo que movió a nuestros varones de entonces que en nada desmerecían de nuestros libertadores.

Sólo que no era riqueza estática la que necesitábamos sino esa otra forma de la riqueza, la riqueza dinámica que es el capital; la riqueza que se puede invertir, con la que se puede adquirir máquinas y materias primas, la riqueza en fin con que se puede pagar el trabajo y que produce cada vez más para el consumo y el bienestar de la población.

Sólo una vez hubo malos mexicanos: cuando un grupo de egoístas se cegaron ante nuestros problemas, con ceguera de maldad, y en vez de procurar su solución entre nosotros mismos -así fuese de manera equivocada- abominaron de nuestro esencial legado de libertad y fueron a traernos un infeliz príncipe extranjero que todavía pudo extraer de nuestra flaqueza lo bastante para crear un boato de corte imperial que definitivamente quedó abolido para siempre jamás en la justa sentencia ejecutada en el Cerro de las Campanas.

Pero todo esto fue en gran parte debido también a que las potencias codiciosas de nuestra riqueza nos tentaban con ofertas onerosas de capital.

La historia de nuestras deudas exteriores prueba la necesidad capital que padecimos más de un siglo; la necesidad de riqueza activa, que hemos dicho, que no se nos facilitaba sino para que nuestros gobiernos salieran del paso de dificultades apremiantes sin poder emprender la capitalización del país, esto es la transformación de nuestras riquezas estáticas en riqueza dinámica.

Y nada es tan sencillo de comprender ni más justo de reconocer, que esto: que si hubiéramos contado con capital propio no habríamos caído jamás en las trampas terribles de los empréstitos extranjeros ni después o conjuntamente con esto las enajenaciones de las riquezas naturales del país.

Éramos en esa época de nuestra historia, como el huérfano que, mal vende o mal empeña las joyas heredadas para poder ir viviendo.

Cuando ya casi no quedaba nada por hipotecar, cuando la miseria cundía y la exasperación se hizo tremenda -tanto más porque la libertad en tales circunstancias era un bien vedado- surgió nuestra gran Revolución con ímpetus redentores y generosos perfiles socialistas.

Sólo que, para que el socialismo pueda edificar grandes Estados requiere dos elementos indispensables de que nosotros carecíamos: el primero, la técnica, porque sin técnica todo esfuerzo socialista fracasa, y el segundo la disciplina, una disciplina de reciedumbre cada vez más fuerte, dictatorial y aun despótica.

Y nosotros, sin técnica por una parte, seguíamos, por otra fieramente individualistas, fieles al primer amor, amor de libertad de quienes idearon y se sacrificaron por nuestra Independencia y por conservar incólume la República y nuestra integridad republicana.

¡Cuántas veces la Revolución pareció hundirse en caos, desviarse hacia la tiranía, crear mayor miseria!.

Señor Presidente:

Ese es el marco de nuestra Historia en el que se destaca la labor revolucionaria coronada por usted, en cuya virtud, después de tantos decenios sobre decenios de angustia, ya por fin la República respira libremente.

Bajo la guía sabia de usted se han liquidado las divisiones que en nuestro pueblo crearon las ideas, lo mismo de los conservadores que de los liberales.

Hemos superado esa etapa.

Volver a encender esas divisiones ya apagadas sería criminal.

En realidad nadie quiso luchar contra las creencias, sino contra la miseria, contra la desigualdad, contra lo que debilitaba al país frente a las amenazas exteriores.

Libre usted y su régimen de fanatismos, ha puesto todo su empeño en dirigir las fuerzas y energías de la nación hacia actividades creadoras de riqueza dinámica, y como por ensalmo, sin ceder en un ápice el predominio incontestable del Estado en lo que al Estado legítimamente le corresponde, una paz espiritual reina en el país, que ojalá sea perenne.

Por nuestra idiosincrasia individualista, por nuestra pasión de libertad que es nuestra mejor herencia y por circunstancias del mundo en que vivimos -que no está a nuestro arbitrio cambiar - la contextura económica de nuestro país ha sido y es capitalista.

Sólo que secularmente hemos encarnado la paradoja de ser capitalistas sin capital.

Por eso nos asombra y nos llena de júbilo al mismo tiempo saber, por ejemplo, que las inversiones de la Comisión Federal de Electricidad en los seis años de su régimen, ascendieron a mil novecientos doce millones de pesos, de los cuales, mil trescientos noventa y seis millones constituyeron sus presupuestos autorizados y sólo quinientos dieciséis millones provinieron de créditos exteriores; que las inversiones en construcción de caminos durante el mismo término de años, ascienden a dos mil doscientos ochenta y nueve millones de pesos; que se invirtieron mil trece millones de pesos en la rehabilitación de los ferrocarriles; que hemos podido importar diez mil millones aproximadamente en bienes de capital que comprenden maquinaria y equipo para la agricultura, la industria y las comunicaciones; debiéndose notar, para estimar debidamente el progreso alcanzado, que a los equipos y maquinaria importados deben agregarse los que produce México en sus instalaciones industriales, lo que hace reducir las importaciones en la misma medida en que aumenta nuestra capacidad para abastecernos nosotros mismos.

