Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1916

Relaciones Internacionales en la Revolución 1913-1919. 183. Reunión de la Comisión Unida Mexicana-Americana, bajo la presidencia del Lic. Luis Cabrera. Cuadragésimoquinta Sesión.
Atlantic City, N.J., noviembre 21 de 1916.

Reunión de la Comisión en Atlantic City, N.J., bajo la presidencia del Lic. Luis Cabrera, insertándose en el acta la comunicación de fecha 17, dirigida a los comisionados americanos, precisándose los puntos de arreglo para el retiro de las tropas expedicionarias, vigilancia de la frontera y el memorándum de convenio para que las fuerzas regulares de ambos países pudieran cruzar recíprocamente la parte de la línea divisoria comprendida entre el Río Colorado y Piedras Negras, Coah., dentro de una zona de sesenta kilómetros entre cada país, contados de dicha línea, para la persecución de forajidos. [Comisión Unida Mexicana-Americana. A.I.F.]

 

COMISION UNIDA MEXICANA-AMERICANA

CUADRAGÉSIMOQUINTA SESIÓN

Martes 21 de noviembre de 1916.

Hotel Traymore,

Atlantic City, N. J.

La Comisión se reunió a las diez y cuarenta y cinco de la mañana, bajo la presidencia del señor Secretario Cabrera.

Los comisionados mexicanos pidieron que se insertara en el acta su comunicación de fecha 17 de noviembre de 1916, lo cual fue acordado. El texto de la comunicación es el siguiente:

Atlantic City, 17 de noviembre de 1916.

Al honorable Franklin K. Lane, honorable George Gray, honorable John R. Mott.

Señores:

El estado a que han llegado nuestras discusiones hace necesario, en nuestro concepto, que precisemos por escrito los puntos de arreglo que los comisionados mexicanos estaríamos dispuestos a aceptar.

RETIRO DE LAS FUERZAS

Respecto del retiro de las fuerzas, los comisionados mexicanos encontraríamos aceptable el memorándum redactado por los señores Mott y Pani, en la forma en que quedó aprobado por todos los comisionados en la sesión del día 18 del corriente.

MEMORÁNDUM RELATIVO A RETIRADA DE FUERZAS

Artículo I. El Gobierno de los Estados Unidos conviene en comenzar el retiro de las tropas americanas del territorio mexicano tan pronto como sea posible, debiendo quedar concluido dicho retiro a más tardar el día... (cuarenta días después de la aprobación de este convenio por ambos Gobiernos).

Artículo II. El General Pershing determinará la manera como debe efectuarse el retiro, para que sea compatible con la dignidad de los Estados Unidos como nación amiga, y para que garantice la seguridad del territorio que va a desocuparse.

Artículo III. Queda entendido que el territorio evacuado por las tropas americanas será ocupado y protegido adecuadamente por las fuerzas constitucionalistas. El Comandante mexicano determinará el plan para la ocupación y protección del territorio evacuado por las fuerzas americanas.

Artículo IV. Los comandantes americanos y mexicanos se encargarán separadamente, o cuando sea posible, conjuntamente, de cualesquiera obstáculos que se presenten, y que tiendan a dilatar el retiro. Si surgieren nuevas actividades de fuerzas hostiles al Gobierno Constitucionalista, que pongan en peligro la seguridad de la línea internacional correspondiente a la parte norte de Chihuahua, el retiro de las fuerzas americanas no se demorará por más del tiempo estrictamente necesario para dominar dichas actividades.

Artículo V. El retiro de las tropas americanas se efectuará ya sea por tierra, rumbo a Columbus o usando el Ferrocarril Mexicano del Noroeste rumbo a El Paso, o por ambas vías, como lo estime conveniente o expedito el Comandante americano.

VIGILANCIA DE LA FRONTERA

Respecto de la vigilancia de la frontera, los comisionados mexicanos estaríamos dispuestos a aceptar, en sustancia, la idea propuesta por el comisionado señor Lane, en su memorándum del 10 de octubre, en la forma que definitivamente le dio el Comisionado señor Gray, en los artículos I, IV, V, VI, VII y VIII.

Memorándum de convenio para la vigilancia de la frontera.

Artículo I. Para la protección de la frontera durante el período en que existan condiciones anormales, los comandantes militares de ambos países cooperarán en toda la extensión que sea posible.

Artículo II. Para prevenir y proteger la frontera contra las incursiones de los forajidos, los comandantes militares de ambos países se comunicarán todos los informes que puedan servir para impedir depredaciones.

Artículo III. Las fuerzas de ambos países utilizarán mutuamente, por ambos lados de la frontera, los ferrocarriles para el transporte de tropas y pertrechos necesarios para el resguardo de la línea divisoria.

