Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

          1919

          1918

          1917

          1916

          1915

          1914

          1913

          1912

          1911

          1910

      1900-1909

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1910-1919 > 1910

Ocurso al Gobernador del Estado de Puebla, Gral. Mucio P. Martínez, en relación con atentados de la policía poblana a ciudadanos del Estado de Puebla.
Puebla de Zaragoza, 23 de Mayo de 1910.


Al Gobernador del Estado,
Ciudadano General Mucio P. Martínez.

Los que subscribimos, Aquiles Serdán y Rafael Jiménez, ciudadanos mexicanos en el pleno goce de nuestros derechos, con habitación en la Calle de la Portería de Santa Clara número cuatro, al corriente en el pago de la contribución personal, como lo justificamos con las boletas respectivas que acompañamos y pedimos se nos devuelvan, como miembros activos del Comité Electivo del Estado de Puebla, por nosotros mismos y en representación del expresado Comité y de todos los Clubs Anti-reeleccionistas del Estado, ante Ud. con el mayor respeto, comparecemos y decimos:

PRIMERO.- Que los Ciudadanos Agustín Díaz Durán, Leopoldo Rojas, Trinidad Oropeza, Severiano Cozatl, Alejandro Espinosa, Emilio Moreno, y otros de esta Capital y de otros Distritos, cuyos nombres no tenemos aún, han sido reducidos a prisión y, según informes fidedignos que tenemos, van a ser consignados al servicio de las armas.

SEGUNDO.- Que la aprehensión se ha efectuado por la policía sin orden judicial ni de autoridad alguna que tenga esas facultades.

TERCERO.- Que con este secuestro se ha violado el artículo diez y seis de nuestra Constitución, que dice: "Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento..."

CUARTO.- Que nosotros tenemos entendido que éste delito que se ha cometido, contraviniendo un artículo Constitucional, por la policía, no ha tenido otro objeto que el de querer intimidar al pueblo por medio del terror, para que no siga ejerciendo sus más sagrados derechos, creyendo los que tal han ejecutado, que con ello halagan y complacen a usted, sin pensar que sólo consiguen desprestigiarlo y crearle enemigos.

QUINTO.- Que nosotros, al constituirnos en agrupaciones, con el derecho que nos dan el artículo noveno y la fracción III del 35 de la misma Constitución, con el objeto de discutir el asunto más importante para la Nación, como es la elección de nuestros gobernantes, no hemos dado hasta hoy el menor motivo para que se nos moleste ni se nos persiga, porque hemos procurado y seguiremos procurando ceñir todos nuestros actos a la ley, y la mejor prueba es que las manifestaciones de simpatía que hicimos al Señor Francisco I. Madero, candidato nuestro a la Presidencia de la República, a su arribo a esta Ciudad y durante su permanencia en ella y a las que concurrieron más de veinticinco mil personas de todas las clases sociales, no se registró el más leve desorden, ni hubo en la Comisaría un solo consignado, lo que demuestra la mesura del pueblo y pone de manifiesto la injusticia y arbitrariedad que se están cometiendo con nuestros asociados.

SEXTO. Que usted como primer Magistrado del Estado, tiene el deber ineludible de hacer que la ley se cumpla como lo prescribe la parte final del artículo primero de la Constitución política, de la República Mexicana, que dice: "... En consecuencia declara, que todas las leyes y todas las autoridades del país, deben respetar y sostener las garantías que otorga la presente Constitución".

Y usted debe comprender que es el primer guardián de la ley y de los derechos del pueblo, y que al subir al poder, protestó sin reserva alguna, guardar y hacer guardar la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, con sus adiciones y reformas, la particular del Estado y las leyes que de ambos Códigos emanen.

SÉPTIMO. Que nosotros al dirigir a usted nuestra queja por los atropellos que se han cometido, confiamos en que, cumpliendo con los altos deberes que le imponen la ley, la equidad y la justicia, sabrá reprimir con mano firme los desmanes cometidos y castigar con la severidad que corresponde a quienes, usurpando derechos y funciones que solo competen a las autoridades debidamente constituidas, no sólo se han hecho acreedores a la censura de todas las personas honradas y a un ejemplar castigo, sino que además están desacreditando la administración de usted ante toda la Nación y ante todos los pueblos cultos de la tierra, cuando sepan que en un país regido por instituciones democráticas, se cometen atentados iguales o peores que los que se cometen en Rusia, en África o en Turquía.

Atentas las razones que dejamos expuestas, con el mayor respeto, a usted suplicamos se sirva:

Primero.- Ordenar que desde luego sean puestos en absoluta libertad todos los miembros de nuestras agrupaciones que se hallan detenidos.

Segundo.- Mandar abrir una averiguación judicial sobre los hechos que denunciamos a fin de que las personas que han cometido el delito sean castigadas conforme a la ley, y,

Tercero.- Tomar las medidas y dar las ordenes que estime convenientes para que se nos dejen ejercitar con toda libertad nuestros derechos de ciudadanos, dándonos las garantías que nos otorga nuestra Carta Magna.

Es justicia la que pedimos, y esperamos de la probidad de usted que nuestra respetuosa solicitud será atendida.

Protestamos a usted nuestros respetos.

Puebla de Zaragoza, veintitrés de Mayo de mil novecientos diez.

Aquiles Serdán.
(Rubrica)

Rafael Jiménez.
(Rúbrica)

Fuentes:

Documentos del Archivo Personal de Aquiles Serdán. Instituto Poblano de Antropología e Historia. Instituto Nacional de Antropología e Historia. México, 1960. p. 47-49.

Los Hermanos Serdán. Serie de Cuadernos Conmemorativos. Número 50. Comisión Nacional para las Celebraciones del 175 Aniversario de la Independencia Nacional y 75 Aniversario de la Revolución Mexicana. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. México, 1985. p. 73-76.