Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1911

Carta de Faustino Sánchez a Francisco I. Madero. Tema: Los porfiristas dia a dia ganan terreno debido a la debilidad de los jefes políticos.
Coatzacoalcos, Diciembre 19 de 1911.

Señor Francisco I. Madero,
Presidente Constitucional
de la República.
México.

Muy Señor mio:

Los hombres de recto criterio que al amparo de una libertad reconquistada á fuerza de cruentos sacrificios, nos congregamos con los caidos, con los desheredados, y con el turbión viviente que forma la masa compacta del proletariado, no con miras bastardas, sino con solo el laudable fin de hacerles patente el deber que tienen como Ciudadanos de tomar parte activa en la cosa pública, vemos con pena que los Caciques, los potentados y toda la canalla del regimen Dictatorial, valiendose de la astucia, de las diatrivas y todo cuanto hay de perverso, seducen á muchos funcionarios con los banquetes, con anónimos y con cuantas rastrerias encuentran á la mano para desprestigiar á una agrupación, á un Ciudadano honrado, ó á una causa noble y santa.

Señor Madero, no hemos dado un paso adelante. Todo esfuerzo de la gente pobre del pueblo está quedando fuera de combate: todo sacrificio que haga, resulta estéril ante los hombres del dinero que todo lo pueden ¿Debido á qué?

Debido unicamente á que en las Camaras de Diputados no existen hombres puestos por ese pueblo que derramó su sangre por darnos libertad, sino puros sicarios del Dictador Porfirio Díaz.

He presenciado un caso que asombra por lo rastrero, y es el que motiva distraiga á Ud de sus multiples atenciones.

En la Cabecera del Cantón de Minatitlán (Ver.) acaba de verse que el pueblo á impulso de su soberanía y á fuerza de sacrificios, elevó de Alcalde Mpal al más popular y honrado de sus Ciudadanos ¿y qué pasó?

Lo que tendrá que pasar aqui en Coatzacoalcos que toda la gente rica del antiguo regimen sobrepuesta á la voluntad del pueblo que no tiene cajas repletas de dinero, y sí con todo el odio de los Jefes políticos, mandara una comisión de hombres espurios para acercarse á los Diputados iden, y dar el golpe. La nulidad de las elecciones, como pasó con las de Minatitlán.

Aqui en Coatzacoalcos, aquel grupo de hombres del pueblo que teniendo en cuenta los consejos de Ud, cuando estuvo de transito en el humilde salón del Club antirreleccionista "Benito Juárez", se ha congregado honrada y pacíficamente para elevar de Alcalde á su candidato; pero los adinerados y toda la gente del regimen pasado, viendo que la Soberania del pueblo sobrepuja, nos han malinformado con el jefe Politico, de perturbadores del órden público.

Señor Presidente: los Porfiristas dia á dia ganan terreno debido á la debilidad de los jefes políticos; y si como no se han disuelto las Camaras convocando al pueblo para que nombre representantes, no se suprimen lo más pronto posible los jefes políticos para evitar trastornos, iremos a la anarquia.

Los articulos 2° y 3° del Plan de San Luis son magnificos. Antes que todo hay que ponerlos en practica, porque el pueblo ya comienza á creer que va á pasar lo que con el plan de Tuxtepec.

As¡ como tuvo Ud la suficiente energia para derrocar la Dictadura en unión de ese pueblo sufrido y abnegado, es bueno que hoy tenga Ud toda la grandeza de alma que el caso requiere para no aceptar componendas ni cortapizas con los adulones: hay que sanear la Admon á fin de evitar fatales consecuencias.

Como liberal fui perseguido hasta ser recluido en Ulúa por espacio de 4 años ocho meses en unión de los luchadores Juan Sarabia, Cesar Canales y algunos centenares de victimas del Dictador; y como liberal, estoy dispuesto á seguir la lucha honrada en favor de ese pueblo vejado y escarnecido, porque estoy empapado de sus sufrimientos y sus dolores, pues que conozco todo el escalafón de las miserias.

Si bien es cierto nosotros los perseguidos no ayudamos á Ud con nuestro contingente para el derrumbamiento de la Dictadura, fue porque estabamos presos; pero hoy que gracias á la salvadora revolución hemos conquistado Libertad y derechos, no queremos que esa libertad y esos derechos lleguen de nuevo á ser violados por las maquinaciones de los malvados: con tal motivo, mis compañeros y yó como hombres de órden, respetamos el Gobierno constituido, y como Ciudadanos honrados y consientes, solo pedimos el eficaz cumplimiento de los artículos 2° y 3° del Plan de San Luis á fin de que el pueblo pueda ser libre y soberano.

Señor: los jefes político son un amago para la Libertad y la rémora para una buena Admon, como lo comprueban los hechos de Juchitán, Altotonga, San Andrés Tuxtla y otros muchos pueblos: hemos visto que son instrumentos ciegos para la consigna é incondicionales para todo lo malo, y he ahi el temor de muchos males futuros.

Si está Ud dispuesto á respetar la soberania de ese pueblo á quien ocurrió para derrocar la Tirania, esté Ud seguro que ese pueblo estará siempre de su lado; pero, si por el contrario, ni las Camaras ni los jefes políticos son suprimidos con la urgencia que el caso requiere, de conformidad con el Plan de San Luis y la 3a base de su Programa de Gobierno de fecha 26 de Abril de 1910, el pueblo seguirá perdiendo la fé, y he ahí la desmoralización.

As¡, pues, Señor Madero, no necesita Ud del apoyo de los cortezanos ni de los privilegiados, ni de los vividores políticos, porque hasta hoy tiene Ud el apoyo desinteresado, sano y robgsto del pueblo que es el Soberano, que es el que, con su patriotismo, con su arrojo y con su abnegación, elevó á Ud al pináculo de la Primera Magistratura de la Nación.

Es tiempo, Señor, de afianzar una salvadora política democrática, antes que sus enemigos, esos malquerientes del pueblo logren desunirlo de él, pues que, pretenden conseguirlo con inauditos esfuerzos: es tiempo que refleccione que solo con el pueblo debe Ud estar unido por lazos de fraternidad, desarroyando sin vacilaciones una política franca, leal y honrada que lo hará ir de frente, en linea recta pasando sobre todos los obstáculos, y afrontando sereno, seguro del exito, todos los peligros, sin temor ni vacilaciones.

Los que como yó trabajamos sin ambiciones bastardas, solo queremos todo cuanto pueda redundar en bien de nuestro querido México.

De Ud afectísimo y atto. S.

Faustino Sánchez
[Rúbrica]

Fuente:

María de los Angeles Suárez del Solar (recopilación e introducción). Francisco I. Madero. Antología. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. Archivo General de la Nación. Archivo de la Secretaría Particular del Presidente Francisco I. Madero. Loc.: caja 60, documento 301. México, 1987. p. 31-33.