Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1907

Carta de Ricardo Flores Magón al Señor Tomás Sarabia Labrada. Allá obren como les dice su conciencia en casos urgentes como el del plagio de Manuel.
[Los Ángeles, California,] julio 13 de 1907.

 

Señor Tomás Sarabia [Labrada]
San Antonio, Texas

Mi querido Tomás:

Tengo a la vista sus gratas de 2 y 5 del corriente. Ya debe usted saber que Manuel [Sarabia] fue devuelto a los Estados Unidos, (1) con lo que el partido en particular y la civilización en general, están de plácemes, porque el triunfo ha sido completo. Sólo falta que sentencien a los miserables secuestradores y que se exhiba en toda su podrida desnudez, al bandido autor de todas esas maldades, el traidor Porfirio Díaz.

Recibí la carta que mandó a Charalito [Juan Sarabia]. Puedo traducir el asunto. También recibí los cinco pesos que buena falta nos hacían. Gracias. Fueron los cinco pesos que envió usted a Fakir [Librado Rivera] y que ya no los recibió.

Tomo nota de los buenos servicios que ha prestado el apreciable correligionario señor Benavides. Hombres de esa clase son una honra para el partido.

Ya procuro que don Lauro [Aguirre] le envíe a usted ejemplares de la defensa de Juan.

No debió usted esperar más cuando le mostró el señor [Eulalio] Treviño el telegrama. Esas cosas hay que arreglarlas prontamente, pues son de oportunidad. En varias poblaciones se movieron inmediatamente los correligionarios al recibir los telegramas y trabajaron en favor de Manuel. Estuvo realmente mal que ustedes no tomaron desde luego acción en el asunto, tan escandaloso, tan monstruoso.

Nosotros hubiéramos querido que ustedes todos, sin distinción de grupos de esos que se han formado ahí, se unieran en una obra de defensa común y hubieran protestado en masa. Desgraciadamente no lo hicieron así, según me dice en su apreciable carta. No era cuestión de esperar, porque si esperan a que les enviemos algo nunca harán nada oportunamente ustedes. Allá obren como les dice su conciencia en casos urgentes como el del plagio de Manuel.

Le digo a usted esto, para que en lo sucesivo obren sin necesidad de que les enviemos instrucciones. Ríjanse por su buen criterio solamente y tengan presente, en todos esos asuntos, que la unión y la fraternidad es la que debe hacernos fuertes.

Lo de la carta abierta al Viejo [Porfirio Díaz], ya no tiene objeto desde el momento en que nuestro Manuel está en este territorio. Ya está a salvo. Lo que hubiera estado bueno, hubiera sido un mass meeting en ésa de protesta contra el atentado; pero se perdió esa oportunidad. ¡Lástima! ¡Lástima!, porque nos hubieran visto a los liberales del sur de los Estados Unidos, solidarios y enérgicos.

Tal vez no hayan caído en poder de los desgraciados polizontes las cartas que envió usted últimamente a Manuel. Según leí en un periódico de Douglas, [Arizona,] el postmaster se negó a entregar al cónsul [Antonio] Maza las cartas que iban para Manuel, con el nombre supuesto o con la dirección que había dado para escribirle. Yo todavía no le he escrito. Espero primero carta de él para saber su dirección.

En los periódicos de esta mañana, salió la noticia de que ayer había llegado, procedente de la cárcel de Hermosillo [, Sonora]. Llegó a Naco, Arizona, y de ahí debe haberse dirigido, según el telegrama del periódico, a Douglas, el día de hoy, donde según el mismo periódico lo espera una gran muchedumbre.

El triunfo ha sido completo, amigo querido. Este golpe le ha de arder al Viejo miserable, porque sólo consiguió ponerse en ridículo.

Reciba saludos de Verea [Antonio I. Villarreal] y un fuerte abrazo de su amigo que bien lo quiere


Ricardo Flores Magón


(1)   Manuel Sarabia fue capturado por los rangers de Arizona el 30 de junio de 1907, en Douglas, Ariz., por órdenes de Antonio Maza, cónsul mexicano en esa población. Al día siguiente fue transportado clandestinamente a Agua Prieta, Son. Los rurales encabezados por Emilio Kosterlitzky lo llevaron a la cárcel de Naco, y posteriormente a la de Cananea, Son., acusado por Ramón Balderas, capitán del ejército federal, de un supuesto homicidio. El 3 de julio fue llevado a la cárcel de Hermosillo, donde quedó incomunicado. Debido a las protestas encabezadas por la activista sindical Mother Jones, el gobernador de Arizona solicitó a su par de Sonora, Luis E. Torres, la devolución de Sarabia a territorio norteamericano.

La   misma se efectuó el 13 de julio.


Fuente:

Obras Completas de Ricardo Flores Magón. Correspondencia 1 (1899-1918). Compilación, prólogo y notas: Jacinto Herrera Bassols. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, 2000. pp.407-408.