Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1908

Francisco I. Madero. Epistolario 1900-1909. 439. Carta de Madero a Don Mardonio Gómez, comentando sobre el resultado positivo de las elecciones municipales y otros asuntos políticos.
Diciembre 20 de 1908

 

 

San Pedro, Coah. Diciembre 20

Don Mardonio Gómez.
Saltillo, Coah.

Muy estimado amigo:

Acuso recibo a su grata 16 del actual que leí con interés.

Ya me esperaba yo el resultado que obtuvieron en las elecciones municipales, pero debo confesarle que me han causado grata sorpresa los interesantes detalles que Ud. me da, pues me hacen ver que el espíritu público no está dormido, y que si bien en una lucha enteramente local del pueblo contra el Gobierno, el primero lleva todas las probabilidades de ser derrotado, no pasará lo mismo cuando se trate de una lucha general en toda la República, por cuya circunstancia me afirmo más en mi creencia que el único modo de obtener algunas libertades y algunas concesiones prácticas será arrancárselas al Gobierno del Gral. Díaz, en la próxima campaña electoral de 1910. De todos modos, yo los felicito a todos Uds. por el esfuerzo que hicieron.

Me informan que en Arteaga se ganaron las elecciones primarias, pero indudablemente que en las secundarias les han de haber hecho las chicanas de costumbre. Ya veremos.

Sitnto que se haya Ud. disgustado con Dn. Serapio Aguirre, pues yo creo que este Sr. es un excelente elemento. Aunque no lo conozco a fondo, entiendo que es un hombre de carácter y de energía y me parecen muy disculpables algunas faltas que cometiera en la campaña electoral pasada, pues es la primera vez que se ven en el caso de dirigir una campaña, y como esto significa tan grandes dificultades en este país, no es de esperarse que principien todos por ser maestros.

Más aún lamento que se hayan resuelto a poner de Presidente de los clubes a una persona reyista, como Ud. me informa, pues con eso vamos a estar seriamente comprometidos. Será mucho mejor que procure que siga Dn. Serapio Aguirre o Ud., o cualquier otro elemento completamente independiente, pues después de todo no veo qué ventaja le resultará con tener de jefe a una persona que no es de nuestras ideas.

En fin, yo sólo hablo por lo que Ud. me dice, pues no conozco al Sr. Cepeda y desearía vivamente que el juicio de Ud. no fuera exacto y que más bien tuviéramos en ese Sr. un verdadero demócrata.

Aunque acordamos en Torreón que la convención sería el 5 de febrero, es muy probable que desde la primera quincena de enero empecemos a trabajar con actividad, tanto en Torreón como en ésta, para lo cual los pondremos de acuerdo oportunamente, pero estos trabajos son indispensables para preparar los trabajos de la convención, pues ya una vez resuelta entre nosotros e iniciada la idea, les avisaremos a Uds. para que la publiquen en "El Demócrata Coahuilense" y hagan la propaganda conveniente.

En cuanto a mandarles recursos por acá, ya veré si se puede juntar algo entre los amigos de Torreón a quienes veré en estos días, pero yo lo juzgo muy difícil pues por estos rumbos se quejan de la situación financiera y de la miseria que hay en todas partes, pues figúrese Ud. que aquí, en San Pedro, estamos dando de comer a grandes cantidades de gentes porque no es posible darles trabajos a todos. Con este motivo todos los sobrantes que tenemos los aplicamos a ese objeto y resulta que todos estamos escasos de elementos.

Además, yo creo que siendo Saltillo la capital del Estado y la ciudad más importante, debe de tener los recursos suficientes para sostener un periódico independiente entre los miembros del partido que residen en ésa. En los demás pueblos, a medida que se vayan formando clubes, procurarán fundar sus periódicos o ayudar al que esté más cerca de ellos.

Sin embargo, es posible que al organizarlos logremos juntar bastantes fondos para poder ayudarlos también a Uds.; pero eso no se lo podré resolver de un modo definitivo hasta enero próximo, pues aunque voy a Torreón en esta semana para hablar con aquellos amigos, dudo mucho conseguir contribuyan, por lo pronto, con algunos fondos.

De todos modos le avisaré.

En México se inició la formación de un Partido Democrático, pero parece que los fundadores, que eran unos excelentes amigos míos, se dejaron sugestionar por Barrón y lo admitieron en su seno. Yo juzgo eso de trascendencia, por cuyo motivo inmediatamente mandé a Dn. Serapio Aguirre un artículo para que lo publicara en su periódico contando con que está de acuerdo con las aspiraciones que Uds. tienen y con las aspiraciones generales de nosotros.

Espero tendrá la bondad de darle cabida en sus columnas haciéndole algunas ligeras modificaciones, pues como lo hice tan de carrera no noté una falta bastante importante que llevaba y que fue debido a una corrección que hice en el original sin fijarme en que estuviera en armonía con el resto de la frase.

De todos modos yo creo que ese Partido Democrático trabajará con nosotros, pues ya estoy trabajando activamente en ese sentido.

Como Ud. verá por el número de "México Nuevo" que le mandé, las tendencias de aquellos señores son exactamente las mismas nuestras, lo cual demostrará que fue por una acción irreflexiva que admitieron al Sr. Barrón.

Sín otro particular por ahora y en espera de sus gratas noticias para saber qué arreglaron por fin en la junta que tuvieron para tratar la cuestión de los tres clubes, quedo su amigo que lo aprecia y su atto. S. S.

FRANCISCO I. MADERO

C. 14, fs. 236-238.

 

ARCHIVO DE DON FRANCISCO I. MADERO (2)
Epistolario (1900-1909)
Edición establecida por Agustín Yáñez y Catalina Sierra
Edición conmemorativa del cincuentenario de la muerte de DON FRANCISCO I. MADERO
EDICIONES DE LA SECRETARIA DE HACIENDA. MEXICO, 1963. pp.265-266.