Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1911

Comunicado de Emilio Vázquez Gómez, secretario de Gobernación, para honrar dignamente á los que en la lucha honraron á la Patria, á los soldados de la Federación y á los insurgentes que cumplieron sus deberes con lealtad.
México á 1 de junio de 1911.

Secretaría de Estado y del Despacho de Gobernación.

México.

Sección 1a.

Circular.

La justicia, que ha sido la irresistible animadora de la Revolución emprendida por el triunfo de la Ley, que es la única garantía de la paz, impone al Ejecutivo de la Unión el urgente deber de cerrar con un acto justiciero la primera Etapa del gran hecho histórico que ha dado al pueblo mexicano la conciencia y el orgullo de la ciudadanía.

El Ejecutivo de la Unión debe honrar dignamente á los que en la lucha honrada honraron á la Patria, á los soldados de la Federación y á los insurgentes que cumplieron sus deberes con lealtad tan igual y con tan parejo heroismo, que han causado la eterna admiración de propios y extraños.

El Ejército Federal no sólo fué épico en la terrible prueba, sino que reveló una disciplina tan coherente y una moralidad tan incorruptible, que es uno de los elementos más seguros y más valiosos con que el Ejecutivo cuenta para defender, contra todas las ambiciones antipatrióticas, instante por instante, en perenne vigilia, las sagradas conquistas de la Revolución.

La recompensa á la lealtad y al valor heroico se impone solemnemente.

Los insurgentes que han dado con su heroísmo vida de realidad histórica á los ideales de libertad, cumplieron su misión, y volverán al trabajo convertidos en ciudadanos por sus propios esfuerzos al amparo de los principios que supieron conquistar.

Las actividades fecundas de los trabajadores que fueron soldados un momento, estarán protegidas por los que tienen el honor de ser soldados siempre.

Ellos también, beneméritos de la Patria, serán recompensados.

Para lograr sus propósitos, el Ejecutivo de la Unión ha dispuesto que la Secretaría de mi cargo se dirija, como tengo el honor de hacerlo, á los Gobernadores de los Estados con el objeto de que inicien y lleven á cabo, por los medios que juzguen más rápidos y eficaces, una averiguación sobre el número y condiciones de las familias de los soldados federales é insurgentes muertos, para impartirles los recursos que sean necesarios.

Los Gobernadores de los Estados deben tener en cuenta para sus procedimientos, que si esta deda demandaba por los muertos es la más pequeña de todas dentro del concepto moral, es la más urgente desde el punto de vista material y no admite dilaciones de ningún género.

Todo empeño en aliviar cuanto antes la dolorosa situación de esas familias, será poco para satisfacer los deseos del Ejecutivo.

Sólo después de haber dado pan á los huérfanos, será lícito honrar la memoria de los muertos; y sólo después de haber cumplido con los muertos, podrá recompensarse á los vivos.

Para este último fin los Gobernadores de los Estados deberán igualmente enviar á esta Secretaría informaciones pormenorizadas hasta donde sea posible, de la conducta de los jefes insurgentes y de sus subordinados, á efecto de que el Gobierno les proporcione, con la liberalidad que permita el estado de los fondos públicos, los medios materiales de volver al trabajo, y les otorgue, en actos solemnes, los premios de honor á que se hayan hecho acreedores.

La Secretaría de Guerra, por su parte, propondrá á la consideración del Ejecutivo los ascensos y distinciones honoríficas con que debe premiarse á los soldados del heroico Ejército Federal, para robustecer más, si cabe, su ardiente, su magnífico amor á la Patria.

El Ejecutivo de la Unión cree que de esta manera logrará cumplir un imperioso mandamiento de gratitud nacional, que será el principio de alta justicia y de vigorosa concordia que sostenga la obra social y política de la Revolución.

Lo que tengo la honra de decir á usted, por acuerdo del Ejecutivo de la Unión, y para los fines indicados.

Sufragio efectivo. No reelección.

México á 1 de junio de 1911.

Emilio Vázquez Gómez.

Fuente:

Semanario Oficial del Gobierno del Estado de Morelos. XX. Número 22. Cuernavaca, Morelos, México, a 10 de junio de 1911. Página 6.