Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1906

Manifiesto de un grupo de vecinos de Jiménez, Coahuila, en contra de Porfirio Díaz.
26 de septiembre de 1906.

MANIFIESTO DE UN GRUPO DE VECINOS DE JIMÉNEZ, COAHUILA, EN CONTRA DE PORFIRIO DÍAZ.

26 DE SEPTIEMBRE DE 1906.

A LA NACIÓN

Conciudadanos:

En legítima defensa de las libertades holladas, de los derechos conculcados, de la dignidad de la Patria pisoteada por el criminal despotismo de usurpador Porfirio Díaz, en defensa de nuestro honor y de nuestra vida amenazados por un gobierno que considera delito la honradez y ahoga en sangre los más legales y pacíficos intentos de emancipación, en defensa de la justicia ultrajada sin tregua por el puñado de bandoleros que nos oprime, nos rebelamos contra la dictadura de Porfirio Díaz y no depondremos las armas que hemos empuñado con toda justificación, hasta que en unión de todo el Partido Liberal Mexicano hayamos hecho triunfar el programa promulgado el día primero de junio del corriente año, por la Junta Organizadora del Partido Liberal.

Los excesos cometidos a diario por la dictadura en toda la extensión de nuestro infortunado país, los atentados contra el derecho electoral, contra el derecho de reunión, contra la libertad de imprenta y de discurso, contra la libertad del trabajo, las hecatombes con que sofoca el gobierno las manifestaciones de civismo, los asesinatos y los robos que cínicamente y en todas partes cometen las autoridades, el desprecio sistemático con que tratan al mexicano los tales que se imponen a los ciudadanos independientes, los empréstitos enormes con que la dictadura ha comprometido a la nación sin más objeto que el enriquecimiento de unos cuantos opresores, la indignidad de nuestros tiranos que han solicitado la invasión de nuestro territorio por fuerzas extranjeras y en una palabra todo este cúmulo de iniquidades, de aprehensiones, de latrocinios y de crímenes de todo género que caracterizan al Gobierno Porfirista, ameritan ser detenidos y consignados por el pueblo, que si durante treinta años ha sido respetuoso y humilde con la vana esperanza de que sus déspotas volvieran a buen camino, hoy se ha convencido de su error y se ha cansado de soportar cadenas, sabrá ser inflexible en la reivindicación de los derechos.

Los crímenes cada día mayores de la dictadura, y la imposibilidad de ser atendidos por medios pacíficos, pues cuantas veces hemos querido ejercitar un derecho hemos sido atropellados por los tiranos, precipitan a la revolución.

Los que en ella vean un mal, no culpen al pueblo que durante treinta años ha sido de sobra pacífico y sufrido, culpen a la tiranía que por sus desenfrenos y su despótica intolerancia nos ha hecho preciso recurrir a la fuerza, a las armas para defender sus derechos y realizar nuestras justas y honradas aspiraciones.

No hay tras de nuestro movimiento miras ambiciosas ni personalismo. Luchamos por la patria, por todos los oprimidos en general, para beneficio de todos.

Nuestra bandera de lucha es nuestro Partido Liberal. Somos una fracción de ese Partido Liberal que ha luchado y luchará hasta vencer por la redención de la Patria y obramos de acuerdo con nuestros correligionarios del resto del país, que como nosotros se han levantado en la misma fecha contra la actual corrompida Administración que no tarda en ser derribada y que en estos momentos ya tiembla ante el formidable movimiento revolucionario que estremece todos los ámbitos de la República Mexicana.

Hacemos un llamamiento a los oficiales y soldados del Ejército Nacional para que lejos de servir a la vil dictadura que deshonra a la Patria y la traiciona, se unan al movimiento libertador.

Ellos son hijos del pueblo como nosotros, sobre ellos pesa el mismo yugo que a todos nos aplasta, ellos son también tiranizados y explotados por los déspotas y sobre todo, ellos también son mexicanos y tienen el deber de luchar por la dignidad y por la Patria y no por el bien personal de un déspota ladrón y sanguinario como Porfirio Díaz.

A los jefes y oficiales de servicio de la Dictadura que se pasen a las filas liberales, se les concederá ascenso de dos grados sobre el que tengan, a los soldados rasos se les pagará $1.00 diario, libre de gastos y a las clases se les darán sueldos equivalentes.

A los extranjeros les advertimos que nunca nada pretendemos contra ellos, pero también les recomendamos el deber que tienen de ser neutrales en [... ] de nuestra Patria y de nuestra propia causa, no queremos dar lugar a conflictos internacionales, pero los extranjeros que faltando a la neutralidad, sirvan al Gobierno y nos combatan, no pueden esperar ninguna consideración de nuestra parte.

Reforma, Libertad y Justicia.

Jiménez, Coahuila, México, septiembre 26 de 1906.

Firmas:

Telésforo González,

Trinidad García,

Juan J. Arredondo,

Juan Casillas,

S. Espinosa Garza,

Zacarías Guerra,

Gabriel Flores,

Blas Montalvo,

Antonio Villarreal,

Calixto Guerra,

Félix Martínez,

Esiquio Garza,

Faustino Villarreal,

Ignacio Mendoza,

Julio Salinas,

Esteban Vielma,

Juan F. Leal,

Juan I. Martínez,

Alejandro Villarreal,

Félix Arreola,

Máximo González,

Juan Guerra,

Maxim¡ano Montalvo,

Valentín Villarreal.

Los que abajo suscribimos nos declaramos en contra de la Administración del Dictador General Porfirio Díaz.

Rafael Menchaca,

Florencio Martínez,

José Martínez,

Luis Espinosa,

Alberto Mijares,

Jesús Cárdenas,

Jesús Calderón,

Martín Almaraz,

Basilio Gutiérrez,

Vidal Barrera,

Presentación Cuéllar,

Albino Pérez,

Pedro Carmona,

Donaciano Arreola,

Isabel Constancio,

Juan Antonio Carrasco,

Félix Sandoval,

Justo Guerra,

Eleuterio Carrasco,

Nicolás Jiménez,

José M. Almaraz,

Macario Arreola,

Ponciano Barrien,

Eugenio E. Garza,

Pedro Garza Silva,

Florencio Cuenca,

Vidal Barrera,

I. R. Nuncio,

Jesús Reina,

Severo Espinosa,

Antonio Camarón,

Ciriaco Guerra,

Julio Garza.

Fuente:

Román Iglesias González (Introducción y recopilación). Planes políticos, proclamas, manifiestos y otros documentos de la Independencia al México moderno, 1812-1940.  Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Jurídicas. Serie C. Estudios Históricos, Núm. 74. Edición y formación en computadora al cuidado de Isidro Saucedo.  México, 1998. p. 519-520.