Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1924

Comunicación de Raymundo E. Enríquez a Plutarco Elías Calles sobre la situación en Chiapas.
Tapachula, Chis., abril 4 de 1924.

Señor general de división Plutarco Elías Calles

México, D. F.

Muy distinguido general y fino amigo:

Después del fracasado movimiento delahuertista, este estado como todos los de la República comienzan a saborear nuevamente la paz bajo la influencia decisiva y salvadora de las clases más independientes, como son principalmente los obreros y campesinos que lo han proclamado su candidato.

La obra revolucionaria desarrollada por el general [Álvaro] Obregón y su indiscutible prestigio en el verdadero pueblo que siente todas las palpitaciones de la vida nacional, ha contribuido a deslindar de una vez los campos del convencionalismo y eliminando por la inercia de la razón, a nuestros gratuitos enemigos que siempre soñaron en el poder por el oro y en la corruptela de los malos hijos de la Revolución.

Aunque con dolorosa claridad, puede decirse que mis cartas anteriores quedaron plenamente confirmadas en lo que respecta a la situación política de Chiapas.

Concluyendo que el reducido grupo espinosista en Tuxtla Gutiérrez se declaró enemigo.

Los elementos del general Fausto Ruiz en Chiapas se tornaron rebeldes al gobierno local y estuvieron a la defensiva.

El gobierno que preside [Tiburcio] Fernández Ruiz siguiendo análogos procedimientos de capricho para imponer ayuntamientos, se vio materialmente aislado, porque la parte norte la controló el infidente Alberto Pineda y el centro y el sur del estado en su mayor parte desconocieron al gobierno del estado por motivo de los ayuntamientos, pero todos permanecieron fieles al gobierno federal, pudiéndose afirmar que el gobernador se concretó a la defensa de sus intereses personales.

Actualmente sólo uno existe digno de tomarse en cuenta, el grupo que en San Cristóbal las Casas encabeza el ex general Alberto Pineda; pero con los contingentes que últimamente han llegado para combatirlo, creo que antes de un mes estará totalmente pacificado el estado, pues una docena de tontos que acompaña al diputado y excoronel Leocadio Velazco y Antonio Villanueva (hermano del ex gobernador), carecen absolutamente de importancia, máxime cuando hace pocos días fueron duramente escarmentados por nuestros “inditos” de Motozintla, al mando de nuestro amigo Ricardo Alfonso Paniagua, a quien desde un principio le indiqué la conveniencia de que organizara allí contingentes armados, proporcionándole uno de mis mecanógrafos y un montero forestal; mientras yo permanecía en esta zona con los campesinos que forman el Partido Socialista y el Sindicato de Obreros y Campesinos de Soconusco.

No puede usted imaginarse el maravilloso resultado que da la organización de los trabajadores que forman el alma de los pueblos, porque en los distritos de Soconusco y Mariscal que los tenemos perfectamente controlados y trabajados, dieron el ejemplo más sorprendente permaneciendo más de 50 mil habitantes completamente tranquilos y adheridos al gobierno federal.

El Partido Socialista y hasta nuestro distintivo roji-negro que tanto asustó a la reacción, está bastante aceptado y tiene ya el respeto que se merece. Creo pues sin exageración que nuestro distintivo será el que juegue en las próximas elecciones federales y posiblemente también en las locales durante el mes de septiembre.

Acabo de saber que el general Tiburcio Fernández Ruiz se retiró del gobierno para trabajar su candidatura como senador, habiendo dejado en su lugar, es decir, de gobernador constitucional interino a un primo suyo, el coronel “mapache” señor Luis García.

La Permanente continúa en esta población y el gobernador después de estar unos días por acá, reside en Tuxtla Gutiérrez.

El general de brigada Donato Bravo Izquierdo fue designado por el ministro de la Guerra jefe de la 23a. Jefatura de Operaciones en el estado y según he notado desde un principio persigue fines políticos que todavía no logro desenlazar, porque es demasiado cauteloso; sin embargo, en honor de la verdad desde que estalló la revolución [delahuertista] en diciembre he estado con él y se ha expresado con dignidad militar y con cariño hacia usted... observaremos.

