Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1917

Relaciones Internacionales en la Revolución 1913-1919. 201. Decreto expedido por don Venustiano Carranza, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, creando la Comisión Nacional de Reclamaciones.
México, 24 de noviembre de 1917.

 

Decreto expedido por don Venustiano Carranza, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, creando la Comisión Nacional de Reclamaciones, de conformidad con el de 10 de mayo de 1913, para estudiar y resolver las reclamaciones por daños causados a consecuencia de los movimientos revolucionarios ocurridos desde 1910 a 1917. [F9-25-VII. A.I.F.]

 

COMISIÓN NACIONAL DE RECLAMACIONES

Decreto que establece una Comisión que estudiará y resolverá las reclamaciones que se presenten por daños sufridos a consecuencia de los movimientos revolucionarios ocurridos en la República desde 1910 hasta 1917.

Secretaría de Estado.

México.

Negocios Interiores.

El Ciudadano Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, se ha servido dirigirme el decreto que sigue:

"Venustiano Carranza, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, a sus habitantes, sabed:

Art. 1o. De conformidad con el decreto de 10 de mayo de 1913, expedido en Monclova, Coah., por el C. Primer jefe del Ejército Constitucionalista, se establece en la ciudad de México una Comisión dependiente de la Secretaría de Hacienda que conocerá de las reclamaciones por daños sufridos en las personas o en la propiedad, a consecuencia de los movimientos revolucionarios ocurridos en la República, de 1910 a 1917.

Art. 2o. Dicha Comisión será compuesta de un Presidente y cuatro vocales, que deberán ser ciudadanos mexicanos por nacimiento, y su designación será hecha por el Presidente de la República. La Comisión designará los Secretarios y las personas que las labores requieran.

Art. 3o. El procedimiento a que deberá sujetarse la tramitación de las reclamaciones será determinado por el reglamento que en su oportunidad expedirá el Ejecutivo, de acuerdo con las siguientes bases:

A. La Comisión recibirá todas las reclamaciones que se le presenten, siempre que los reclamantes cumplan con los requisitos de forma que establezca el Reglamento. Después de recibir la reclamación, la Comisión examinará debidamente y si estima que en ella concurren los requisitos de fondo establecidos por la presente Ley, dictará un acuerdo declarándola admitida.

B. La Comisión procederá sin demora a solicitar de las autoridades correspondientes todos los informes que se crean necesarios para resolver sobre la procedencia o improcedencia de la reclamación o para fijar con la debida exactitud la cantidad que como indemnización haya de pagarse. En este mismo período de la tramitación se recibirán las pruebas que los interesados estimen conducentes, pero en la inteligencia de que cualquiera que sea la índole de las diligencias probatorias que se promuevan, el resultado final de las mismas será dado a conocer a la Comisión por medio de documentos.

C. Una vez presentadas las pruebas y recibidos los informes a que se refiere la fracción anterior, el expediente será puesto a la vista del interesado para que alegue por escrito lo que a su derecho convenga.

D. La Comisión, en vista de las constancias del expediente, discutirá y votará la reclamación y formulará el dictamen que corresponda.

E. El dictamen será debidamente notificado al interesado, quien expondrá por escrito su conformidad o inconformidad respecto del mismo.

F. El expediente será entonces elevado al conocimiento del ciudadano Presidente de la República, por conducto de la Secretaría de Hacienda, para su resolución definitiva, cuando no se trate de extranjeros que hayan manifestado su inconformidad con el dictamen de la Comisión, pues en ese caso se procederá de acuerdo con lo dispuesto en el Art. 13 de esta misma Ley.

Art. 4o. Las reclamaciones se presentarán por escrito, redactadas en español y acompañadas del mayor número posible de comprobantes que sirvan para demostrar que realmente se causaron los daños y para justificar la cantidad que por ellos se reclama; se expresarán en ellas el nombre o razón social, la nacionalidad y el domicilio del reclamante y se indicarán con la mayor precisión posible, los lugares y las fechas en que ocurrieron los hechos que hayan dado lugar a la reclamación y las personas que en ellos hayan intervenido, así como la naturaleza de los daños sufridos y la cantidad, en oro nacional, que como indemnización pretenda el reclamante.

Art. 5o. La Comisión admitirá únicamente las reclamaciones que se funden:

I. En daños causados por fuerzas revolucionarias o reconocidas como tales por los Gobiernos legítimos que se hayan establecido en la República al triunfo de la revolución respectiva;

II. Los causados por las fuerzas de esos mismos Gobiernos en ejercicio de sus funciones y durante la lucha contra los rebeldes y,

III. Los causados por las fuerzas dependientes del llamado Ejército Federal hasta su disolución.

Art. 6o. No podrán acogerse a los beneficios de la presente ley los individuos sujetos a las responsabilidades civiles a que se refiere el art. 15 transitorio de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, promulgada el 5 de febrero del corriente año; a cuyo efecto se oirá en su caso a la Secretaría de Gobernación.

Art. 7o. La acción para entablar reclamaciones prescribirá a los tres años contados desde la fecha de la presente ley. Las reclamaciones provenientes de la Revolución iniciada en 1910 que hayan sido sometidas a la Comisión Consultiva que se estableció en virtud de la ley de 31 de mayo de 1911, se tendrán por presentadas dentro de dicho término y conocerá de ellas la nueva Comisión, tomándose los expedientes en el estado en que se encuentran en la actualidad y continuándose su tramitación de acuerdo con la presente Ley y con su Reglamento.

