Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1917

Otra carta de Emiliano Zapata a Gildardo Magaña.
Tlaltizapán, Noviembre 3, 1917

Sr. general Gildardo Magaña
Tochimilco, Puebla

Estimado amigo:

Me refiero a las tres atentas de usted de fechas 22, 23 y 28 del pasado.

Tomo debida nota del viaje del señor Carlos Ariza y ojalá que sus resultados sean satisfactorios, lo mismo que lo relativo a Banderas que vendrá a invadir el sur, lo cual no tiene ninguna importancia, pues es bien conocido el individuo de referencia.

El movimiento de tropa hacia Chietla, según informes que tengo, no ha sido más que una demostración de fuerza. Del informe que manda Peralta, por separado trataré ese asunto. Tomo nota igualmente de los trabajos que está llevando a cabo el general Martínez Miranda.

Igualmente quedo bien informado de las noticias que tiene la prensa que se sirvió mandarme y de los preparativos para la invasión del estado de Morelos, pero esto no deja de ser más que puros rumores, pues la verdad, no se ve con claridad que el enemigo cuente con elementos para llevar a cabo tal invasión.

Así es que, esperemos ver más claro en este asunto y si resulta así como se dice, ya se tomarán las medidas convenientes para atender al enemigo.

Aquí no hay elementos de ninguna especie con qué ayudarle para hacer trabajos de investigación cerca de los obregonistas a que usted se refiere, pero usted vea la manera de conseguirlos con los correligionarios de México o Puebla a fin de procurar impulsar los trabajos en la forma que usted lo aconseja.

Acerca de la conducta del comandante de seguridad pública de Huaquechula, C. Cipriano Acevedo Rojas, he tomado la debida nota de los documentos que adjunta a su carta aludida y tomo nota de los detalles que se sirve darme y que se relacionan con el mismo caso; pero a la verdad, aquí se han recibido distintos informes sobre el mismo tema y el mismo C. Acevedo Rojas ha enviado al cuartel general los documentos originales relativos a los tratos que tiene con el carrancismo, pero por esos documentos, por la explicación que da el expresado Acevedo Rojas y por los demás informes a que antes me refiero, se desprende que el citado comandante de seguridad pública de Huaquechula, realmente ha obrado con buena intención en defensa de su pueblo al tratar de defender los intereses de los vecinos de dicho lugar que se dedican a la conducción de ganados y otros efectos para las plazas de Atlixco o Puebla y él cree que por medio de ese ardid pondrá a salvo a sus convecinos de ser despojados en los caminos o en las plazas ya referidas, por los carrancistas, tanto en sus ganados como de otras mercancías que llevan para su venta; pues ya, repito, el expresado Acevedo Rojas después de hacer una explicación de su actitud tanto al cuartel general como al general Mendoza y otros jefes, pide que su conducta en bien de su pueblo no vaya a ser mal interpretada por jefes que carezcan de informes fidedignos sobre el particular.

A mi modo de pensar el expresado comandante de seguridad pública obró con ligereza, pues antes de haber tomado tal determinación debió haberlo consultado a esta superioridad y no hacerlo después de haberse puesto en comunicación con el llamado gobierno carrancista.

Sobre todo, me parece que aquí estos asuntos se han abultado mucho por las intrigas que ha tramado el coronel Camilo Rojas, quien desde hace mucho tiempo trata de dividir al vecindario de Huaquechula y eso si mal no recuerdo, a usted se lo dije en alguna ocasión.

Precisamente, ahora ha tenido dificultades el referido coronel con el pueblo mencionado por el hecho de que ya no tiene oportunidad de seguir teniendo parte en el cobro de la venta del agua que se ha acostumbrado hacer en el pueblo citado y con ese motivo quiso provocar un conflicto como verá por la copia que se adjunta a la presente de la queja del pueblo, y también se adjunta copia del original del oficio del comandante de seguridad pública que dirigió a este cuartel general.

Por todo lo cual, creo conveniente que usted siga observando nada más la marcha de estos acontecimientos y no tome otras medidas que precipitaran los acontecimientos, cuyos resultados serían funestos y es bueno esperar más tiempo para ver más claro y descubrir la verdad.

Sin otro particular soy de usted, su afmo. atto. y s.s.

Emiliano Zapata

Fuente:

Emiliano Zapata. Cartas. Ediciones Antorcha, México, 1987, p. 78-80 (Recopilación realizada por Chantal López y Othón Cortés)