Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1921

Discurso pronunciado por el general Álvaro Obregón, presidente de la República, con motivo del banquete ofrecido por el propio mandatario en honor del ejército nacional, ante los representantes del mismo, y que asistieron a las fiestas celebradas en conmemoración del centenario de nuestra independencia, así como a los miembros de las misiones militares extranjeras de visita en el país; cuyo banquete se efectuó en Chapultepec, el día 2 de octubre de 1921.
Chapultepec, 2 de octubre de 1921.

CC. Generales, Jefes, Oficiales y Tropa del Ejército Nacional:

El Ejecutivo de mi cargo, en la imposibilidad de hacer partícipes a todos los miembros del Ejército de las festividades que hemos organizado para celebrar el Primer Centenario de nuestra emancipación política, ha querido organizar esta convivialidad y hacer que todas las corporaciones se hicieran representar en ella, para compartir así uno de los días venturosos que las fiestas centenarias han traído para nosotros.

El destino ha querido concedernos el singular privilegio de iniciar el segundo siglo de nuestra vida política, y es necesario que conscientes de las obligaciones y responsabilidades que vienen aparejadas con ese privilegio, pongamos al servicio de la Nación todas nuestras facultades intelectuales, morales y físicas.

Son la moral, la abnegación y la disciplina, las tres cualidades básicas que debe poseer todo Ejército, y la Nación reconoce que el Ejército de la República posee esas tres grandes cualidades, que lo convierten en el fiel guardián de su Soberanía y de sus Instituciones.

Volved, compañeros, volved a vuestros campamentos, y decid que compartisteis con nosotros un momento de alegría en el legendario Bosque de Chapultepec, y que hicimos el compromiso solemne de saber corresponder con nuestro esfuerzo colectivo a las exigencias del porvenir.

Decid a vuestros compañeros, que en estos momentos, cuando nos congregamos un grupo que ayer fué de ciudadanos, y después de soldados, que compartimos horas de angustia y de placer, para colocar la piedra angular de la República, evocamos a todos nuestros compañeros y levantamos nuestras copas para brindar con emoción y gratitud por todos aquellos compañeros nuestros que ofrendaron sus vidas en los campos de batalla, para establecer los cimientos de una patria moderna.

Fuente:

Discursos del General Álvaro Obregón. Biblioteca de la Dirección General de Educación Militar. México, 1932. Dos tomos. Primera parte. Discursos de 1915 a 1923. 410 pp. Páginas 363 a 366.