Nunca fue el crédito exterior de México más sólido que lo es hoy, con la circunstancia de constituir una mínima parte de la infinidad de inversiones hechas en el país en los últimos seis años, contando nosotros mismos con capital activo, con riqueza dinámica, cada vez en mayor proporción; así la Nacional Financiera ha dependido, para realizar su política de ayuda a la industrialización, principalmente de los recursos de origen nacional, ya que los medios con que ha contado han sido tres cuartas parte de origen mexicano y sólo una cuarta parte de procedencia extranjera, sumando durante el sexenio a tres mil quinientos sesenta y siete millones de pesos.

Gracias a la política fiscal, el Gobierno ha podido no sólo cubrir sus Presupuestos con sus propios recursos sino que dentro de eso presupuestos normales, cada año mayores, se pudieron hacer inversiones que ascendieron, en los seis años de referencia, a más de cinco mil millones de pesos sin contar con las inversiones de los organismos descentralizados.

Las cifras que dejo mencionadas, tomadas de su importante Informe, señor Presidente, no agostan ni cercanamente cuanto se ha logrado en integración económica para incrementar la producción nacional y contar así con mayor abundancia de artículos de consumo, al mismo tiempo que aumentar las fuentes de trabajo, con resultados tan satisfactorios que el incremento en el volumen de la producción industrial llegó en el sexenio a un 42 1/2 por ciento más alto que los niveles que tenía al iniciar usted su gestión presidencial; así como el aumento en el valor de esa producción fue de un 88 1/2 por ciento en el mismo período.

En cuanto a las inversiones en la agricultura, baste recordar aquí que el país cuenta con cerca de quince millones de hectáreas cultivables, de las cuales se han abierto en este sexenio un millón quinientas mil hectáreas cultivables, de las cuales se han abierto en este sexenio un millón quinientas mil hectáreas de tierras nuevas; pudiéndose vislumbrar el México que anhelamos, cuyo incremento agrícola produzca lo suficiente para su sostenimiento.

Las extensiones beneficiadas con obras de regadío han sido cuantiosas, habiéndose invertido en obras de esta naturaleza durante el sexenio, dos mil ciento tres millones de pesos.

Señor Presidente:

Quienes nos hablan de virajes a la izquierda y virajes a la derecha, empleando términos y conceptos de otras latitudes, referentes a problemas diversos de los nuestros no hacen sino confundirnos.

México venía buscándose a sí mismo y por fin se ha encontrado a sí mismo.

Eso es todo.

Y es fácil decirlo. Lo que no ha sido fácil es realizarlo.

La Representación Nacional reconoce que usted -que no se ha apartado nunca de lo entrañable de la Revolución-, ha justificado a la Revolución encauzándola al fin, conforme con la propia naturaleza de ella misma, por las sendas certeras de la realización de sus ideales; porque la Revolución, bien entendida, no tuvo la finalidad de imponer ésta o aquella ideología importada o extraña, sino sencillamente abolir la miseria, hacer más justiciera la vida, mantener incólume nuestro patrimonio de libertad.

Usted ha apartado el Poder del Estado de luchas innecesarias o contraproducentes y lo ha guiado con voluntad inquebrantable enderezándolo hacia la mayor productividad de nuestro suelo, hacia la mejor explotación de nuestras riquezas, hacia el incremento de las facilidades para la educación en términos ya no sólo de clases sociales económicas, sino de aspiración, para lo que contumazmente se nos negaban al para aptitudes y medios.

Las aptitudes han surgido con la oportunidad.

Los medios los ha encontrado usted en abundancia que tiene, a la Representación Nacional y al país entero, satisfechos.

En su fidelidad a los ideales revolucionarios ha continuado usted resolviendo el problema agrario con un ahínco digno de quien lleva, por así decirlo, la sangre misma de la Revolución en sus venas.

Por eso ha realizado usted un adelanto que la Representación Nacional se complace en celebrar toda vez que, como ejemplo de lo realizado, gran parte de las nuevas tierras abiertas al cultivo durante este sexenio, han sido dadas a campesinos y ya que los créditos concedidos para fines agrícolas por los bancos oficiales, en los últimos seis años, han sido de dos mil ciento noventa millones de pesos.

El perfeccionamiento gradual del Derecho Obrero que -con lo que podemos llamar lícitamente el Derecho Campesino- constituye un justo orgullo revolucionario, satisface plenamente a la Representación Nacional, y esa satisfacción sube de punto, al constatarse cómo ha bastado con que el Estado y sus instituciones garantizarán las conquistas de los trabajadores para que el pueblo las haya ejercido con decoro, en un clima de tranquilidad social, no habiéndose dejado de resolver con equidad ninguno de los numerosos conflictos obrero-patronales que se presentaron en los últimos seis años.

Y en este orden de cosas, la Representación Nacional reconoce también que lo que se ha realizado en el desarrollo del Seguro Social y con la diversidad de servicios de hospitales del Estado y de servicios crediticios, bastaría de sobra para justificar la atención de un régimen a las masas proletarias.

