Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1916

El General Álvaro Obregón se dirige a los constituyentes de Querétaro, el 20 de diciembre de 1916.
Querétaro, 20 de diciembre de 1916.

Los ciudadanos Diputados del H. Congreso Constituyente.

Querétaro, Qro.

Al dirigirme a esa H. Asamblea, como lo hago, no me impulsa otro móvil que el hacer algunas declaraciones que, en mi concepto, son necesarias para que el grupo de diputados ex renovadores que figura en ese Congreso, grupo dirigido por J. Natividad Macías, Félix F. Palavicini y Luis Manuel Rojas, no continúe lanzando cargos más o menos aventurados en la investigación que pretende hacer sobre quién o quiénes son las personas que trataron de encauzar los criterios de los ciudadanos diputados revolucionarios radicales, para rechazar las credenciales de aquéllos, a fin de que no formaran parte del Congreso Constituyente.

La prensa ha informado que en el seno de ese Congreso se han hecho imputaciones, por varios de los ciudadanos diputados, con respecto a la imposición que se hizo sentir en la Cámara a la aceptación de las credenciales de los ex renovadores, algunos de los imputadores atribuyeron esa oposición a intrigas ministeriales esgrimidas por el señor licenciado Jesús Acuña, por el señor licenciado Roque Estrada, y por mí; otros, a intrigas del señor licenciado Jesús Acuña, por el señor licenciado Roque Estrada y por mí; otros, a intrigas del señor licenciado Manuel Aguirre Berlanga, etc., etc.

Con mi carácter de ciudadano y revolucionario, declaro:

Que no hemos sido el señor Acuña, ni el señor licenciado Estrada, ni el señor licenciado Aguirre Berlanga, ni yo, sino la Conciencia Nacional, la que ha exigido y sigue exigiendo al grupo de diputados revolucionarios radicales, el cumplimiento del deber; esa misma conciencia nacional que sancionó el fallo del ciudadano Venustiano Carranza, Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, cuando éste, por medio del Plan de Guadalupe, condenó la conducta de los diputados renovadores que invistieron al usurpador Huerta de una criminal apariencia de legalidad, fallo que fué ratificado por el mismo ciudadano Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, en su decreto expedido en la ciudad de Durango, el día siete de agosto de 1913, cuyos términos se reproducen fielmente a continuación:

“DECRETO.

VENUSTIANO CARRANZA,

Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, a todos los habitantes de la República, sabed:

“Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido, he tenido a bien decretar lo siguiente:

“Artículo 19.- Los diputados y senadores al Congreso de la Unión, propietarios y suplentes en ejercicio, que no concurrieren al próximo período de sesiones que empezará el 15 de septiembre del corriente año, quedarán por este solo hecho exentos de las penas en que hubieren incurrido, conforme a la ley de 25 de enero de 1862.

“Artículo 29.- Los que no concurrieren por desempeño de cargos o comisiones, dentro o fuera de la República, del llamado Gobierno de Huerta, o de los Gobiernos de los Estados que hubieren reconocido a éste como Presidente interino, no disfrutarán de las garantías que otorga el artículo anterior, y, como consecuencia, quedarán sujetos en todo tiempo a las disposiciones de la ley mencionada.

“Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el debido cumplimiento.

“Libertad y Constitución.

Dado en el Cuartel General de Durango, a los siete días del mes de agosto de mil novecientos trece.

Firmado,

VENUSTIANO CARRANZA.

Posteriormente, el ciudadano Primer Jefe ha declarado, que los diputados renovadores que continuaron al lado de Huerta lo hicieron así por virtud de instrucciones suyas (del ciudadano Primer Jefe); pero como tales instrucciones no pudieron ser dadas con anterioridad al decreto condenatorio, porque de esa manera hubiera resultado inadecuado el decreto, se deduce:

Primero.- De los repetidos diputados renovadores colaboraron con Huerta, y de hecho sancionaron sus actos criminales, por espacio de medio año.

Segundo.- Que si posteriormente hicieron alguna labor en contra de Huerta, son merecedores, en concepto mío, a un nuevo cargo que antes de ahora no se había hecho pesar sobre ellos, esto es:

HABER TRAICIONADO A HUERTA.

Y esto viene precisamente a robustecer los cargos que yo he tenido siempre para ellos, pues tal hecho demuestra que esos personajes son ventajosamente utilizables como elementos de traición, dándonos todos esos antecedentes el derecho de suponer que, por instrucciones del señor Carranza, traicionaron después a Huerta, sin ser remoto -y allá van encaminados los temores de los revolucionarios de verdad- que ahora simulen estar colaborando al lado del señor Carranza, por instrucciones del arzobispo Mora y del Río, o de Emiliano Zapata.

Ningún hombre, aun con el argumento más hábil manejado, podría demostrar que los renovadores habían permanecido en el Congreso después de los asesinatos cometidos por Huerta y después de la sentencia en contra de ellos, pronunciada por el ciudadano Primer Jefe, si no fuera éste un hecho que está en la conciencia misma de los que ahora quieren aparecer calumniados, como no habrá argumento que intente demostrar que el senador Belisario Domínguez y los diputados renovadores Gustavo Garmendia, ingeniero Alfredo Robles Domínguez, Roberto B. Pesqueira, Rafael Zubaran Capmany y otros, hayan faltado al cumplimiento de su deber; el primero lanzando su viril acusación en contra del usurpador, en pleno Senado, y los últimos aprovechando la primera oportunidad para salir huyendo de la complicidad, e incorporarse a la Revolución.

Yo espero que, como hasta hoy, no se apartará de la conciencia de cada revolucionario honrado, la siguiente sentencia que dicta el deber:

Que se mutilen y sucumban los hombres por los principios; pero que no sucumban ni se mutilen los principios por los hombres.

México, D. F., a 10 de diciembre 1916.

Firmado, A. Obregón.

Fuente:

Discursos del General Álvaro Obregón. Biblioteca de la Dirección General de Educación Militar. México, 1932. Dos tomos. Segunda Parte. Discursos de 1924 a 1928. 505 pp. Páginas 459 a 466. En el Apéndice.