Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1924

Comunicación de Emilio J. Dillon al presidente Álvaro Obregón sobre las relaciones México-Inglaterra.
México, D. F., junio 28 de 1924.

Señor presidente Alvaro Obregón

Castillo de Chapultepec

México, D. F.

Celebré muy larga entrevista con [James R.] McDonald, presidente Consejo Ministros [de la Gran Bretaña].

Describióme su actitud amistosa hacia México, decidiéndose desde un principio reconocer República y retirar [Cunard] Cummins. (Ver Nota 1)

Al presentarse [Rafael] Nieto, (Ver Nota 2) McDonald encomendó sus empleados prepararan con Nieto reconocimiento, y haciendo progreso, hasta que se supo que a Nieto faltábanle credenciales.

Entonces empleados exigiéronle credenciales formales enviadas por correo, pero McDonald intervino diciendo que aceptaría sencillo cablegrama del secretario mexicano de Relaciones, autorizando Nieto obrar en nombre gobierno mexicano.

Con eso retiróse Nieto.

Desde luego McDonald resolvió tomar iniciativa, buscando en cuerpo diplomático hombre idóneo para visitar México y efectuar reconocimiento sin demora.

Ministro Relaciones propúsole diplomático Hohler asegurando que era persona grata al gobierno mexicano.

McDonald aceptóle, pero no diole instrucciones terminantes enviar de México informaciones que justificaran inmediato reconocimiento. Añadió que destituiría Cummins el día mismo de llegada de Hohler a ésa; pero Hohler, estando delicado de salud, pidió y recibió licencia un mes. Entretanto acontecieron dos sucesos, ultimátum a Cummins y bufonada de [Rosalie] Evans, que el público inglés toma muy en serio porque aquí no fue publicada explicación oficial por autoridades mexicanas.

Yo relaté asunto con detalles, convenciendo a McDonald que Cummins es enemigo enconado México, y Evans, una títere en sus manos, pero público está disgustado creyendo dignidad nación inglesa despreciada, por eso McDonald no puede aún enviar Hohler ni dar paso alguno.

Yo hice lo posible para convencerlo que ni Presidente ni secretario [Aarón] Sáenz intentaban ofender nación inglesa en persona de Cummins, quien no era representante oficial del gobierno inglés, sino sencillamente súbdito inglés sin inmunidad alguna que mereció tratamiento recibido.

Añadí que Presidente y gobierno mexicano están bien dispuestos hacia Inglaterra.

McDonald está ya convencido, pero necesita algo concreto para convencer sus colegas y obrar oficialmente.

Hablando conmigo como amigo, no oficialmente, díjome que si tuviera algo concreto de base para acción oficial, su tarea sería menos difícil.

Si por ejemplo, usted tuviera a bien escribirle o telegrafiarle siquiera, no oficialmente, diciendo que enterado de que en Inglaterra interprétanse falsamente medidas recientemente tomadas contra súbdito inglés, y deseando ponerlas en claro, usted asegúrale que estuvo muy lejos de desear ofender nación inglesa hacia la que usted y su gobierno abrigan sentimientos amistosos. Usted podría añadir que aquellas medidas no fueron dirigidas contra Inglaterra, que al contrario, su objeto fue precisamente facilitar relaciones amistosas entre ambas naciones removiendo único obstáculo, que era Cummins, cuyo designio era malquistarlas.

Sin Cummins, relaciones normales con Gran Bretaña hubiesen sido restablecidas tiempo ha.

Si le parece, usted podría terminar lamentando todas desaveniencias recientes y anteriores entre ambas naciones, y expresando disposición cooperar con McDonald para acabar con ellas.

Permítome transmitirle substancia nuestra conversación sin atreverme hacer comentarios, pero puedo asegurarle que McDonald está animado por fervidísimo deseo reconocer gobierno cuanto antes, y arreglar todas discrepancias en mismo espíritu de equidad que siempre manifestó usted. Ruégole atentamente particípeme si usted escribe o telegrafía McDonald.

Afectuosamente.

Emilio J. Dillon (Ver Nota 3)

Notas:

1. Cummins era encargado de negocios ingleses en México cuando la Gran Bretaña aún no restablecía relaciones diplomáticas con nuestro país.

A instancias del gobierno mexicano, Cummins fue retirado por la Gran Bretaña.

2. Nieto había sido designado por el gobierno mexicano “agente confidencial para el reconocimiento”.

Al parecer, el ministro Nieto se mudaría de la Legación de nuestro país en Estocolmo -donde estaba en mayo de 1924- a la de Gran Bretaña.

Sin embargo, la correspondencia de Nieto con el general Calles, a partir de junio de ese año, da fe de su traslado a Italia como ministro.

3. Dillon era un influyente periodista inglés, colaborador del gobierno mexicano.

Escribió tres libros sobre nuestro país: México on the Verge, Nueva York, 1921; Obregon on the Washington Conference, Londres, 1922; y President Obregon, a World Reformer, Londres, 1923.

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 134-135.