Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1911

Carta de F. I. M a la Junta Iniciadora de la Reorganización del Partido Liberal.
28 de diciembre de 1911.

En cuanto á los proyectos que dicen ustedes han surgido en las más altas esferas oficiales contra la libertad de imprenta, puedo asegurarles que son falsos los rumores que maliciosamente se han hecho circular, pues sí es verdad que en Consejo de Ministros se ha tratado algunas veces acerca de la actitud inmoderada de la prensa, ni se ha pensado coartar la libertad, ni menos se ha llegado á tomar acuerdo alguno en este sentido y sólo se ha pensado en exigir veracidad en los periodistas que, con sus escritos alarmantes pueden desviar tanto la opinión pública, pues se ha visto que desgraciadamente la actitud de gran parte de la prensa de esta Capital y de los Estados está infundiendo profunda alarma en todas las clases sociales y ha logrado llevar tal intranquilidad al extranjero; que numerosos capitales que habrián venido á nuestro País á fertilizar nuestros campos, á hacer prosperar nuestras industrias y con ello á aumentar el salario de los trabajadores, han dejado de venir; y todos estos males se causan á la Patria, únicamente por la inmoderada ambición de lucro de algunos periodistas, que quieren publicar noticias sensacionales para dar mayor circulación á sus diarios, ó bien porque las arcas del tesoro nacional no se han abierto para subvencionarlos.

Puedo afirmar á ustedes, que la mayor parte de los periódicos que atacan á mi Gobierno, lo hacen para obtener una subvención; pero á pesar de ello, las arcas del tesoro no se abrirán nunca para comprar plumas, pues para ello están las plumas honradas y la conciencia del pueblo mexicano, cuyo buen juicio no ha logrado torcer la mala prensa, ni en tiempos de la dictadura en que cantaban hossanas al Dictador, ni en estos tiempos en que suspirando por aquellas subvenciones, pretenden desprestigiar á mi Gobierno.

Para evitar estos desmanes de la prensa, se impone la necesidad de una ley de imprenta, pues en la actualidad no tenemos ninguna que merezca ese nombre.

Soy partidario de que los delitos de imprenta sean calificados y sentenciados por jurados, á fin de que tengan toda clase de garantías los que quieran emitir su pensamiento por medio de la prensa; pero es indudable que esta ley es indispensable á fin de tener una norma segura para guiarnos, pues en la actualidad es necesario recurrir á los Tribunales y á los procedimientos ordinarios para castigar cualquier delito de imprenta y siempre es odioso este procedimiento; pero mientras no haya una ley apropiada, será inevitable recurrir á este medio en casos extremos, pues aunque mi Gobierno, como legítimo defensor de los principios democráticos, reconoce los grandes beneficios que la libertad trae al País en todos sentidos, también está convencido de que, para ser provechosa, debe tener por base la ley, pues de lo contrario se convierte en libertinaje y lleva á los pueblos á la anarquía y á la ruina.

Fuente:

María de los Angeles Suárez del Solar (recopilación e introducción). Francisco I. Madero. Antología. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. Archivo General de la Nación. Archivo de la Secretaría Particular del Presidente Francisco I. Madero. México, 1987. p. 206.