Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1919

Revolución y Régimen Constitucionalista. Documento 945. Carta dirigida por el Sr. Ing. Ignacio Bonillas, Embajador de México en los Estados Unidos, al Sr. Venustiano Carranza, Presidente de la República.
Washington, D.C., 19 de agosto de 1919.

 

Carta dirigida por el Sr. Ing. Ignacio Bonillas, Embajador de México en los Estados Unidos, al Sr. Venustiano Carranza, Presidente de la República, para ver la posibilidad de no hacer efectivo el decreto No. 39, expedido por el Gobierno del Estado de Sonora, declarando la caducidad del contrato para construcción de obras en el río Yaqui, otorgado a la compañía "Yaqui Delta Land and Water". [F9-77-42. A.I.F.]

 

Embajada de México en los Estados Unidos de América.

Washington, D.C., 19 de agosto de 1919.

Señor don Venustiano Carranza.
Presidente de la República.
México, D. F.

Muy respetado Jefe y amigo:

El señor Embajador Fletcher me ha enviado la carta que me permito acompañar a Ud., junto con un memorándum relativo a las dificultades que ha experimentado la compañía "Yaqui Delta Land and Water Company", poseedora de las acciones de la "Richardson Construction Company", que opera en el Estado de Sonora, México.

En mi carta anterior, de 24 de febrero del corriente año, expresé a Ud. mi opinión sobre este asunto, y me permito rogarle se sirva comunicarme si es posible dictar una resolución favorable a las solicitudes de la "Yaqui Delta" y "Richardson Construction Company", pues el departamento de Estado (personalmente Mr. Polk) me ha asegurado que su gobierno considera que no sería justo que el Gobierno de Sonora insistiera en hacer efectivo el decreto No. 39, y procediera de consiguiente al embargo de los terrenos mencionados para el pago de impuestos, y que respecto a la declaración de caducidad del contrato para la construcción de obras en el río Yaqui, para el aprovechamiento de sus aguas, es público y notorio que las depredaciones de los indios han hecho imposible ejecutar las obras.

Yo creo que una resolución satisfactoria sería muy provechosa en estos momentos difíciles.

Como siempre, queda a sus órdenes su muy adicto correligionario y amigo.

I. Bonillas

 

(Traducción).

Departamento de Estado.

Washington, julio 29, 1919.

Mi estimado señor Embajador:

El señor Polk me ha pedido transmita a Ud., como tengo el gusto de hacerlo, el anexo memorándum relativo a las dificultades sufridas por la "Yaqui Delta Land & Water Company" en México, y una lista de los nombres de las compañías americanas a las que se han rehusado permisos para perforar.

Con expresiones de mi más alta consideración y aprecio, soy

Muy sinceramente vuestro

Henry P. Fletcher

 

Su Excelencia,

Señor Ing. Ignacio Bonillas, Embajador de México. Washington.

Embajada de México en los Estados Unidos de América.

(Traducción).

DIFICULTADES EN MÉXICO DE LA COMPAÑÍA
"YAQUI DELTA LAND AND WATER COMPANY"

La "Yaqui Delta Land and Water Company", corporación americana, es propietaria de todas las acciones de la "Richardson Construction Company" que posee grandes extensiones de tierras en el Estado de Sonora, México.

El Estado de Sonora ha embargado 50,000 acres de la "Richardson Construction Company", según parece, por falta de pago de contribuciones. La compañía hizo un contrato en el Estado de Sonora en septiembre de 1919, estipulando que todas las propiedades de la compañía, por un periodo de diez años contados desde el siguiente año fiscal pagarían contribuciones a razón de ocho al millar sobre el avalúo de dichas propiedades calculadas a cuatro pesos por hectárea, "en la inteligencia de que ninguna ley posterior alterara o abrogara dicho avalúo".

Por decreto militar número 39 de 27 de mayo de 1916, el Gobernador de Sonora, sin derecho aparente, intentó abrogar el contrato en cuestión, y en consecuencia, se hizo un avalúo de las propiedades de la compañía fijándoles un impuesto que aumentó grandemente las contribuciones que según el contrato debían pagarse. Parece que el embargo se efectuó por el no pago de estas contribuciones tan injustificables y enormemente aumentadas. Las representaciones que en 1917 hizo el Departamento por conducto de la Embajada americana en la Ciudad de México acerca de este asunto, parece que causaron la suspensión de procedimientos por lo que se refiere a la venta de las propiedades embargadas, pero el embargo parece continuar en vigor.

La Embajada Americana en la Ciudad de México informó al Departamento, el 12 de julio de 1919, que los periódicos de 11 de julio de 1919 publicaban un boletín del Departamento de Agricultura y Fomento declarando nulo el contrato celebrado con fecha 18 de agosto de 1911 entre la "Richardson Construction Company" y el Gobierno Mexicano.

Dicho contrato estipula la construcción por la compañía de un sistema de irrigación para irrigar sus tierras y todas las demás tierras susceptibles de irrigación en el valle Yaqui, la operación por la compañía de sus sistemas de irrigación, y la subdivisión y venta de las tierras de la compañía.

Se presume que la cancelación del contrato es el resultado de la notificación hecha por el Gobierno Mexicano a la compañía dándole plazo hasta el 20 de febrero de 1919 para alegar las razones por las que dicho contrato debiera no ser cancelado. Esta notificación menciona ampliamente la violación por la compañía de las obligaciones que le imponen los artículos 4, 5, 9, 15, 18, 19 y 21 del contrato.

