Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1927

Comunicación sobre la ayuda financiera de México a los mineros ingleses.
Nueva York, N. Y., noviembre 22 de 1927.

Señorita Soledad González

Secretaria Particular del señor Presidente República

México, D. F.

Informe a señor Presidente lo siguiente:

Periódicos Hearst publicarán mañana miércoles, ilustrado con una fotografía mía y otra ministro [en Inglaterra, Gilberto] Valenzuela, siguiente artículo:

Washington, noviembre 22.

El artículo de hoy de la serie que ha estado apareciendo en el [The New York] American y los demás periódicos asociados de Hearst, indudablemente caerá como bomba en Inglaterra.

El pueblo inglés se asombrará al enterarse que durante sus sufrimientos y penalidades del año pasado surgió la mano del Ejecutivo Plutarco Elías Calles por allá.

250 mil dólares para Los Arcos, Ltd.

Como campeón de la causa del desasosiego en Inglaterra, así como en todas partes del mundo, el presidente Calles apoyó la fracasada huelga de carbón, el año pasado, con 100 mil dólares, que contribuyó como una ayuda secreta para “los ideales del proletariado”.

Calles no solamente contribuyó directamente [original subrayado] para el fondo de la huelga de los mineros ingleses, sino que de acuerdo con las pruebas en poder del New York American el gobierno mexicano envió también 250 mil dólares a Los Arcos, Ltd. of London, para que fueran re expedidos a Maxim Litvinoff, ministro soviet de Relaciones Extranjeras.

El Ejecutivo mexicano había destinado este dinero para que fuera utilizado con el mismo amplio fin que otras sumas autorizadas por él para ser usadas en Rusia, China, Centroamérica y su propio país en el adelanto del plan general bolchevique.

Estos diferentes regalos de Calles para la causa de la “lucha mundial” han sido expuestos en artículos anteriores de esta serie, siempre acompañados con los documentos correspondientes firmados por Calles en persona.

Otros obsequios a los mineros son mencionados.

Personas bien informadas en la ciudad de México hablan de “varios” o de “dos o tres” regalos que el gobierno de Calles hizo para el fondo de los mineros de carbón ingleses durante su huelga.

El 4 de junio de 1926, encontrándose el Imperio inglés todavía bastante débil de los efectos de la gran huelga general que terminó el 19 de mayo y que paralizó todas las industrias durante nueve días memorables, el presidente Calles dio orden a su Secretaría de Hacienda que situara por cable al ministro mexicano en Londres, 100 mil dólares para ayudar a sostener la huelga de carbón.

En otro lugar del American aparece una reproducción fotográfica de la orden.

Su texto es como sigue:

Al C. Secretario de Hacienda y Crédito Público:

Se servirá ordenar al C. Agente Financiero de México en Nueva York la situación por cable y por conducto del ministro de México en Londres, de la suma de 100 mil dólares, que serán entregados al fondo de la Unión de Mineros de Carbón, huelguistas, como una ayuda secreta que contribuye el gobierno de México para mantener los ideales del proletariado.

Sírvase tener cuidado que estas órdenes sean expedidas en clave especial y con todas las precauciones de transmisión necesarias.

Sufragio Efectivo, No Reelección.

Palacio Nacional, junio 4 de 1926.

El Presidente de la República, P. Elías Calles, sg/pec/rl.

Como de costumbre en tales casos, se ordenó que el dinero fuera transmitido por conducto de la Agencia Federal y Fiscal Mexicana en Nueva York, haciéndose la operación en “clave especial” y con todas las precauciones necesarias para que el asunto no fuera divulgado al mundo civilizado.

Otra prueba de otra contribución mexicana para la causa del comunismo aparece en una carta escrita el 5 de agosto de 1926 por Arturo M. Elías, cónsul general mexicano en Nueva York, dirigida a Gilberto Valenzuela, ministro mexicano en Inglaterra.

Los periódicos de Hearst tienen una copia de esta carta, en la cual se le informaba al ministro Valenzuela que el 2 de agosto Elías había situado por cable a Madrid 250 mil dólares, que serían re expedidos al Midland Bank de Londres.

Se le informó a Valenzuela que él debía sacar ese dinero del banco en efectivo para no dejar ninguna huella del que lo iba a recibir después y que era Los Arcos, Ltd., la cual fue la organización de Whitehall Gazette, el gobierno soviet logró hacer entrega del dinero solamente violando la valija diplomática.

Cuando el gobierno inglés mandó una nota al gobierno ruso, para Malloy, protestando contra sus actividades en ayudar pecuniariamente la huelga, que los radicales británicos y extranjeros estaban procurando convertir en un movimiento revolucionario, los funcionarios soviet indudablemente con aire inocentón, abultando el carrillo con la lengua, negaron tal cosa.

¿Acaso el presidente Calles hará una negativa semejante?

No le queda otro recurso, aun en vista de su propia escritura.

Incidentalmente esa firma está en poder de los periódicos de Hearst.

La huelga del carbón en Inglaterra indudablemente fue un esfuerzo honrado de parte de un grupo de trabajadores para evitar la amenaza de reducción de salarios o de aumento de horas que los propietarios de las minas decían era necesario para producir carbón barato a fin de que las industrias inglesas pudieran competir con las de otros países.

Los rojos se apoderan de las riendas.

Pero este movimiento honrado de obreros fue inmediatamente considerado por los comunistas rusos y británicos, así como por los radicales de otras partes del mundo, como una oportunidad para minar la estabilidad del gobierno británico y quizás iniciar la “revolución mundial” por tanto tiempo soñada.

Es interesante anotar que el presidente Calles autorizó a un escritor norteamericano, experto en problemas sociales, al doctor Ernest Gruening, para que estudiara la situación de Inglaterra.

Esta autorización, que fue hecha algunas semanas antes de la huelga, está contenida en una orden dada a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para gastos. La suma que Calles ordenó se pagara a Gruening fue por 10 mil dólares.

La orden de Calles por esa cantidad es como sigue:

Al C. Secretario de Hacienda y Crédito Público:

Se servirá dar instrucciones al Tesorero General de la Nación para que libre orden de pago por la cantidad de 10 mil dólares, a favor del señor doctor Ernesto Gruening, para gastos de un viaje en el desempeño de una comisión que le confió el Ejecutivo de mi cargo, y cuyo objeto de la misma es estudiar en Londres la situación de los huelguistas de las minas de carbón.

Se servirá cargar este libramiento a gastos secretos del Ejecutivo y eximir al interesado de la necesidad de someter una cuenta de gastos. Sufragio Efectivo, No Reelección. Palacio Nacional, México, D. F., 3 de febrero de 1926. El Presidente de la República, P. Elías Calles, sg/pec/rl.

Antiguamente el doctor Gruening tenía conexiones con New York Tribune y The Nation.

Desde que Calles se hizo cargo de la Presidencia de México, el doctor Gruening ha pasado gran parte de ese tiempo en ese país.

Tenía acceso libre al Ejecutivo mexicano a todas horas y se sabe que era uno de sus consejeros de confianza.

Cariñosamente.

Arturo M. Elías

Cónsul general

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 91 a 93.