Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1911

Plan de Bernardo Reyes (...por el que se reforma el Plan de San Luis).
Soledad, 16 de noviembre de 1911.

PLAN DE BERNARDO REYES (...POR EL QUE SE REFORMA EL PLAN DE SAN LUIS)

EXPEDIDO EN SOLEDAD, 16 DE NOVIEMBRE DE 1911.

Bernardo Reyes, general de División del Ejército Mexicano, a la Nación:

La situación anárquica en que hoy se encuentra la República bajo el bastardo poder del ciudadano Francisco I. Madero, lo determina a formular el siguiente plan salvador de la oprobiosa condición en que se halla el país.

Este plan, idéntico en sus principios y tendencias al de San Luis, lo modifico unicamente en lo circunstancial.

El Plan reformado es el siguiente:

I.- Se declaran nulas las elecciones para Presidente y Vicepresidente del pasado mes de octubre.

II.- Se desconoce a la autoridades que no secunden este Plan.

III.- Quedan en vigor las leyes actuales vigentes y reglamentos respectivos que no pugnen con este Plan Revolucionario, bajo el concepto de que en su oportunidad se reformarán conforme a los prescripciones constitucionales las que los demanden para armonizar la legislación de la República con los ideales que se proclaman.

IV.- Quedan sujetos a revisión y en condición de ser anulados los acuerdos, disposiciones, decretos y sentencias referentes a poseidos, verificándose, en su caso las restituciones debidas.

V.- Además de la Constitución, los tratados y Leyes Federales, se declara Ley Suprema de la República el principio de "No reelección del Presidente y Vicepresidente de la misma, Gobernadores de los Estados y Presidentes Municipales".

VI.- Se hará que las elecciones de la República sean verdaderamente justas, libres y efectivas.

VII.- El que suscribe asume el carácter de Presidente Provisional con facultades para hacer la guerra al poder existente, hasta consumar el triunfo, después del cual, consultando la opinión de los jefes que hayan concurrido a la lucha, nombrarán un Presidente Interino que convoque al pueblo a elecciones de todos los poderes.

VIII.- Al reunirse el Congreso que resulte electo, el que suscribe en su carácter de jefe de la Revolución y Presidente interino que lo haya sustituido le darán cuenta de sus actos.

IX.- En los Estados en donde las autoridades superiores acepten este Plan, continuarán estas administrando, limitadas por la acción del jefe militar de mayor graduación.

X.- El Presidente Interino y las autoridades de los Estados que convoquen a las elecciones no podrán ser elegidos.

XI.- El jefe militar que según la base novena se haya hecho cargo del mando político y militar de un Estado nombrará quien lo sustituya al tener que salir del territorio del mismo, por exigencias de la guerra.

XII.- Todas las autoridades políticas y militares que coadyuven al triunfo de la Revolución tienen el derecho de llevar cuenta detallada de las cantidades de que dispongan para su sostenimiento, provenientes del Erario Público o de cualquiera otra procedencia, se harán cargo de todos los valores que colecten, justipreciando los que reciban en armas, caballos, pasturas, víveres y demás efectos.

XIII.- Los jefes que organicen fuerzas y que no tengan carrera militar, ni haya en el lugar donde se encuentren jefes superiores que le otorguen nombramiento, a reserva de que se les extienda, tomarán el grado que les corresponda al número de sus hombres, según las unidades que representen.

XIV.- Todo militar o autoridad en funciones que se adhieran al presente Plan harán bajo su responsabilidad y dentro de su jurisdicción todo esfuerzo para mantener el orden en las poblaciones y en la disciplina en sus tropas.

XV.- El distintivo de las tropas revolucionarias que hayan de formar el Ejército, que se denominará Constitucionalista, consistirá en una cinta roja puesta en el tocado o en el brazo izquierdo.

XVI.- La Revolución para después de su triunfo, ofrece la revisión de la Ley del Timbre y la moderación de toda clase de impuestos e iniciar en forma constitucional, sosteniéndolo, el restablecimiento de la Zona libre en toda la frontera Norte de la República.

Fuente:

Román Iglesias González (Introducción y recopilación). Planes políticos, proclamas, manifiestos y otros documentos de la Independencia al México moderno, 1812-1940.  Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Jurídicas. Serie C. Estudios Históricos, Núm. 74. Edición y formación en computadora al cuidado de Isidro Saucedo.  México, 1998. p. 627-628.