Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

          1939

          1938

          1937

          1936

          1935

          1934

          1933

          1932

          1931

          1930

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1930-1939 > 1930

Comunicación de Marte R. Gómez a Plutarco Elías Calles a su llegada a Barcelona.
Barcelona, España, junio 12 de 1930.

Señor general don Plutarco Elías Calles

México, D. F.

Muy distinguido jefe y fino amigo:

Después de visitar dos cooperativas lecheras de la región de Tours, donde pude comprobar que la técnica de la industria lechera está en Francia a una altura casi tan baja como entre nosotros, he venido a iniciar mi viaje por España, tomando el sur como primer objetivo, a efecto de seguir el consejo de los expertos que, pensando en calores civilizados como estos de Europa, le llenan a uno la cabeza de fantasías que lo harían temblar si no se supiera deveras lo que son nuestros calores rústicos del trópico.

Entiendo que Barcelona es una buena puerta para entrar con simpatías a España.

La ciudad tiene más de un millón de habitantes, y en sus calles, modernizadas con la perforación de grandes avenidas, se ve desde luego la mano de un pueblo emprendedor.

Ya un poco fuera, para ir al Tibidabo, o a Montjuich, o más lejos aún a Montserrat, se encuentra uno con gran profusión de funiculares, esto le permitiría a uno decir que Barcelona es la ciudad de los funiculares, pero, con un mejor deseo de penetración, debe uno asegurar que Barcelona es una provincia en que la electrificación está adelantada.

La misma idea explica porqué Barcelona es la provincia con mayor industria.

Hay siempre correlación entre la potencia industrial y el valor de la energía eléctrica, y en Barcelona la energía eléctrica barata ha dejado sentir sus efectos.

Ojalá que con nosotros Tepuxtepec coopere de la misma manera.

En su vida ciudadana Barcelona muestra aspectos de normalidad.

Pasó ya la época de los atentados dinamiteros, pasó el descontento originado por la orden que dio Primo de Rivera prohibiendo las costumbres regionales, y las buenas gentes de la ciudad hablan su catalán y bailan sardanas, considerando que con tan elementales libertades pueden ya estar agradecidas a su rey y regalarle palacios como el que le acaban de dedicar en la Diagonal.

En el terreno arquitectónico la normalidad también se ha recuperado.

Pasaron ya los años en que los atrevimientos arquitectónicos de Gaudi (que quiso hacer de la Iglesia de la Sagrada Familia un templo original enteramente divorciado de los órdenes arquitectónicos), podían arrastrar a los barceloneses a construcciones descoyuntadas sin más intento que el de matar las formas geométricas y las aristas.

Hoy se vuelve por la arquitectura que tiene sabor de tradición y se hacen reconstrucciones de lo gótico que son positivos aciertos.

En el mismo terreno de los negocios, la normalidad se viene recuperando a medida que se aleja la exposición.

Pero conste también que la exposición ha sido un esfuerzo muy importante y que los 150 millones de pesetas que se gastaron, a más de dar idea de que hay capital disponible, sirvieron para demostrar la pujanza de la región.

Por lo que toca a obras hidráulicas, la región es también de gran importancia.

Bajo el patrocinio del Estado se han hecho las correcciones de los Torrentes de Enseu (afluente del Noguera), del Fornells, afluencia del Rigart, del Eviñolo (afluente del Flamisell), etc., etc.; pero lo más importante es lo que se hace con el Ebro y de ello no podré hablarle en este momento, porque para hacerlo deberé ir a Zaragoza desde Madrid.

Sepa usted de todas maneras, como primer contacto con el programa de irrigación que aquí se desarrolla, que habiendo en estos momentos dos millones de hectáreas para riego en toda España, y de ellas muchas arcaicas, como las de Granada heredadas de los moros, o como las del canal de Urgel que está muy cerca de aquí y que riega 60 mil hectáreas cobrando un censo de 9% de la cosecha y manejándose por procedimientos anticuados, el nuevo proyecto del Ebro ya en construcción, abarca 300 mil hectáreas, es decir sólo 100 mil hectáreas menos que nuestro proyecto del Yaqui, que sólo Dios sabe cuándo estemos en posibilidades de desarrollar.

Lo saluda con todo afecto su amigo y atento seguro servidor.

Marte R. Gómez

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 150-152.