Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1924

Comunicación de José María Elizalde a Plutarco Elías Calles sobre las elecciones en Aguascalientes.
San Luis Potosí, S. L. P., noviembre 10 de 1924.

Señor general Plutarco Elías Calles

Presidente electo de la República

México, D. F.

Con mi carácter de gobernador del estado de Aguascalientes, elegido por los partidos revolucionarios coaligados del mismo estado para el periodo constitucional de cuatro años que comenzará el día 1 del próximo mes de diciembre, tengo la honra de informar a usted lo siguiente:

El 27 de julio del corriente año se verificaron en el estado de Aguascalientes las elecciones consiguientes para designar quién debería ser el gobernador constitucional y quiénes los diputados de la Legislatura local en los próximos periodos.

Estas elecciones se hicieron bajo la presión oficial del actual gobernador señor Rafael Arellano Valle y del Partido Nacional Republicano, hechura de dicho gobernador y de las autoridades clericales encabezadas por el obispo Ignacio Valdespino.

Sin embargo, para contender en esos comicios se unieron todos los partidos revolucionarios del mismo estado de Aguascalientes, quienes me postularon para gobernador e igualmente postularon como diputados a individuos de aptitudes y carácter revolucionarios insospechables.

El resultado de estas elecciones constituyó el triunfo más completo de nuestros deseos como es público y notorio y se demuestra, por lo que a mí mismo toca, con el cómputo general de votos emitidos del que aparece que yo tuve una inmensa mayoría de ellos sobre mis competidores; (Ver Nota 1) cómputo que aparece firmado por el presidente y demás miembros de la respectiva junta computadora del Congreso revolucionario local.

Pero como según la ley electoral de Aguascalientes, todos los miembros de casillas electorales son nombrados por los ayuntamientos del estado, dichos ayuntamientos tuvieron buen cuidado de integrar aquel personal de las casillas con empleados públicos y con personas completamente adictas al gobernador Arellano Valle y al obispo Valdespino, a la vez que decididamente contrarias a los principios e ideales revolucionarios.

El propio personal de dichas casillas electorales así formado se apoderó de los expedientes conformados y, adulterando en un todo sus constancias, fraguaron e hicieron otros enteramente fraudulentos, en los que aparece que la mayoría para gobernador la obtuvo el señor Victorino Medina, que es el hombre de todas las confianzas de los elementos clericales y retardatarios de Aguascalientes.

La unión de los partidos revolucionarios aguascalentenses no estuvo conforme con semejante alteración a la voluntad popular y desde luego instaló, en la misma ciudad de Aguascalientes, su Congreso revolucionario local con personas que habían obtenido también la mayoría efectiva de votos, y dicho Congreso revolucionario hizo en mi favor la respectiva declaratoria de que yo había obtenido la mayoría absoluta de votos para desempeñar el puesto de gobernador constitucional de aquel estado.

Desde entonces, tanto el repetido Congreso revolucionario como yo hemos mantenido, en nuestro carácter oficial, relaciones políticas y nutrida correspondencia, tanto con los poderes federales como con los de los estados.

Este conflicto político fue resuelto arbitraria y atentatoriamente en contra de nosotros por el ministro de Gobernación licenciado [Enrique] Colunga, que tantas muestras dio de sus ideas contrarias a los principios verdaderamente revolucionarios; pero nosotros, inconformes con fallo tan absurdo, pedimos y obtuvimos que se consignara nuestro caso con todos sus documentos al Senado de la República para su resolución definitiva, y hasta la fecha ahí se encuentra todavía sin resolver.

Protesto a usted, señor Presidente electo, las seguridades de mi respetuosa consideración.

José María Elizalde

Notas:

1. Según las actas certificadas por la “Legislatura Revolucionaria” de Aguascalientes, enviadas al general Calles, Elizalde había reunido 4 009 votos, mientras que Adolfo Torres, su más cercano adversario sólo 1 643.

Por su lado, Victorino Medina, “el hombre de todas las confianzas de los elementos clericales”, había registrado 1,203 votos.

Vale decir que la simpatía que había mostrado el gobernador Arellano Valle por la candidatura presidencial de Ángel Flores (el candidato derrotado), influiría en poco tiempo para que el Senado de la República decidiera desoír los argumentos del “protegido” del mandatario estatal, como podía llamarse al candidato Medina.

Elizalde, Por tanto, resultó reconocido. (Véase APEC, expediente “Elizalde, José María”, núm. de inventario 1736.)

2. APEC: Archivo Plutarco Elías Calles.

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 201-202.