Artículo IV. Quedará permitido a las fuerzas de ambos países el derecho de hacer exploraciones hasta una distancia de diez millas a ambos lados de la línea divisoria, con la condición de que dicho privilegio sea otorgado por escrito por los comandantes respectivos; pero en ningún caso dichas exploraciones se extenderán a más de diez millas de cualquier campamento o dentro de una distancia de diez millas de cualquier pueblo de más de cien habitantes.

Artículo V. Los Estados Unidos continuarán empleando los medios que sus leyes permitan para impedir, del lado americano de la frontera, la organización de expediciones filibusteras, o cualquiera otra conspiración de carácter hostil para el Gobierno mexicano.

Artículo VI. Este convenio quedará en vigor por un período de cuatro meses. Si ninguno de los gobiernos contratantes diere aviso al otro, días antes de su vencimiento, de su intención de darlo por terminado, quedará en vigor por un plazo adicional hasta treinta días después de que cualquiera de los gobiernos haya notificado al otro de su intención de concluirlo.

PERSECUCION DE FORAJIDOS

Respecto a la persecución de forajidos, los comisionados mexicanos aceptaríamos el cruce recíproco de fuerzas, siempre que esté suficientemente reglamentado, para que, sin restar eficiencia a la persecución, sea compatible con la soberanía de ambos países. A este respecto, podríamos aceptar, en sustancia, las ideas propuestas por el Departamento de Estado con fecha 4 de abril.

MEMORÁNDUM DE CONVENIO

Artículo I. Se conviene que las fuerzas regulares de los gobiernos de las dos repúblicas puedan cruzar recíprocamente la parte de la línea divisoria comprendida entre el Río Colorado y Piedras Negras y dentro de una zona de sesenta kilómetros entre cada país, contados de dicha línea, con el objeto de perseguir bandas de individuos armados que hayan entrado de un país al otro, cometido depredaciones en territorio extranjero y escapando por la línea divisoria.

Artículo II. El paso recíproco que se conviene en el artículo I, tendrá lugar solamente en sitios deshabitados o no protegidos del territorio de cada lado de la línea divisoria, y en ningún caso a una distancia menor de diez kilómetros de cualquier acantonamiento o ciudad situados en el territorio en que se haga la persecucion, a menos que el acantonamiento o ciudad se encuentre en un distrito montañoso donde sea difícil la comunicación.

Artículo III. El comandante de las fuerzas que crucen la frontera, según los términos de este convenio, al tiempo del cruzamiento o antes, si fuere posible, dará noticia de sus propuestos movimientos y del número de tropas bajo su mando, al comandante más próximo a las autoridades civiles del país cuyo territorio va a cruzar.

Artículo IV. El Gobierno del país en que tenga lugar la persecución, cooperará por todos los medios posibles con las fuerzas perseguidoras, a efecto de que las partidas de forajidos sean capturadas con rapidez o exterminadas.

Artículo V. Las fuerzas perseguidoras se retirarán a su propio territorio tan pronto como hayan alcanzado o batido, dentro de la zona, a las partidas de forajidos en cuya persecución vayan. En ningún caso las fuerzas perseguidoras se establecerán o permanecerán en territorio extranjero por más de quince días, a menos de convenio especial entre los dos gobiernos.

Artículo VI. Ninguna persecución se emprenderá en territorio de otro país, a menos que empiece dentro de tres días después de la fuga de la partida de forajidos a través de la línea divisoria.

Artículo VII. Bajo ningún pretexto ni consideración alguna podrán ocupar las fuerzas perseguidoras, de uno y otro país, lugares o acantonamientos situados en el país en que se haga la persecución de acuerdo con los términos de este Convenio. El Gobierno a que pertenezcan las fuerzas perseguidoras costeará el gasto de subsistencia de las tropas y cualesquiera otros gastos relacionados con su entrada a territorio extranjero.

Artículo VIII. Todos los abusos cometidos por las fuerzas perseguidoras se castigarán por el Gobierno a que pertenezcan, de acuerdo con la gravedad de la ofensa. Las personas directamente responsables de tales abusos, serán retiradas de la frontera y se indemnizará prontamente a todos aquellos que sufran con el daño.

Artículo IX. Si los habitantes de un país cometieren ultrajes a las fuerzas perseguidoras extranjeras, el Gobierno del país donde se cometen los ultrajes será responsable para con el Gobierno del otro país, solamente en el caso de denegación de justicia o de que se rehuse a castigar a los culpables.

Artículo X. Este convenio tendrá efecto desde la fecha en que sea firmado, y permanecerá en vigor hasta que cualquiera de las partes haya dado aviso por escrito, con dos meses de anticipación, respecto de la intención de terminarlo. En testimonio de lo cual hemos firmado este convenio, hoy día ... de... de ... 19 ...