Las condiciones del estado de Chiapas dejan en completa libertad a los candidatos que se encuentren identificados con el gobierno federal; es decir, que para gobernador puede trabajarse por el general Vidal, por el licenciado Luis Ramírez Corzo o por cualesquier otro chiapaneco honorable que pudiera garantizar mejor los intereses de la sociedad y de los gobiernos; lo mismo puede decirse con respecto a los senadores y diputados.

Si usted juzga oportuno y conveniente que yo acepte la candidatura que me ofrecen, como diputado propietario por el 7o. distrito electoral de Chiapas que ahora comprende Soconusco y Mariscal, creo que no se presentará ni contrincante, pues en elecciones pasadas hemos triunfado por abrumadora mayoría teniendo en contra toda clase de autoridades y ahora que están unidas a nosotros y conocen nuestra actuación en días de prueba, estimo que el único partido que por acá existe, que es el Socialista, no tendrá ningún trabajo en sacarnos avantes.

Si considera usted que debo aceptar, le suplico me dé su opinión sobre el particular, porque de lo contado ya sea como agente general que soy, sin empleo, o en cualquier otra forma, estaré como hasta hoy a sus apreciables órdenes.

No creo que esté por demás manifestarle que tengo bastante amistad, hasta cierta influencia, sobre el presidente de la Comisión Permanente local.

Estaré pendiente de sus indicaciones para que con la mayor cautela y buscando el bien general sea oportuna nuestra cooperación.

El compañero y correligionario Evaristo López y López, presidente de la Liga de Resistencia y presidente del Partido Socialista de esta región, es de absoluta confianza, puede ampliarle los puntos de la presente y recibir también sus instrucciones.

Yo tengo solicitado un permiso para pasar a esa capital y hasta hoy no tengo resolución de la Secretaría de Agricultura y Fomento; pero si me lo conceden tendré mucho gusto en pasar a saludarlo.

Las oficinas del Partido Socialista y del Sindicato de Obreros y Campesinos de Soconusco que está con nosotros, o más bien nosotros lo formamos, no ha dejado ni un momento de funcionar y, aunque algo escasos de fondos pero siempre con entusiasmo y mucho gusto, ponemos a su disposición el periódico órgano del partido que sustituyó a El Pueblo y sacamos durante la rebelión con el nombre de La Vanguardia.

Respecto a la continuación de sus trabajos políticos aquí, me permito recordarle mis anteriores observaciones: no hay necesidad de que usted gaste un peso en su propaganda pues, sin excepción, creo firmemente que hasta los que estuvieron alejados de nosotros por contrarios o por tibios, al lanzarse candidatos pretenderán ampararse bajo su candidatura, no lo dude usted, conozco a mi gente.

En estos últimos meses de incomunicación, estuve constantemente en contacto con mi amigo y compañero el ingeniero Juan de Dios Bojórquez, ministro de México en Guatemala, cuando los ataques de Minatitlán y El Carmen, y he cultivado relaciones durante la campaña con los generales Juan Domínguez y Donato Bravo Izquierdo.

Hoy salió de esta ciudad para combatir a Pineda el general Ignacio Leal, quedando en su lugar, o sea como jefe de este sector, el general H. Piña.

Si todavía dilato algunos días en marchar para ésa, le informaré de los principales acontecimientos de esta apartada región, suplicándole me diga si todavía puedo hacer uso de la clave que me proporcionó Cholita [Soledad González] por indicaciones suyas.

En espera de sus apreciables órdenes, me es grato repetirme con todo respeto su afectísimo amigo, atento y seguro servidor.

R. E. Enríquez

[Agente de la Secretaría de Agricultura]

P. D. El general Fausto Ruiz C., aun cuando se ha manifestado siempre amigo de nosotros, tiene profunda división de carácter serio con el jefe de las Operaciones Militares.

La residencia de la Agencia General de Fomento está en esta ciudad, desde que los poderes del estado se trasladaron aquí.

Vale.

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 259-262.