Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1919

Relaciones Internacionales en la Revolución 1913-1919. 241. Carta del Ing. Alberto J. Pani, informando a Carranza del punto de vista de los intereses extranjeros en la cuestión mexicana.
París, 16 de julio de 1919.

 

Carta del Ing. Alberto J. Pani, ministro de México en Francia, informando a D. Venustiano Carranza del punto de vista de los intereses extranjeros en la cuestión mexicana, y en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Inglaterra. [F9-103. A.I.F.]

 

Un sello al margen que dice: Legación de los Estados Unidos Mexicanos en Francia.

París, 16 de julio de 1919.

Carta No. 27.

Señor D. Venustiano Carranza,

Presidente de la República.

México, D. F.

Muy respetable señor Presidente:

El 26 de junio pmo. pdo., se efectuó en Londres, bajo la presidencia de Mr. Henry Parkman Sturgis (Trustee), una junta general de los diversos tenedores de Bonos y Certificados de la Compañía del Ferrocarril Mexicano, con el objeto de discutir la prórroga -de julio de este año hasta enero de 1922- del moratorio aprobado en enero de 1917 para el pago de intereses.

En el curso de esa sesión, el Sr. Vicent W. Yorke -Presidente de la junta Directiva de la Compañía- contestó la invitación que se le hizo para que expusiera la situación actual de nuestro país, en los siguientes términos:

-"Supongo que ustedes querrán que les diga algo acerca de las condiciones políticas y económicas en que se encuentra México. No creo poder describir éstas mejor que como lo he hecho en más de una ocasión ante mis accionistas. México -les he dicho- se encuentra ya en una situación de seguridad y de prosperidades parciales, en la que puede mantenerse por un periodo indefinido de tiempo. El Presidente Carranza domina una buena parte de la región al sur de la ciudad de México, y al Norte de ésta, en una extensión de muchos cientos de millas.

"Más al norte, sin embargo, el Gral. Villa opera todavía muy activamente en las cercanías de Chihuahua, y hace incursiones periódicas, paralizando todos los negocios temporalmente e imponiendo préstamos forzosos a los pobres comerciantes de esa región. El Gral. Félix Díaz domina una parte muy grande del país en las cercanías de Oaxaca, en donde cuenta con numerosos adeptos. El Gral. Zapata fue muerto recientemente, a traición, según creo; pero no sé que el Estado de Morelos, al Sur de la ciudad de México, en donde operaba, haya sido pacificado de algún modo, o esté realmente ahora bajo el control del Gobierno del Presidente Carranza.

"Las transacciones comerciales, especialmente en el interior del país, son bastante activas, y, lo que es más satisfactorio aún, el sistema monetario es a base de oro y plata, y actualmente el dinero mexicano se cotiza con un premio considerable, algo así como el 5 ó 10 por ciento, sobre el dinero inglés.

"Los ingresos del erario, según creo, han sido bastante crecidos estos últimos años, mayores, en realidad, que en los tiempos del Gral. Porfirio Díaz. Esto se debe a que todos los productos de los ferrocarriles, incluyendo el nuestro, han estado ingresando al erario. Los gastos del Gobierno han sido muy fuertes y se han erogado principalmente en el sostenimiento del ejército, que es necesario para mantener el país en un estado razonable de orden. Puede decirse, por lo demás, que después de erogados estos gastos, el superávit del erario no ha sido de mucha cuantía. Sin duda alguna será necesario que el Gobierno contrate un empréstito exterior, pero de esto veo muy pocas probabilidades en la actualidad.

"En cuanto al arreglo de la situación -cosa que todos anhelamos de acuerdo con los intereses de México y de sus acreedores- es muy difícil que pueda yo decir algo positivo, y creo que sería muy imprudente de mi parte el aventurar profecías. Yo soy uno de los miembros del Comité Internacional, que está formado de diez americanos, cinco ingleses y cinco franceses, hombres de negocios todos ellos, y que observan la situación muy de cerca. Llegado el momento oportuno, estamos todos listos para hacer que obren nuestros Gobiernos respectivos; pero no creo que pueda decirse que ese momento ha llegado todavía. (1) Durante la guerra, se nos dijo siempre que discutir la cuestión mexicana con el Gobierno era poner obstáculos a la prosecución de aquélla; y cuando insistimos en que se discutiera el problema de México en la conferencia de la paz, se nos dijo que ésta sólo podía tratar las cuestiones relacionadas con la guerra. La paz, como todos pensamos, está hoy mucho más cerca, sin duda alguna.

