Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1919

Relaciones Internacionales en la Revolución 1913-1919. 238. Memorándum del Sr. D. E. Duplán, acerca de las actividades del Comité de Relaciones de la Cámara de Diputados.
Washington, D. C., 25 de junio de 1919.

 

Memorándum del Sr. D. E. Duplán, Segundo Secretario de la Embajada de México en los Estados Unidos, acerca de las actividades del Comité de Relaciones de la Cámara de Diputados, entre demócratas y republicanos, para obtener el control político de los Poderes Legislativo y Ejecutivo, y tener en jaque al Gobierno de México hasta ver la solución del problema petrolero. [F9-77-19. A.I.F.]

 

Embajada de México en los Estados Unidos de América.

Memorándum.

Washington, D. C., 25 de junio de 1919.

SITUACIÓN MEXICANA

Es inútil reseñar aquí todas las actividades que se están ejerciendo contra nosotros, tanto en la prensa como en el Congreso, pues oportunamente, por los telegramas diarios de prensa se comunican a esa superioridad, y voy por lo tanto a limitarme a exponer algunas consideraciones generales que se desprenden de esos hechos.

Dos son los orígenes de estas actividades: la ayuda material y moral de los capitalistas (intereses petroleros sobre todo) y la campaña política que existe en estos momentos entre los dos partidos políticos dominantes en este país con motivo de controlar uno el poder Legislativo y otro el Ejecutivo.

Los movimientos armados de Blanquet y Villa, por ejemplo, son productos de lo primero y la gran propaganda que se ha hecho lo segundo, pues periódicos políticos y políticos americanos acogen todo lo que sea contrario a nosotros por considerar que somos obra de una administración democrática.

Esto es claro. Proviniendo la política del caso México de una administración democrática y siendo además muy personal del Presidente Wilson, los republicanos que siempre se han mostrado enemigos nuestros, hoy que tienen armas con qué herirnos (controlan el Congreso) lo harán con saña. Digo política personal del Presidente porque aun los Senadores de su partido en asuntos de México se ve que no obran de acuerdo con sus ideas, siendo los demócratas del sur los autores casi siempre de los proyectos que se presentan en el Congreso relativos a nosotros. Mientras los demócratas controlaban las Cámaras, poca bulla podía hacer el Congreso, pues como es natural dominaban también los comités y cualquiera iniciativa moría allí, pues el Presidente siempre ha ejercido mucha influencia política en el Congreso.

Ahora pasa lo contrario, y como se ha informado, en las dos últimas semanas se han presentado en el Congreso varias iniciativas sobre México; y antier el secretario en funciones, señor Polk, fue llamado por el Comité de Relaciones de la Cámara de Diputados para que informara sobre la situación mexicana y estuvo más de dos horas en conferencia con dicho Comité.

De la prensa se deduce que el Comité quedó satisfecho de las declaraciones de Mr. Polk, no indicándose lo que informó.

Todo esto lo digo no con otro objeto, sino de hacer notar que los trabajos en general en contra nuestra cuentan ahora con mayores facilidades para su propagación. Esto lo estamos viendo claro desde que se abrieron las sesiones del Congreso nuevo, y respecto a la prensa republicana su actividad es mayor dado que ya se avecina la campaña presidencial de 1920 y todo lo que sea atacar a los demócratas en sus actos o en sus efectos, para hacerlos fracasar, es bien acogido.

La prensa demócrata está en minoría en general, y más en lo que se refiere a nosotros, pues demócrata es la extensa red de Hearst que como se sabe es enemiga nuestra. Así pues, los republicanos tienen contra nosotros dos fuentes de ataque: el ser obra, según ellos de una administración demócrata y la fuerza del capitalismo. Hay que considerar también que lo primero puede favorecernos con los demócratas, pues creo que el triunfo de la Revolución Constitucionalista y su sostenimiento en el poder está vinculado con el éxito de la política de Mr. Wilson hacia México.

La novedad de la campaña actual y que la diferencia de las que continuamente se emprenden contra nosotros es que se hace mucho uso de términos que le dan un carácter semi-oficial. Por ejemplo, se dice: "...funcionarios del Departamento de Estado dicen etc., etc...", "funcionarios relacionados con asuntos latinoamericanos..., etc., etc.", "en el Departamento de Estado obran los informes de lo que a continuación publicamos, etc., etc..."

Otras veces las noticias no indican procedencia no viniendo salidas de Juárez o El Paso como vulgarmente ha pasado, sino que lacónicamente, como noticia salida de Washington, "se dice Ángeles se ha declarado Presidente, etc., etc...", "las condiciones en México son anárquicas, etc., etc...", "Ángeles, esto y lo otro, etc... cuenta con la simpatía de los funcionarios principales del Gobierno, etc., etc..." Esta simpatía de algunos funcionarios americanos puede o no ser cierta, pero el caso es que las noticias en esta forma animan las intrigas de nuestros enemigos contra nosotros e impresiona al pueblo americano, pues como se sabe no hay pueblo más creyente en lo que la prensa dice que el de los Estados Unidos. Lo puesto en letras de molde es casi para ellos la palabra de Dios.

Lo explicado anteriormente es lo que me hace creer que alguno o algunos empleados inferiores del Departamento de Estado simpatizan con los contrarios nuestros, y francamente no tengo muy buenos informes, sino más bien malos, del jefe actual, en el Departamento de Estado, que tiene a su cargo la sección mexicana, señor Boaz Long; y ha habido persona que me ha dicho que siempre el señor Long se ha expresado ante él muy mal de nosotros y muy partidario de Ángeles, más que nada.

