Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1908

Francisco I. Madero. Epistolario 1900-1909. 433. Carta de Madero al Sr. Francisco de P. Sentíes, argumentándole su decepción porque admitieron a Barrón en la junta de formación del Partido Democrático.
Diciembre 19 de 1908

 

 

San Pedro, Coah. Diciembre 19

Sr. Francisco de P. Sentíes.
México, D. F.

Muy estimado amigo:

Le confirmo mi anterior fecha 3 del actual y sin contestación a ella le pongo la presente para manifestarle la sorpresa que me causó ver en "El Diario del Hogar" la noticia de que a iniciativa de Ud., Sánchez Azcona y Barrón habían tenido uha junta para formar el Partido Democrático y había sido nombrado presidente Benito Juárez Jr., y de secretarios Sánchez Azcona y Barrón.

A pesar de que yo hubiera deseado que me hubiera avisado Ud. oportunamente para haber emprendido el viaje a esa Capital, me hubiera complacido, de todos modos, de que apresuraran los acontecimientos, si no fuera porque mucho me temo que Ud. y Sánchez Azcona hayan sido víctimas del intrigante de Barrón, pues apenas puedo concebir que fueran Uds. a unirse con un hombre como ése.

Hace muy pocos días que Barrón estaba en el Círculo Nacional Porfirista y propuso como indispensable la reelección del Gral. Díaz. Si forma parte de ese grupo o de ese partido, ¿a qué venía a iniciar la formación de otro partido con tendencias forzosamente opuestas, puesto que si fueran las mismas no tendría razón de ser el Partido Democrático?

Ud. debe de comprender que Barrón anda jugando con dos barajas y que lo que procura es enredarlos a Uds. con el objeto de hacer que fracasen sus trabajos, o bien con el de servir de espía para avisar todo lo que pase, o bien para ver si los inclina decididamente por el reyismo. Me extraña que no comprendieran Uds. la importancia tan grande del primer paso que dieron, y en vez de unirse con éste, tan desprestigiado de toda la República, debían de haber procurado atraerse a Iglesias Calderón o a otras [personas] de importancia.

Rafael Hernández me escribió que no había concurrido a la junta, porque como Barrón era de los iniciadores, supuso que se trataba de un movimiento reyista.

En los Estados va a ser acogido el Partido Democrático con gran desconfianza, porque a Barrón todo el mundo lo conoce por haber sido el agente de que se valió el Gobierno para desbaratar los trabajos del gran Partido Liberal que tenía radicado su centro en San Luis Potosí.

La frialdad y la casi hostilidad con que fueron recibidos los delegados de la prensa metropolitana en Puebla,* fue porque Barrón era miembro de esa delegación. Le aseguro a Ud. que entre los periodistas independientes se trató muy formalmente de expulsarlo de la reunión, y si no lo hicieron fue por cortesía.

Por mi parte, sabré decirle a Ud. que si en la próxima junta que tengan no desaparece Barrón de la directiva, creo muy difícil que el Estado de Coahuila y los demás Estados, a no ser en los que dominó el elemento reyista, secunden su proyecto, pues van a creer que se trata de alguna emboscada porfirista o reyista. Es cierto que el nombre de Benito Juárez tiene gran prestigio, pero como ha sido miembro de la administración y como no tiene o no se le ha conocido bastante energía para imponerse, pierde mucho el valor que tendría su nombramiento si los secretarios hubieran sido personas tan acreditadas como Juanito.

Además, Ud. sabe que yo estaba preparando un libro que tenía que salir a fines de este mes o a principios del que entra, y en el cual trato la cuestión de un modo claro y preciso. Por supuesto que mi libro de todos modos verá la luz pública; pero ya no estará íntimamente enlazado con el movimiento de Uds. como hubiera podido estar si se hubieran esperado una o dos semanas más. Por último, si yo hubiera sabido que por cualquier circunstancia se precipitaban los acontecimientos, hubiera hecho un esfuerzo y hubiera ido a esa Capital.

