Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1923

Comunicación de José Inocente Lugo a Álvaro Obregón referente a la denuncia hecha por varios vecinos de Tijuana, contra los juegos del Casino Sunset e Hipódromo.
Mexicali, B. C., febrero 13 de 1923.

Señor Presidente de la República

General don Álvaro Obregón

México, D. F.

Muy respetable y fino amigo:

Tengo el honor de confirmar a usted mi telegrama de ayer referente a la denuncia hecha por varios vecinos de Tijuana, contra los juegos del Casino Sunset e Hipódromo, que en concepto de los quejosos son perjudiciales para el comercio de esa población.

Estoy esperando los informes correspondientes a la averiguación que mandé practicar por lo que hace a la denuncia de juegos prohibidos, mas presumo que no hay fundamento en tal aseveración, porque los inspectores del Casino Sunset e Hipódromo, son personas de absoluta confianza, figurando entre ellos los señores Francisco L. Miranda y Alfonso Esquer, que son bien conocidos de usted, y hasta hoy nada han observado irregular en el tiempo que tienen de estar ejerciendo sus funciones de vigilancia.

Yo creo que se trata de simples maniobras de los competidores en esa clase de negocios, pues hace más de un mes que hicieron una representación semejante ante la Secretaría de Gobernación, pretendiendo que se clausurase el Casino Sunset, y al efecto formularon imputaciones falsas y hasta dolosas según quedó comprobado con la investigación que se hizo.

Cuando los interesados en el Casino Sunset solicitaron el permiso de la Secretaría de Gobernación para establecerlo en ese lugar, fui de opinión que no se les otorgase la licencia respectiva, por la proximidad a la línea internacional, mas prevaleció la opinión contraria, probablemente por la circunstancia de que no hay población americana en dicha línea y por estar en lugar apartado de la ciudad de Tijuana.

Yo sé bien que los firmantes del telegrama referido no se preocupan por la moralidad pública, sino por el interés personal que tienen en explotar los negocios semejantes que están localizados en Tijuana y, sobre este particular, me parecería mejor que se clausurasen todos los casinos de Tijuana y sus alrededores, permitiendo su establecimiento únicamente a la distancia mínima de 20 kilómetros de la línea divisoria y en lugar no poblado.

Es verdad que los ingresos del gobierno del distrito experimentarían alguna disminución, pero de esta manera sí se lograría la moralización de la citada población fronteriza.

Hónrame en saludar a usted y desearle todo género de prosperidades y quedo su amigo adicto y seguro servidor.

J. I. Lugo

[Gobernador del distrito norte de Baja California]

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 233-234.