Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1915

Ley sobre Asistencia Pública en favor de los Incapacitados para el Trabajo. Legislación zapatista.
Noviembre 17, 1915

AL PUEBLO MEXICANO

El Consejo Ejecutivo de la Nación, considerando:

1o. Que el derecho a la vida es esencial a todo hombre porque radica en las leyes augustas de la naturaleza; y que es un principio consagrado por la Filosofía y reconocido por todos los pueblos civilizados el que los derechos naturales deben ser el objeto de las instituciones sociales y respetados por las autoridades.

2o. Que es una consecuencia inmediata de lo asentado en el párrafo anterior, la obligación fundamental que tiene la sociedad y, consiguientemente los gobiernos que la representan, de atentar a la subsistencia de los seres humanos que, por cualquier causa, se encuentren imposibilitados para el trabajo y carezcan de otros medios para conservar sus vidas.

3o. Que aunque la sociedad actual, basada en el egoísmo, pretende hipócritamente cumplir con tan sagrado deber por medio de sus raquíticas beneficencias, éstas además de ser ineficientes para el objeto en la caridad que rebaja la dignidad humana, que constituye una vergüenza para nuestra decantada civilización, que es en un todo contraria a las ideas de igualdad de todos los hombres y que, por tanto, nunca podrá reemplazar a los presentes eternos e inmutables de la justicia.

Por lo expuesto, e interpretando la voluntad del pueblo mexicano, decreta:

Artículo 1o. La caridad cederá su lugar a la justicia. En consecuencia se reconoce el derecho nacional que todo hombre, carente de recursos e imposibilitando para el trabajo, tiene para reclamar la asistencia de la sociedad en que viva.

Artículo 2o. Para recibir los beneficios de la ley, es necesario que el interesado justifique su falta de recursos para vivir y de parientes solventes que, conforme a las leyes locales deben darles los alimentos, y la imposibilidad para toda clase de trabajo. Los Ayuntamientos extenderán la certificación respectiva, que será válida por un año, pudiendo ser refrendada mediante nueva justificación.

Artículo 3o. La asistencia pública de los habitantes de cada municipalidad queda encomendada a los Ayuntamientos respectivos; y consistirá en los alimentos, vestidos y habitación, así como él tratamiento médico en caso de enfermedad.

Artículo 4o. Los Ayuntamientos establecerán "comedores públicos" donde se dará una alimentación sencilla pero suficiente para conservar en buen estado de salud a las personas acreedoras a los beneficios de esta ley; y "dormitorios públicos" con las condiciones higiénicas necesarias.

Artículo 5o. La ropa que se suministre será modesta de acuerdo con las necesidades del clima y de la costumbre, y sin preferencias de ninguna clase bajo el pretexto de representación social u otro.

Artículo 6o. Se abrirán establecimientos apropiados para que los enfermos reciban su asistencia médica y farmacéutica, como internos o externos.

Artículo 7o. Las 'juntas de Reformas Revolucionarias" vigilarán la compra y el reparto de los alimentos y vestidos y cuidarán de "que los dormitorios públicos" y "casa de salud" tengan las condiciones necesarias para su objeto, dando cuenta al Ministerio del Trabajo con las omisiones e irregularidades del servicio que observen.

Artículo 8o. Los menores, de catorce años serán matriculados en las escuelas oficiales.

Artículo 9o. Los Ayuntamientos administrarán los bienes hasta hoy llamados de "Beneficencia Pública" y que se encuentren dentro de sus jurisdicciones, percibirán sus productos y los aplicarán conforme a la ley bajo la vigilancia de las "juntas de Reformas Revolucionarias".

Artículo 10o. Si se probare que alguien recibe la asistencia pública sin estar comprendido en la clase de los amparados por la ley, será juzgado por la autoridad judicial competente como responsable del delito de fraude.

Artículo 11o. Los Ayuntamientos rendirán un informe anual sobre la administración de la asistencia pública al Ministerio del Trabajo, y las juntas de Reforma Revolucionarias otro acerca del estado en que se encuentren los establecimientos respectivos, los defectos que observen en el funcionamiento de las autoridades municipales y los medios que estimen adecuados para remediar los males y fomentar la institución.

Artículo 12o. En todo centro de población se hará circular con profusión la presente ley, que se declara de observancia general.

Por tanto mandamos que se imprima, circule y se le dé su debido cumplimiento.

Dado en el Palacio Municipal de la ciudad de Cuernavaca, Morelos, a los diecisiete días del mes de noviembre de mil novecientos quince.

Miguel Mendoza López. Jenaro Amezcua. Manuel Palafox. Luis Zubiría y Carpa. Otilio E. Montaño. Rúbricas.

Fuente:

De la crisis del modelo borbónico al establecimiento de la República Federal. Gloria Villegas Moreno y Miguel Angel Porrúa Venero (Coordinadores) Margarita Moreno Bonett. Enciclopedia Parlamentaria de México, del Instituto de Investigaciones Legislativas de la Cámara de Diputados, LVI Legislatura. México. Primera edición, 1997. Serie III. Documentos. Volumen I. Leyes y documentos constitutivos de la Nación mexicana. Tomo III. p. 316.