"No trataré de lanzar profecías en cuanto a la fecha en que irá a firmarse; pero, una vez que esté firmada, creo que no habrá duda de que nosotros -que estamos en la situación en que se encuentra el Comité Internacional- deberíamos poder levantar nuestras voces mucho más alto que hoy. Si llegamos a tener éxito en nuestros propósitos, o no, es cosa difícil de decir. Todo lo que puedo asegurar a ustedes es que no escatirnaremos esfuerzo alguno de nuestra parte. La cuestión internacional respecto a México está erizada de dificultades, como seguramente comprenderán ustedes; pero el hecho de que no menos de 700 ú 800 millones de libras esterlinas de capitales ingleses, franceses y americanos, se han invertido en ese país (los cuales, prácticamente hablando, no pagan ningunos intereses en la actualidad) hace de esa cuestión una de las más importantes".

Puesta a debate la proposición de la prórroga del moratorio, uno de los accionistas, Mr. A. H. Leigh, pregunta a M. Yorke si el Comité Internacional a que ha hecho referencia, está constituido por diez americanos, cinco ingleses y cinco franceses; y como Mr. Yorke contesta afirmativamente, Mr. Leigh agrega:

-"Porque, en ese caso, supongo que los acreedores se dirigirán probablemente a los Estados Unidos para obtener información acerca de México, en vez de dirigirse a nuestro Ministerio de Relaciones. En realidad, estoy en la inteligencia de que no tenemos Embajador, sino sólo un agente comercial en la ciudad de México. La dificultad con que tropezamos los de afuera, es que no podemos obtener ninguna información. De cuando en cuando vemos noticias en el "Times" y otros diarios; pero la información que obtenemos es muy exigua.

"Hace algún tiempo me tomé la libertad de visitar al Cónsul mexicano y lo encontré sumamente optimista en todos respectos. Dicho señor me dijo que los cupones de los bonos del Gobierno serían pagados. Por otra parte, personas que vienen de México me dicen que de Carranza abajo todos son unos estafadores. En vista de estas opiniones contradictorias, no podemos menos de pensar que estamos en tinieblas respecto a la situación. Cualquiera información que nos pueda usted dar, o que pueda usted obtener en nuestro favor, de fuente segura, será bien recibida. Entre tanto, desearía saber si el Comité Internacional tiene la intención de obrar, y si obra, ¿será hasta que tengamos un Embajador inglés en la ciudad de México, o debemos poner la cuestión en manos del Embajador americano? Esto es todo lo que deseo saber".

Mr. Yorke. "En cuanto a la constitución del Comité Internacional, debo decir que no hace al caso. Todos estamos en comunicación unos con otros, y cualquiera cosa que se nos pregunte en Londres será inmediatamente puesta en conocimiento de los otros comités. En cuanto es posible, nuestros comités obran conjuntamente, aunque, como es natural, estamos separados unos de otros.

"Respecto a nuestra representación en la ciudad de México, tanto los hombres de negocios como otras personas, se han dirigido varias veces al Ministerio de Relaciones de Su Majestad haciendo ver la conveniencia de que el Gobierno británico reconozca al Presidente Carranza, y de que se envíe allá un diplomático que se encargue de los intereses británicos; pero por razones que nunca he podido comprender, y que nunca se me han dado a conocer, estas solicitudes no han tenido éxito y no se ha hecho nada sobre este particular. No hay duda de que actualmente no estamos debidamente representados en la ciudad de México y, ciertamente, en mi opinión, nuestros intereses se resienten de ello. Pero pueden ustedes estar seguros de que no hemos de escatimar ningún esfuerzo para hacer ver al Gobierno de Su Majestad las dificultades con que estamos teniendo que luchar. La culpa no es nuestra en realidad. Hemos hecho todo lo que es posible hacer".

Me ha parecido conveniente transmitir a usted las declaraciones anteriores, en primer lugar, porque ellas marcan, con precisión casi matemática, el punto de vista de los financieros ingleses respecto de la situación actual de México y, en segundo lugar, porque muestran una tendencia, favorable para nuestro Gobierno, del famoso Comité Internacional constituido para la defensa, contra actos o propósitos del mismo Gobierno, de los capitales extranjeros invertidos en México: la del restablecimiento de nuestras relaciones diplomáticas con Inglaterra, cosa que nos aligeraría considerablemente el peso del Departamento de Estado de Washington.

Sírvase usted aceptar, señor Presidente, el testimonio de mi respetuosa y alta consideración.

A. J. P.

 

(1)   Hay que recordar que esto fue dicho el 26 de junio.

 

Fuente:

DOCUMENTOS HISTÓRICOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA. XX.
Fundador: Isidro Fabela
Las Relaciones Internacionales en la Revolución y Régimen Constitucionalista y la Cuestión Petrolera. 1913-1919. Tomo II.
Editados por la Comisión de Investigaciones Históricas de la Revolución Mexicana bajo la dirección de JOSEFINA E. DE FABELA
Coordinador: ROBERTO RAMOS V. Investigadores: LUIS G. CEBALLOS, MIGUEL SALDAÑA, BALDOMERO SEGURA GARCIA, HUMBERTO TEJERA.
EDITORIAL JUS, S. A. MÉXICO, 1971. pp.257-261.