Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1907

Francisco I. Madero. Epistolario 1900-1909. 346. Carta de Madero a su hermano Evaristo, aconsejándole sobre la conducta que debe observar con sus compañeros en el colegio.
Noviembre 16 de 1907

 

 

EPISTOLARIO 1908

 

Noviembre 16

Sr. Evaristo E. Madero.
Culver.

Muy estimado hermanito:

Recibí tu grata 9 del actual, que paso a contestar.

Veo que sigues a disgusto en ese Colegio, y que atribuyes ese disgusto a las dificultades que tienes con los americanos, porque estás en un Colegio Militar.

La verdad es que todos los americanos en todos los colegios son pendencieros y muy afectos al box, y yo creo que sólo llegando a cierta edad en que se asientan los cascos, se puede uno hacer de buenas relaciones entre los americanos, pues entre muchachos de tu edad es muy difícil que se puedan congeniar.

Por este motivo creo que a cualquier colegio que vayas encontrarás las mismas dificultades, si no comprendes que el remedio está en ti mismo.

Esto me lo demuestra el hecho que ni con un joven mexicano que te han dado de compañero, estás contento. Admito que tenga todos los defectos que tú quieras, pero debe de bastarte con la consideración de que es mexicano y que están lejos de su patria y completamente aislados, que les son hostiles los americanos, para que cierres los ojos a sus defectos y procures tratarlo con más cariño y estimación.

Es bueno que comprendas que para que nuestra felicidad sea duradera y constante, hay que buscarla dentro de nosotros mismos; que sea completamente independiente de las personas que nos rodean; en los acontecimientos y en las vicisitudes que intenten contrariarnos. Esto es, basta ver todas las cosas filosóficamente, no preocuparse sino cuando uno obra mal, y buscar la felicidad en el estudio, en la meditación, en las observaciones; en fin, en todo lo que eleve al alma a regiones superiores, porque en poco tiempo vivirá en otro plan vibratorio, quiero decir, que serán otras tus sensaciones y tus percepciones. No creas que te hablo de teorías nada más. Comprendo también que estos consejos que te doy, no podrás seguirlos inmediatamente, pero sí tengo la seguridad de que si meditas bien sobre su alcance, en un espacio de tiempo no muy grande lograrás amoldar tu conducta al nuevo ideal que persigues.

Para progresar, lo primero que necesitamos es desearlo, en seguida formarnos un plan de conducta que responda a las aspiraciones más elevadas de nuestra alma, y luego luchar por poner en práctica ese plan. Esa lucha suele ser larga pero al fin se ve coronada por el triunfo. Ensaya un poco en poner en práctica los consejos que te doy y si a pesar de esto y después de algún tiempo no te encuentras a gusto en ese Colegio, avísame y tan pronto como hable con papá, procuraré que tratemos esa cuestión tuya.

Tengo mucho gusto que comprendas que también es un deber escribirle a sus hermanos. Yo por mi parte, tengo mucho gusto en recibir cartas tuyas que contesto con todo afecto. Sarita te saluda muy cariñosamente, y recibe un fuerte abrazo de tu hermano que te quiere mucho.

FRANCISCO I. MADERO

C. 12, fs. 307-308.

 

ARCHIVO DE DON FRANCISCO I. MADERO (2)
Epistolario (1900-1909)
Edición establecida por Agustín Yáñez y Catalina Sierra
Edición conmemorativa del cincuentenario de la muerte de DON FRANCISCO I. MADERO
EDICIONES DE LA SECRETARIA DE HACIENDA. MEXICO, 1963. pp.195.