Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

          1929

          1928

          1927

          1926

          1925

          1924

          1923

          1922

          1921

          1920

      1910-1919

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1920-1929 > 1920

Comunicación de Epigmenio Ibarra Jr. a Plutarco Elías Calles sobre su supuesta visita al estado de Sonora.
Hermosillo, Son., diciembre 29 de 1920.

Señor general de división Don Plutarco Elías Calles

Ministro de Gobernación

México, D. F.

Muy respetable señor mío y amigo:

Desde hace mes y medio se ha venido diciendo con bastante insistencia que vendría usted a hacerle una corta visita a este estado, y tanto Rodolfo [Elías Calles Chacón] como yo hemos estado ansiosos porque su anunciada visita se efectuara, pues esto nos proporcionaría el gusto de verlo a la vez que nos brindaría una brillante oportunidad para platicar con usted sobre diversos asuntos.

Sin embargo, el general [Carlos] Plank, a quien tuve el gusto de saludar recientemente, me dijo que no creía que pudiera usted venir en todo este mes debido a sus múltiples ocupaciones, y por tal motivo he decidido dirigirle la presente porque me considero obligado a ello, para comunicarle que próximamente presentaré mi renuncia del cargo de gerente de esta compañía bancaria (Ver Nota 1) en cuyo empleo he recibido tantas y tan inmerecidas muestras de confianza y otras mil consideraciones, de parte de usted, por lo que le estoy y estaré siempre muy agradecido.

Indudablemente que en su calidad de ministro de Gobernación y jefe del gabinete, tendrá usted conocimiento de que el señor Presidente se ha servido honrarme, designándome para ocupar el puesto de gobernador del distrito norte de la Baja California; y, tanto porque considero que todos los hombres de bien estamos obligados a cooperar, con arreglo a nuestras fuerzas y facultades en la obra de paz y de progreso a lo que tan admirablemente se ven encaminadas las energías de nuestro actual Primer Mandatario, así como las de sus dignos consejeros, entre los que tan prominentemente figura usted, como porque mi designación, siendo yo de aquel distrito, viene a constituir la cristalización del principio (haciendo omisión de mi personalidad) que han venido sosteniendo mis coterráneos, de “un nativo para gobernador del distrito norte de la Baja California”, he aceptado con gusto manifestándole al señor Presidente que me pondría definitivamente a sus órdenes tan pronto como haga entrega en debida forma de este negocio actualmente a mi cargo, a la persona que sea nombrada por el consejo de administración para substituirme.

Como para hacer la designación de mi sucesor es de todo punto indispensable que se reúna el consejo de administración en esta población, que es el domicilio legal de la Sociedad, ya que es de vital importancia para los intereses de esta compañía que aquél tenga amplias facultades para promover juicios ante los tribunales en representación de la Sociedad, en caso que se hiciera necesario, que hay que preverlo, desearía que tuviera usted la bondad de dirigirse a los señores [Edgardo] Gabilondo, Soto y don Francisco Elías, haciéndoles la recomendación de que sin falta vengan a celebrar dicha junta, pues indudablemente la indicación que usted les haga será atendida.

Con respecto a los negocios de esta compañía, creo inútil decirle a usted, dado el conocimiento que usted tiene de la situación económica que prevalece universalmente, podríamos decir que no hemos logrado, no obstante los esfuerzos y el interés que nos hemos tomado, realizar operaciones fructíferas para este negocio.

El atraso que han sufrido los negocios en general en esta entidad (así la agricultura por el descenso inmoderado de los precios sobre garbanzo, algodón, arroz, trigo, etc., etc., como los ganaderos, compañías mineras e industriales en general, todo lo cual se ha reflejado, lógicamente, en el comercio y los bancos), nos ha creado una situación difícil por la imposibilidad en que estamos para cobrar obligaciones vencidas a nuestro favor, y de ahí que no hubiéramos podido atender, como eran nuestros deseos, el contenido de su telegrama fecha 14 del actual en el que nos indicaba que bajo su responsabilidad facilitáramos 15 mil dólares a los señores general [Eduardo C.] García y Cosme O. Fraide.

Sin embargo, el crédito que hasta la fecha hemos concedido a la compañía minera mexicana El Tramado, S. A. y al señor Cosme O. Fraide, para la continuación de los trabajos que están desarrollando en dicha propiedad minera, sobrepasan actualmente a la cantidad de 22 mil dólares, sin contar que tenemos aceptada otra obligación de dicha compañía por más de 10 mil dólares.

Esta última vence en abril más o menos. (Ver Nota 2)

Tomando en consideración las actuales circunstancias de este negocio hemos hecho todo lo posible en favor de esta compañía minera, la cual según parece es una magnífica propiedad según la opinión de todos los que la conocen y, aunque el señor general García le dijo a usted en su carta de reciente fecha que nada fue posible hacer no obstante su telegrama a que vengo refiriéndome, hemos concedido una cantidad casi igual a la que usted solicita con la única diferencia de que lo efectuamos antes de recibir su telegrama, pero de todos modos consideramos su referido telegrama respecto al crédito de más de 12 mil dólares a que hacemos mención.

Me es grato informarle que de conformidad con sus instrucciones telegráficas de 27 del actual, entregamos a su hijo Rodolfo la suma de 100 dólares según recibo adjunto.

Para su tranquilidad, me es satisfactorio informarle que la conducta que Rodolfo ha observado durante el tiempo que ha transcurrido desde que la familia se trasladó a esa ciudad, (Ver Nota 3) ha sido intachable en todos los sentidos y en la oficina ha demostrado siempre el mayor celo y buena voluntad en el desempeño de sus labores.

Sírvase dispensarme el abuso que he cometido distrayendo su ocupadísima atención con esta carta tan larga pero he creído necesario de todo punto tratar con usted sobre los puntos que contiene.

Deseándole salud y bienestar en el próximo año, quedo de usted con todo respeto su atento amigo y afectísimo seguro servidor.

Epigmenio Ibarra

Notas:

1. El nombre de esa institución era Compañía Bancaria y Mercantil de Sonora y tenía su sede en Hermosillo.

2. El lector puede encontrar un informe sobre las actividades de la mina El Tramado en la correspondencia del general Eduardo C. García, fechada el 18 de diciembre de 1919 y el 17 de enero de 1920, en la Tercera Parte del primer volumen de este epistolario.

3. Natalia Chacón de Elías Calles y sus hijos partieron de Hermosillo a la ciudad de México en julio de 1920.

Fuente:

Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal 1919-1945. Dos tomos. Introducción, selección y notas de Carlos Macías. Coeditores de la presente edición: H. Cámara de Diputados LXI Legislatura, Fondo de Cultura Económica, Instituto Sonorense de Cultura, Miguel Ángel Porrúa (librero-editor) y Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca. México. Primera edición, 1991. Segunda edición -no venal-, agosto del 2010. Tomo II. 547 pp. Páginas 215-217.