Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1913

Relaciones Internacionales en la Revolución 1913-1919. 24. Informe del señor Pesqueira a Carranza, informándole de su entrevista con el doctor Hale, para la introducción de armas destinadas a las fuerzas constitucionalistas.
Washington, 30 de diciembre de 1913.

 

Informe del señor Roberto V. Pesqueira, a don Venustiano Carranza, del resultado de su entrevista con el doctor Hale, para la introducción de armas destinadas a las fuerzas constitucionalistas. [9-71-44. A.I.F.]

 

Washington, 30 de diciembre de 1913.

Comenzaré por decirle que vine aquí al llamado del doctor Hale a celebrar una entrevista con relación a nuestros asuntos. No sé qué motivos haya tenido este señor para no hablarme en Washington, pero creo que es debido a que en aquel lugar todo se sabe y probablemente creía el doctor perjudicar el objeto de nuestra conferencia con la publicidad. Tuve una larga entrevista con él, quedando de celebrar otra hoy. Muy complacido salí de la entrevista con el doctor Hale porque pude deducir lo siguiente: que este señor se dio cuenta de lo poco hábil que estuvo en las conferencias de Nogales y ha comprendido la necesidad que tiene para su prestigio, de pasar como "en brasas" sobre este asunto. Me manifestó haber recibido una magnífica impresión de usted y de todas las gentes que le rodean, y haberse dado cuenta de la gran importancia del movimiento y de sus nobles y patrióticos fines; que en tal sentido informó al Presidente, quien recibió con sumo agrado dicha información. Manifestó que el Presidente francamente está con nosotros y que desea hacer algo positivo para ayudarnos.

Después de una larga revisión de nuestros asuntos... llegamos a esta conclusión: que trabajará por conseguir que se nos permita la introducción de armas por debajo de cuerda; esto es, disimular la vigilancia en algunos lugares de la frontera en que nos pongamos de acuerdo, a fin de poder pasar el parque y armamento que logremos adquirir.

A mí me parece esto, como antes lo he expresado a usted, el más acertado procedimiento. Las ventajas que le veo a esto sobre el levantamiento del embargo, son las siguientes: con la libertad de adquirir armas todo el mundo, quizá se armarían grupos que no convendrían a la Revolución y sobre todo, que el Gobierno de Huerta explotaría ese hecho con la habilidad que lo sabe hacer, para azuzar la opinión pública del centro del país en contra nuestra y por último, quizá esa prerrogativa trajese juntamente con ella exigencias de tal o cual forma que a la Revolución no le convendría quizás aceptar y que negándolas podría acarrearnos disgustos tal vez de seria trascendencia; en cambio, pudiendo pasar el armamento secretamente por Douglas, por ejemplo, o Matamoros, resultaría que después de llenar ese parque la inmensa falta que hace podría ser distribuido por usted en la forma más conveniente al movimiento, estando así seguro de que va a dar a manos responsables.

Como de realizarse esta operación tendría que llevarse a cabo con la mayor reserva, creo que podríamos, por lo pronto, hacer algo en la siguiente forma: comunicarlo a Pancho Elías y a Manuel Prieto, para que por conducto de sus agentes de confianza se encarguen de mover los carros de parque que se les mandarán de aquí, a algún punto en Colorado o Nuevo México, y, con algún disfraz pasarlos por Naco o Douglas y de allí moverse a donde se necesiten. Por ejemplo el que fuera a mandarse a Chihuahua, puede mandarse a mi hacienda y de allí preparar mulas y salir para Chihuahua, lo que se podría conseguir sin gran notoriedad ni sospecha, y el que fuera para las tropas de Sonora y Sinaloa, seguir en los carros hasta ésa. Sobre la parte de Matamoros, no puedo ahorita pensar cómo hacerlo, porque desconozco el lugar y las personas, pero con la aprobación de usted y de conseguir el privilegio a que antes me he referido, nos ocuparemos de trabajar algún plan como el que antes he expresado para Douglas.

Le ruego a usted se sirva decirme por telégrafo su resolución sobre este asunto, a fin de tratarlo con más aplomo.

R. V. Pesqueira

 

Fuente:

DOCUMENTOS HISTÓRICOS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA. XX.
Fundador: Isidro Fabela
Las Relaciones Internacionales en la Revolución y Régimen Constitucionalista y la Cuestión Petrolera. 1913-1919. Tomo I.
Editados por la Comisión de Investigaciones Históricas de la Revolución Mexicana bajo la dirección de JOSEFINA E. DE FABELA
Coordinador: ROBERTO RAMOS V. Investigadores: LUIS G. CEBALLOS, MIGUEL SALDAÑA, BALDOMERO SEGURA GARCIA, HUMBERTO TEJERA.
EDITORIAL JUS, S. A. MÉXICO, 1970. pp.56-57.