Estos artículos, en resumen, exigen a la compañía suministrar agua para la irrigación a los propietarios de las tierras situadas bajo los canales que la Cia. debía construir según el contrato; construir ciertas presas, canales de irrigación, plantas eléctricas y líneas de transmisión; construir trabajos hidráulicos de acuerdo con los planes aprobados por el Departamento de Fomento y en tal manera que permita libremente el curso por el río de una cantidad de agua igual a la que entonces usaban los diferentes propietarios ribereños; comprobar al Departamento de Fomento dentro de cierto plazo que tiene determinada cantidad de dinero con que construir los trabajos mencionados; subdividir y vender, dentro de cierto periodo, todas las tierras susceptibles de irrigación y a lo menos diez mil hectáreas anuales; informar al Departamento de Fomento, tan pronto como sea posible, de las ventas así hechas; y que todas las ventas de tierras mayores de dos mil hectáreas, contra lo que dispone el contrato, serán nulas.

La contestación de la compañía a dicha notificación expresa que la compañía nunca ha dejado de proporcionar agua para irrigación a los propietarios de las tierras situadas bajo sus canales, que el artículo 16 del contrato previene que las obligaciones relativas a los periodos de tiempo mencionados en el contrato "quedarán" en suspenso en casos de circunstancias fortuitas o actos de Dios debidamente comprobados, "la cual comprobación será hecha al Departamento de Fomento. Que tal prueba fue presentada en mayo de 1912, y el departamento concedió la suspensión el 9 de agosto de 1912 en una nota diciendo que en vista de los informes que posee, este Departamento accede a la solicitud de usted, y por tanto, los periodos mencionados en el Art. 15 de dicha concesión quedan suspendidos hasta que se restablezca la tranquilidad en el Estado de Sonora y vuelva a sus condiciones normales la región del Valle del Yaqui".

Agrega la compañía que las condiciones de inseguridad, disturbios y depredaciones que ocasionaron la suspensión de los periodos todavía no cesan, y por tanto, que tales periodos no han vuelto a correr, y en apoyo de este alegato, la compañía menciona una proclama expedida por el Gobernador de Sonora en octubre de 1917 y el informe del Gobernador a la Legislatura del Estado de 16 de septiembre de 1918, en cada una de las cuales se reconoce enfáticamente la actitud rebelde de los indios yaquis que necesitan la prosecución de las campañas contra ellos y causan una paralización de negocios en el Valle del Yaqui. Además de estas referencias a documentos oficiales, cita la Cia. gran número de ejemplos de asaltos cometidos por los indios yaquis durante los años de 1917 a 1918.

Alega además la Cia., que el Departamento de Fomento nunca ha hecho lo que estipula el contrato como un requisito previo para poner en vigor las obligaciones de la compañía de permitir el curso libre en el río de una cantidad de agua igual a la usada por los diferentes propietarios ribereños, pero que sin embargo, la Cia. ha permitido el libre curso de una cantidad de agua mucho mayor de la que estaba obligada a conceder. Dice además la Cia. que ha cumplido con la exigencia del contrato relativa a la demostración de que tenía los fondos necesarios para continuar sus trabajos; que han vendido tierras más que las suficientes para cumplir con sus obligaciones a este respecto, tomando en cuenta la mencionada suspensión de plazos; y que ha informado el Departamento de Fomento de todas las ventas hechas sin haber nunca vendido a una sola persona tierras mayores de dos mil hectáreas.

La embajada Americana en la Ciudad de México notificó a la Secretaría de Relaciones Exteriores el 19 de febrero de 1919, por instrucciones del departamento, que un examen de las cuentas de la Cia. a la notificación para que alegara, convenció al Depto. de que la Cia. tenía una defensa buena y suficiente, legal y equitativamente contra lo que se le exigía, y que el esfuerzo de la compañía para desarrollar y hacer productivo el valle de Yaqui a pesar de los continuados e innumerables obstáculos que ha tenido en los últimos siete años, la hacían merecedora de las mayores consideraciones por parte del Gobierno Mexicano.

Se agregaba que tal era el caso especialmente en vista de la aparente falta de protección de las Autoridades Mexicanas a los empleados y propiedades de la compañía contra invasiones y depredaciones de indios hostiles, cuyas fechorías en la sección donde la compañía opera han sido reconocidas en mensajes publicados y en proclamas del Gobernador de Sonora, y que el Gobierno de los Estados Unidos no podía dudar que el Gobierno Mexicano no sólo reconocerá la ilegalidad e injusticia que caracterizaría cualquier intento para anular el contrato de la compañía sino que haría todo lo posible para dar a la compañía la protección que le había faltado durante los últimos años y la cual permitiría a la compañía continuar con buen éxito sus operaciones con gran beneficio del Valle del Yaqui.

 

Fuente:

DOCUMENTOS HISTÓRICOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA XVIII.
Fundador: Isidro Fabela
Revolución y Régimen Constitucionalista Volumen 6° del Tomo I
Editados por la Comisión de Investigaciones Históricas de la Revolución Mexicana bajo la dirección de JOSEFINA E. DE FABELA
Coordinador: ROBERTO RAMOS V. Investigadores: LUIS G. CEBALLOS, MIGUEL SALDAÑA, BALDOMERO SEGURA GARCIA, HUMBERTO TEJERA.
EDITORIAL JUS, S. A. MÉXICO, 1970. pp.349-353.