Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1905

Francisco I. Madero. Epistolario 1900-1909. 280. Carta de Madero a su abuelo, manifestándole su felicidad por la salud recobrada y reconociéndolo como persona ejemplar.
Diciembre 31 de 1905

 

 

EPISTOLARIO 1905

 


San Pedro, diciembre 31

Sr. Don Evaristo Madero.
Monterrey.

Muy querido papacito:

Este año en que tanto temíamos que nos abandonara, lo pasó con felicidad y la salud volvió a brindarle con el descanso y la tranquilidad que tanto necesitaba.

Una vez pasada la peligrosa crisis por que pasó, ya no tenemos ningún cuidado por su vida, pues estamos seguros que Dios nos lo conservará muchos años para que nos siga guiando por el escabroso camino de la vida, Ud. que tanta experiencia ha adquirido en la azarosa vida que llevó durante su juventud y su larga carrera como padre de familia, comerciante y político.

En la pasada campaña política en que me dejaba embriagar por el entusiasmo, más de una vez recibí sus sabios consejos que hicieron afrontar el peligro ante el cual [---]* indudablemente, y más que sus consejos comprendía yo que me  protegía su sombra, su nombre, tan respetado aun de sus propios enemigos.

Hombres del temple y energía de Ud. vienen muy de cuando en cuando al mundo y necesitamos que Ud. siga viviendo muchos años para tener constantemente su severo ejemplo por norma de nuestros actos, y su grandísimo cariño como centro de atracción de su descendencia, a fin de hacer cada vez más estrechos los vínculos que nos unen a todos sus hijos; para formar, si posible es, una masa compacta que pueda tener más peso en las cuestiones en que tome parte, pues hay que prever que se aproxima otro período de agitaciones políticas y sociales en que será imposible permanecer de mudos e indiferentes espectadores.

Es por demás el indiferentismo absoluto que raya en egoísmo; no puede ser el patrimonio sino de seres inferiores completamente materializados y que sólo buscan la felicidad en la satisfacción de vulgares pasiones como la vanidad y el orgullo. Las almas superiores gozan más trabajando por el bien de sus semejantes y Ud. nos puso un hermoso ejemplo durante sus cuatro años de labor administrativa en que tanto se preocupó y fomentó la instrucción pública, base de todo progreso social.

Como todos sus hijos, Sarita y yo elevamos constantemente nuestros votos al cielo para que lo conserve muchos años en medio de nosotros y esperamos que nuestros votos serán escuchados, para la felicidad de su numerosa descendencia.

Pronto iremos a ésa con motivo del casamiento de Emilio y entonces tendremos el gusto de reiterarle nuestras felicitaciones y de abrazarlo cariñosamente.

Entre tanto, reciba con afectuosos recuerdos para todos sus hijos, el grandísimo cariño que le tenemos Sarita y yo.

FRANCISCO I. MADERO

Cp. M. Z., fs. 264-266.

 

* Siguen dos palabras ilegibles en el copiador.

 

ARCHIVO DE DON FRANCISCO I. MADERO (2)
Epistolario (1900-1909)
Edición establecida por Agustín Yáñez y Catalina Sierra
Edición conmemorativa del cincuentenario de la muerte de DON FRANCISCO I. MADERO
EDICIONES DE LA SECRETARIA DE HACIENDA. MEXICO, 1963. pp.147.