Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1912

Carta de los miembros del Centro Industrial Mexicano a Francisco I. Madero. Tema: La iniciativa nos llevará a la ruina completa.
Puebla, 16 de Diciembre de 1912.

Al C. Presidente de los
Estados Unidos Mexicanos.
Castillo de Chapultepec.
Mexico.

Reunidos los miembros de este Centro Industrial Mexicano, en Asamblea del dia de hoy, para tomar en consideración las modificaciones introducidas por la Alta Cámara a la Ley Obrera, acordaron interesar la valiosa atención de Ud. sobre tan importante asunto,y al efecto fué aprobado el siguiente telegrama:

"Hoy dirijimos al C.Director del Departamento del Trabajo el siguiente mensaje:

A reserva de contestar por oficio sus notas 11 y 12 actual, este Centro en junta de hoy acordó desconocer acuerdos Convención, toda vez que, modificación introducida en Ley Obrera por Senado, a iniciativa del Senador y Fabricante Don Leopoldo Gout, burla plausibles propósitos Gobierno al procurar tarifa uniforme y pone a fábricas no comprendidas en excepciones de esa modificación, en condiciones de inferioridad respecto de aquellas, quebrantándose compromiso de "Tarifa Mínima Uniforme y Obligatoria", que fué base bajo la cual el grupo que representamos aceptó proyecto tarifas uniformes.

Respetuosamente suplicamos á Usted que, antes de sancionar la Ley Obrera con las adiciones propuestas por Senado, tenga la bondad de esperar recibir la exposición que este Centro se permite dirijirle hoy."

Consecuentes con nuestro propósito de llevar al ánimo de Usted la conveniencia de su personal mediación, empezamos por transcribirte la información de los periodicos, respecto de las adiciones con que el Senado devolvió la Ley al Congreso.

Esa información dice:

"Las fábricas que se encuentran en lugares lejanos de los centros obreros, que carezcan de vias de comunicación, ferrocarrilera o fluvial; las que se encuentran a una distancia no menor de cuarenta kilometros de alguna estación de ferrocarril, de algún puerto o de alguna población que no alcance a diez mil habitantes,y de distritos mineros, podrán, previa comprobación respectiva del Departamento del Trabajo, aceptar la base de las tarifas aprobadas por dicho Departamento, hasta con un ventitrés por ciento de descuento, disfrutando del reintegro a que se refiere el artículo tercero."

No se escapará a la alta penetración de Usted, Señor Presidente, que esas excepciones pueden ser tan amplias como todo lo que, con el subterfugio como base, significará un abuso en todas aquellas regiones que se conceptúen comprendidas en los beneficios de la adición, sin que el espiritu de ésta pueda ser de ningún modo fundado en algún principio de equidad.

Algunas de esas fábricas, en puntos como Guerrero y Chiapas, por ejemplo, tienen ya en su favor su propia situación topográfica, en la cual disponen, por un lado, a su inmediato alcance, de la materia prima en muchas mejores condiciones que nosotros, y por el otro, disponen también, de un centro de consumo a donde nuestros productos no pueden llevar competencia alguna, porque, con los gastos de flete solamente, cambian la faz económica,con positivo beneficio del industrial allí establecido.

En estas circunstancias, resulta monstruoso colocar a ese industrial con derecho a que, devolviéndosele el cuatro por ciento al igual que a todo el que establezca la "Tarifa Mínima Uniforme y Obligatoria", pueda todavía rebajar un ventitrés por ciento del jornal de los obreros, destruyendo así todos los trabajos de la Convención.

Cuando esa Convención se celebró, procuramos nosotros coadyuvar eficazmente a los plausibles propósitos del Gobierno,de mejorar al obrero, y en ese sentido fueron todas las resoluciones de esta Región Industrial, para que al mismo tiempo que nuestros obreros alcanzaran el aumento,lo obtuvieran también los de toda la República, algunos de los cuales se hallaban disfrutando de remuneraciones que, en realidad, no cubrían sus necesidades, resultando de ahí, que si solo Puebla y Tlaxcala hacen efectivo aquel aumento, quedaremos colocados en desastrosa posición con nuestros competidores y nos amenazará más o menos pronto la ruina completa, por las armas que se dejan a otros industriales, desde el momento en que se les conceden ventajas o se les deja en el caso de lograr compensaciones mucho mayores de las que a nosotros podrán correspondernos dentro de los ofrecimientos de su Gobierno.

Por todo lo expuesto, nos permitimos pedir a Usted que no se sirva prestar su aprobación a la Ley de referencia, devolviéndola en uso de sus prerrogativas, a las Cámaras, para que, con las observaciones que su atinado criterio le dicte, se tomen las nuestras en consideración y sea un hecho la igualdad del industrial con el positivo beneficio del obrero.

Protestamos a Usted, Señor Presidente, las seguridades de nuestra consideración muy distinguida.

p. p. Viuda de Francisco M. Conde

FABRICA "LA TEJA" PUEBLA, S. A.

Francisco M. Conde y Cía en Liquidación

Gerente
P. P. Andrés Matienzo

Testamentaria de N.P. de Parlong

[Siguen 28 firmas]

Fuente:

María de los Angeles Suárez del Solar (recopilación e introducción). Francisco I. Madero. Antología. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. Archivo General de la Nación. Archivo de la Secretaría Particular del Presidente Francisco I. Madero. Loc.: caja 64, documento 2744. México, 1987. p. 199-200.