Si no fuere posible el acuerdo sobre el cruce recíproco de fuerzas, los comisionados mexicanos creemos que deberían subsistir los arreglos respecto del retiro de tropas y cooperación para vigilancia de la frontera; pero si los comisionados americanos creen que ni aun en este último arreglo podrá subsistir, entonces, los comisionados mexicanos aceptaríamos el arreglo para el retiro de las fuerzas, sobre las bases de dejar a cada país el cuidado de su propia frontera, conforme a los principios de derecho internacional.

Nos es grato reiterar a ustedes las seguridades de nuestra atenta consideración, y quedar sus afmos., y S. S.

(Firmados) Luis Cabrera, Ignacio Bonillas, Alberto J. Pani.

Los comisionados americanos presentaron un plan, relativo a la retirada de las tropas y a la protección de la frontera.

Después de breves discusiones del mencionado plan, se suspendió la sesión a las 11:30 a.m., continuándose a las 3:20 p.m. e inmediatamente se procedió a considerar el plan de la retirada de las tropas y protección de la frontera, en la siguiente forma:

Protocolo de Convenio ad referéndum sobre retiro de las fuerzas americanas del territorio mexicano y protección de la frontera internacional entre México y los Estados Unidos de América.

Memorándum firmado hoy ... de ... de ... 19 ... por los señores Franklin K. Lane, George Gray y John R. Mott, comisionados especiales del Presidente de los Estados Unidos de América, y Luis Cabrera, Ignacio Bonillas y Alberto J. Pani, comisionados especiales del C. Primer jefe del Ejército Constitucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la República Mexicana.

Artículo I. El Gobierno de los Estados Unidos conviene en comenzar el retiro de las tropas americanas del territorio mexicano tan pronto como sea factible. Dicho retiro se hará con sujeción a los subsecuentes términos de este convenio, debiendo quedar concluido a más tardar el día ... de ... de ... 19 ... (cuarenta días después de la aprobación de este convenio por ambos gobiernos).

Artículo II. El comandante americano determinará la manera de efectuar el retiro, de modo que garantice la seguridad del territorio afectado por la desocupación.

Artículo III. El territorio evacuado por las tropas americanas será ocupado y adecuadamente protegido por las fuerzas Constitucionalistas. La evacuación tendrá lugar cuando las fuerzas Constitucionalistas hayan tomado posiciones al Sur de las fuerzas americanas, para hacer efectivas dichas ocupación y protección. El comandante mexicano determinará el plan para la ocupación y protección del territorio evacuado por las fuerzas americanas.

Artículo IV. Los comandantes americano y mexicano se encargarán separadamente, o cuando sea factible, en amigable cooperación, de cualesquiera obstáculos que se presenten y que tiendan a demorar el retiro. Si ocurrieren nuevas actividades de fuerzas hostiles al Gobierno Constitucionalista, que pongan en peligro la seguridad de la frontera Norte de Chihuahua, el retiro de las fuerzas americanas no se demorará más del tiempo estrictamente necesario para dominar dichas actividades.

Artículo V. El retiro de las fuerzas americanas se efectuará ya sea por tierra, rumbo a Columbus, o por el Ferrocarril Mexicano del Noroeste, rumbo a El Paso, o por ambas vías, como lo estime más conveniente o expedito el comandante americano.

Artículo VI. Cada uno de los gobiernos contratantes, resguardará su propia frontera. Esto, sin embargo no excluye la cooperación que pueda ser posible entre los comandantes militares de ambos países.

Artículo VII. Este convenio entrará en vigor inmediatamente después de su ratificación por ambos gobiernos. El aviso de aprobación se canjeará entre ambos gobiernos.

En fe de los cuales extiende y firma en inglés y español, por duplicado, el presente protocolo ad referéndum, en Atlantic City, N. J., E. U. A., a los ... días del mes de ... de 19...

Se resolvió celebrar la próxima sesión el miércoles 22 del actual a las 11 a.m.

La Comisión levantó la sesión a las 6:05 p.m.

 

Fuente:

DOCUMENTOS HISTÓRICOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA. XX.
Fundador: Isidro Fabela
Las Relaciones Internacionales en la Revolución y Régimen Constitucionalista y la Cuestión Petrolera. 1913-1919. Tomo II.
Editados por la Comisión de Investigaciones Históricas de la Revolución Mexicana bajo la dirección de JOSEFINA E. DE FABELA
Coordinador: ROBERTO RAMOS V. Investigadores: LUIS G. CEBALLOS, MIGUEL SALDAÑA, BALDOMERO SEGURA GARCIA, HUMBERTO TEJERA.
EDITORIAL JUS, S. A. MÉXICO, 1971. pp.100-106.