Art. 8o. Las reclamaciones podrán fundarse en la destrucción de la propiedad particular, en requisiciones de dinero, de valores, animales o mercancía o cualesquiera otros daños sufridos en las personas o en las propiedades, siempre que los interesados no hayan obtenido con anterioridad el pago de la indemnización respectiva; pero en ningún caso podrán reclamarse indemnizaciones por perjuicios, o sea la privación de las ganancias que hubieran podido obtenerse y que no se obtuvieron debido al estado de guerra en que se encontraba el país.

Art. 9o. Cuando se trata de reclamaciones cuyo valor, a juicio del interesado, no exceda de $ 5,000.00, si la Comisión acepta como comprobada la realidad del daño, pero carece de informes para calcular con exactitud la indemnización que deba pagarse, podrá fijarla a su arbitrio tomando en cuenta la condición económica y social del damnificado y las demás circunstancias del caso.

Art. 10o. Por el hecho de acudir a la Comisión en la forma administrativa establecida por la presente Ley, se entenderá que los damnificados renuncian a su derecho de entablar las reclamaciones por la vía judicial.

Art. 11. Los reclamantes extranjeros acompañarán al escrito en que formulen su reclamación los comprobantes relativos a su nacionalidad, y los que no lo hicieren así, serán tenidos como mexicanos para los efectos de esta Ley, considerándose en consecuencia renunciado el derecho que pudieran tener para presentar más tarde sus reclamaciones por la vía diplomática.

Art. 12. Las sociedades por acciones, constituídas de acuerdo con las leyes de la República, serán consideradas como mexicanas respecto a sus reclamaciones, aun cuando todos o algunos de los accionistas sean extranjeros.

Art. 13. Los reclamantes extranjeros que habiendo comprobado debidamente tal carácter no estuvieren conformes con la resolución consultiva de la Comisión, podrán presentar sus observaciones personalmente o por la vía diplomática.

Art. 14. Las resoluciones de la Comisión relativa a reclamaciones de extranjeros y que hayan sido objetadas por los interesados en alguna de las dos formas indicadas en el artículo anterior, se someterán al conocimiento de una Comisión compuesta de tres árbitros, de los cuales uno será designado por el Presidente de la República, otro por el Agente Diplomático del país a que pertenezca el reclamante, y, el tercero será designado de común acuerdo por los nombrados. Si no pudieren ponerse de acuerdo, el árbitro tercero será designado por el Presidente de la República, de entre los nacionales de un País que no tenga ninguna reclamación qué hacer por daños causados en la Revolución, las designaciones de los árbitros se harán de acuerdo con lo que disponga el Reglamento de esta Ley, pero en el concepto de que ninguno de los designados podrá tener carácter diplomático ni consular.

Art. 15. Las comisiones arbitrales a que se refiere el artículo anterior podrán organizarse para la resolución de un solo caso concreto o para conocer de todos los que correspondan a reclamantes de una misma nacionalidad.

Art. 16. Las resoluciones dictadas por las Comisiones Arbitrales a que se refiere el artículo anterior, tendrán el carácter de definitivas.

Art. 17. Una ley especial determinará en su oportunidad la manera de arbitrarse los fondos para el pago de las reclamaciones definitivamente aprobadas y la forma en que éstas deben cubrirse.

TRANSITORIOS

1o. La presente Ley no afecta en manera alguna a los arreglos que se hubieran celebrado con la Secretaría de Hacienda con motivo de la devolución de bienes intervenidos o confiscados; así como tampoco afecta a los bienes que aún se encuentran intervenidos por el Gobierno, mientras se expide la ley a que se refiere el art. 15 transitorio de la Constitución.

2o. Esta Ley empezará a surtir sus efectos en la fecha de su promulgación.

3o. Para los efectos de esta Ley, se derogan todas las disposiciones anteriores en lo que se le opongan.

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el debido cumplimiento.

Dado en el Palacio del Poder Ejecutivo de la Unión, en México, a los veinticuatro días del mes de noviembre de mil novecientos diecisiete. V. Carranza. El Subsecretario de Hacienda encargado del Despacho, R. Nieto. Al C. Lic. Manuel Aguirre Berlanga, Subsecretario de Estado encargado del Despacho del Interior. Presente.

Lo que comunico a Ud. para su conocimiento y fines consiguientes.

Constitución y Reformas.

México, a 24 de noviembre de 1917.

El Subsecretario de Estado, Encargado del Despacho del Interior, Aguirre Berlanga.

Al C ..."

 

Fuente:

DOCUMENTOS HISTÓRICOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA. XX.
Fundador: Isidro Fabela
Las Relaciones Internacionales en la Revolución y Régimen Constitucionalista y la Cuestión Petrolera. 1913-1919. Tomo II.
Editados por la Comisión de Investigaciones Históricas de la Revolución Mexicana bajo la dirección de JOSEFINA E. DE FABELA
Coordinador: ROBERTO RAMOS V. Investigadores: LUIS G. CEBALLOS, MIGUEL SALDAÑA, BALDOMERO SEGURA GARCIA, HUMBERTO TEJERA.
EDITORIAL JUS, S. A. MÉXICO, 1971. pp.145-149.