Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1925

Comunicación de Alberto J. Pani a Octavio Dubois sobre negociaciones respecto a bonos de la Caja de Préstamos.
Nueva York, N. Y., octubre 27 de 1925.

Ingeniero Octavio Dubois

Subsecretario de Hacienda

Suplicóle entregar señor Presidente siguiente mensaje:

Del miércoles 14 de este mes, fecha en que comuniqué a usted arreglo pactado con Casa Spyer respecto de bonos Caja de Préstamos, hasta el día 22, discusiones desenvolviéronse hacia estos dos objetos:

Determinar forma y términos aplazamiento pagos 1924 y 1925, y Concretar reformas y adiciones al convenio de 16 de junio de 1922, de acuerdo con puntos ya convenidos y de los cuales había dado a usted cuenta en telegramas anteriores.

Como en curso de estas discusiones frecuentemente retrocedíamos hasta grado de afectar directa o indirectamente los puntos ya aceptados y provocar ruptura negociaciones, abstúveme de telegrafiar a usted esperando, para hacerlo, poder comunicarle algún resultado definitivo.

El viernes 23 semana pasada, tuve el gusto de informarle haber sido firmado nuevo convenio de reanudación servicio deuda exterior, en absoluta conformidad con principios establecidos en memorándum del 20 de agosto último.

Ahora me permito hacer del conocimiento de usted, en forma sintética, principales incidentes discusiones y enmiendas y adiciones hechas al antiguo convenio.

Primera dificultad que presentóse fue derivada de consideración de la sección primera del convenio, que se refiere al pago de los intereses vencidos y no satisfechos hasta el primero de enero de 1923 que comenzó vigencia convenio.

Señor [Thomas] Lamont empeñábase en conservar dicha sección tal como estaba en convenio de 1922, es decir, subsistiendo garantía gobierno sobre parte de dichos intereses que correspondían a ferrocarriles, alegando que tal cosa no contravenía al principio aceptado de separar ambas deudas por tratarse de intereses vencidos antes del convenio primitivo, a menos de que principio separación deudas intentara aplicarse en forma retroactiva.

Yo sostuve la inretroactividad [sic] de tal aplicación alegando que las obligaciones por intereses vencidos habían sido substituidas por obligaciones futuras que, de acuerdo con convenio primitivo, deberán ser satisfechas en un periodo de 40 años a partir de 1928 y agregando que aun en caso de que se incurriera en retroactividad, no me encontraba dispuesto a proseguir discusiones ni a firmar ningún convenio que no realizara el propósito del gobierno de separar absolutamente las dos deudas de que se trata y cesando completamente la garantía del gobierno sobre todas las obligaciones de los ferrocarriles que no hubiere garantizado antes de la vigencia del convenio de 1922.

Llegóse por fin a enmendar la sección referida, en forma definir y separar las obligaciones respectivas del gobierno y de los ferrocarriles sobre tales adeudos.

Por este solo concepto se ha logrado descargar al gobierno de una responsabilidad de cerca de 200 millones de pesos.

Segunda dificultad surgió de aplazamiento solicitado para el pago de los vencimientos correspondientes a los años de 1924 y 1925.

Partiendo de la proposición original del señor Lamont, consistente en aplazar vencimiento de 1924 y pagar el de este año antes del próximo primero de enero o cuando menos en esta última fecha una cantidad substancial.

Discusiones nos fueron conduciendo paso a paso hasta convenir en aplazar pago de ambos vencimientos a partir de enero de 1928 y durante un periodo de ocho años.

Pagos serán escalonados como sigue:

Primeros tres años, 10%;

Segundos tres años, 12.5%;

Séptimo año, 15%;

Octavo año, 17.5%.

Interés llegará solamente a 3% anual sobre cantidades insolutas y causado a partir del primero de enero de 1928.

Vencimientos correspondientes a 1926 y 1927, quedarán reducidos en números redondos a 23, y 23 y 25 millones de pesos, respectivamente, en vez de 45 y 50 estipulados en convenio primitivo.

También fue bastante difícil formular estipulaciones relacionadas con los ferrocarriles.

Opinión señor [Bertram] Holloway, que pesa mucho como experto ferrocarrilero en el ánimo del señor Lamont y de los otros miembros del comité, me ayudó considerablemente para llegar a las estipulaciones racionales contenidas en el convenio formado.

Haráse devolución ferrocarriles primero enero año entrante.

Fíjanse condiciones devolución y funcionamiento eficiente futuro que capacite a los ferrocarriles para solventar sus propias obligaciones.

Rechazada proposición original señor Lamont de que gobierno pague al hacer devolución líneas a compañía privada fuerte cantidad de dinero que posibilite operación ferrocarriles por dicha compañía y, en breve plazo, la indemnización por los daños sufridos durante la administración del gobierno, se comino al fin en que subsista impuesto del 10% sobre las entradas brutas ferrocarriles el tiempo que sea necesario para liquidar, primero, actual deuda flotante de los ferrocarriles, segundo, rehabilitación de los mismos volviéndolos a poner en el estado que tenían antes de la incautación y, tercero, los adeudos procedentes de pérdidas, reclamos por cobros indebidos, etc., hasta 31 de diciembre de este año.

Monto total de obligaciones ferrocarriles llega a cosa de 480 millones de pesos.

Aunque continúe garantía gobierno anterior convenio de 16 de junio de 1922, es decir, sobre hipoteca general que importa alrededor de 100 millones de pesos, como en convenio se estipula lo necesario para asegurar funcionamiento eficiente de los ferrocarriles, puede decirse que se logrará, con cumplimiento dicho convenio, descargar al gobierno de obligaciones alrededor de 680 millones de pesos, incluyendo los 200 millones de que hablo al principio de este mensaje.

Se hizo, por último, una adición relativa a los bonos hipotecarios de la Caja de Préstamos de la cual informé a usted en mi mensaje del día 14 y según la cual el gobierno podrá disponer libremente del activo de dicha institución.

Tales son, señor Presidente, las ventajas fundamentales del nuevo convenio para la reanudación del servicio de la deuda exterior.

Creo firmemente que la obtención de esas ventajas se debió en muy buena parte a la confianza que inspira la vigorosa personalidad de usted.

Respetuosamente, Pani.

Salúdolo afectuosamente.

Ingeniero Alberto J. Pani

Secretario de Hacienda y Crédito Público

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 77 a 79.