Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1922

Carta de Ricardo Flores Magón a Miss Ellen White. Tengo que ser paciente y esperar...
Leavenworth, Kansas, August 15th, 1922.


Miss Ellen White
Reading, Pa.

My dear comrade:

A postcard is all I have from you with a few lines on it. I appreciate it, however, as it represents your mindfulness.

Not much is what I have to say now, or rather I can say; but you know how deep I can feel. Some day, however, I may be free to express what I feel and think. I must be patient and wait...

How tired you must feel with your new occupations. That accounts, I think, for having you sent me only a few lines. Time runs so slowly...! At least I do not feel its movement, though when I gaze beyond this hole of sorrows, I cannot repress my astonishment at the unmistakable signs of progress to be seen. And my hopes get new vigour, and my hopes refuse to die. With comradery love,

 

Ricardo Flores Magón




Leavenworth, Kansas, 15 de agosto de 1922.

Señorita Ellen White
Reading, Pa.

Mi querida camarada:

Sólo he recibido de usted una tarjeta postal con unas cuantas líneas. Se la agradezco de todos modos porque representa su atenta consideración.

No es mucho lo que por el momento tengo que decirle o, más bien, lo que puedo decirle; (1) pero usted sabe cuán profundamente puedo sentir. Pero llegará el día en que pueda tener la libertad de expresar lo que siento y pienso. Tengo que ser paciente y esperar...

¡Qué cansada debe estar con su nuevo trabajo! Ésa debe ser la razón por la que sólo me envió unas cuantas palabras. ¡Pasa tan lentamente el tiempo...! Yo al menos no siento su movimiento a pesar de que, cuando atisbo fuera de esta fosa de pesadumbre, no puedo ocultar mi sorpresa ante los inequívocos signos de progreso que percibo. Y mis esperanzas se renuevan y se niegan a morir.

Con amor de camarada,

 

Ricardo Flores Magón

 

(1)   Librado Rivera escribió a Gus Teltsch, el primero de junio de 1922: "Como te dije en mi pasada del 5 de abril, Ricardo estaba enfermo en el hospital, sucede que estuvo ahí tres días con el propósito de hacerle un examen completo de su salud y encontraron que goza de muy buena salud. Eso me sorprendió porque los hechos son muy distintos. Actualmente no lo reconocerías, es la sombra del Ricardo que conociste años atrás. Además de su ceguera sufre de otras enfermedades.

Desde 1916, durante su último juicio en Los Ángeles, Ricardo fue enviado al hospital federal por orden del juez y desde entonces ha sufrido de diabetes. Después de la sentencia fue liberado bajo fianza y durante ese tiempo Magón estuvo bajo el cuidado de un especialista pagado por el grupo Regeneración. Y cuando en 1918 fue sentenciado a veintiún años por su última acusación, estaba muy enfermo. El médico de la prisión de McNeil Island hizo un análisis de su orina y encontró mucha azúcar en ella.

Durante su estancia en McNeil estuvo bajo una dieta severa durante quince meses. Luego fue transferido a Leavenworth, pero durante su confinamiento aquí nunca se le ha cuidado ni se le ha puesto bajo dieta alguna. Ahora goza de 'buena salud'."

Por infringir el reglamento que prohibía referirse a otro preso en la correspondencia ordinaria, a Librado Rivera le fue suspendido el privilegio de correspondencia durante seis meses. Como lo testimonian las siguientes cartas, escritas en una sola página y sus reiteradas alusiones a la censura, Ricardo Flores Magón también fue penalizado por el incidente provocado por la carta de Rivera.

 

Fuente:

Obras Completas de Ricardo Flores Magón. Correspondencia 2 (1919-1922). Compilación, prólogo y notas: Jacinto Herrera Bassols. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, 2000. pp.421-422.