Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1913

Revolución y Régimen Constitucionalista. Documento 92. Informe del general Francisco Villa a don Venustiano Carranza.
Chihuahua, diciembre 23 de 1913.

 

Informe del general Francisco Villa, a don Venustiano Carranza, del movimiento de fuerzas en los Estados de Sonora y Chihuahua, objetando la designación del general Manuel Chao, para el Gobierno del Estado de Chihuahua. [A. I. F., F9-59-57.]

Chihuahua, diciembre 23 de 1913. Señor don Venustiano Carran. za. Hermosillo, Son.

Muy respetable jefe y distinguido amigo:

Por conducto de los señores licenciados Luis Cabrera y Eliseo Arredondo, tuve el gusto de recibir su apreciable carta fechada el 18 del corriente mes, a la que me es grato dar contestación.

Siento mucho que por los motivos que me indica, no haya sido posible el envío de las fuerzas de Sonora para la guarnición de Ciudad Juárez, como se sirvieron ofrecérmelo, pues esta circunstancia me impedirá disponer de los elementos que allí tengo y que tanta falta me hacen para el mejor éxito de las operaciones militares al sur de esta población. Ojalá que con los últimos felices acontecimientos desarrollados en las cercanías de Guaymas, puedan desprenderse en ese Estado de algunas fuerzas, que tanto me servirían para el objeto indicado.

Anticipándome a las instrucciones de usted, dispuse que una poderosa columna a las órdenes del general Toribio Ortega saliera para Ojinaga a destruir o arrojar por el desierto, rumbo a Coahuila, los restos de la columna federal que están posesionados de aquella plaza, pues como usted bien dice, para hacer un avance firme y definitivo hacia el interior del país necesitamos antes cubrirnos la retaguardia, destruyendo los núcleos de fuerzas enemigas que hayan escapado de nuestra persecución. Nuestras fuerzas salieron el domingo pasado, y espero que en muy pocos días me sea muy satisfactorio comunicarle un nuevo triunfo de nuestras armas, quedando las fuerzas constitucionalistas en perfecto dominio de todo este Estado.

Respecto a las operaciones en los alrededores de Torreón, obraré de conformidad con las instrucciones de usted, proveyendo de cuantos elementos de guerra me sean posibles a las fuerzas que aún permanecen por allá al mando del general Robles y otros jefes. Aunque dudo mucho que sin el concurso de las fuerzas de mi mando pueda recapturarse la plaza de Torreón, dichas fuerzas, convenientemente aprovisionadas, prestarán muy buenos servicios para mantener una incomunicación efectiva del resto de la República, especialmente del Sur y del rumbo de Monterrey, a la referida población. Ya he dado instrucciones terminantes en este sentido a los jefes que operan en aquella región; y en cuanto concluyan las operaciones en Ojinaga, dispondré lo necesario para proceder como mejor convenga a nuestra causa, de acuerdo con las órdenes que se sirve usted transmitirme.

Me satisface que haya tenido usted a bien aprobar mi procedimiento contra los españoles que expulsé de nuestro territorio por haber quedado plenamente comprobada la indebida participación que tomaron en nuestros asuntos interiores; y respecto a la confiscación de sus bienes, llevada a cabo en toda forma, procuraré obrar de conformidad con las indicaciones que a su nombre se sirvió hacerme el señor licenciado Cabrera, cuyos prudentes y autorizados consejos me fue muy grato escuchar, para proceder, en todo caso, como mejor convenga a los intereses de nuestra causa.

Como se aproxima la época en que deba abandonar el Gobierno de este Estado, para continuar las operaciones militares hacia el interior, me parece muy acertada su determinación de ir pensando en la persona que deba sustituirme.

Por lo que me dice usted en su carta, y por lo que también me ha manifestado mi apreciable compañero el general Chao, creo que usted se inclina a que este ameritado militar sea quien me sustituya; y sobre este particular me permitiré indicar a usted, con toda franqueza -sin que esto signifique que existe la más leve falta de inteligencia o armonía entre el general Chao y yo-, que aunque lo considero uno de los mejores elementos con que contamos en el Estado de Chihuahua, me parece el hombre menos a propósito para hacerse cargo de la situación en las actuales circunstancias, debido a que carece de las energías indispensables para dominar la situación, pues debemos tener en cuenta que aunque aparentemente, con la toma de Ojinaga, terminará la campaña militar en el Estado, no por eso terminarán los trabajos de nuestros enemigos que no descansan en su criminal labor, y para contrarrestar esos trabajos, necesitamos un hombre que esté bien penetrado de la situación y con las suficientes energías para mantener la paz y tranquilidad que estamos conquistando a costa de tantos sacrificios.

Yo sería de opinión que cuando se llegue la época en que deba yo ausentarme de Chihuahua, mandara usted alguna persona de su confianza, y con las cualidades a que aludo, que se hiciera cargo del Gobierno, seguro de que quien quiera que fuese esa persona, sólo con el hecho de que usted la mandara, sería inmediatamente reconocida por todos nosotros, y la haríamos respetar y obedecer. Creo que ésta sería la mejor solución para este importante asunto; pero de todas maneras, no creo inútil repetirle que cualquiera que sea la determinación de usted será debidamente respetada y hecha respetar por todos nosotros.

Le suplico que al recibo de la presente me haga el favor de hacerme conocer sus impresiones sobre este particular, aunque tengo la esperanza de que si usted viene a esta capital, antes de mi salida para el Sur, todo lo podemos arreglar satisfactoriamente, teniendo siempre por mira los intereses de nuestra causa y la tranquilidad del país.

Sin otro asunto por el momento, y saludándolo con el respeto de siempre, me repito su adicto amigo y atto. S. S.

Francisco Villa

 

Fuente:

DOCUMENTOS HISTÓRICOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA. Revolución y Régimen Constitucionalista I.
Editados por la Comisión de Investigaciones Históricas de la Revolución Mexicana bajo la dirección de ISIDRO FABELA.
Fondo de Cultura Económica. Primera edición, 1960. pp.177-179.

Y también en:

DOCUMENTOS HISTÓRICOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA.
Revolución y Régimen Constitucionalista. Volumen 1° del Tomo I.
Fundador: Isidro Fabela 
Editados por la Comisión de Investigaciones Históricas de la Revolución Mexicana bajo la dirección de JOSEFINA E. DE FABELA.
Coordinador: ROBERTO RAMOS V. Investigadores: LUIS G. CEBALLOS, MIGUEL SALDAÑA, BALDOMERO SEGURA GARCIA, HUMBERTO TEJERA.
EDITORIAL JUS, S. A. MÉXICO, 1968.