Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1912

Carta de Abraham González a Francisco I. Madero. Tema: El Gral. Terrazas no es amigo del Gobierno.
Chihuahua, Noviembre 10 de 1912.

Sr. D. Francisco I. Madero,
Presidente de la República,
Mexico, D.F.

Muy estimado señor y fino amigo:

Tengo el gusto de referirme a su muy atenta de fecha 5 del actual, y en contestación le manifiesto, que aunque tengo seguridad de que el Ser. Gral. Terrazas no es amigo del Gobierno y hubiera visto con gusto, el triunfo de la revuelta, no tanto porque persiguiera en ello fines politicos, sino unicamente por ver si lograba llevar al Gobierno de este Estado, a uno de sus adeptos; no solo para eludir como lo habia hecho en epocas anteriores, el pago de las contribuciones que por sus valiosos intereses debe satisfacer al Tesoro Publico, sino también para medrar con concesiones, contratos, etc., en una palabra, para Gobernar dicha casa, por medio de interpósita persona.

Además de su nieto, que estuvo en la revuelta, uno de sus hijos llego a afiliarse como soldado y solo pagando una fuerte cantidad, logró evitar que se le obligara a cumplir con el compromiso que voluntariamente se contrajo, cuando se pretendia hacerlo ir a Bachimba.

Otro, sirvio varias veces, dando su fianza a los que eran acusados por violar las Leyes de Neutralidad, y aqui en Chihuahua, todos los reperesentantes del Sr. Gral., los que no tomaron parte activa en el movimiento armado, eran incansables propagandistas de las ideas de la revuelta y creo que lejos de buscar la difusion de ideas socialistas, trabajaban abiertamente, por una franca reaccion cientifico-porfirista, que sirviera a sus intereses, consiguiendo cuando menos un cambio en el Gobierno Local, para as¡ burlar la calificacion que tenian hecha, tanto sobre sus propiedades rusticas como urbanas.

Con fecha 5 del actual, le escribí a Ud. una carta, relativa a las contribuciones de estos señores, de la cual le incluyo copia, para que se sirva relacionar unos asuntos con otros.

Yo no tengo inconveniente alguno, en que el Sr. Gral. Terrazas vuelva al Estado, más cuando se carecen de pruebas materiales para impedirlo, y puedo asegurar a Ud., que tendrá todas las garantias y toda la ayuda que por su conducta sepa conquistarse.

Estoy dispuesto a secundar la politica de conciliacion que Ud. me recomienda, y ya en ese sentido he hecho cuanto he podido y deseara que los Sres. Grales Huerta y Tellez, mostraran a Ud. las muchas cartas en que he intercedido porque se perdone, se conceda amnistia o se les levanten castigos a los engañados o a los que por necesidad tomaron parte en el funesto movimiento que tantos trastornos nos ha originado.

En cuanto a Abraham Molina, yo mismo escribi al Sr. Cónsul, aprobando que se le separara, aunque tambien debo decir, que creo dificil se encuentre otra persona tan conocedora del medio en que opera y que nos suministre informes tan verídicos y exactos, como los que con toda oportunidad nos daba él.

Por lo mismo he creido impolítico romper intempestivamente sus relaciones y además, le habia hecho algunos anticipos, por lo que seguirá al servicio del Estado, con un presupuesto reducido, por todo este mes, logrando así, que aún nos dé algunas de las informaciones relacionadas con los sucesos que acaban de pasar. Ya para Diciembre, no utilizaré sus servicios.

En cuanto a la pacificación del Estado, aunque vá avanzando, es muy lenta y en mi concepto es debido, como algunas veces lo he manifestado, o bien a Ud. o al Sr. Ministro de Gobernacion, a que las fuerzas voluntarias son las que están en mejores condiciones para la persecucion de las pequeñas gavillas en que se han dividido los revoltosos, y a esto obedeció, lo mismo que al temor de que cundiera el movimiento iniciado por Félix Diaz, el deseo que tenia yo de armar por cuenta del Estado, mil voluntarios, siempre que los sostuviera en sus demás gastos, la Federación, pués me atrevo a decir que en la actualidad, con quinientos me bastan para aniquilar las numerosas gavillas que aún invaden al Estado.

Por lo que aún me permito insistir ante Ud., rogandole se me autorice en la forma indicada, para reclutar los quinientos voluntarios a que me refiero, en la inteligencia que cuente para defensa C. C. que ha probado su lealtad con hechos.

Sin mas y con el debido respeto, soy de Ud. su muy afmo. atto. amigo y S. S.

A. González
[Rúbrica]

Fuente:

María de los Angeles Suárez del Solar (recopilación e introducción). Francisco I. Madero. Antología. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. Archivo General de la Nación. Archivo de la Secretaría Particular del Presidente Francisco I. Madero. Loc.: caja 13, exp. 299-1, fojas 9548-50. México, 1987. p. 116-117.