Mucho siento que se haya dejado Ud. sugestionar por Barrón, pues estoy casi seguro que él fue el que los precipitó a que principiaran sus trabajos, quizá porque Ud. le hizo alguna confidencia respecto a nuestros proyectos y él comprendió que eso era el mejor modo de desbaratar nuestros planes.

Aquí en Coahuila vamos a organizarnos y a principiar nuestros trabajos con toda energía en enero próximo, y de aquí a entonces veremos qué sesgo han dado Uds. a sus trabajos para ver si podemos afiliarnos a ese partido. Yo creo que si quieren Uds. darle a ese partido el carácter democrático que debe tener, deben de convocar a una asamblea popular, proclamando las bases de la no re-elección, a fin de que en ella se nombre la nueva directiva, en la cual deben estar representados todos los elementos independientes.

De otro modo, o los considerará la Nación reyistas, o sabrá que admitieron, por debilidad, un traidor en su seno.

Yo en verdad estoy profundamente sentido con Ud. por no haberme invitado a esa junta, después de que habíamos convenido Ud. y yo en que se esperaría hasta enero, pues podría interpretarlo como que me quieren hacer a un lado, y ésa es la única interpretación que debería dar a los hechos, si no me inclinara muchísimo más a creer que Ud. y Azcona fueron sugestionados por Barrón. De todos modos, lamento que sin querer, o queriendo, me haya hecho Ud. esta mala pasada, pues yo siempre he tenido una gran simpatía y una gran estimación por Ud., y me imaginaba que era correspondido.

Si Ud. maniobra con habilidad todo podrá remediarse. Haga publicar algunos artículos en los periódicos en que exprese asombro y descontento porque forma parte de la directiva Barrón; y Ud. mismo procure hablar con todos los amigos a fin de hacer política para que no resulte otra vez reelecto en la directiva y sobre todo ocupando un cargo de tanta importancia y confianza como el de secretario.

Vuelvo a repetirle que yo por mi parte no tendré confidencias con esa agrupación mientras tenga de secretario a Barrón, y si llegamos a tener relaciones, siempre tendré que usar gran reserva para tratar con Uds.

Casi parece que lo pongo en el dilema de escoger entre Barrón o yo. Ud. sabrá lo que hace.

Desearía saber si recibió mi anterior en que le mandaba $100.00 para la formación del nuevo periódico que van a formar, y si está muy ocupado póngame aunque sea una tarjeta postal para saber si llegó a sus manos ese valor. Ya ni le recomiendo que me mande la lista de los periódicos, pues viendo que ni siquiera me hacía el favor de contestar mi carta me dirigí a otra persona que es más eficaz y que me ha dado pruebas de ser mejor amigo que Ud.

Lo que siento es que en aquel centro en donde se ha metido, quizá no encuentre quien sepa apreciarlo y estimarlo en lo que vale, y ya ve cómo por lo pronto prefirieron nombrar secretario a un espía del gobierno que a Ud., nomás porque aquél tiene más representación.

Yo le aseguro que un partido que empieza con esas condescendencias, no irá muy lejos.

No puedo terminar sin manifestarle lo mucho que sentiré que no sigamos unidos, pero así como Ud., con su ligereza, ha determinado las causas para que esta unión sea imposible, a Ud. le corresponde hacer todo lo posible por neutralizar sus efectos, si quiere que volvamos a seguir trabajando tan unidos como antes.

En espera de sus gratas noticias, quedo como siempre su afectísimo, amigo y atento S. S.

FRANCISCO I. MADERO

C. 14, fs. 224-228.

 

* Al celebrarse el Congreso de Periodistas.

 

ARCHIVO DE DON FRANCISCO I. MADERO (2)
Epistolario (1900-1909)
Edición establecida por Agustín Yáñez y Catalina Sierra
Edición conmemorativa del cincuentenario de la muerte de DON FRANCISCO I. MADERO
EDICIONES DE LA SECRETARIA DE HACIENDA. MEXICO, 1963. pp.261-263.