Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1924

Manifiesto a la Nación, de Bernardo F. Lossobakem.
Coyoacán, Distrito Federal, septiembre de 1924.

MANIFIESTO A LA NACIÓN, DE BERNARDO F. LOSSOBAKEM.

COYOACÁN, DISTRITO FEDERAL, SEPTIEMBRE DE 1924.

Para perfeccionar la consigna lo más aparatosamente posible, manos venideras arrancaron notas sonoras a las legendarias campanas de Catedral, que hoy por primera vez, en lugar de cantar nuestras glorias sirven para aturdir a un Pueblo anhelante de libertad y progreso, y al que se le impone descaradamente una "troupe" de nuevos mistificadores mediante un brutal atentado contra la democracia y contra las legítimas aspiraciones nacionales.

La suerte fatidica se cierne sobre el Pueblo mexicano que está sentenciado cruelmente a sucumbir bajo los errores de sus propios hijos, y ante la reprobable indiferencia de la Nación entera, que, muda de sorpresa, contempla el burdo escarnio de que es objeto al obligársele a reconocer como jefe al más grande y más inmortal de los vividores de nuestra política contemporánea: PLUTARCO ELIAS CALLES.

La Opinión Pública difiere del " callismo" léase instrumentos del G obierno-, en candidato. El genuino candidato del Pueblo lo fué y sigue siendo.

EL GRAL. DE DIVISION ANGEL FLORES revolucionario de firmes convicciones y honrosos antecedentes militares y administrativos que por mil títulos era y es el indicado para asumir la dirección del País.

Pero, triste ironía, el general Flores se ve derrotado "a la mala" por un grupo reducido pero bien apoyado de apóstoles fingidos y policastros metalizados y faltos del menor escrúpal, que haciendo gala de su provervial inconciencia manchan su nombre con el estigma de traidores e insultan al Pueblo que generosa e inmerecidamente los alimenta.

El brutal y asqueroso triunfo de Elías Calles es el triunfo de la fuerza bruta contra la razón: es el triunfo del devastador de Sonora sobre el reconstructor de Sinaloa; es el triunfo del desprestigio sobre el decoro; y es más, el humillante insulto que se infiere al Pueblo mexicano que en las actuales circunstancias merece más que nunca gobernantes que la eleven y dignifiquen.

Elías Calles no es liberal, ni socialista, ni agrarista, ni revolucionario, ni líder militar, ni nada.

Su excepcional mérito consiste en haber sabido comprar, -naturalmente con dinero del pueblo- al grupo de ambiciosos que empezó a distinguirse desde 1920 y que hoy se llama CALLISMO.

Es indiscutible que Calles es conocido del pueblo mexicano únicamente por sus innumerables errores y por su actuación manchada de sangre y despojo; asimismo es respetado en su calidad de "manager" del" team" embaucadores, asesinos y falsarios que integran entre otros: José Ma. Sánchez, Manrique, Soto y Gama, Zuno, Preal, Tejeda, Morones, Arnulfo Gómez, Luis León, Suirob, Casaurac, Martínez de Escobar, etc., etc.

Una administración de cuatro años en manos de estos explotadores, sería la muerte de nuestra nacionalidad.

Yo no les tacho sus ideas avanzadas, sino las "avanzadoras" , pues hago constar formalmente que para socialismo, agrarismo, liberalismo, etc., no me ganan en tendencias pues de éstas, soy partidario convencidísimo.

Pero sí les repruebo duramente que ignorando tales ideales los tomen como bandera para consumar la explotación inicua que han venido desarrollando en toda la República y que visiblemente ha empeorado la situación porque atraviesa el país, con palpable detrimento para las clases proletarias y medias.

Si sus prácticas fueron DESINTERESADAS Y EFECTIVAMENTE tendientes al mejoramiento colectivo, ni yo ni nadie, diríamos algo.

Pero sus actividades tienden a enriquecer a tales "apóstoles" que falseando e ignorando el fondo de las ideas que pregonan y se atribuyen, están hundiendo a la Nación en un lodazal ante la sensata crítica de propios y extraños.

Es evidente la desastrosa gestión administrativa los de "Agua Prieta", que, para nuestros males, se refrendó el seis de julio mediante innumerables y burdos chanchullos.

Y fácil es comprender que sí no han sabido gobernar decorosamente al País, hayan rebajado la dignidad de este ante las Naciones Extranjeras. Con profundos internacionalistas comoAarón Sáenz, ¿en qué concepto nos tendrán los demás países?

De éstos solamente YANQUILANDIA tiene prevendas. Los gringos como siempre, mandando tupidas excursiones para que "estrechen las relaciones" y para que los mantenga nuestro pueblo, que a las claras les repudia.