El señor Long es el mismo que era ministro en El Salvador, a fines de 1916, y que acaba de ser nombrado esta semana ministro en Cuba. Informaré con oportunidad de quién lo subtituya.

Siguiendo con la situación política, diré que el incidente de Juárez (me refiero al paso de tropas americanas). Si no lo hubieran hecho, el Congreso hubiera armado una bola. Los Estados Unidos no pretendieron con el envío de la expedición ayudar a nosotros o perjudicar a Villa, sino simplemente demostrar al pueblo americano que se daba protección a los americanos, siendo en mi opinión que esto lo harán cuantas veces sea necesario, y en mi concepto será muy difícil para la administración sacar esas tropas la próxima vez que entren.

Esto, considerando que la administración tenga buenas intenciones. Naturalmente que para los villistas, el hecho fue desastroso, más que por lo material por lo moral, pues ellos pregonaban aquí y en todas partes que Ángeles contaba con el apoyo incondicional del Gobierno americano. Ahora bien, el aspecto que se da aquí a ese ataque a Ciudad Juárez lógicamente nos es muy desfavorable, pues nuestros enemigos están haciendo hincapié en que la situación es la misma de hace dos años, no habiendo progresado nada la pacificación del país.

Esto es lo más serio de todo, pues constituye para los intervencionistas un argumento de primera fuerza. El Gobierno americano hace todo "en nombre de la humanidad" y espera pacientemente a que se le presente una oportunidad de obrar con este pretexto.

No es de extrañarse que dado esto, nuestros enemigos, sobre todo los petroleros, se estén moviendo para lograr del Gobierno una intervención tan sólo con el objeto de pacificar y castigar a los trastornadores del orden, según dirán ellos. De estas maniobras es que ha salido el rumor de que Inglaterra ejercerá tutela sobre México, mandada por la Liga de las Naciones, y se habla también de una intervención unida de Inglaterra, Francia, Estados Unidos y España.

Puede ser que al regresar el Presidente Wilson de Europa, la situación cambie y que este estado de cosas indeciso, que por el silencio de la administración ha creado la prensa de este país, se modifique y se hagan algunas declaraciones sobre la política que de hoy en adelante y con motivo de la Liga de Naciones y de efectuada la paz en Europa, se propongan seguir los Estados Unidos con México.

Sin embargo, no es de esperarse mucho por ahora, pues quizá Mr. Wilson no pueda hablar con mucha libertad por tener muchos problemas ante el Congreso y no creo, por lo tanto, se busque más dificultades políticas que obstruyan otros problemas que, como el de la Liga de Naciones, es primordial para él.

En la misma Europa, por salvar su proyecto de la Liga de las Naciones ha sacrificado todo lo demás.

Mr. Wilson ha contraído en Europa muchos compromisos políticos y con seguridad nuestros problemas han sido considerados en París relacionados con otros.

Creo que por mucha libertad de imprenta que haya en este país, el Gobierno podía cortar un poco sus alas si francamente se le viera intenciones de apoyar y ayudar a las autoridades constituidas, y el no hacerlo así puede atribuirse a dos causas: al deseo de tener en jaque a nuestro Gobierno hasta ver cómo se resuelve el problema del petróleo o a la imposibilidad por razón política de partido.

Hablo del petróleo principalmente por ser fuera de duda el más importante entre los pendientes y tan es así que su resolución la considero como un triunfo o una derrota mayor que la que obtuviéramos en cualquiera batalla con Villa, Ángeles, etc., etc.

Repito que hago todas estas consideraciones con el exclusivo y único objeto de hacer notar que las cosas tal como se encuentran en este país son mucho más favorables para nuestros enemigos que para nosotros, y que los medios de propaganda para hacernos campaña son ahora mayores que hace unos meses.

A todo lo anterior hay que agregar lo difícil de la situación actual del Presidente Wilson, pues la campaña contra él en el Congreso es tal, que muy pocas veces se ha registrado en la Historia de los Estados Unidos una oposición tan grande en el Senado como la que tiene el proyecto de la Liga de Naciones, y esta situación es tal que el Presidente se propone hacer una gira por todos los Estados Unidos para inducir al pueblo americano a que moralmente obligue al Congreso a aceptar la Liga de Naciones.

Mr. Wilson ha además decaído moralmente ante la opinión pública, debido a que no logró que se hiciera la paz conforme a sus catorce principios, aunque sí obtuvo la anuencia de las naciones europeas para la formación de la Liga.

Repito lo que ya indiqué hace algún tiempo, y es que a pesar de la gran oposición del Senado, el tratado de paz incluyendo la Liga de Naciones creo será aceptado.

Pudiera ser que se hicieran algunas variaciones sobre todo respecto al artículo décimo que los republicanos no aceptan por ningún motivo y a lo de la doctrina Monroe que quieren sea más explícita.

Respetuosamente.

Segundo Secretario

D. E. Duplán

 

Fuente:

DOCUMENTOS HISTÓRICOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA. XX.
Fundador: Isidro Fabela
Las Relaciones Internacionales en la Revolución y Régimen Constitucionalista y la Cuestión Petrolera. 1913-1919. Tomo II.
Editados por la Comisión de Investigaciones Históricas de la Revolución Mexicana bajo la dirección de JOSEFINA E. DE FABELA
Coordinador: ROBERTO RAMOS V. Investigadores: LUIS G. CEBALLOS, MIGUEL SALDAÑA, BALDOMERO SEGURA GARCIA, HUMBERTO TEJERA.
EDITORIAL JUS, S. A. MÉXICO, 1971. pp.250-254.