Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1915

Proyecto de ley zapatista sobre el matrimonio.
Diciembre 11, 1915.

Estados Unidos Mexicanos.
Consejo Ejecutivo.

PROYECTO DE LEY SOBRE EL MATRIMONIO

1o. Que si bien es cierto que la naturaleza impone a los hombres el sagrado deber de la conservación de la especie por medio del matrimonio, y que el Estado tiene la obligación de garantizar la estabilidad y el desarrollo de la familia, como base más sólida de la sociedad, también lo es que para esa institución realice sus elevados fines, es necesario la unión verdadera de sus miembros por los vínculos del afecto y de la mutua estimación, para que se destruya o menoscabe la libertad humana con la fuerza brutal y tiránica de absurdas leyes que pretendan reglamentar los sentimientos naturales, las cuales son de suyo rebeldes a toda reglamentación gubernamental.

2o. Que siendo la mujer la parte más débil en el matrimonio y sumisión la de la maternidad y el arreglo de su hogar; a ella debe protegerse de una manera especial para que, al emanciparla de la tiranía marital, pueda siempre contar con los recursos que le aseguren la subsistencia.

3o. Que como consecuencia del principio expuesto en el párrafo primero, es la de que el Estado debe reconocer y respetar la existencia de aquellas familias que se han formado y desarrollado de acuerdo con las inclinaciones naturales, humanas y sin intervención de las autoridades y de las leyes, considerándolas legítimas cuanto por el transcurso de cierto tiempo hayan demostrado su estabilidad por la sinceridad y constancia de los sentimientos afectuosos que unen a sus miembros.

4o. Que es inicua, irregular y contraria a la idea de igualdad humana la costumbre sancionada por las leyes, de establecer diferencias entre los llamados legítimos, naturales y espúreos, para denigrar a éstos últimos y empeorar su situación social, como si fueran responsables de las condiciones que determinaron su nacimiento.

Por lo expuesto e interpretando la voluntad del pueblo mexicano, decreta:

Art. 1o. No habiendo querido ni debido el hombre o la mujer sacrificar su libertad al unirse en matrimonio, en el cual han buscado el complemento de su personalidad para el logro de su felicidad, la ley no puede sancionar en ningún caso la pérdida o el menoscabo de la libertad humana y, en consecuencia declara que los esposos son libres para vivir unidos o separados, independientes entre sí.

Art. 2o. La separación constante de los esposos por más de cinco años, por causa de desavenencia, hace presumir su divorcio, y la autoridad judicial competente lo declarará a petición de cualquiera de ellos.

Art. 3o. La declaración de divorcio produce el efecto de romper el vínculo matrimonial, pero el marido quedará siempre obligado a dar alimentos a la mujer mientras ella no entre en segundas nupcias y viva honestamente y sin que dicha declaración perjudique los derechos de los hijos, ni los esposos, como padres para proveer a la subsistencia y educación de ellos.

Art. 4o. La unión constante y carnal de un hombre y una mujer de cinco años, hace presumir el matrimonio natural; y aunque en él no haya intervenido la autoridad para declararlo, se considerará como legítimo para todos sus efectos.

Art. 5o. Cesa la distinción entre los llamados hijos legítimos, naturales y espúreos. En lo sucesivo todos ellos gozarán de iguales derechos.

Art. 6o. Se permite la investigación de la paternidad para el efecto de que el hijo abandonado reclame sus derechos contra quien corresponda.

Art. 7o. Para emancipar a los menores de la tiranía paterna, serán severamente castigados y quedarán privados de la patria potestad que sobre ellos tengan, los que en vez de darles protección y consejo, los golpeen, injurien gravemente, los impulsen a cometer actos reprobados por la moral, o se aprovechen del producto de sus trabajos. En estos casos el ascendiente en quien recaiga la patria potestad o el tutor que se nombre en defecto de aquel, alimentarán y educarán a los menores a costa del obligado, sin perjuicio de las obligaciones que les imponga la ley en caso de insolvencia de éste.

Dado en el Palacio Municipal de la ciudad de Cuernavaca, Morelos, a los once días del mes de diciembre de mil novecientos quince.

Miguel Mendoza López Schwertfegert, Jenaro Amezcua, Manuel Palafox, Luis Zubiría y Campa, Otilio E. Montaño [Rúbricas]

Fuente:

Laura Espejel, Alicia Olivera y Salvador Rueda. Emiliano Zapata. Antología. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (INEHRM), México, 1988. P. 314-315. (AGN, Unidad de Archivos Incorporados, Fondo Jenaro Amezcua, Caja Unica.)