Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1915

Proyecto de ley zapatista sobre supresión absoluta de los impuestos indirectos.
Diciembre 17, 1915.

PROYECTO DE LEY sobre supresión absoluta de los impuestos indirectos que gravan el consumo de los artículos de primera necesidad.

AL PUEBLO MEXICANO:

EL CONSEJO EJECUTIVO DE LA NACION, CONSIDERANDO:

1o. Que es un principio universalmente reconocido el de que los gastos sociales deben de cubrirse en primer término con los bienes sociales; y que la sociedad, al desarrollarse, por el aumento de su población, la multiplicación de sus industrias, la introducción a ésta del maquinismo moderno y de los más perfectos procedimientos de trabajo, los nuevos inventos y descubrimientos y la más completa educación intelectual, moral y física de los elementos productores, crea un fondo de riqueza llamado con toda justicia a satisfacer sus necesidades, cual es el valor de la tierra no producido, en manera alguna por la industria del hombre, sino originado exclusivamente por las circunstancias dichas.

2o. Que el actual sistema de impuestos, adoptados por los gobiernos de la Federación y de los Estados, cediendo a la funesta influencia de las clases privilegiadas, incontrastable en otras épocas, y que grava la legítima recompensa del trabajo y las utilidades de la industria y del comercio, fomenta la corrupción de los gobiernos y les da armas para ejercer la tiranía, ya que, careciendo del elemento "precisión" indispensable a todo buen sistema tributario, les permite tener grandes rendimientos sin que el pueblo se de cuenta siquiera de una manera aproximada, de las cantidades con que en realidad contribuye a los gastos públicos, pagándolos justamente con el precio de los artículos que consume, y no está en aptitud de reclamar la injusticia del reparto de los cargos públicos, basado como se encuentra dicho sistema, en último resultado, en el capricho y arbitrariedad que impone la contribución; y por otra parte, dichos productos entorpecen la producción de la riqueza y ponen trabas al cambio, inciden contra el consumidor en todo caso quedando libre quien debiera de pagarlos, conforme a la ley, y su recaudación es difícil y costosa, exigiendo una verdadera horda de empleados para ella.

3o. Que no obstante lo expuesto en los párrafos anteriores y mientras el medio social se prepara para recibir el beneficio apuntado, es de justicia que desde luego se liberte al pueblo de la pesada carga de las contribuciones indirectas sobre el consumo de los artículos que ha menester para su subsistencia, los cuales paga inconcientemente por la astucia de sus malos mandatarios, y se fomenta la industria nacional quitándole las trabas que le imponen los impuestos, sobre sus primeras materias, maquinaria, útiles y enseres, toda vez que ambas medidas son de fácil realización.

Por lo expuesto y atentas las facultades que ha asumido de la soberana Convención Revolucionaria mientras esta Asamblea reanuda sus labores legislativas debidamente integrada, decreta:

Art. 1o. Los gastos públicos se cubrirán de preferencia con los valores sociales. En tal virtud, se suprimirán paulatina y progresivamente los impuestos que gravan el trabajo, la industria y el comercio conforme las circunstancias lo permitan y se formen los nuevos catastros que den a conocer con exactitud y con la debida separación, la riqueza de la sociedad afecta al pago de los tributos.

Art. 2o: Quedan para siempre abolidos en la República el impuesto indirecto. sobre el consumo de los artículos de primera necesidad.

Art. 3o. Se establece el libre cambio con el extranjero respecto de los mencionados artículos y de las primeras materias, maquinaria, útiles y enseres para la industria nacional.

Art. 4o. En sustitución de los impuestos que se suprimen y proporcionalmente se creará un nuevo impuesto o se aumentará el existente, sobre los valores sociales de la tierra urbana, con completa independencia del relativo a los edificios y demás mejoras, producto de la industria del hombre. El impuesto territorial no excederá en ningún caso a la renta, es decir a la remuneración por el uso de la tierra con exclusión de cualquiera construcción o mejora que en ella se encuentre:

Art. 5o. Se concede acción popular para denunciar las inesactitudes de los catastros, en cuanto al valor de las fincas que en ellos aparezcan; al efecto, anualmente se hará la publicación de dichos catastros por quien corresponda.

Art. 6o. Los presupuestos de la Nación, de los Estados y de los Municipios, se ajustarán estrictamente en lo sucesivo a las disposiciones de la presente ley, que se declara de observancia general.

Dado en el Palacio Municipal de la ciudad de Cuernavaca, Morelos a los diez y siete días del mes de diciembre de mil novecientos quince.

Manuel Palafox, Jenaro Amezcua, Miguel Mendoza López Schwertfegert; Otilio E. Montaño, Luis Zubiría y Campa [Rúbricas]

Fuente:

Laura Espejel, Alicia Olivera y Salvador Rueda. Emiliano Zapata. Antología. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (INEHRM), México, 1988. P. 316-317. (AGN, Unidad de Archivos Incorporados, Fondo Jenaro Amezcua, Caja Unica.)