Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1909

Carta de Ricardo Flores Magón a la Sra. Elizabeth Trowbridge Sarabia. Como no quiero venderme, se me perseguirá más. No importa.
Los Ángeles, California, febrero 21 de 1909.

 

Sra. Elizabeth Trowbridge Sarabia

Muy amable amiga mía:

El cónsul mexicano Antonio Lozano ha venido a verme con el fin de que traicione yo a mis hermanos los revolucionarios y defraude las esperanzas de los oprimidos vendiéndome a Porfirio Díaz.

Con la baja maña del jesuita, ha venido a tentarme el lacayo. Mi vida de miseria y de sufrimiento, de zozobra y de peligro tendrá una transformación radical, horrible locura. Tan sólo que estrechase yo la mano de Díaz, "la mano que ha arrancado la vida de mis hermanos, la mano sangrienta, la infame mano que está estrangulando a mi raza".

Lanzando miradas furtivas en todas direcciones, trémulo el canijo cuerpo, colgante el bufo hediondo, comenzó a hablar el representante del tirano. Usted podría estar cerca del señor presidente, dijo, quien con gusto le tendería la mano, y mientras hablaba, sus ojillos se movían inquietos y a las veces se fijaba en mí como para adivinar por un gesto sorprendido en mi rostro o por un movimiento de mi cabeza, la impresión que en mí producían sus insinuaciones.

Mi sangre de indio me dio en esos momentos la calma necesaria para escuchar conteniendo las rebeliones de mi otra sangre, la española, que me invitaba a escupir a mi extraño visitante. Sus palabras chorreaban de sus labios espesas, lentas, amorfas, casi sin ruido como un chorro de melaza. El señor presidente es muy bueno, continuó balbuciendo el lacayo sin dejar de hablar, y lo protegería a usted porque reconoce su talento, considera justa la causa que usted defiende y sabe que usted es digno. Yo escuchaba. Mi sangre hervía; pero mi rostro no dejaba sospechar que la cólera rugía dentro de mi pecho. Y el chorro de melaza caía, caía espeso, odioso, sin forma, sin ruido casi. Los ojillos veían para todos lados y el canijo cuerpo temblaba. Al verlo diríase que se trataba de un criminal en el momento de cometer un delito. Era un delito ciertamente el que estaba cometiendo el representante del gobierno mexicano; un delito que condena toda honrada conciencia; un delito de lesa humanidad, de lesa justicia, de lesa civilización, como que de ser aceptado por las dos partes tendría por efecto el remache de las cadenas de un pueblo infortunado, las lágrimas, el hambre, la tristeza de millones de criaturas humanas.

Los caloríferos caldeaban el aire de la oficina de la cárcel. El vapor, condensado en las vidrieras de las ventanas, formaba hilos de agua que se deslizaban hacia abajo. Veía yo discurrir a los transeúntes como a través de un velo de lágrimas. Pensé en los peones encorvados en su trabajo, en las mujeres del pueblo prostituidas por los amos; pensé en la desnudez de los que trabajan, en el desamparo de las familias humildes, en la desesperación de las mujeres violadas por la soldadesca del César. Mi memoria me trajo los árboles cargados de frutos humanos. Creí oír los sollozos de los huérfanos, el estertor de los fusilados y el ruido del puñal desgarrando las carnes de los hombres altivos.

Y al lado de todo esto, vi los ricos automóviles de los amos y sus palacios y su lujo y sus orgías como un insulto cobarde a los esclavos que sudan, que se desmolan y que revientan como bestias espoleadas. ¡No, no, no -grité-, no quiero! Un oficial me tomó de la oficina y me volvió a mi celda. Hace como diez días que ocurrió esto. Como no quiero venderme, se me perseguirá más. No importa.

Ruego a usted mande esta noticia al simpático Appeal para que la publique si le parece conveniente y al mismo tiempo que me despido doy a todos las gracias por la defensa tan inteligente como valerosa que llevan a cabo en favor de nuestra libertad.

Ruego a usted muy especialmente no diga a nadie que esta carta está escrita en trapo.

Con votos para su felicidad, quedo su amigo que la ama como a una madre.


Ricardo Flores Magón


Fuente:

Obras Completas de Ricardo Flores Magón. Correspondencia 1 (1899-1918). Compilación,  prólogo y notas: Jacinto Herrera Bassols. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, 2000. pp.511-512.