Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1904

Francisco I. Madero. Epistolario 1900-1909. 172. Carta de Madero al Sr. Don Adalberto A. Viesca, a quien no invoca la amistad que los ligaba, sino a su caballerosidad, dignidad, honor y antecedentes de familia, para que cumpla con la ley.
Diciembre 17 de 1904

 

 

EPISTOLARIO 1904


Diciembre 17

Sr. Don Adalberto A. Viesca.
Presente.

Muy señor mío:

Cuando iniciamos la campaña electoral para poner al frente de los negocios públicos de esta Villa a otra persona que Ud., no me imaginé ni por un momento que Ud. para sostener el poder por un año más recurriera a los medios de que se ha valido, que son indignos de la conducta que como Magistrado y como particular había Ud. observado siempre.

No alcanzo a comprender qué fin persigue con retener con tanto empeño ese puesto, pues me consta que Ud. no ha medrado a la sombra de él; por consiguiente no es el ruin móvil del interés.

¿Qué, lo hace por ayudarle a su amigo Cárdenas? Creo que la amistad por grande que sea no debía de llevarlo a Ud. al grado de cometer acciones que lo deshonran, como lo deshonra infringir de un modo tan abierto la ley que tan solemnemente ha protestado Ud. guardar y hacer guardar. ¿Qué, busca Ud. honores? En ese caso encontrará Ud. mucho más honor y no nomás honor sino justa admiración de sus conciudadanos cumpliendo con la ley y respetando la augusta voz del pueblo en medio del cual ha pasado las mejores épocas de su vida.

En cambio siguiendo en el poder contra la voluntad de sus conciudadanos se conquistará Ud. su desprecio, pues Ud. ha burlado crudamente sus justas aspiraciones y sus esperanzas.

Don Adalberto, aún tiene Ud. tiempo de evitar que sobre su nombre caiga una mancha que no podrá borrarse nunca; aún es tiempo de que dé Ud. un paso atrás y evite caer en el precipio en que se hundirá su honor, la estimación de sus conciudadanos y su tranquilidad.

Tome Ud. una resolución enérgica, consulte la austera voz de su conciencia, tome por ejemplo los actos de sus padres que siempre supieron respetar la ley, y respétela Ud., y no permita que se lleve adelante la infamia de evitar que se registren las credenciales de los que no llevan su candidatura, con el fin de arreglar mañana el colegio electoral al gusto de sus partidarios.

Comprenda Ud. que necesita más grandeza de alma para sacrificar sus pequeñas ambiciones en aras de la Patria, que para sacrificar la voluntad de sus conciudadanos en aras de sus pasiones.*

Al escribirle esta carta no me atrevo a invocar la amistad que nos ligaba, pues me demostró Ud. que ya no me la tenía cuando el domingo en la noche me negó una entrevista en que le iba a solicitar la libertad de un amigo injustamente aprehendido y que había dejado sola a su pobre mujer bañada en llanto; lo que invoco es su caballerosidad, su dignidad, su honor, sus antecedentes de familia, para que cumpla Ud. con la ley, para que cumpla con su deber y para que no vaya a cometer un sacrilegio con su honor, faltando a la solemne protesta que hizo al recibir el puesto que actualmente ocupa.

Todavía es tiempo de que se remedie el mal; dentro de una hora ya no lo será. Aún puede Ud. ir en persona a registrar esos expedientes y mañana ir a presidir la apertura del Colegio de Escrutinio y le aseguro que en la estimación de sus conciudadanos y en la aprobación de su conciencia encontrará Ud. su recompensa.

Soy su atento S. S.

FRANCISCO I. MADERO

C. M. Z., fs. 224-227.

 

* Resulta interesante comparar los términos y tono de esta carta con las que más tarde usó el señor Madero dirigiéndose al Presidente Porfirio Díaz.

 

ARCHIVO DE DON FRANCISCO I. MADERO (2)
Epistolario (1900-1909)
Edición establecida por Agustín Yáñez y Catalina Sierra
Edición conmemorativa del cincuentenario de la muerte de DON FRANCISCO I. MADERO
EDICIONES DE LA SECRETARIA DE HACIENDA. MEXICO, 1963. pp.105.