Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1928

Discurso del General Álvaro Obregón, pronunciado en Villahermosa, Tab., el día 25 de abril de 1928, en el Teatro Merino, sobre la reacción y la revolución.
Villahermosa, Tabasco, 25 de abril de 1928.

Los que hemos asimilado alguna experiencia en materia social y política, apreciamos con regocijo la transformación que se ha producido en Tabasco, en los últimos ocho años.

Durante nuestra primera visita, en 1920, encontramos dividida a la familia revolucionaria, atacándose entre sí, y a la reacción aprovechando estas condiciones para azuzar unos contra otros a los núcleos revolucionarios.

Ahora encontramos a Tabasco con una magnífica organización social. Unidos todos los elementos revolucionarios en sindicatos y ligas de resistencia, y agotadas las fuerzas de la reacción, cuyos directores, conscientes de su importancia, han tenido que emigrar del Estado.

Hemos visto cómo la Revolución, en su maravilloso proceso, ha venido desalojando a la reacción, primero de las aldeas, hacia las capitales de los Estados, y después de esas capitales hacia la capital de la República, y será nuestra metrópoli, seguramente, el último baluarte de la reacción, allá donde aliada con todos los vicios y con todas las tentaciones, logra corromper la conciencia de muchos revolucionarios.

Tabasco, por ventura, ha hecho emigrar a los directores de su reacción, y éstos, radicados en nuestra capital, están creyendo erróneamente que con calumnias y con intrigas, pueden destruir la obra revolucionaria de Tabasco, desprestigiando y calumniando a los directores de ésta.

Que siga la reacción en la ciudad de México, oponiéndose a la evolución revolucionaria y así como ha fracasado ante la recta orientación social y política del señor general Calles, quien ha logrado vencerla con su inquebrantable voluntad, seguirá fracasando, y entonces podremos asegurar el triunfo definitivo, no importando las armas que en nuestra contra usen, y que lo mismo pueden ser el incienso que la dinamita.

Fuente:

Discursos del General Álvaro Obregón. Biblioteca de la Dirección General de Educación Militar. México, 1932. Dos tomos. Segunda Parte. Discursos de 1924 a 1928. 505 pp. Páginas 401 a 404.