Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1908

Francisco I. Madero. Epistolario 1900-1909. 455. Carta de Madero a su abuelo, manifestándole el deseo de seguir su ejemplo en el cumplimiento de los altos deberes con la Patria.
Diciembre 30 de 1908

 

 

San Pedro, Coah. Diciembre 30

Sr. Don Evaristo Madero.
Parras, Coah.

Muy querido papacito:

Oportunamente recibí su grata del 13 ppdo. que no contesté porque su contenido no lo exigía.

La presente tiene por principal objeto llevarle mis más cariñosas felicitaciones para el próximo año que principiará el día en que llegue a sus manos esta carta.

Este año lo empieza Ud. bajo mejores auspicios que los anteriores, pues parece que su salud ha mejorado mucho y esto nos hace esperar fundadamente que podremos tener la seguridad de tenerlo por muchos años cerca de nosotros. Lo único que es necesario para esto, es que tenga Ud. un poco más de energía para abstenerse de tomar cosas dañosas cuando está aliviado, que es cuando comete esos desarreglos, pues cuando está enfermo, en cambio, está sujeto a un régimen rigurosísimo de pura leche.

Es bueno que se proponga tener estos dominios sobre sí mismo, fácil para un hombre de un carácter y de una energía tan admirables como Ud. Le digo esto por Ud. mismo y por todos nosotros que tenemos tantos deseos en que se conserve por muchos años sano, feliz y muy contento.

Por otro lado, su familia sigue aumentando cada vez más y ya es hasta difícil contar el número de sus nietos y bisnietos.

Indudablemente que las grandes familias son bendecidas por Dios, pues parece increíble que entre más numerosas son, hay menos casos de algunos de sus miembros que tomen mal camino.

Ud. ha sido en este caso el digno representante de la Providencia, pues con su ojo previsor y con su energía ha contribuido poderosamente a enderezar el rumbo por donde marchan todos sus descendientes, hacia un fin noble y elevado.

He visto tan palpable la mano de la Providencia protegiendo a nuestra familia, que creo firmemente que la protección que nos ha impartido no es nomás para que nosotros disfrutemos de ella, sino para que extendamos sus beneficios hasta donde nos alcancen nuestras fuerzas.

Ud. nos ha dado un vivo ejemplo de ello, pues mientras fue posible que los hombres honrados pudieran intervenir en los asuntos públicos, no dejó Ud. de trabajar por el bien de su Estado, y ahora, que con el régimen de Gobierno establecido es tan difícil para los hombres rectos tomar parte en la política, se ha ocupado Ud. en obras de beneficencia, dando así empleo a su prodigiosa actividad y satisfacción a los nobles sentimientos de su alma.

Yo, por mi parte, quiero seguir su ejemplo y cumplir con los altos deberes que tenemos para con la Patria, y con ese fin pienso trabajar próximamente, y el principal paso que pienso dar en esa nueva vía es la publicación de un libro, en el cual, con toda serenidad y guiado únicamente por el más puro patriotismo, estudio nuestra situación actual, el mal que acarreará al país la continuación del régimen de poder absoluto, y la necesidad de que el pueblo haga uso de sus derechos. Este libro que se llama: "La Sucesión Presidencial en 1910. El Partido Democrático", lo he terminado, y aunque tengo algunos ejemplares encuadernados, no pienso darlo a la publicidad sino hasta mediados de enero por razones que sería largo enumerar.

De todos modos, quiero mandar a Ud. desde luego un ejemplar de dicha obra, porque tendré mucha satisfacción en conocer su opinión sobre él.

Como no quiero que vaya a extraviarse ese libro, porque deseo que no se sepa nada hasta el día en que lo dé a la publicidad de un modo simultáneo en toda la República, no le mando este ejemplar hasta no saber exactamente en dónde se encuentra Ud., y así mismo le suplico decirme a dónde debo de remitírselo para que lo reciba con más seguridad.

Vuelvo a repetirle que le deseo toda clase de felicidades en el próximo año y que pase Ud. muy felices al lado nuestro otros muchos, y le suplico recibir un cariñoso abrazo de su hijo que mucho lo quiere.

FRANCISCO I. MADERO

C. 14, fs. 288-290.

 

ARCHIVO DE DON FRANCISCO I. MADERO (2)
Epistolario (1900-1909)
Edición establecida por Agustín Yáñez y Catalina Sierra
Edición conmemorativa del cincuentenario de la muerte de DON FRANCISCO I. MADERO
EDICIONES DE LA SECRETARIA DE HACIENDA. MEXICO, 1963. pp.281-282.