Pero el gobierno, para recompensar tal honor los agasaja en contra de la opinión Pública y se apresura a obtener el INNECESARIO RECONOCIMIENTO a cambio del Convenio de Bucareli que indebidamente permanece en secreto.

Los mexicanos tememos haber perdido las huastecas dado el conocido desinterés de Norte América. La Nación exige a sus mandatarios explicaciones sobre tal tratado, lo que no se ha hecho única y exclusivamente para evitar las severas críticas de los sensatos.

Tal es la brillante página, autorizada por Obregón y las Cámaras, que escribió el cuadrilátero Ross-González Rea-Warren-Payne sobe el sepulcro del Senador Field Jurado.

El cacareo "revolucionarismo" tal cual hoy se explica, nos representa libertinaje, engaño despojo. La ACCION DIRECTA y el ESCAMOTEO DE VIDAS empiezan a substituir "ventajosamente" a la justicia.

El Erario se volatiza enmedio de las orgías, de los sonorenses que por CARRETONADAS nos llegaron... y de los que vienen en cambio; los ideales que animaron al apóstol Madero han degenerado dolorosamente hasta convertirse en "sistemas modernos para ganarse la vida" con cargo del Presupuesto.

En fin, para qué alargar esos comentarios cuya verdad nadie pone en tela de juicio, y bástenos saber que cuando Calles tome posesión de la Presidencia de la República se reforzarán y confirmarán las actuales prácticas y con esta dará principio a una era de persecuciones y atentados contra los que virilmente nos opusimos a su elección.

Calles desde luego dará rienda suelta a la campaña apostólica de sus satélites. Aún se mueven en señal de protesta las cabezas de los revolucionarios Francisco Villa, Marcial Cabazos, Fortunato Maycotte, Manuel M. Diéguez, Fermín Carpio, Antonio Magaña, Manuel García Vigil y Rafael Buelna, por el cobarde y alevoso procedimiento que empleó el callismo para cortar sus vidas, sólo porque les tenía miedo. Esa sangre clama venganza.

En estos momentos en que el pueblo mexicano no disimula su odio para Calles y secuaces, es indispensable tomar medidas efectivas contra nuestra ruina y desprestigio futuro.

Es necesario dejar a un lado los comentarios y obrar. Ya no es tiempo de lamentarse sino de prevenir las consecuencias. Que la imposición de Calles fué un hecho nadie lo duda, pero ya no la discutamos sino que debemos detener sus efectos desde luego y como se pueda, cueste lo que cueste.

Son RESPONSABLES de nuestras crisis y de los futuros acontecimientos: los actuales gobernantes; la jauría callista; y los que teniendo dinero para cooperar en nuestra noble causa que es la de los mexicanos sensatos, se negaron a aportarlo llevados por su miedo y por vil tacañería.

El Pueblo castigará muy pronto a los que en tal forma han contribuido con su retraso. El FLORISMO cada día que pasa se siente más vigoroso para enfrentarse con los que ahora atribuyen su elección al Pueblo.

MEXICANOS:

Este día el Congreso de la Unión nos presenta OFICIALMENTE al espúreo fruto de la imposición: el Presidente(?) Elías Calles a sabiendas de que el sentir popular le es franca y totalmente adverso.

Por ello, que tal aviso, aunque esperado de antemano nos marca el término del jocoso sainete electoral y el principio de un drama que seguramente volverá a afectar a todas las clases sociales del País. Somos los primeros en lamentar este último, pero es un esfuerzo que se impone.

MEXICANOS:

Unámonos una vez más para conquistar nuestra independencia efectiva y para limpiar de zánganos el Gobierno. Agrupémonos fuertemente para destruir de una vez por todas al aparatoso y oropelesco tronco en que reposa el IMPERIALISMO SONORENSE.

Velemos por el mejoramiento material e intelectual de nuestra Patria empleando para ello toda nuestra energía y todo nuestro valor civil, que es lo que sin duda nos llevará al éxito aunque medien sacrificios.

Nuestros antecedentes de pueblo macho, amante de la justicia, de la libertad y del progreso, nos demandan no tolerar la imposición bárbara de aquel, cuyo agrarismo termina donde empiezan los zurcos de Soledad de la Mota.

Fuente:

Román Iglesias González (Introducción y recopilación). Planes políticos, proclamas, manifiestos y otros documentos de la Independencia al México moderno, 1812-1940.  Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Jurídicas. Serie C. Estudios Históricos, Núm. 74. Edición y formación en computadora al cuidado de Isidro Saucedo.  México, 1998. p. 935-937.