Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1926

Comunicación de Carlos A. Vidal a Plutarco Elías Calles sobre el abasto de agua en Tuxtla Gutiérrez.
Tuxtla Gutiérrez, Chis., mayo 22 de 1926.

Señor general de división Plutarco Elías Calles

Presidente de la República

Palacio Nacional México, D. F.

Respetado jefe y amigo:

Por el mucho quehacer que me he echado a cuestas, sobre todo en la construcción de carreteras, me ha sido imposible pasar a ésa a darme el gusto de saludarlo e informarle detalladamente de la marcha de todos los asuntos en este hoy pacífico estado de Chiapas; con este motivo comisioné al diputado al Congreso local, Ricardo Alfonso Paniagua, para que pasara a saludarlo en mi nombre, y al mismo tiempo informarle más o menos cómo camina esto.

Pero hoy paso a importunarlo con esta carta debido a la necesidad imperiosa que tengo de suplicarle una vez más su ayuda en alguna forma efectiva para esta ciudad de Tuxtla en la que todos los habitantes en la actualidad nos estamos muriendo de sed materialmente por la falta absoluta de agua en la población.

Le supliqué a usted por mi telegrama relativo el que nos obsequiara la tubería necesaria para traer el agua de una distancia de ocho kilómetros (que es lo más cerca que se encuentra en cantidad suficiente) para abastecer a esta población; y cuán grande fue mi sorpresa y decepción al enterarme del telegrama del señor ministro de Comunicaciones, que por acuerdo de usted no se podía obsequiar mi petición.

Mi general, a la administración pasada (Ver Nota 1) que todo se lo cogió, le prestó usted ayuda en efectivo de alguna consideración, y ¿qué será posible que a mí, que sin pretensiones de ninguna clase y con la verdad como escudo, le aseguro, y esto puede usted informarse por cualquier medio, que estoy trabajando con tenacidad grandísima, para ver si es posible encarrilar a esta entidad por la ruta del progreso, me niegue usted la tubería necesaria para una mejora de importancia?, y que si se la pido es porque al comprarla yo la hacienda del estado sufriría mucho y para el gobierno federal, esa pequeña dádiva no significa nada; ¿qué será posible, repítole, que no pueda usted obsequiarme dicha tubería?

Si insisto en esto, es con el fin de hacerle ver la situación angustiosa en que estamos y a la que no dudo remediará usted.

Si acaso se le ablanda el corazón, le repito aquí lo que necesito de tubería: seis mil metros de ocho pulgadas de diámetro; dos mil metros de seis pulgadas de diámetro; y cuatro mil metros de dos pulgadas de diámetro, cuyo envío le ruego hacerlo a mi consignación a Estación Jalisco, Chis.

Acuérdese, mi general, que este estado necesita más que ningún otro de su ayuda inmediata, y que su actual gobernante es su amigo de verdad.

Rogándole me perdone de que lo haya distraído un tanto, le envía un fuerte abrazo su subordinado y amigo que le quiere.

Carlos A. Vidal (Ver Nota 2)

[Gobernador del estado]

Notas:

1. El gobernador anterior había sido Luis Ramírez Corzo.

2. El lector habrá de advertir cómo los términos de esta carta difieren con el tono común empleado por los gobernadores al dirigirse al Presidente de la República.

El general Vidal se considera desdeñado por el presidente Calles, lo que no puede dejar de asociarse a su futuro político: sería jefe del llamado Comité Pro Serrano, que impulsó la candidatura a la Presidencia del divisionario de ese apellido.

Vidal fue asesinado en Huitzilac junto con Serrano, el 3 de octubre de 1927.

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 265-266.