Cuanto es de auténtica esencia revolucionaria, esto es, lealtad para con el pueblo y propósito de su elevación, nunca fue mejor atendido que en los últimos seis años.

Y es muy cierto, señor Presidente, que el nivel de vida ha ascendido a índices, para la generalidad de la población, que nunca antes habíamos alcanzado.

En lo general, todas nuestras clases habitan mejor, comen mejor, visten mejor, gozan de mejor salud, tienen a su disposición mejores y más amplios medios para su educación, para su esparcimiento y para el goce de la vida, y es natural que todo esto cueste más.

Hay quienes quisieran que los precios de lo que es indiscutiblemente mejor, siguieran siendo los mismos que cuando ese mejoramiento ni siquiera apuntaba.

Y hay también quienes -fuera del régimen- instigados por la codicia, afean la hermosura de justicia de que se viene revistiendo la Nación.

Ello no es sino cizaña que no hay que dejar crecer.

Los adversarios del régimen de la Revolución y desdichadamente a veces algunos revolucionarios, han carecido de la honestidad y de la lealtad que el progreso del país exige; pero el pueblo sabe que usted, señor Presidente, ha tenido esas virtudes y en tal abundancia, que ha compensado lo que ha faltado a los demás y ha sido bastante para salvar, usted solo, la dignidad de la República en los seis años de su Gobierno.

Por encima de esto y debajo de esto, sigue teniendo vigencia no menguada aquella admonición de usted, pronunciada en su primer discurso de campaña electoral el seis de junio de 1945, de que la industrialización de México debe tener como propósito inmediato la prosperidad nacional, basada en que la compartan equitativamente todas las clases sociales.

La tradición de México en este campo de actividad de sus gobiernos es límpida, llena de sinceridad y henchida de nobleza.

Esa tradición, señor Presidente, la ha mantenido usted en toda su riqueza de valentía, y la ha ennoblecido aún más con las expresiones de excelsitud en que ha manifestado las bases de la política internacional de México, su respeto a la personalidad de los demás pueblos; su independencia de criterio propio de la conciencia de su soberanía; su sentimiento profundo de la dignidad humana como atributo por derecho propio de todos los individuos, de todas las razas y de todas las creencias y orígenes nacionales; el deber de ayudarse todos los pueblos entre sí a combatir lo que en cada uno de ellos hace a la vida dura y al progreso difícil; la certidumbre de que las ciencias ofrecen tales perspectivas de abundancia para toda la Humanidad y de bienestar para todos los pueblos, que no debemos desesperar de que el sentido moral de las naciones se eleve imponentemente a la altura que ha alcanzado y sigue superando el saber humano, y la afirmación, en fin, de que ninguna de las razones que hace apenas un siglo explicaban y, para muchos, justificaban la esclavitud, el imperialismo y las demás formas de servidumbre de unos individuos y de unos pueblos respecto de otros, queda ahora en pie; alzándose, en cambio, la conciencia cada vez más firme de que la salud, la felicidad y la libertad de cada quien -individuos o pueblos- dependen de la libertad, de la felicidad y de la salud de los demás; en suma, lo que usted ha llamado el sentido de corresponsabilidad humana, que en nuestro pueblo tiene hondas raíces.

Se advierte, señor Presidente, en esa parte de su Informe, la certeza con que usted se ha expresado ha llevado usted esas ideas y esos sentimientos en la sincera postura del país, refinándolos con la finura de su potente mentalidad.

La Representación Nacional fervorosamente aplaude la concreción de la Doctrina de América que usted ha hecho con tanta grandeza de verdad.

No sólo han vuelto a hablar por boca de usted los próceres de la Independencia de los pueblos americanos, sino que ahora, desde la altura moral a que usted ha elevado la Presidencia de México, los anhelos y la fe y la indivisible integridad de la progenie humana, han hallado voz para que guíe al mundo hacia la concordia universal, en esta etapa de la Historia tan erizada de peligros inminentes.

La Representación Nacional ratifica con orgullo y firmeza su declaración de la solidaridad mexicana en la democracia y nuestra libre y firme determinación de defender al Continente contra cualquiera agresión extraña.

Y, entre tanto, consciente de la supremacía de los valores morales y alerta en el goce de la libertad, nos consagramos, como usted lo expresa, con el sentido de la Patria, a forjar nuestro país y amarlo, de acuerdo con nuestro carácter y según nuestra capacidad, nuestra fe, nuestra voluntad y nuestro pensamiento.

Fuentes:

1. Los presidentes de México ante la Nación : informes, manifiestos y documentos de 1821 a 1966. Editado por la XLVI Legislatura de la Cámara de Diputados. 5 tomos. México, Cámara de Diputados, 1966. Tomo 4. Informes y respuestas desde el 30 de noviembre de 1934 hasta el 1 de septiembre de 1966.
 
Los cinco tomos fueron digitalizados por la Universidad de Texas:
http://lanic.utexas.edu/larrp/pm/sample2/mexican/history/index.html

2. http://cronica.diputados.gob.mx/DDebates/42/1er/Ord/19520901.html

3. http://es.scribd.com/doc/21614139/Miguel-Aleman-Valdez