Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1925

Comunicación de Ezequiel Salcedo a Plutarco Elías Calles sobre el asunto de la unificación obrera en Europa.
Berlín, Alemania, septiembre 6 de 1925.

Señor general Plutarco Elías Calles

Presidente de la República

México, D. F.

Estimado general:

Por conducto del señor ministro en ésta, recibí respuesta de mi mensaje y carta en que sometía a su consideración el viaje a Londres para asistir al congreso que se efectuó allí, comunicándoselo, en la forma más diplomática a Brown, y creo que, como usted lo deseaba, para mejor oportunidad quedarán abiertas las puertas para la realización del proyecto de reunión en México. (Ver Nota 1)

El asunto de unificación obrera en Europa sigue su curso, y a pesar de la opinión de los elementos alemanes que me han manifestado que aquí no encuentra eco este asunto, los ingleses y los rusos siguen en pláticas y casi es seguro que se llegue a un entendimiento con los comunistas.

Por lo que me he podido dar cuenta, en Europa el comunismo sigue tomando incremento, principalmente en Inglaterra, Francia y Alemania; con motivo de la actitud que han asumido en el asunto de Marruecos, en contra de Francia y de España y en pro de la libertad de aquel país, se han atraído la simpatía de un gran número de elementos que permanecían indiferentes y hasta de muchos de aquellos que se reputan como sus enemigos, y que pertenecen a las organizaciones moderadas; tal sucede aquí donde las manifestaciones públicas han sido numerosas; en Francia han asumido una actitud más enérgica, debido quizá a que cuentan con mayores elementos de publicidad y a que el elemento organizado simpatiza con ellos en su mayoría; habiéndoseme asegurado por personas de significación política en aquel país, que el gobierno francés no ha asumido una acción definitiva en Marruecos por temor de posibles disturbios interiores provocados por los comunistas; en Inglaterra creo que por la prensa se habrá informado usted del movimiento tan intensivo que han llevado a cabo los últimos días, habiendo llegado a paralizar casi por completo el tráfico en muchas de las líneas transcontinentales y por completo en muchas de las locales de Inglaterra y de Australia, así como de las posesiones inglesas en África del sur.

Me permito poner en conocimiento de usted estos informes por si acaso fueran útiles para la política exterior de su gobierno, y porque conociendo el interés que se toma en esta clase de asuntos creo podrán interesarle.

Hace días mandé a [Eduardo] Moneda un informe del desarrollo de la cuestión social y económica aquí por el que podrá verse que más que adelanto en las conquistas sociales más bien se pierde terreno, estancando sus esfuerzos alrededor de la tarea absolutamente nacionalista que se desarrolla en todos los órdenes de la vida política y social de Alemania.

En un párrafo anterior me permití darle algunas informaciones de Francia, debido a que por motivo de una grave enfermedad de mi esposa me tuve que trasladar violentamente a París, con objeto de que le fuera practicada una operación y dejándola allí en una clínica en donde hasta la fecha se encuentra; este asunto por una parte, y por otra la promesa de usted de que para el mes de octubre podría regresar me hacen solicitar de usted el que me permita hacerlo, dando orden a Relaciones para que se me proporcionen mis viáticos de regreso y poder salir de aquí los últimos días de octubre y permitiéndome a mi regreso poder visitar Italia y España pues tendría gusto de ver de cerca el movimiento faschista, así como lo que pasa en España.

No dudo que con la benevolencia con que me ha tratado siempre me tratará en mi atenta súplica, pues sinceramente creo que para la labor de estudio que se me confió ha transcurrido el tiempo suficiente para darme cuenta que muy poco tenemos que aprender y casi me atrevo a decir a usted que más podríamos enseñar que aprender de estas organizaciones viejas que conservan todas las fórmulas y métodos con que empezamos a trabajar nosotros en México, hace la friolera de 15 años cuando dábamos los primeros pasos en el camino de la organización.

La disciplina y la constancia no son cosas que podamos importar, a mi juicio tenemos que hacer labor de educación para ello, y es lo único que podríamos aprender.

Reitero pues mi atenta súplica y ya me dirijo a la Secretaría de Relaciones en solicitud de mi licencia, la que espero me concederá y entre tanto como siempre quedo a sus órdenes con el respeto y cariño de siempre.

Salcedo

Nota:

1. Salcedo era un importante dirigente de la Confederación Regional Obrera Mexicana.

En 1925 se desempeñaba como agregado obrero de la Legación de México en Alemania.

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 143-144.