1929
Comunicación de Bernardo Gastélum a Plutarco Elías Calles para felicitarlo por haber terminado con la rebelión escobarista.
Roma, Italia, mayo 18 de 1929.


Señor general Plutarco Elías Calles

México, D. F.

Muy querido jefe y amigo:

A mi llegada acá el día 6 de marzo pasado y enterarme de los desagradables sucesos que principiaban a conmover al país, tuve el gusto de telegrafiarle y enseguida escribirle, poniéndome a sus respetables órdenes.

Seguí detenidamente su inteligente campaña.

Lo felicito calurosamente por su acierto para llevarnos al éxito.

Habiendo terminado con la rebelión [escobarista] no creo que por ello descanse cuando concierne a su experiencia darnos una organización integral dentro de las aspiraciones revolucionarias, labor todavía más trascendente que la importantísima que desarrolló en la Presidencia.

Usted sabe que el país padece no exclusivamente con la insidia de algunos de los elementos militares, sino también por aquellos que sin correr peligro se dedican de dentro o fuera del gobierno a derribar prestigios enseñando a perder el respeto.

A la anarquía se contribuye de varias maneras; pero la espiritual, la que no reconoce valores culturales, es la peor.

Algo más: de ella se derivan las otras.

A esto debe México la escasez de personas directoras.

Si surge un hombre público, un gran constructor, etc., se le niega y se le denigra.

Por eso no han podido formarse las jerarquías necesarias de orden espiritual que nos conviertan realmente en país.

Usted es la única persona con autoridad suficiente para lograrlo.

Nuestra historia deberá recogerlo como el político más experto con que hemos contado y como el administrador más hábil.

Su esfuerzo sigue siendo indispensable, para alejar nuestra costumbre de sustituir una actividad inteligente de raigambre revolucionaria en cualquier rama de la administración, por otra, que aún siendo de talento, practica desde esa tribuna una ética diversa, ocasionando el extravío de la conciencia pública, y dando además la impresión que caminamos a saltos.

Su empeño por llevarnos a un régimen de instituciones le hará proporcionarnos la estructura material indispensable.

Lo realizado acá en materia de organización de trabajo como base del Estado es interesantísimo.

Algo de lo que usted busca para hacer que la revolución se encuentre en todos los sectores de la opinión.

Y que sea capaz de transformar activamente, una situación exclusivamente política como es la que hasta ahora ha vivido el país, por otra, que sin dejar de serlo, sería preferentemente de trabajo.

Perdone que haya tocado un tema a quien está más capacitado que yo para abordarlo, cuando mi propósito se reducía únicamente a felicitarlo por su brillante labor, y vea en mis palabras mi ardiente deseo porque la lúcida pasión que sabe usted poner en el éxito de sus empresas, dé a la que actualmente tiene, y tendrá a pesar suyo, entre sus manos una solución afortunada.

Estudio y escribo.

Si mis posibilidades lo permiten, completaré mis juicios con el paisaje ruso y alemán principalmente.

Estoy para servirle en lo que ordene.

Mande lo que guste.

Y lo quiere con hondo y viejo afecto su seguro servidor y amigo.

B. Gastélum

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 146-147.